Alcalá pone en marcha su primer punto gratis de recarga de coches eléctricos

Alcalá pone en marcha su primer punto gratis de recarga de coches eléctricos

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha puesto en marcha, junto a Renault Autocarpe, un servicio de recarga gratuito de vehículos eléctricos, instalado en la Concejalía de Medio Ambiente (Parque Municipal de Servicios), en la Vía Complutense, número 130. El punto de recarga estará abierto 24 horas, 365 días al año.

Se trata de un servicio que se encontrará operativo de lunes a domingo, las 24 horas del día. Los plazos de carga son de dos horas, más la posibilidad de una hora más, siempre que no haya demanda en espera. Para poder utilizar el punto de recarga es necesario identificarse en la entrada del recinto y facilitar nombre y DNI de la persona que la realiza.

Esta mañana se ha realizado la presentación del punto de recarga, en la que han estado presentes el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, el concejal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Alberto Egido, los concejales Carlos García y Brianda Yáñez, así como representantes del concesionario Renault Autocarpe.

Para el alcalde de Alcalá de Henares, "la instalación del punto de recarga es una muy buena noticia. De esta manera, desde el Ayuntamiento y con la colaboración de Renault Autocarpe, ofrecemos un incentivo más para el fomento de la movilidad sostenible. Espero que todos los alcalaínos se planteen usar esta alternativa y que cada día, haya más vehículos eléctricos en nuestra ciudad".

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional desarticula una organización que residía en Torrejón dedicada al robo de vehículos

    Los principales cabecillas residían en la localidad de Torrejón de Ardoz, donde ocultaban parte de los útiles empleados para la actividad delictiva. Además, se han realizado registros tanto en este inmueble como en la nave de Cabanillas del Campo, donde falsificaban los coches.

    https://www.policia.es/videos/wmv/20190201_1.mp4

    Los detenidos sustraían los vehículos en el distrito madrileño de Hortaleza para, posteriormente, trasladarlos hasta una pequeña localidad de Guadalajara para dejarlos “enfriar” y proceder a su completa falsificación en una nave, asignándoles un número de chasis, placas y documentación de otros coches siniestrados de la misma marca.

    robos_vehiculos_2.jpg

    Cuando el vehículo estaba preparado, era trasladado por carretera hasta Polonia donde era matriculado como vehículo importado para, posteriormente, ser dado de baja en nuestro país por la exportación

    Hay cuatro personas detenidas, todos ellos de nacionalidad polaca, que se repartían las tareas de sustracción de los turismos, falsificación de sus elementos identificativos y documentación así como de su traslado hasta Polonia

    Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización especializada en el robo y falsificación de vehículos en Madrid y Guadalajara. Una vez modificados, los turismos eran enviados a Polonia para su venta. Hay cuatro personas -de nacionalidad polaca- detenidas y se han realizado dos registros en la localidad de Torrejón de Ardoz y en una nave de Cabanillas del Campo (Guadalajara).

    La investigación se inicio a finales del mes de abril de 2018, con el robo de un vehículo en el distrito madrileño de Hortaleza. Tras realizar localizar y visualizar las cámaras de video-vigilancia existentes en la zona donde se produjo el hecho, se logró identificar al autor de la sustracción que resultó ser un hombre de nacionalidad polaca. Igualmente, se averiguó que en las inmediaciones donde se había producido ese robo se había sustraído esa misma noche otro vehículo, tratándose de los mismos autores.

    Por otro lado, se detectó un incremento del robo de vehículos de esa marca y modelo, coincidiendo varias circunstancias en todos ellos. Ante la posibilidad de que los responsables pudieran formar parte de un grupo organizado, se iniciaron vigilancias y seguimientos para identificar al resto de integrantes, así como el modus operandi empleado.

    Los agentes comprobaron que los investigados acudían frecuentemente a empresas dedicadas a la compra-venta de vehículos siniestrados, donde adquirían a bajo coste coches siniestrados de imposible reparación, para de esta manera obtener su documentación original (permiso de circulación, ficha técnica y placas de matrícula). Después localizaban un vehículo de la misma marca, modelo y antigüedad y lo sustraían para luego falsificarlo, haciéndolo pasar por el siniestrado como si hubiera sido reparado.

    Los autores de los robos actuaban principalmente en el distrito madrileño de Hortaleza. Una vez sustraídos, trasladaban los vehículos hasta una urbanización de una pequeña localidad de Guadalajara para dejarlos “enfriar” y, finalmente, ser trasladados a una nave de Cabanillas del Campo donde procedían a su completa falsificación. Cuando el vehículo estaba preparado, un conductor viajaba a nuestro país desde Polonia para hacerse cargo del vehículo, siendo trasladado a Polonia por carretera. Ya en su destino, era matriculado como un vehículo importado y dado de baja en España.

    La investigación culminó con la detención de tres personas en Cabanillas del Campo (Guadalajara) y otra en el distrito de Hortaleza (Madrid), con lo que se ha desarticulado esta organización de ciudadanos polacos dedicados al robo, falsificación y comercialización de vehículos de gama media, actividad que les reportaba importantes beneficios económicos.

    Este grupo criminal estaba perfectamente estructurado con determinación clara del papel desempeñado por cada uno de sus miembros. Por una parte se encontraban los encargados de la sustracción de los vehículos; en otro escalón, los que realizaban la falsificación de los elementos identificativos así como de su documentación para ponerlos en circulación y, por último, los responsables de su transporte por carretera hasta Polonia.

  • Guardia Civil desarticula una red delictiva por defraudar 2,7 millones de euros con falsas contrataciones y portabilidades telefónicas

    Se ha detenido a 29 personas por la comisión de 634 hechos delictivos y se han intervenido 10 vehículos, 16.153 euros, 305 teléfonos móviles, 425 tarjetas SIM y se han bloqueado 34 cuentas bancarias. Las víctimas de las estafas se encuentran dispersas en 48 provincias de la geografía española.

    La Guardia Civil, en el marco de la operación TELEFONES desarrollada en Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón y Cataluña, ha desmantelado una organización delictiva dedicada a estafar a las compañías operadoras de telefonía móvil mediante la realización de falsas contrataciones y portabilidades telefónicas.

    2019-01-17_TELEFONES_03.jpg

    Se ha detenido a 29 personas, con edades entre los 19 y los 55 años y de 8 nacionalidades diferentes, por la comisión de 634 hechos delictivos, entre ellos estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental, revelación de secretos, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.

    Se estima que la red desarticulada habría defraudado 2.700.000 euros al traficar durante al menos 3 años con móviles de alta gama en diferentes localidades de 48 provincias españolas.

    La operación se inició cuando agentes de la Guardia Civil de Higueruela (Albacete), dentro de un servicio operativo de seguridad ciudadadana realizado en una vía de comunicación próxima a la localidad de Caudete, intervinieron dentro de un turismo 21 telefonos móviles de última generación sin que el conductor del vehículo pudiera acreditar la legítima procedencia de los mismos.

    Tras la aprehensión de estos dispositivos la Guardia Civil comenzó unas investigaciones que permitieron identificar el origen de los teléfonos y comprobar que constituían un envío dentro de un entramado criminal dedicado a la obtención de teléfonos móviles de alta gama mediante la estafa a las compañías operadoras utilizando un sofisticado y novedoso “modus operandi”.

    Obtenían fraudulentamente teléfonos móviles de alta gama en Europa y los vendían en Marruecos.

    El lucro principal de la organización criminal procedía de la venta en Marruecos de teléfonos móviles Smartphone, de alta gama, obtenidos de manera fraudulenta en España y otros países europeos, principalmente Francia y Alemania. Para ello, una de las ramas de la organización se dedicaba a comprar de forma ilícita, en países de Sudamérica, datos reales de clientes de compañías operadoras de telefonía móvil que dan servicio en España. Con esos datos, en establecimientos comerciales de “confianza” para la organización, se activaban líneas de teléfono prepago de compañías virtuales para después solicitar la portabilidad de estas líneas a las principales compañías operadoras en España.

    Puesto que los datos del supuesto “cliente” resultaban ser reales y conocidos por las compañías operadoras, éstas ofertaban la posibilidad de contratar la compra a plazos de teléfonos móviles de alta gama.

    Hechas las contrataciones, los teléfonos eran enviados por las compañías a través de empresas de mensajería donde la organización también contaba con repartidores captados que entregaban irregularmente los terminales a la última rama de la organización, encargada de receptar los smartphone, gestionar su salida hacia Marruecos mediante el uso de “mulas” y lograr allí su venta al público obteniendo el beneficio final de la actividad criminal.

    Todas las personas que formaban parte del entramado criminal recibían un pago por los “servicios” prestados de acuerdo a sus funciones, previamente delimitadas.

    Los jefes o “cabecillas” se encargaban de pagar un precio prefijado por los datos de clientes obtenidos en Sudamérica y posteriormente vendían los terminales móviles a un segundo escalón jerárquico. Este segundo escalón se dedicaba a pagar a los repartidores por cada envío entregado, así como también a las personas encargadas de transportar los terminales hasta Marruecos. A su vez, este escalón tenía en el país vecino sus propios cauces de venta de los terminales móviles al público general.

    2019-01-17_TELEFONES_04.jpg

    Paralelamente a la actividad principal de la organización, algunos de los miembros, utilizaban los datos obtenidos de terceros para estafar a financieras automovilísticas y formalizar pequeños créditos o préstamos personales.

    Alto nivel de vida de los clanes afincados en España y Marruecos

    Una de las principales características de los líderes de la organización era su movilidad geográfica con el fin de obstaculizar cualquier tipo de investigación de la que pudieran ser objeto, lo que les hacía desplazarse continuamente por distintas provincias españolas e incluso por el extranjero.

    Las actividades delictivas reportaban importantes beneficios a los principales miembros de la organización, los cuales mantenían un alto nivel de vida en España llegando incluso a adquirir propiedades inmobiliarias y vehículos de alta gama.

    Además, para no levantar sospechas, trataban de mantener las cuentas bancarias con un saldo normalizado realizando continuas extracciones de efectivo. El dinero en efectivo era transportado hasta Rumanía y Marruecos, países de origen de los integrantes de la organización, donde lo utilizaban para la adquisición y acondicionamiento de propiedades, algunas de ellas de lujo.

    Durante los 9 registros practicados en la operación se intervinieron numerosos efectos de valor procedente de las actividades ilícitas del grupo, destacando 10 vehículos, 305 teléfonos móviles, 425 tarjetas SIM, 16.153 euros en efectivo, 335 dólares americanos, 41.000 pesos venezolanos, 2 ordenadores portátiles provistos de programas para manipular documentos de identidad y números de cuentas bancarias y abundante documentación de interés relativa a la actividad delictiva desarrollada por la organización.

    Igualmente han sido bloqueadas 34 cuentas bancarias, así como 24 tarjetas de crédito.

    La operación ha sido llevada a cabo por agentes pertenecientes al Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almansa, que han contado con la colaboración de agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Guardia Civil de Albacete, de las Áreas de Investigación de la Guardia Civil de Fraga y Vall de Uxó, de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Lleida, así como de la 5ª Unidad de Distrito de la Policía Local de Valencia.

    Asimismo, ha sido determinante para el desarrollo de la investigación el intercambio de información con otros países, utilizando para ello diversas herramientas policiales de cooperación internacional como el grupo 4 de inteligencia financiera de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil, Interpol y analistas del Área de Estafas de Europol.

  • Se quema de madrugada un coche aparcado en Torres

    Sobre las tres de la madrugada de este jueves, un coche que estaba aparcado en la calle Gardenia de Torres de la Alameda se quemaba completamente. Al lugar acudian la Guardia Civil y una dotación de bomberos que sofocaban el fuego sin evitar que el vehículo quedará totalmente calcinado.

    El coche, un BMW serie 3 Compact, no ha sido lo único afectado durante el incendio ya que la vivienda que estaba justo pegada le han explotado los cristales y derretido las persianas debido a la temperatura que se ha alcanzando.

    La Guardia Civil sospecha que el incendio podría haber sido intencionado y no se descarta un ajuste de cuentas o venganza.

    coche_quemado_torres_opt.jpg