Un español en Alemania XIII, "Chocolate de lujo"

Un español en Alemania XIII, "Chocolate de lujo"

"Todo lo que necesitas es amor. Pero un poco de chocolate aquí y allá no hace mal". (Charles M. Schulo )

Que levante la mano todo el que se confiese adicto al chocolate!. Estoy seguro de que no me quedo solo con la mano en alto. Y es que, amigos y amigas, el chocolate nos quita de más de un apuro en infinidad de ocasiones, como en época de exámenes, en los momentos previos a una importante entrevista de trabajo, cuando estamos esperando una gran noticia y ya no nos quedan uñas, etc.

Por no mencionar la de sobremesas que habrá presidido con el cafecito de rigor. Particularmente me declaro muy, muy fan del chocolate en todas sus formas y texturas: a la taza, en tableta, con avellanas, almendras, galleta, con un toque de naranja... ¡son tantas las combinaciones que podemos encontrar hoy en día en las estanterías del súper que me puedo tirar largos minutos hasta decidirme por
una!.

Lo confieso, "no puedo vivir sin el chocolate. ¿Es grave, doctor?"

EL CHOCOLATE RITTER SPORT-ADICTO AL CHOCOLATE
Los Ritter Sport son una marca de chocolates que fueron creados por Clara y Alfred E. Ritter en el año 1912. La fábrica se ubicó en la pequeña ciudad de Kanstatt , en el estado de Baden Württemberg.​

Los primeros chocolates de esta pareja se vendían bajo el nombre de AlRiKa Krem Schokolade que es el acrónimo de Alfred Ritter Cannstatt.

20 años más tarde a Clara se le ocurrió la idea de hacer unos chocolates de un tamaño más pequeño de lo normal, que las tabletas pudiesen caber en el bolsillo de una chaqueta deportiva, pero que la cantidad de chocolate no disminuyese. Y de ahí salió la forma actual, cuadrados y un poco más gordos que el resto de tabletas de chocolate, algo muy práctico, ya que se rompen con menos facilidad.

Además de la forma, también cambiaron el nombre, que pasó a ser Ritter´s Sport Schokolade.

Durante la Segunda Guerra Mundial la producción fue disminuyendo de forma paulatina hasta que en 1940 se suspendió y unos años más tarde, en 1946 comenzaron a producirlos de nuevo. En 1952 Alfred Ritter murió, y es su hijo el que tomó los mandos de la empresa, 7 años más tarde fallece Clara.

En los años 70 comenzaron a pensar más en la publicidad, hicieron una pequeña modificación en el nombre, Ritter Sport Schokolade y añadieron un slogan, el cual no se ha cambiado desde entonces, Quadratisch, praktisch, gut - "Cuadrado. Práctico. Bueno".

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Palmera de chocolate XXL

    Me encanta preparar recetones, por eso decidir hacer esta deliciosa Palmera de chocolate XXL. El hojaldre nos puede sacar de muchos apuros , cuando no tenemos ningún postre y vienen invitados a casa de forma inesperada. Yo prefiero comprar las láminas de hojaldre, aunque también lo podéis hacer casero.

    Esta Palmera necesita muy pocos ingredientes y con este tamaño, podemos decorarla con chocolate y galletas, y el resultado es una tarta de cumpleaños.

    Ingredientes

    4 láminas de hojaldre
    Chocolate con leche
    Chocolate blanco
    Galletas

    Preparación

    1. En cada una de las láminas, vamos a ir haciendo tiras finas.

    2. En la bandeja con papel de horno, enrollar las tiras , enlazadas unas con otras.

    3. Hasta formar la forma de la palmera.

    4. Por encima le añadimos un poco de azúcar.

    5. Al horno 200 grados calor arriba y abajo , unos 50 minutos.

    6. Decorar la mitad con chocolate blanco y la otra mitad con chocolate con leche.

    7. Poner encima de ellas galletas.

    plamera_choco.jpg

    ENLACE DE EL VÍDEO https://youtu.be/fn0zPMOVyrc

    ¡LISTO A DISFRUTAR DE NUESTRA PALMERA DE CHOCOLATE!

    Me despido con MUCHOS BESOS DULCES.

    Ángeles Fernández
    Repostería creativa

  • Un Español en Alemania XVII

    Tras el impacto de mi primera crónica de presentación, titulada José Mateos, verdadero protagonista de la pesadilla alemana de ‘Perdiendo el norte’, y de mi segunda narración, cae el mito del “¡Vente a Alemania, Pepe!”, yo como emigrante español perjudicado por una crisis económica.

    Perdí todo: mi piso, mi coche, todo, menos mi dignidad. Después de dos desahucios, la crisis me transportó a Alemania.

    Hoy comparto para mis lectores, inventos Alemanes:

    EL PLANEADOR - APRENDIENDO DE LOS GORRIONES Y LAS PALOMAS

    Gracias a su investigación revolucionaria sobre alas artificiales y a sus hábiles trabajos manuales, Otto Lilienthal se convirtió en 1894 en el primer volador en la historia de la humanidad con su planeador. En 1896, murió trágicamente durante un vuelo de prueba. Los hermanos Wright en los EUA estudiaron detalladamente sus diseños de alas y los condujo a su desarrollo del aeroplano motorizado.

    Otto Lilienthal (Anklam, 1848 - Berlín, 1896) Ingeniero alemán, pionero de la ingeniería aeronáutica, considerado un visionario del mundo de la aviación. En su afán por dotar a los humanos de la facultad de volar, Lilienthal intentó con todos los medios a su alcance imitar el vuelo de la aves.

    Otto Lilienthal en 1888
    El deseo de volar surgió en Lilienthal siendo apenas un niño, cuando cursaba estudios primarios en su ciudad natal. Allí tuvo como profesor entre los años 1856 y 1864 a Gustav Spörer, un renombrado astrónomo germano que le enseñó los primeros rudimentos sobre el vuelo de las aves y sobre las matemáticas. La decisión de dedicarse a la invención de aparatos voladores ya la tenía tomada en el año 1864, cuando se matriculó en la Escuela Técnica regional de Potsdam, ​ donde permaneció hasta el año 1866.

    En ese mismo año se incorporó a la compañía Schwartzkopf de Berlín, en la que pudo poner en práctica, por primera vez, sus conocimientos de ingeniería técnica. Su ansia de conocimiento hizo que decidiese ampliar sus estudios en la Real Academia Técnica de Berlín (1867-1870). Durante su aprendizaje en dicha institución realizó sus primeros experimentos sobre las bases físicas del vuelo
    humano y logró publicar los resultados de los mismos en un libro aparecido en el año 1889.

  • La dura vida de los Emigrantes en Alemania durante el coronavirus

    Despedidos, confinados y sin poder regresar a casa.Decenas de miles de emigrantes asiáticos , africanos , polacos, portugueses y españoles han quedado atrapados en Alemania por la suspensión de vuelos a causa de la pandemia.

    Sin trabajo, sin ingresos y sin vuelos para regresar a sus lugares de origen, son apenas la punta del iceberg del problema que afrontan los emigrantes en Alemania a causa de la Covid-19, los más afectados por las consecuencias económicas. Millones de ellos se han encontrado de un día para otro despedidos, confinados y varados lejos de sus hogares, algunos sin siquiera asistencia médica.

    La pandemia ha supuesto la pérdida de muchos trabajos, pero aún es difícil estimar su alcance. En Alemania, las medidas de ayuda a la población no se extienden a los Emigrantes que no tengan cotizado al menos un año, que son el grueso de la fuerza laboral en los sectores más afectados

    Los emigrantes levantamos sus modernas fábricas gracias a un ejército de obreros baratos procedentes de medio mundo, pero sobre todo asiáticos y africanos portugeses españoles polacos y turkos Al menos un tercio de quienes vivimos en Alemania somos trabajadores extranjeros. Los trabajadores extranjeros estamos bajo una gran presión porque no podemos enviar dinero a nuestras familias y algunos apenas tenemos para comer, ya que la mayoría trabajamos en sectores que han paralizado su actividad.​

    Alemania decretó una amnistía para quienes han excedido su estancia legal y ha ofrecido vuelos gratuitos de repatriación. Ha extendido hasta fin de año los permisos de residencia, pedido a las empresas que no echen de sus alojamientos a los empleados que despidan y eliminado la autorización para cambiar de trabajo. Aun así, son decenas de miles los que en estas circunstancias prefieren volver a sus lugares de origen, pero se han encontrado con las puertas cerradas. 

    Y muchos simplemente tenemos miedo. Las actividades esenciales recaen sobre nuestras espaldas. Somos extranjeros, la mayoría de los empleados en hospitales (en todos los niveles), servicios de limpieza y desinfección, supermercados, empresas de entregas a domicilio, basureros o en las obras que no han parado tenemos trabajos de máximo riesgo que los propios alemanes no quieren realizar.

    Mi amigo Gül de origen turko me cuenta :
    "Nos toman la temperatura a diario, pero somos ocho en la habitación y si uno se contagia caeremos todos enfermos. Veo en las noticias que se muere mucha gente y preferiría estar con mi familia, pero mientras tenga trabajo...”,  con pequeñas diferencias, en todos ellos el permiso de residencia está vinculado al de trabajo y a la conclusión de este, el trabajador debe abandonar el país alemán, no hacerlo se penaliza con multas.

    No existen seguros de desempleo y, en ausencia de sindicatos, no es infrecuente que los despedidos tengan dificultades para cobrar las magras indemnizaciones previstas, e incluso los últimos sueldos.” Somos el eslabón más débil ante el parón económico.”

    El intento de deportar en masa a los despedidos e indocumentados pone de relieve que los gobernantes ven como desechables a los hombres y mujeres que sustentamos la economía alemana .