Pozuelo del Rey dueño de su silencio

Pozuelo del Rey dueño de su silencio Destacado

Entre los principales lugares de interés de Pozuelo del Rey destaca la Plaza de la Constitucion, restaurada en 2005, y situada junto a la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Silos. También el Ayuntamiento, edificio contruido en 1669, con enormes cristaleras y de pequeño tamaño. Al lado se sitúa la Casa Consistorial. Próximo a ella se encuentran la Casa de Niños y la plaza Carlos Ruiz. Y a las afueras, se puede disfrutar de la ermita del municipio de estilo neoclásico-renacentista. 

Pozuelo del Rey es un municipio donde el dueño y señor es el silencio; el arrullo de las palomas, el canto de los pájaros, el silbido del viento, y si acaso, esporádicamente el sonido de algún vehículo que rompe su quietud.

Al viajero le llama la atención el firme de sus calles, el blanco encalado de sus casas, con cubiertas de teja roja y chimenea, la tranquilidad en la que se desarrolla la vida en el municipio, invitando a pasear por sus calles.

ayuntamiento-pozuelo-del-rey-46886934.jpg

Cuando uno llega a la plaza, la Plaza de la Constitución, reformada en el año 2005, el panorama ante el que se halla es realmente bello, ya que con su forma trapezoidal, domina el conjunto de la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Silos, una obra realizada en la primera mitad del siglo XVI en la que domina su impresionante y original diseño correspondiente al periodo de transición entre el gótico y el renacimiento. Cuenta con una torre a la cabecera, totalmente reformada, elaborada en ladrillo visto que reluce refulgente al sol. Adosado al muro se encuentra un antiguo banco de piedra granítica que domina y flanquea a la puerta lateral. En la fachada de la iglesia se aprecia un reloj de sol en piedra con numeración árabe, junto a la calle Virgen de la Cabeza.

La entrada a la iglesia se realiza fuera de la plaza, en un espacio al que se accede desde una puerta con verja de hierro, que se encuentra situada en un lateral del edificio utilizado como Ayuntamiento. Este espacio fue el antiguo cementerio, y actualmente se ha reconvertido en una zona ajardinada y cuidada, con sensación de orden y limpieza. En el interior destaca su retablo mayor, una obra realizada en el año 1550.

Todo el perímetro de la plaza se reserva para uso exclusivo de los peatones. Antiguamente era utilizada para la celebración de festejos taurinos, ya que el suelo de la zona central era de arena. Con la reciente reforma se han añadido bancos, sillas, arbolado y zona ajardinada, dando más vitalidad y colorido a este espacio.

Iglesia_en_Pozuelo_del_Rey.jpg

En cuanto al Ayuntamiento, señalar que sobre unos restos arquitectónicos cargados de historia, de hecho en el capitel de las columnas que decoran la fachada, leemos la fecha de 1669, se ha edificado un Ayuntamiento moderno; de pequeño tamaño, es un edificio exento. El acceso se realiza a través de un arco de medio punto de piedra caliza; a continuación de la puerta, una enorme cristalera permite el paso de luz natural al edificio; en el centro de la cristalera, las dos columnas anteriormente citadas, que actúan como pilares de la balconada, creando el juego de un falso pórtico.

La balconada repite el esquema del cuerpo inferior con una gran cristalera; junto a ella y sobre la puerta el escudo del municipio labrado en piedra. La cubierta es de teja roja a dos aguas.

Pozuelo_del_Rey_Ayto.jpg

Junto al edificio de la Casa Consistorial y unido al mismo por una estructura de metal y cristal encontramos una pequeña torre, estructurada en dos cuerpos que se separan por una ligera cornisa; en el superior se aloja el reloj. En el espacio de unión del Ayuntamiento y la torre una estructura metálica soporta una campana y sobre ella una veleta de hierro.

Las casas del perímetro son de baja altura y clara tipología rural, conservando todavía los grandes portones para el paso de carruajes y animales, hoy sustituidos por tractores, de acuerdo con la vorágine de los tiempos modernos.

Cercana a esta plaza se encuentra la plaza Carlos Ruiz en la cual se encuentra un antiguo edificio de piedra, que está ocupado actualmente por la Casa de Niños.

Antes de abandonar este municipio, finalizamos nuestra visita en la admiración de una preciosa ermita, situada en las afueras del pueblo; la construcción se corresponde con el estilo Neoclásico-Renacentista, y aunque el interior es bastante sencillo, merece la pena el bello paseo entre árboles que sube hasta la ermita, así como el entorno donde se encuentra el pozo junto a la puerta.

Ermita_Pozuelo_del_Rey_Madrid.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • El Casco antiguo de Rivas Vaciamadrid cumple 60 años de historia

    Rivas Vaciamadrid nació, como la población que se conoce actualmente, el 23 de julio de 1959. Vecinos de aquellos días recuerdan esos orígenes. 

    "El hambre pasaba por la calle, pero no entraba en casa".

    El hoy conocido como Casco Antiguo ha cumplido 60 años, siendo la zona que dio origen a la actual Rivas Vaciamadrid como ciudad.

    En los años 30, la población se llamaba Ribas de Jarama y Vaciamadrid, cuyo antiguo casco quedó devastado en la Guerra Civil tras la Batalla del Jarama. Su reconstrucción se dilató casi dos décadas y se edificó mediante el llamado Servicio Nacional de Regiones Devastadas y Reparaciones (SNRDR), un organismo creado durante la dictadura. Dos décadas después del fin de la contienda bélica, el 23 de julio de 1959, un grupo escolar, la casa del médico, el edificio del Ayuntamiento, la iglesia y 30 casas alumbraron el nacimiento de Rivas Vaciamadrid. Allí empezaron a vivir 250 vecinas y vecinos. Hoy, residen en la ciudad 91.000 personas.

    El vecindario pionero vivía en las mismas fincas donde trabajaba, como El Piul, El Porcal o Cristo de Rivas, donde la vida agrícola transcurría al otro margen de la carretera de Valencia, la actual A-3.

    El vecino Luis Gabriel Altares del Cabo vive en Rivas desde su nacimiento el 22 de julio de 1964: "Recuerdo a mi padre conduciendo un tractor en El Porcal, finca donde nací yo. Por aquel entonces, allí vivían más de 60 familias y un gran número de personas acudían a diario a trabajar a la finca. Estas personas procedían de todos los pueblos de alrededor (Arganda, Morata, Chinchón...). La zona del Casco Antiguo hacía muy pocos años que se había inaugurado y empezaban a residir las gentes procedentes de las fincas en las primeras construcciones".

    Faustino Díaz Esteban, de 89 años, nacido también en El Porcal, es de los pocos habitantes actuales que sí vivió la inauguración del nuevo pueblo de Rivas Vaciamadrid en 1959.

    "No vivíamos mal, pero sí regular. El hambre pasaba por la calle, pero no entraba en casa, ya que, además del trabajo en el campo, teníamos un huertito donde cultivábamos tomates, pimientos y otras verduras. De niño hacía cosas de poca monta, como espantar a las chovas (ave de la familia de los córvidos) de los cultivos o llevar agua a las cuadrillas que estaban trabajando. Había muy buen ambiente, nos conocíamos todos y la inauguración del Casco Antiguo se recibió con alegría porque los que éramos de aquí sabíamos que, por fin, tendríamos un pueblo", contaba Faustino en un reportaje de 'Rivas al Día' en septiembre de 2018.

    En ese mismo reportaje, Agustín Sánchez Millán, cronista no oficial de la ciudad con su libro 'Rivas Vaciamadrid. Mi pueblo' (2002), con posterior edición ampliada en 'Crónica de Rivas Vaciamadrid (2010), también señalaba cómo "el Ayuntamiento exigió a los dueños de los solares que en un año tenían que haber edificado las viviendas". "Mi padre le compró el terreno a uno que no le daba tiempo a construir y luego levanté yo ahí la casa. En 1970, ya vivía en mi nueva vivienda, por la que pagué 250.000 pesetas, con enganche de agua, de luz y cédula de habitabilidad. Pedí un crédito a Caja Madrid de 100.000 pesetas y me lo dieron a cinco años, a un interés del 12 por ciento", relataba este vecino, fallecido en noviembre de 2016 con 91 años.

    Faustino y Agustín eran amigos de toda la vida y ambos, nacidos en El Porcal, vivieron las penurias de la Guerra Civil española y la posguerra.

    Pasaron su infancia en la finca hasta que la batalla del Jarama, en febrero de 1937, llamó a sus puertas y tuvieron que huir. "Cuando empezó, cerramos las casas y salimos con lo puesto y poco más, porque El Porcal se encontraba en plena línea de fuego", rememoraba el difunto Agustín.

    "Llovía y nos pusimos hechos una sopa, ¿te acuerdas? Yo recuerdo, sobre todo, el ruido de las ametralladoras y el rugido de los aviones de guerra", añadía Faustino en el artículo del año pasado. Los dos pasaron la Guerra Civil en casas de familiares, alejados de Rivas. Una vez terminada, regresaron a una tierra minada y agujereada de trincheras y fortines. "Un primo mío murió mientras quitaban las minas. Pasó toda la guerra y, cuando fue a ayudar para limpiar la zona, le explotó una y le mató", lamentaba Faustino.

    En el interior de estas grandes superficies de terreno, propiedad de unos pocos terratenientes, los primeros ripenses celebran ya fiestas populares.

    "Tengo que decir que en la propia finca se celebraban las fiestas de San Isidro Labrador, pero también se llegaron a celebrar fiestas en el mes de junio, con motivo de San Pedro y San Pablo, en las que se realizaban carreras de sacos, carreras con los pies atados, en definitiva, todo tipo de juegos tradicionales para los más pequeños. Recuerdo también las orquestillas que se ponían frente a la cantina. Ya de más mayor, cuando íbamos de la finca al hoy Casco Antiguo, una de las cosas que nos llamaban mucho la atención era el toro de fuego y los árboles artificiales de la pólvora. Aunque yo no fui nunca muy taurino, el buen ambiente que rodeaba a los encierros hacía que las fiestas fuesen muy integradoras, pues se concentraban familias y amigos de otros pueblos de alrededor. Las limonadas han sido y siguen siendo una de las citas obligadas de las fiestas desde hace muchos años, de las celebraciones que más gente atrae y de las que más gustan. Respecto a las actividades deportivas, he sido partícipe de primera mano de ellas, especialmente del fútbol, pues durante muchos años fui jugador de la ADC Rivas Vaciamadrid y, posteriormente, durante cinco años, entrenador. Siempre he vivido con mucha ilusión e intensidad estos eventos en las fiestas", dice a sus 55 años Luis.

    "La gente joven ha existido siempre en Rivas. Siempre ha sido una ciudad joven. Por aquel entonces, nos entreteníamos con la música del organillo los días de fiesta o con los partidos de fútbol ", decía Faustino en el reportaje en 'Rivas Al Día'.

    "En mi infancia, recuerdo que venían muchas personas de otros pueblos a trabajar a El Porcal. Me acuerdo de la cantina y de la tienda de alimentación. También teníamos escuela, un local para la consulta del médico, que iba un par de días por semana, una pequeña iglesia, una finca de regadío, que era como un vergel, con muchos huertos y zonas de árboles frutales. A las personas que allí residíamos, los propietarios de la finca nos cedieron unos terrenos para poder cultivarlos nosotros mismos", explica Luis.

    "Viví en El Porcal hasta los 25 años, cuando me casé y me mudé al casco urbano, y aquí sigo. Mi vida diaria se desarrollaba en la propia finca y, los fines de semana, nos acercábamos al ahora Casco Antiguo, pues allí residían mis tíos. Mis recuerdos de este entorno son ya en la adolescencia. Me acuerdo de los bares, la tienda de chuches, íbamos a ver los partidos de futbol de los domingos. Recuerdo también el tren que pasaba por la actual línea 9 del metro. Los domingos coincidía con la misa y recuerdo que por aquella época iba mucha gente de las fincas, la panadería que estaba al lado de la casa de mis tíos¿ Son tantos recuerdos", evoca con nostalgia Luis.

    Rafael Arce Hernando, de la Asociación Vecinal Centro Urbano de Rivas Vaciamadrid, define el espíritu del Casco Antiguo como "vecinal y de pueblo, donde todo el mundo se conoce, donde la gente, cuando se cruza, se saluda, se dan los buenos días, se pregunta por la familia, algo difícil de encontrar en las grandes urbes donde ni los vecinos ni las vecinas se conocen".

    Sin embargo, Luis Gabriel Altares del Cabo reconoce que este hecho también ha cambiado con los años: "El entorno tenía un espíritu muy familiar. Recuerdo que las familias, cuando caía la tarde en la época estival, se reunían sentadas en las portales de sus casas con las puertas abiertas a tomar el fresco y a hablar. Ahora esto ya casi no existe porque los primeros en ocupar las viviendas han ido falleciendo o son ya muy mayores y, en muchos casos, han sido vendidas o alquiladas. Es complicado que ese espíritu de las primeras décadas se mantenga, no ocurre en casi ningún sitio, pero es ley de vida".

    Para conmemorar los 60 años del Casco Antiguo, la Asociación Vecinal Centro Urbano de Rivas Vaciamadrid ha diseñado una serie de eventos, creándose una Comisión Vecinal compuesta por varias asociaciones vinculadas a la Casa de Asociaciones.

    "Durante las fiestas de San Isidro se organizó el concurso de fotografía 'Ayer & Hoy', mediante el que se comparaban imágenes antiguas de la ciudad confrontándolas con otras de la actualidad del mismo lugar para comprobar cómo han evolucionado los espacios ripenses. También celebramos un concurso de dibujo infantil y la clásica limonada popular.

    Además, el pasado 1 de junio, en el parque San Isidro, se organizó una fiesta, en la que por la mañana las personas jóvenes disfrutaron con carreras de sacos, el juego del pañuelo, tirar de la soga y carreras de chapas, con gran afluencia de niños y niñas y donde los padres y las madres también se animaron a jugar recordando viejos tiempos. La intención era que nuestra infancia conozca a lo que se jugaba antes. Por la tarde, también se celebró una Fiesta Holi -festival de música india con lanzamiento de polvos de colores-, con bastante gente, entregamos los premios del concurso de pintura e hicimos un reconocimiento público y un homenaje a la mujer y al hombre de mayor edad nacidos en Rivas Vaciamadrid", señala Rafael.

  • La Comunidad de Madrid declara Bien de Interés Cultural la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Silos en Pozuelo del Rey

    Este monumento se erigió en la localidad madrileña durante la primera mitad del siglo XVI.

    La iglesia sobresale por su tipología constructiva, caracterizada por tener una cabecera semicircular exterior y poligonal de tres lados al interior

    El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha acordado declarar Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de monumento, la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Silos, ubicada en el municipio madrileño de Pozuelo del Rey.

    El monumento, situado en la Plaza de la Constitución de esta localidad, destaca por una arquitectura de gran interés, que se desarrolló en nuestro territorio durante la primera mitad del siglo XVI.

    El cuerpo de la iglesia reconocida como Bien de Interés Cultural está formado por tres naves separadas por arquerías renacentistas y cubiertas con techumbre de madera de tradición medieval mudéjar.

    A este espacio se añaden una torre situada junto a la cabecera en su lado norte, correspondiente a una construcción anterior que podría fecharse en los siglos XIII o XIV; una capilla dedicada a la Virgen del Rosario construida en el siglo XVII y una sacristía situada junto a la cabecera de la misma época que la iglesia.

    Tras las intervenciones de consolidación, restauración y acondicionamiento realizadas entre 1994 y 2000, el conjunto monumental presenta un aceptable estado de conservación, a la espera de posibles intervenciones en el espacio eclesial.

    Iglesia_en_Pozuelo_del_Rey.jpg

     

  • Una joven, herida grave, en un accidente en la M-209, a la altura de Pozuelo del Rey

    Una joven de 20 años ha resultado herida grave tras chocar el vehículo que conducía contra un camión en el kilómetro 14 de la carretera M-209, a la altura de la localidad de Pozuelo del Rey, según han informado fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

    https://www.facebook.com/112cmadrid/videos/618618575270522/

    Tras el accidente, que ha tenido lugar sobre las doce de mediodía, la joven ha quedado atrapada en su vehículo por las piernas.

    Efectivos de Bomberos de la Comunidad de Madrid han acudido al lugar para rescatarla, invirtiendo alrededor de dos horas.

    La joven ha sido trasladada en helicóptero del Summa en estado grave al Hospital Universitario 12 de Octubre con un traumatismo en las piernas.

    Por su parte, el conductor del camión, de unos 40 años, está ileso tras el choque frontal, pese a que su vehículo ha volcado.

    La Guardia Civil investiga las causas del accidente.