El joven artista y arquitecto alcalaíno Manu Cardiel es el nuevo protagonista de los graffitis cervantinos, en esta ocasión desplegados, con enorme calidad, en cuatro fachadas ubicadas en las calles Torrelaguna y Gurugú.

Las ilustraciones recogen el famoso pasaje de Don Quijote con los molinos de viento en imágenes alegóricas con elementos reconocibles de la geografía urbana y orografía de Alcalá.

La concejal de Cultura, María Aranguren, visitó en la mañana de ayer, los murales y ha manifestado que esta nueva aportación, "pasará a formar parte de la colección de arte urbano de la Ciudad de Alcalá, se unen a otras realizadas con anterioridad dentro del programa del IV Centenario de Cervantes. Alameda Factory en el Hostal Torero, la marca internacional Boa Mistura en un reconocible edificio de la Vía Complutense o la doble acción del también artista internacional Suso 33 al inicio de Reyes Católicos o en la antigua Fábrica de Harinas ponen de manifiesto la apuesta por el arte urbano y por los artistas en general. Ahora este abanico de obras se completa con un artista de Alcalá que apunta muy alto en el mundo de la pintura mural y del arte urbano".

Publicado en Alcalá de Henares

El edificio que abre la Avenida Reyes Católicos ya refleja una creación del reconocido artista de dimensión internacional Suso 33, que supone su segunda aparición en la ciudad de Alcalá de Henares después de una actuación durante el Festival de Cortometrajes Alcine en ediciones anteriores.

Si hace unos meses fue Boa Mistura quien protagonizó una intervención urbana, esta vez es el turno de otra de las referencias internacionales en esta disciplina, Suso 33, precursor del graffiti iconográfico y de la experimentación con el lenguaje, así como pionero del Post-Graffiti, Street-Art y Arte-Urbano y mayor exponente del livepainting en España.

Actualmente desarrolla un proyecto artístico personal denominado "Pintura Escénica en Acción", en el que conjuga recursos provenientes de las artes escénicas, la pintura y el audiovisual, en una performance global que integra diversos aspectos conceptuales de la comunicación, el arte, la palabra y la imagen creando una pintura viva, la cual le ha llevado, entre otros, a ser el encargado de representar la Noche En Blanco española en Europa o ser el encargado de dirigir la inauguración del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, o la Laboral o el Festival de las Artes, etc.

mural_reyes_catolicos_opt.jpg

La concejal de Turismo, María Aranguren, ha destacado que "este mural forma parte de un proyecto cultural y educativo que ha elaborado el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, compuesto por una serie de programas y actividades, destinado a atraer la atención nacional e internacional sobre la ciudad de Alcalá. Entre estas actividades se encuentra la organización del Grafiti Cervantino, del que forma parte esta actuación mural".

Suso 33 reivindica el espacio público como espacio principal de la vida artística y soporte esencial para la comunicación entre el artista y su público. Ha realizado más de 90 exposiciones individuales y colectivas, ha ejecutado más de 50 performance y ha colaborado con compañías artísticas y directores de escena de reputado reconocimiento interviniendo en más de 50 ciudades de Europa, América y Asia, como Londres, Nueva York o Shanghai.

Su obra de forma parte de los fondos de museos y colecciones públicas y privadas y ha sido reconocida en numerosas ocasiones en certámenes artísticos como el reciente premio nacional de videoarte de PHOtoespaña y expuesta en lugares como el MNCARS, CAIXAFORUM, Thyssen-Bornemisza, ARTIUM, CAAM, Museo de Arte Contemporáneo de Bucarest SUSO33 cuenta, además, con una amplia trayectoria profesional en los campos del muralismo artístico y la pintura para ópera, teatro, danza, y cine, habiendo realizado más de 50 escenografías para instituciones como el Teatro Real, el Centro Dramático Nacional, la Compañía Nacional de Danza, Ayuntamiento de Madrid, Biblioteca Nacional, y Pasarela Cibeles, entre muchos otros.

Publicado en Alcalá de Henares

La Policía Local de Torrejón de Ardoz ha sancionado a varios individuos por realizar pintadas en mobiliario urbano, concretamente en una pared de uno de los parques de la ciudad. Esta actuación se suma a otras muchas realizadas en la lucha contra este tipo de conductas con el objetivo de erradicar estos comportamientos que también perjudican la estética de la localidad.

Los hechos se producían cuando los agentes fueron alertados de la presencia de varios individuos que estaban realizando pintadas en uno de los parques. Inmediatamente los efectivos policiales se personaron en dicho punto. A su llegada observaron además que uno de ellos tenía botes de espray de color y las manos manchadas de pintura, pero al preguntarle niega haber sido el autor de la pintada a pesar de que es el único que muestra signos de haber estado utilizando la pintura. Los agentes procedieron a denunciarles por varias infracciones, entre ellas por incumplimiento de la Ley de Ordenanza municipal de limpieza.

“Dentro de las funciones de la Policía Local de Torrejón también se encuentra la de vigilar para que no se destruya o ensucie el patrimonio de todos y que no se perjudique la estética de la ciudad, sancionando a todo aquel que no cumpla con las ordenanzas vigentes”, indicó el alcalde, Ignacio Vázquez.

Por su parte, el vicealcalde y concejal de Seguridad y Urbanismo, José Luis Navarro, recordó que “el Ayuntamiento también persigue este tipo de actuaciones que ensucian la ciudad, manteniendo una política de tolerancia cero con estas actitudes que deterioran el patrimonio de todos y procediendo a su limpieza. Estos infractores deberán hacer frente a sanciones a partir de 100 euros (multa mínima) más el coste de la limpieza y reposición a su estado original de lo afectado”.

Publicado en Torrejón de Ardoz

En la madrugada del miércoles, los agentes de la Policía Local de Velilla recibieron una llamada sobre las 3:30 horas, en la que se alertaba de que en la plaza de la Constitución, concretamente en la fachada del Ayuntamiento se estaban produciendo unas pintadas.

pintadas_ayto_velilla_opt.jpg

La Policía Local acude de inmediato al lugar, donde encuentran a dos jóvenes en bicicleta, que al percatarse de la presencia de los agentes salen huyendo en dirección prohibida.

Tras la rápida intervención y persecución se logra interceptar a uno de ellos en calle Acacia, con dos sprays de los colores que han utilizado en la pintada de la fachada del Ayuntamiento. Se trata de un menor, quien identifica al otro joven, también menor de edad.

pintadas_ayto_velilla_2_opt.jpg

Los agentes acuden al domicilio de ambos, para informar a sus tutores legales, como responsables civiles subsidiarios tanto de la denuncia económica como de las indemnizaciones correspondientes por los daños ocasionados.

Además de estás pintandas, se han observado varias pintadas con el mismo nombre, en varios edificios públicos, por lo que la “firma” característica de estos autores está reconocida judicialmente para responsabilizar de todos los daños ocasionados que hayan sido observados bajo su “firma”.

pintadas_ayto_velilla_1_opt.jpg

Publicado en Velilla de San Antonio

La plaza de la Iglesia de Morata de Tajuña amanecía hoy con unas pintadas anónimas en las que "el autor dejaba sin firmar". Un vecino comunicaba en las redes sociales el hecho desagradable que al parecer, se realizaba con pretensión de ofender, molestar e irrumpir días próximos a las Fiestas Patronales que se van ha celabrar.

El vecino ofendido indicaba que "seguro que ahora que pongo aquí estas fotos se me tachará de facha, fascista, franquista… por el solo hecho de condenarlas y de mi repulsa". A ese vecino no le gustan la pintadas y publicamente lo ha demostrado con el apoyo de los vecinos de su localidad.

vandalismo_morata_1.jpg

Publicado en Otras localidades
Jueves, 20 Agosto 2015 12:26

Memorias Visuales. Torrejón Graffitero.

Que Torrejón está arraigado a la cultura importada de Estados Unidos es algo que todos conocemos, gracias a la base aérea, hace bastantes años perteneciente al gobierno estadounidense, hasta que fue desmantelada a finales del pasado siglo y reconvertida en española.

La ropa, la música… todo lo queríamos de allí; siempre había alguien en nuestros círculos sociales que alardeaba de conocer gente dentro de la base, y nos mostraba novedades que aún no habían pisado territorio español, pues durante los 80 y 90 las salidas mundiales a los mercados no estaban tan consolidadas, al menos en España, y en cuanto a novedades estábamos en pañales con respecto a los países del otro lado del charco, debido a la demora con la que nos llegaban sus productos.

Hay que tener en cuenta que la base pertenecía a Estados Unidos, y como tal, era territorio estadounidense; era una ciudad dentro de la pequeña ciudad de Torrejón en aquellos días, por lo que sus productos les llegaban antes de que salieran al mercado en territorio español.

Y, por supuesto, y como parte de una de sus culturas, el boom que supuso el movimiento del hip-hop, tanto en su música, como en su estética, así como sus inquietudes culturales, quedó plasmada en aquellos muchachos sorprendidos del este de Madrid. Surgieron chavales que practicaban break-dance en los soportales de la Plaza Mayor, gente vistiendo con chándal y llevando la radio por la calle con rap americano, y otros grupos de chavales que se juntaban y hacían sus pinitos con sus primeras rimas. Y también surgieron los graffitis.

Entiéndase como graffiti el dibujo artístico propiamente dicho, realizado generalmente sobre paredes (y vagones de trenes, de metro, etc.); no confundir con las tags o firmas tal cual que también inundaban todas partes; son conceptos bien distintos.

Recuerdo que mi primer contacto con ese mundillo del tag y el graffiti fue en la infancia, cuando íbamos con mi abuelo a pasear por detrás del polideportivo Joaquín Blume (recuerdo que no había nada más que campo desde los pisos de la carretera de Loeches hasta el polideportivo, y alrededor suyo todo era campo igualmente), y, al lado de la pastelería Jayma que había en la calle del Río Henares, en la pared de una pequeña tienda ubicada en una casa baja, a modo de tag, aparecían tres muñequitos iguales a los que pintábamos cuando jugábamos al “ahorcado”, con poses de baile, y bajo ellos, las palabras escritas en mayúscula “BREAK DANCE”.

Por las calles, los inevitables tags adornaban nuestras paredes, y, fueran bonitos o feos, decoraran o ensuciaran, lo cierto es que uno se acostumbraba a su presencia, y lo sentía como una seña de identidad del barrio, por lo que, cuando alguno desaparecía, quedaba una rara sensación al ver la pared en cuestión limpia de aquellos “garabatos”.

Años más tarde, conocí, pues eran amigos de mi hermano, a Chopper , Chopper Deux y Swear, graffiteros que lo hacían bastante bonito. Respecto a los trabajos suyos que tuve el gusto de presenciar a la hora de ser ejecutados, y, ya realizados, disfrutar de ellos cuando pasaba por la calle, recuerdo uno en una de las paredes del solar donde estuvo el antiguo matadero, concretamente en la que daba hacia la calle Hospital. En dicho solar hoy está el gimnasio  Go Fit,. Entre los dibujos realizados, destacaba una gran rosa roja que Chopper Deux pintó y dedicó para su entonces novia. Dicho graffiti desapareció con el tiempo, y en su lugar pintaron otros nuevos, que finalmente desaparecieron también con la construcción del enorme edificio que alberga el gimnasio ya nombrado.

Otro de sus trabajos fue en la pared que bajaba desde la avenida Constitución al antiguo Puente de Risi, que cercaba el solar donde en su día se ubicó esta fábrica de patatas fritas. Hubo varias alusiones a The Beatles en aquel graffiti, como una gran morsa con las palabras “I Am The Walrus” o la cabeza de Pluto, de cuyo ojo salía una sustancia amarillenta, en alusión a una parte de la misma canción de la banda británica que dice “Yellow matter custarddripping from a dead dog’s eye” ("Natilla de sustancia amarillenta goteando del ojo de un perro muerto”). También había tres personajes de mirada y rasgos poco definidos, bajo la leyenda “Somos los malos de Barrio Sésamo“; esta última parte fue retocada, simularon unos disparos en sus rostros y cuerpos, y el “Somos” fue sustituido por letras rojas por “Éramos“. Las paredes fueron finalmente blanqueadas, desapareciendo dicha obra. Tras su blanqueo, promocionaron con otro graffiti la publicidad de una urbanización de próxima construcción en la localidad.

Evidentemente, muchos más graffitis decoraban Torrejón en aquella época; precisamente, en la fachada que se conservaba del antiguo matadero, había un graffiti que llamaba poderosamente mi atención, y es que el dibujo de su parte superior, que posteriormente fue borrado, representaba una masturbación masculina, lo cual no dejaba de sorprenderme.

 Los miembros del colectivo “Los domingos al sol” (Facebook) abarcaron posteriormente prácticamente la totalidad de las paredes que rodeaban a dicho solar del matadero, haciendo verdaderas obras de arte.

Otro de los graffitis emblemáticos de Torrejón, desaparecido recientemente, fue el de los peces y la mujer de perfil en la pared lateral del edificio situado al lado del puente de la carretera de Loeches, enfrente del bar Patrizzi, realizado por artistas del graffiti miembros de La Family.


Precisamente, gracias a este colectivo, a día de hoy, podemos disfrutar de maravillas grafitteras en nuestra ciudad y de exposiciones en las diferentes salas dedicadas al efecto sobre estas obras de arte (Web de La Family).

Hubo muchos más que sé que dejo en el tintero, pero estos son las más representativos desde mi punto de vista, pues son con los que me cruzaba cuando iba a estudiar, cuando quedaba con mis amigos, o iba a hacer la compra, o a coger el tren, o simplemente a pasear por los rincones de Torrejón.

Publicado en Confesiones literarias