Un 20 de Marzo de 1915...

Un 20 de Marzo de 1915...

El astrónomo español José Comas Solá descubre el asteroide número 804 al que llama "Hispania".

Hispania es un asteroide que forma parte del cinturón de asteroides, descubierto desde el observatorio Fabrade de Barcelona.

Hispania está situado a una distancia media de 2,843 ua del Sol, pudiendo alejarse hasta 3,236 ua. Tiene una excentricidad de 0,1381 y una inclinación orbital de 15,38°.

Emplea en completar una órbita alrededor del Sol 1751 días.

Su descubridor Josép Comas y Solá, pionero de la astrofotografía en España, quien entre otras cosas observó los eclipses de Sol de 1900 y 1905, Júpiter y Saturno, y la atmósfera de Titán.

En 1901 ingresa en la Real Academia de las Ciencias de Barcelona. Méritos como científico le sobran, pero además es un ingenioso divulgador que escribe desde hace años en La Vanguardia. «La vulgarización científica para mí ha sido siempre un deber, pues la cultura entiendo que es la base de la dignificación y perfeccionamiento de nuestra alma», diría.

Comas Solá no es sólo el único astrónomo español cuyas investigaciones son publicadas y ponderadas en el extranjero, sino que además es el único que se afana en acercar la ciencia al gran público, en hacerla digerible.

Como consecuencia de su esfuerzo divulgador, el marqués de Alella, Emil Fabra, donará 250.000 pesetas para la construcción de un observatorio en el monte Tibidabo de Barcelona, el Observatorio Fabra, que Comas dirigirá hasta su muerte en 1937.

Desde este centro y desde el pequeño observatorio instalado en la terraza de su casa, Villa Urania, realizará sus más importantes descubrimientos: entre ellos dos cometas y once asteroides, entre los que destaca el primero, de nombre Hispania, y el tercero, el Barcelona, muy peculiar por la acusada inclinación de su órbita.

También estudió el planeta Júpiter, descubriendo la atmósfera de su principal satélite, Titán, y fue pionero en el empleo del cinematógrafo para grabar los eclipses.

A su muerte, la comunidad científica le homenajeó poniendo su nombre a un gran cráter del planeta Marte.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • En un día como hoy, el dirigible Graf Zeppelin completaba su primera vuelta al mundo en 20 días y 4 horas

    El Graf Zeppelin fue un gran dirigible alemán, o más específicamente, una aeronave rígida de comienzos del siglo XX. Fue la primera nave dirigible en llevar el nombre Graf Zeppelin ("Conde Zepelín"), ya que la segunda sería el Graf Zeppelin LZ 130.

    El 29 de agosto de 1929, comandado por Hugo Eckener, completó su primer vuelo alrededor del mundo al aterrizar en Lakehurst, Nueva Jersey, Estados Unidos. Su viaje duró 21 días, durante los cuales recorrió 34.600 km. Salió de Lakehurst, atravesando el Atlántico, hizo su primera escala en la ciudad alemana de Friedrichshafen, tras cruzar Europa, sobrevoló los Urales y atravesó Siberia hasta alcanzar Tokio donde hizo escala. Posteriormente cruzó el Pacífico rumbo a Estados Unidos, el 26 de agosto, tras 79 horas y 22 minutos de navegación, aterrizó en Los Ángeles, California. Finalmente el 29 de agosto retornó a Lakehurst, su punto de partida.

    El dirigible realizó 600 viajes sobrevolando 150 veces el Atlántico y se estableció una línea regular en 1936 de carga y correo postal con Sudamérica.

    En 1940, fue desguazado para piezas de avión de combate.

    250px-Graf_Zeppelin_Avenida_de_Mayo_Buenos_aires.jpg

    El 29 de agosto de 1929, comandado por Hugo Eckener, completó su primer vuelo alrededor del mundo al aterrizar en LakehurstNueva JerseyEstados Unidos. Su viaje duró 21 días, durante los cuales recorrió 34.600 km. Salió de Lakehurst, atravesando el Atlántico, hizo su primera escala en la ciudad alemana de Friedrichshafen, tras cruzar Europa, sobrevoló los Urales y atravesó Siberia hasta alcanzar Tokio donde hizo escala. Posteriormente cruzó el Pacífico rumbo a Estados Unidos, el 26 de agosto, tras 79 horas y 22 minutos de navegación, aterrizó en Los ÁngelesCalifornia. Finalmente el 29 de agosto retornó a Lakehurst, su punto de partida.
  • Encuentran cuatro proyectiles medievales de catapulta en Alcalá

    Agentes de la sección de Medio Ambiente de la Policía Local de Alcalá de Henares encontraron hace unos días, durante una rutinaria vigilancia al entorno del Parque de los Cerros, cuatro bolaños de arcilla de entre 20 y 40 cm de diámetro. 

    Inmediatamente después, los agentes pusieron en conocimiento de la Concejalía de Patrimonio Histórico el hallazgo. Los Servicios Municipales las inspeccionaron, identificaron, y notificaron a las autoridades competentes en la materia, quedando custodiadas desde entonces en las instalaciones del Museo Arqueológico Regional, sito en Alcalá de Henares.

    En concreto, se han encontrado cuatro proyectiles esféricos de piedra caliza empleados como munición para catapultas.

    El hallazgo se produjo en el yacimiento arqueológico de Alcalá La Vieja, frente a las murallas del alcázar de esta ciudad islámica y en la cercanía de la puerta principal de acceso y la torre albarrana.

    bolanos_catapultas_alcala_opt.jpg

    La hipótesis más probable es que se trate de proyectiles empleados por las tropas del Arzobispo de Toledo, Bernardo de Sedirac, durante el asedio y la conquista definitiva de la ciudad en 1118. Es un tipo de material arqueológico inusual en el entorno de Alcalá de Henares, pero frecuente en zonas vinculadas con fortificaciones que han conocido actividad militar real.

    Durante los últimos meses, el Ayuntamiento está trabajando en la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con las tareas de conservación del Patrimonio Histórico y arqueológico.

    Para reforzar esta colaboración, la Concejalía de Patrimonio Histórico impartió en septiembre de 2017 el curso "La protección del Patrimonio Histórico en Alcalá de Henares", formación destinada a los agentes de la Policía Local (especialmente de la sección de Medio Ambiente).

  • Naturaleza, Historia y Gastronomía en la XVII Semana de la Ciencia en Perales de Tajuña

    Una senda cultural y una ponencia versarán sobre el Risco de las Cuevas, la legendaria ciudad de Caraca. La Naturaleza desbordante del valle del Tajuña a su pasado por Perales de Tajuña, a través de sus fuentes, sus huertas y su Historia, es la alternativa al aire libre que propone la localidad para la decimoséptima edición de la Semana de la Ciencia.

    Una senda cultural y medioambiental al abrevadero del Prado de Arriba abrirá las actividades de este año, el sábado 11 de noviembre. Una ruta para conocer los manantiales y uso del agua a lo largo de la Historia de un municipio en el que la agricultura fue la base fundamental de su economía durante siglos.

    Una Naturaleza campesina en las Vegas de Madrid, con el Bajo Tajuña como ejemplo, a través de una mirada agronómica y arqueológica del paisaje desde la Edad del Bronce a la actualidad, una semana más tarde.

    Pero, un año más, el protagonista será el Risco de las Cuevas, declarado Monumento Nacional en 1931 y Bien de Interés Cultural. ‘Su evolución desde un lago hasta nuestros días’ tratará de acercar y divulgar la geología de la cuenca Miocena de Madrid y de estas peculiares cuevas, que un día pudieron ser la legendaria ciudad de Caraca hasta que los romanos acabaron con ella. También, el Consistorio peraleño ha organizado una visita cultural e histórica guiada al centro de interpretación de este monumento y al propio Risco para conocer su historia, arqueología y entorno.

    Unas visitas que abrirán el apetito a las decenas de visitantes que acudan a Perales. Para ellos, el Ayuntamiento y los hosteleros locales han organizado, durante el fin de semana del 11 y 12 de noviembre, la IV Ruta de la Tapa ‘Perales me gusta’. Tostas de presa con queso de cabra, guisos marineros, gachas tradicionales o ensalada malagueña serán sólo algunas de las propuestas gastronómicas, desde dos a tres euros, que podrán degustar quienes visiten la localidad este fin de semana, en un maridaje perfecto entre turismo y ciencia.