Un día como hoy, de hace 75 años se estrenó “Bambi”, la película que revolucionó el cine animado

Un día como hoy, de hace 75 años se estrenó “Bambi”, la película que revolucionó el cine animado

Hace 75 años tuvo lugar el estreno de una de las obras maestras más bellas y tristes de Disney: la historia del cervatillo Bambi, que pese al paso del tiempo sigue conmoviendo a grandes y chicos.

Una sola vez un superior se burló llamándolo “comandante Bambi”. Pero pese a ello, Donnie Dunagan trató de mantener en secreto hasta su jubilación el hecho de que puso la voz infantil al famoso cervatillo.

Un acontecimiento que opacaba otros como haber sido el instructor más joven de la Marina estadounidense, haber ganado varias medallas al valor o haber sido herido en Vietnam. “Me puedo imaginar perfectamente lo que ponían en sus cartas los sargentos y capitanes: ‘Querida mamá, ¿adivina quién es mi comandante?'”, relató al “Military Times” el oficial que hoy tiene 82 años. Cuando tení­a cinco años, Dunagan actuó en la pelí­cula de terror “El hijo de Frankenstein”, y dos años más tarde puso la voz al protagonista del clásico de los dibujos animados. Para aquel entonces la historia del cine de animación había dado grandes pasos.

bambi-505860859-large.jpg

El siempre perfeccionista Walt Disney tardó cinco años en estar satisfecho con su obra. Finalmente, “Bambi” tuvo su estreno mundial el 13 de agosto de 1942 en Estados Unidos, aunque se estrenó en los cines de Londres cinco días antes. La elección de la capital británica se debió a que los estudios temí­an las protestas de los cazadores del estado de Maine, en vista de que el mensaje de la película es muy claro: el ser humano es el peor enemigo de la naturaleza.

Sin embargo, los cazadores no tenían ninguna oportunidad frente a Bambi y sus grandes ojos infantiles, así­ como su dulce rostro.

bambi.jpeg

Acompañado del conejo Tambor y de la mofeta Flor, Bambi va descubriendo las bellezas y desafíos del bosque, hasta que crece y se convierte en su rey. La gran tragedia que ningún niño olvidará al verla es el momento en que el cervatillo comprende que su madre ha muerto por el disparo de un cazador. Tras el éxito con su primer film animado “Blancanieves y los siete enanitos”, Walt Disney compró los derechos de la novela “Bambi”, publicada en 1923 por el escritor austríaco Felix Salten (1869-1945). Consideraba que la historia del cervatillo era la posibilidad de reinventar el género: Bambi debía moverse de la forma más natural posible pese a ser un dibujo, en vez de parecer la caricatura de un animal.

En Estados Unidos no hay corzos (como el Bambi original), así que Disney lo convirtió en un ciervo de Virginia. Para que los dibujantes estudiaran los movimientos naturales, Walt Disney trajo ciervos y otros animales salvajes a una zona vallada en la parte de atrás de los estudios y envió a equipos de camarógrafos a los bosques para observar a los animales en su entorno real. Pero sus esfuerzos no fueron recompensados. El público quería los elementos de fantasía que habían hecho famoso al estudio.

bambi_pelicula.jpeg

El crítico del “New York Times” aseguraba tras el estreno en 1942: “En su búsqueda de la perfección el señor Disney se acerca peligrosamente a acabar con todo el mundo de fantasía del cine animado”. “No se puede mezclar naturalismo con la fantasía del cine animado”, juzgaba implacable. Pese a haber sido nominada a tres Oscar en las categorías de Mejor Sonido, Mejor Canción y Composición Musical Original., “Bambi” consiguió recuperar los costes solamente cuando fue repuesta después de la Segunda Guerra Mundial. Un viejo truco de Disney que siempre funciona: en los últimos 75 años el clásico le ha permitido ganar a los estudios más de 250 millones de dólares.

Bambi_1942_opt.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Rescatan en Torrejón a 12 cachorros que estaban en el campo

    El pasado miércoles, la Protectora encargada del Centro de Protección Animal de Torrejón de Ardoz recibia el aviso de que habían abandonado a 12 cachorros en mitad del campo del Barrio del Castillo.

    Miembros de la protectora se desplarazon al lugar para recoger a los cachorros de menos de un mes. Fueron llevados al Centro de la protectora para ser revisados por un veterinario que les desparasitó, alimentó y limpió de todas las garrapatas que tenían. Los cachorros pesan entre 1,5 y 2,6 kg, y según parecen son mestizos con un tamaño mediano de adultos. 

    Desde la protectora Hoope les dan una nueva oportunidad a estos cachoros, por lo que si quieres adoptar alguno puedes ponerte en contacto con ellos. También solicitaban la ayuda de los vecinos para saber quien a cometido el delito de abandonarlos a su suerte.

  • Este domingo se celebra el Concurso Canino Monográfico del Podenco Andaluz y Maneto en Torres

    La Asociación Española del Podenco Andaluz y Maneto celebra el próximo domingo a las 10:00 horas en el Recinto Ferial de Torres de la Alameda el Concurso Canino Monográfico del Podenco Andaluz y Maneto. Como previa a la celebración de este concurso, el sábado a las 19:00 en el Centro de Mayores se ha programado un coloquio con adiestradores caninos para hablar sobre estas razas de perro.

    El Podenco Andaluz es una raza de perro originaria de Andalucía, posee un sentido muy desarrollado de la vista, oído y olfato lo que hace que sea un buen cazador sobre todo en lo que a la caza del conejo se refiere. Se distinguen tres tamaños y tres tipos de pelo, factores cuya combinación pueden originar hasta nueve variedades distintas.

    Existe una variedad derivada del Podenco Andaluz mediano de pelo corto, que recibe el nombre de Maneto, debido a sus cortas y robustas patas y que ha tomado identidad como raza independiente de la del podenco.

  • En un día como hoy, el escritor Mariano José de Larra se suicidaba

    El 13 de febrero de 1837, hace 181 años, puso fin a su vida el escritor Mariano José de Larra “Fígaro” en su domicilio de Madrid. La desesperanzadora evolución del país cuya regeneración había preconizado desde sus artículos se vino a sumar a una dura situación personal.

    Larra, que había puesto fin a su matrimonio hacía años, intentó retomar una antigua relación amorosa con Dolores Armijo, mujer también casada, a su regreso de un viaje a París a finales de 1835. Aquel día Dolores accedió a verle sólo con el fin de recuperar unas cartas comprometedoras y poner fin definitivo a la relación.

    El autor, desesperado, se pegó un tiro en la sien. El mundo literario romántico de Madrid recibió la noticia con auténtica consternación y su entierro se convirtió en un acto colectivo de reconocimiento y fervor literario.