Detenidos en la A-2 tras cometer un robo en Gualadajara

Detenidos en la A-2 tras cometer un robo en Gualadajara Destacado

La Guardia Civil ha detenido en Guadalajara a dos personas como presuntos autores de un delito de robo cometido en la localidad de Torija. Los presuntos autores del hecho delictivo sustrajeron herramientas de un vehículo que se encontraba estacionado en la localidad.

Esta detenciones fueron practicadas en torno a las 14.30 horas del pasado martes por una patrulla del Subsector de Trafico de la Guardia Civil de Guadalajara, tras recibirse una llamada de un ciudadano en la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil encargada de gestionar el teléfono de urgencias 062, en la que comunicaba que se había producido un robo en la localidad de Torija aportando datos sobre el vehículo que habían utilizado los presuntos autores, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Minutos más tarde, el vehículo fue interceptado por los agentes a la altura del kilómetro 53 de la A-2. El mismo iba ocupado por dos personas y en su interior localizaron las herramientas que presumiblemente acababan de sustraer.

Ante este hallazgo los agentes trasladaron a los detenidos y el vehículo que conducían a las dependencias de la Guardia Civil en Torija para el total esclarecimiento de los hechos.

La Guardia Civil de Torija instruyó diligencias por la detención de R.C.S., y de J.S.M., 39 y 28 años de edad, respectivamente, con domicilio en la Comunidad de Madrid que fueron entregadas junto con los detenidos en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de los de Guadalajara.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Guardia Civil desmantela dos “narconaves” de produción de marihuana

    Han sido detenidas tres personas e intervenidas cerca de 7.000 plantas de marihuana en diferentes fases de crecimiento. Las naves disponían de diferentes salas donde se cultivaban las plantas dependiendo de su estado de crecimiento y donde eran tratadas con CO2 para estimular su desarrollo.

    La Guardia Civil ha desmantelado el pasado 21 de mayo dos “narconaves” en el polígono industrial de Can Prat de Llinars del Vallès (Barcelona), donde intervino 6.820 plantas de marihuana y detuvo a tres personas de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y de defraudación de fluido eléctrico.

    La operación se inició en su fase de explotación tras obtenerse información sobre la operatividad de un grupo de delincuencia organizada dedicado a la elaboración de marihuana a gran escala.

    Los agentes de la Guardia Civil realizaron un registro en dos naves industriales donde descubrieron que estas albergaban plantaciones muy sofisticadas de cultivo hidropónico de alto rendimiento, dotadas de un sistema de distribución de dióxido de carbono (CO2) para estimular el desarrollo de las plantas.

    Las naves operaban de modo industrial y se habían dispuesto en las mismas, diferentes salas para cultivar y procesar las plantas según su estado de crecimiento y de ese modo optimizar el rendimiento productivo de la instalación.

    Dado la ingente cantidad de material eléctrico necesaria para sostener la producción de la droga y el óptimo funcionamiento de las dos naves industriales, el suministro se tomaba a través de una manipulación de las acometidas, estimándose por parte de la compañía eléctrica que la defraudación de fluido asciende a 112.000 euros aproximadamente.

  • Desmantelado un taller clandestino en Alcalá de Henares que vendía vehículos robados por piezas

    Hay 7 personas detenidas y se han esclarecido 25 robos de coches. Cada uno de los arrestados realizaba una tarea específica dentro de la organización, actuando todos ellos como una cadena de montaje de una fábrica que se ponía en marcha cuando entraba la demanda de una pieza o vehículo.

    Tras sustraer el coche solicitado, era trasladado hasta una nave industrial de Alcalá de Henares donde se extraían las piezas que después vendían a través de Internet y en talleres.

    Video de la Policia Nacional: https://twitter.com/i/status/1265949183644704768

    El chasis y las partes carentes de valor se enviaban a chatarrerías conniventes donde desaparecía cualquier rastro del vehículo. En el registro del taller clandestino, los agentes recuperaron tres vehículos completos sustraídos y una gran cantidad de piezas cortadas y despiezadas, así como multitud de útiles para realizar la ilícita actividad.

    Otros componentes eran vendidos a través en Internet y en talleres, pero también eran empleados por los detenidos para efectuar reparaciones a personas que contactaban con ellos para reparar vehículos siniestrados.

    Con esta modalidad generaban una competencia desleal al sector de los talleres de reparación, al no tributar por ninguna de estas actividades y no ofrecer ningún tipo de garantía dichas reparaciones, con el consiguiente peligro para la seguridad vial. Los policías también constataron que la organización desmantelada se dedicaba a estafar a compañías aseguradoras, al estar en connivencia las supuestas víctimas de los robos con las personas que despiezaban los vehículos.

    De esta forma obtenían un doble beneficio ya que, por un lado, conseguían la indemnización de la compañía aseguradora y, por otro, el dinero obtenido por la venta de las piezas de dicho vehículo. Concretamente, los agentes han averiguado dos casos en los cuales las víctimas utilizaron un viaje a sus países de origen, Rumanía, para denunciar el robo al regreso.

    En ese tiempo, los detenidos tenían tiempo suficiente para deshacerse del vehículo sin ningún tipo de riesgo y, posteriormente, cobraban la correspondiente indemnización por parte de la aseguradora.

    Finalmente, y tras identificar a todos los implicados, se estableció el correspondiente dispositivo operativo que permitió el arresto de siete personas, todas ellas en la Comunidad de Madrid, entre los que se encuentran los encargados del robo y despiece así como a los receptores de las piezas.

    Las gestiones de los agentes han permitido esclarecer, hasta el momento, 25 hechos delictivos que habrían causado un perjuicio económico superior a los 600.000 euros.

    Cada uno de los arrestados realizaba una tarea específica dentro de la organización, actuando todos ellos como una cadena de montaje de una fábrica que se ponía en marcha cuando entraba la demanda de una pieza o vehículo.

     

  • Detenidos 36 miembros de un clan e incautan más de cuatro toneladas de hachís

    En los 18 registros practicados, los agentes han intervenido además 19 vehículos, nueve embarcaciones, dos armas y dinero en efectivo

    La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la operación caniche/rubio, ha desmantelado una de las organizaciones delictivas más activas que actuaba en el Campo de Gibraltar dedicada al tráfico de hachís desde Marruecos a las costas de Andalucía, para su distribución por Europa, deteniendo a sus 36 integrantes pertenecientes a un clan conocido como los pantojas.

    Se ha procedido a 18 entradas y registros en la comarca del Campo de Gibraltar donde se ha intervenido 4.300 kilogramos de hachís, 19 vehículos, 9 embarcaciones semirrígidas, de recreo, pesquera y motos acuáticas, numeroso material electrónico, de telefonía y náutico, un subfusil y un arma corta y dinero en efectivo.

    hachis_2.jpg

    Fruto de esta investigación, los agentes pudieron constatar que a la cabeza del grupo se encontraba un conocido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado apodado el Pantoja. Esta persona vinculada con el narcotráfico desde su juventud, habría ido escalando puestos y llegado a ser hombre de confianza del narcotraficante huido de la Justicia apodado “EL MESSI”, para el que realizaba labores seguridad y logística.

    La organización funcionaba a modo de cooperativa y no dudaban en ejercer la violencia para escapar de la acción policial. El “Clan” estaba conformado por varios grupos que interactúan para llevar a cabo los alijos. Por debajo del cabeza de la organización, su lugarteniente, supervisa bajo la dirección del primero las labores tanto de tierra como por agua.

    A cargo de las labores de tierra, se encontraba otro responsable que entre otras labores se encargaba de las collas (cuadrillas de porteadores), conductores y vehículos usados para el transporte, puntos (los encargados de la seguridad), así como la custodia de la droga en las guarderías.

    Respecto a las labores de agua (embarcaciones, de la logística necesaria, de las tripulaciones y de la seguridad), directamente se encargaba el lugarteniente del Pantoja, apoyado por dos hermanos. Para esto último, establecían con embarcaciones puntos en el mar y así poder controlar las embarcaciones policiales.

    La organización tenía dos maneras de introducir el hachís en la costa, de día y de noche. En las horas diurnas realizaban los alijos en embarcaciones de recreo y aprovechaban los fines de semana, cuando hay más trasiego de estas embarcaciones, para alijar usando el transbordo con embarcaciones semirrígidas. En cada alijo introducían sobre media tonelada de droga. En horas nocturnas, preferiblemente de madrugada, introducían la droga en potentes embarcaciones semirrígidas, conocidas como gomas, éstas suelen llevar de 1 a 3 toneladas de hachís.