Rivas Vaciamadrid, una historia del Siglo XIX

Rivas Vaciamadrid, una historia del Siglo XIX

Del siglo XIX al primer colegio que abrió sus puertas en las urbanizaciones, La Escuela, en 1983. Un repaso por el pasado de la enseñanza. La maestra Mercedes Vera con sus alumnas del curso 1965-1966. Cada mañana de invierno se repetía el ritual de las piedras calientes. Los guijarros, colocados al lado de la lumbre del hogar, adquirían la temperatura necesaria para servir después, envueltos en paños, como recurso rápido para espantar el frío del aula helada, templando pies y manos de los escolares.

La maestra Mercedes Vera con sus alumnas del curso 1965-1966. / Familia Martínez Vera

Con los años, las bolsas de agua sustituyeron a las piedras o ladrillos. De esta rutina se acuerda bien Elena Martínez, alumna de la primera escuela que albergó el actual Casco Antiguo, inaugurada con el pueblo, en 1959: el grupo escolar.

"Mi madre nos preparaba cada mañana la bolsa con el agua caliente que luego nos poníamos encima de las piernas. Hacía mucho frío", recuerda. Elena es, además, nieta de Mercedes Vera González (1907-2000), la primera maestra del grupo escolar.

Pero antes de que la población ripense estrenara su nuevo núcleo urbano, la vida transcurría en las fincas de los alrededores. La de El Porcal constituía la mayor extensión de terreno poblado, albergó el Ayuntamiento hasta la inauguración del pueblo y contaba con una escuela nacional unitaria.

Ese centro, embrión de la vida educativa ripense, se alojaba en la conocida como Casa del Árbol, a la entrada de la parcela, separado a un kilómetro y medio de la cantina, el estanco y las viviendas.

En 1950, Mercedes Vera recaló en la región madrileña para volver a ejercer la docencia. Había ganado la plaza vacante en El Porcal, y trabajó allí hasta la inauguración del grupo escolar.

Para esta mujer amante de la enseñanza, el municipio supuso su regreso a la profesión después de años de castigo, apartada de las aulas y desterrada de su ciudad. La represión franquista acabó con las novedosas experiencias educativas puestas en práctica durante la República, y abrió expedientes de depuración a miles de docentes. También a Mercedes.

"Después de la guerra fue depurada y se marchó a Murcia, donde tenía familia. Al tiempo logró una plaza de maestra en Puerto Lumbreras, y allí estuvimos unos seis años, hasta 1950 que nos vinimos a Rivas. Ella quería volver para que viviéramos aquí los hijos. Aquello era una zona rural donde la vida, entonces, era muy difícil", relata su hijo Antonio Martínez Vera, alcalde ripense entre 1979 y 1987.

Tras unos años en El Porcal, Mercedes pasó al Casco Antiguo, y se encargó de todo el alumnado. "Después llegó Don Benito, que daba clases a los niños", puntualiza Antonio. "No teníamos de nada pero nos arreglábamos muy bien. El agua corriente venía del rio y no servía para guisar ni beber, teníamos que traerla desde Madrid; las calles estaban sin asfaltar", añade.

El grupo escolar no tuvo calefacción hasta finales de los años 60, cuando la financió un grupo de padres y madres. Mercedes, la primera profesora del Casco Antiguo, enseñó de forma vocacional hasta sus 70 años. Después del municipio ripense, en 1972, continuó en un colegio de la capital. Se jubiló como decana en un centro del barrio madrileño de Santa Eugenia.

Hoy, su hijo Antonio continúa en zona decana de Rivas. Vive en la calle del Grupo Escolar, a escasos metros de la que fuera la casa de la maestra.

Durante la Segunda República (1931-1936), el país experimentó la mayor renovación educativa conocida hasta entonces: aulas abiertas; bibliotecas; conversaciones; aprender haciendo; talleres o autogestión, entre otros métodos que promovía la Institución Libre de Enseñanza.

El mundo rural fue objeto de la remodelación docente, e iniciativas como las Misiones Pedagógicas llevaron la cultura a los núcleos con mayor necesidad de alfabetización. Precisamente, la escuela de El Porcal abrió en este periodo, en 1933. Las primeras maestras que trabajaron allí fueron Magdalena Cea y Catalina San Martín.

Desde ese momento, la vida educativa mejoró, y niñas y niños que habitaban en este terreno dejaron de caminar kilómetros - los días que las crecidas del río Jarama no lo impedían- hasta el otro lado de la carretera de Valencia, donde funcionaba un pequeño centro escolar, justo a la entrada del actual Casco Antiguo.

Después de la Guerra Civil, la popular finca, cercada por las dos líneas de fuego de la contienda a la entrada a Madrid, quedó arrasada. También su colegio, lo que provocó que las profesoras enviadas para los cursos 1939 y 1940, Luisa Fernández y Jacinta Rollán, se marcharan al poco de llegar por no tener un espacio donde enseñar. En 1959, con el estreno del nuevo núcleo urbano, buena parte de las familias se trasladaron allí y matricularon a sus hijos en el grupo escolar.

La escuela de El Porcal cerró, pero allí la vida continuaba, por lo que sus dueños solicitaron la creación de un consejo escolar primario. "Este nuevo espacio fue autorizado para el curso de 1960, y funcionó hasta 1982, cuando el escaso número de alumnado que permanecía en el terreno provocó la anulación de la concesión y su integración en el colegio público La Escuela, el primero del oeste de la ciudad", informa Sonia Crespo, responsable del Archivo Municipal. María Luisa Llorente, la última educadora de El Porcal, continuó su trabajo en el centro que respondió a la demanda de las nuevas urbanizaciones.

El catastro realizado por el marqués de La Ensenada en 1753, el mayor registro informativo sobre la actividad social y económica de los municipios españoles hasta esa fecha, no refiere la existencia de ninguna escuela ni actividad docente. Una batería de preguntas fue enviada a todas las localidades del país, y algunos interrogantes tenían que ver con el ejercicio de determinados oficios.

"Todos los vecinos son jornaleros, para el cultivo de las tierras que tienen en arrendo", respondían a la diligencia los peritos designados para la tasación de las tierras ripenses. Según las investigaciones realizadas por el vecino Agustín Sánchez Millán y donadas al Archivo Municipal, la primera fecha de la que se tiene constancia del ejercicio de la docencia es 1867, cuando el secretario del Ayuntamiento ripense, Luis Herrero, ocupaba también la plaza de profesor, de forma interina y con la ayuda de Esteban Quintana, maestro sin título que le relevó en el puesto.

Durante las dos últimas décadas del siglo XIX y las tres primeras del XX, Rivas vivió un trasiego de enseñantes cuyas expectativas no se correspondían con la dura realidad de las condiciones de vida en las parcelas, y abandonaban a los pocos meses. Sólo entre 1885 y 1888 desfilaron por el territorio hasta nueve docentes.

Con todo, desde los años 80 del pasado siglo, el compromiso del municipio con la educación ha ido creciendo con la población, hasta llegar a los 31 centros de la actualidad, y a la espera de la construcción del último en el joven barrio de La Luna.

 

El reportaje lo ha realizado Patricia Campelo.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • El yacimiento arqueológico de Complutum es un conjunto de restos arqueológicos romanos, sobre los que hoy se asienta la ciudad de Alcalá de Henares

    Desde 1988 es declarado bien de interés cultural por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma de Madrid.

    elyacimiento_arqueolgico_de_complutumes_un_conjunto_de_restos_arqueolgicos_correspondientes_a_complutum_la_antigua_ciudadromanasobre_la_que_hoy_se_asienta_la_ciudad_de_alcal_de_henares_1.jpg

    Se localiza en la actual calle del Juncal, en el extremo sur occidental de la actual ciudad, a más de un kilómetro del núcleo medieval (Plaza e Iglesia de los Santos Niños); mientras que tanto el oppidumprerromano como la Alcalá la Vieja andalusí ocupaban puntos elevados de más fácil defensa en los cerros al otro lado del río Henares.

    Desde el 6 de agosto de 2008 una parte importante se ha abierto al público como museo al aire libre integrado en la Red de yacimientos visitables de la Comunidad de Madrid.

    Se tiene constancia de las ruinas arqueológicas desde comienzos de la Edad Moderna.

    440px-ComplutumEstaciones.jpg

    Esto supone que en el yacimiento se han realizado todo tipo de excavaciones sin ningún tipo de método arqueológico, lo que significa que algunos de los restos que están a la vista han perdido parte de su testimonio histórico.

    Además, la ausencia de legislación arqueológica en el siglo XIX propició que muchas piezas fueran sacadas para ser vendidas.

    440px-Yacimiento_arqueolgico_de_Complutum_1.jpg

    En 1985 se promulgó la Ley de Patrimonio Histórico Español, y un año más tarde, en 1986, su reglamento.

    En este reglamento se habla específicamente de los bienes que pertenecen al patrimonio histórico español, se conceptualizan los términos “excavación” y “prospección arqueológica” y se termina la ejecución de las mismas.

    Esto se complementa con el Plan General de Madrid, también de 1985.

    La primera serie de campañas de corte puramente científico y reguladas fue realizada entre 1985 y 1990, mostrando la riqueza del yacimiento.

    Así, en noviembre de 2003 se volvieron a realizar campañas, que hasta la fecha se siguen produciendo.

  • "Valle del Jerte" Patrimonio histórico de España y bien de interés cultural

    Valle del Jerte es una mancomunidad, comarca natural y valle de Extremadura. El valle está declarado bien de interés cultural desde el año 1973.

    La mancomunidad está situada en el extremo nororiental de Extremadura y limita al norte con las provincias de Ávila y Salamanca, al oeste con el valle del Ambroz, por el Sur con la ciudad de Plasencia y al este con la Vera.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_1.jpg

    El Valle del Jerte se encuentra entre dos cadenas montañosas dentro del macizo de Gredos: la Sierra de Tormantos al sureste (en el macizo central) y los montes de Traslasierra y sierra de Béjar al noroeste (en el macizo occidental de Gredos), donde se encuentra el punto más elevado de la región, el Calvitero, cuya altura es de 2405 m.

    Estas dos sierras, pertenecientes al Sistema Central, constituyen sus límites naturales.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_2.jpg

    La fisionomía del valle viene marcada por la existencia de una fosa tectónica, desarrollada a través del último tramo de la falla Alentejo-Plasencia, que sigue la dirección NE-SW. Tiene una longitud aproximada de unos 70 km, desde el puerto de Tornavacas hasta la desembocadura del río Jerte, que se produce en las Vegas del Alagón.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_3.jpg

    La roca predominante es el granito, formada por un gran batolito correspondiente al metamorfismo de hace 350-200 millones de años, en la orogenia hercínica.

    Hace unos 40 millones de años y a lo largo de la orogenia alpina se produjeron otro tipo de ajustes en las diversas placas, cambiando el relieve de forma muy significativa.

    El borde S del Sistema Central NE, es una falla que une rocas cristalinas del sistema montañoso con los sedimentos terciarios de la depresión del Tajo.
    Los puertos que se originaron por el movimiento de los diversos bloques son entre otros: Tornavacas, Honduras, Rabanillo, San Gamello, etc.

    Las fracturas delimitan los bloques que, al hundirse, originaron fosas como los vecinos valles de Tiétar, Tormes, etc.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_4.jpg

    El basculamiento hacia el N elevó bloques y produjo en el Valle del Jerte una curiosa desviación de montañas, que toman dirección N-SW. Diferente a lo que ocurre en la Sierra de Gredos y dando origen de este modo a su fisionomía actual.

    Posteriormente las formas del relieve han recibido retoques propios de la influencia del glaciarismo, en las cumbres y de las aguas de escorrentía y procesos de hielo-deshielo en las partes más bajas.

    Los glaciares en el S de Gredos tuvieron escasa importancia y, salvo en las cumbres, no se ha registrado la acción de la cuña del hielo.

    Los cursos de agua que descienden de las cimas, han contribuido al modelado de las laderas, formando profundas gargantas, que otorgan al valle su especial configuración.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_5.jpg

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_6.jpg

    El río Jerte discurre a lo largo de unos 70 km aproximadamente y desemboca en el río Alagón, que es a su vez tributario del Tajo. Su nacimiento se produce en las cercanías de Tornavacas, a unos 900 m de altitud (cerca del pico Torreón) y, a su paso por Plasencia, lo hace a unos 345 m., lo que nos da idea de su accidentada cuenca en este tramo de apenas unos 50 km.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_7.jpg

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_8.jpg

    Desde su nacimiento en la cabecera vallense, va recogiendo las corrientes que le aportan gargantas importantes como San Martín, Becedas, Papúos, Los Infiernos, Buitres, Honduras, Puria, Bonal, etc.

    En días de lluvia intensa, son muy habituales las crecidas rápidas con avenidas considerables.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_9.jpg

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_10.jpg

    El nombre del río Jerte, y por lo tanto también el de la comarca, proviene del árabe: Xerit, palabra que puede haber tenido dos significados: "río angosto" o "río cristalino". De esta forma antigua del nombre del río se ha tomado el gentilicio culto: valxeritenses , que se alterna indistintamente en su uso con los más comunes de jerteños, vallenses, o vallejerteños.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_11.jpg

    En el año 1186 el rey Alfonso VIII de Castilla funda la ciudad de Plasencia sobre un asentamiento anterior, para así garantizar y asegurar la posesión de gredos y del Valle del Jerte. Se establece la Vía de la Plata como frontera entre los reinos de León y Castilla. Estando el Valle de Jerte dentro de la órbita castellana al igual que la comarca de Plasencia.

    En el Valle del Jerte aún se sigue hablando el Artu-Estremeñu (Altoextremeño), principalmente en los pueblos serranos:Piornal, El Torno y Rebollar.

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_12.jpg

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_13.jpg

    valle_del_jerte_patrimonio_histrico_de_espaa_y_bien_de_inters_cultural_14.jpg

  • Puente de Hierro de Mejorada del Campo

    Paisaje, zonas verdes, viveros y el Río Jarama rodean el Puente de Hierro, que unía antiguamente el municipio de Mejorada del Campo con Madrid.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_1.jpg
    Cada orilla del Río Jarama en el lugar donde está situado el puente es de un término municipal distinto, el margen izquierdo pertenece al municipio de Mejorada del Campo y el margen derecho al de Rivas Vaciamadrid.

    En un mapa del año 1770 aparece un camino que une Mejorada con el río en el entorno del actual puente, además aguas arriba aparece nombrada la Barca de Mejorada.

    En el año 1809 en un mapa francés de la Comunidad de Madrid se sigue observando el camino que une Mejorada con el entorno del actual puente, es posible que hubiera un vado que conectara con un camino que en la otra orilla llevaba hacia San Fernando de Henares.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_2.jpg

    En el año 1877 en un mapa nacional se observa un puente algo más al sur de donde más tarde estará éste. Conecta con la isla natural formada en el río, aguas abajo de la confluencia entre el Jarama y el Henares. El camino que atraviesa este puente figura como Camino de San Fernando de Henares.

    En el año 1916 en un mapa nacional ya figura el puente actual, o sea que es probable que se construyera a principios del XX.

    Está situado en el Camino de Madrid a Mejorada del Campo, algo más arriba de la isla que aún sigue grafiada al igual que el antiguo puente que conducía a ella.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_3.jpg

    En el año 1960 en un mapa provincial la vía que lo atraviesa figura como Carretera Local de Vicálvaro. Ya no se observan ni la isla ni el puente que conducía a ella.

    En el año 1976 en un mapa provincial la carretera ha pasado a llamarse M-2020.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_4.jpg

    En el año 1983 en un mapa de la Comunidad de Madrid aparece grafiada la nueva M-203, atravesando el río aproximadamente por donde estaba el puente más antiguo.

    Si vas por la M-203 después de cruzar el río Jarama en dirección a Mejorada del Campo hay que llegar hasta la primera rotonda y hacer un giro para volver hacia al río por un camino paralelo a esa carretera hacia el Norte.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_5.jpg

    Existe una zona donde se puede estacionar el coche cerca y seguir el camino de arena durante 3 minutos intuitivamente todo recto hasta el puente.

    Desde hace mucho tiempo no es apto para la circulación de vehículos, está cortado el paso aunque si se puede ir andando o en bici tras saltar una bionda metálica.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_6.jpg

    Actualmente el Puente de Hierro de Mejorada del Campo se ha quedado situado entre dos grandes viaductos, al norte el de la línea de AVE a Barcelona y al Sur la R-3.

    puente_de_hierro_de_mejorada_del_campo_7.jpg