Premian al Policía de Coslada que puso en peligro su vida por rescatar a una mujer atrapada

Premian al Policía de Coslada que puso en peligro su vida por rescatar a una mujer atrapada

Por vez primera, la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid ha entregado una de sus distinciones a una personas que no forma parte del Cuerpo de Bomberos. Este hito lo ha logrado un agente de la Policía Local de Coslada. La actuación que ha reconocido el organismo regional se refiere a los hechos ocurridos en julio de este año, concretamente el día 7, como consecuencia del episodio de lluvia y viento registrado en toda la Comunidad de Madrid, uno de los túneles de acceso a Coslada situado en la Avenida de la Cañada se vio inundado.

El agente ahora premiado, junto a un bombero, cuya labor también ha sido reconocida, no dudó en jugarse su propia vida para rescatar a una mujer atrapada dentro de un vehículo que se hallaba flotando dentro de dicho túnel, sin posibilidad de escape por sus medios.

Se da la circunstancia de que no es la primera vez que este funcionario de la Policía Local de Coslada recibe un reconocimiento por esta actuación. Así, el pasado 30 de noviembre, en el marco del acto de homenaje a las y los trabajadores del Ayuntamiento de Coslada que se jubilan, el alcalde, Ángel Viveros, también le hizo entrega de una placa como agradecimiento a su trabajo en ese episodio ocurrido en julio.

coslada_reconocido_policia_1_opt.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Alcalá adquiere nuevos vehículos y motocicletas y vestuario para la Policía Local

    Un concurso público ha regulado la adquisición de 3 nuevas motocicletas para el servicio de la Policía Local de Alcalá de Henares. En concreto, se han adquirido dos Scooter modelo Piaggio MP3 500 (modelo de tres ruedas), y una Kymco Grand Dink 300. Estas motocicletas se suman a la flota de vehículos de la Policía Local de Alcalá.

    El Ayuntamiento de Alcalá de Henares, a través del portal de compras de la Administración, ha comprado también cuatro nuevos vehículos: dos patrullas Ford CMAX 1.0 Ecoboost, y un Ford Ranger para la Policía Local (sección Medio Ambiente), y un Ford Mondeo 2.0 Ecoboost híbrido para Alcaldía.

    Simultáneamente, se han dado de baja por antigüedad dos vehículos adscritos al servicio de Alcaldía: un Volvo S80, y un Saab 93, y se ha destinado un Nissan Almera de este departamento al Parque Municipal de Servicios.

    La renovación de vehículos en la Policía Local continúa el camino iniciado en 2017, cuando ya se adquirieron dos nuevos vehículos patrulla Ford CMAX 1.0 Ecoboost.

    En total, la inversión en los vehículos y en las motocicletas ha sido de 108.808,32 euros.

    Suministro de vestuario de la plantilla de la Policía Local. Finalmente, la Junta de Gobierno Local del pasado viernes 23 de marzo aprobó la adjudicación definitiva, que se ha realizado mediante procedimiento abierto, del suministro de vestuario con destino a la plantilla de la Policía Local de Alcalá de Henares, que se compone de chalecos antibala de uso interior/exterior, ropa de motoristas, uniformes y equipamiento.

    En total, el Ayuntamiento ha invertido la cantidad de 118.340,49 euros en este contrato.

  • Un conductor triplica la tasa de alcoholemia en Torres de la Alameda

    La noche del pasado miércoles, los agentes de la Policía Local de Torres de la Alameda, observaron conductas inapropiadas de un conductor de un vehículo mientras circulaba, por lo que procedieron a darle el alto, sometiéndole a realizarse la prueba de alcoholemia, el resultado de la mismo fue positivo, triplicando la tasa permitida por ley.

    Debido a la tasa positiva de alcoholemia del conductor, los agentes de la Policía procedieron a abrir diligencias contra esta persona por ser autor de un presunto delito contra la seguridad vial.

  • La Policía Nacional desarticula los dos grupos criminales más activos que operaban en Madrid dedicados al robo y despiece de vehículos

    Una de las bandas, cuyos integrantes eran de origen polaco, tenía su base de operaciones en Fuenlabrada; y la otra estaba formada por personas de nacionalidad española asentadas en la Cañada Real.

    Se ha detenido a un total de 42 personas, esclareciéndose más de 130 hechos delictivos, en su mayoría sustracciones de coches.

    Se han realizado 30 entradas y registros en los que se han intervenido 49 coches, 15 de ellos sustraídos y 34 con piezas robadas. Además se están analizando más de 80 motores y centralitas para comprobar su procedencia.

    Agentes de la Policía Nacional han detenido a 42 personas como miembros de las dos mayores organizaciones criminales dedicadas al robo de vehículos para su posterior despiece. Estas detenciones están enmarcadas dentro de la operación Wagen, puesta en marcha por la Jefatura Superior de Policía de Madrid para coordinar acciones de prevención e investigación de robos de vehículos, así como la identificación y detención de sus autores. Se han desmantelado totalmente las dos organizaciones criminales más importantes dedicadas al tráfico ilícito de vehículos que operaban en la Comunidad de Madrid, una de carácter internacional con vínculos en diferentes países de Europa y la otra de carácter nacional asentada en la Cañada Real.

    La investigación comenzó a mediados del pasado año. Los agentes tuvieron conocimiento de la presencia en Madrid de varios grupos dedicados al robo de coches -llegaban a sustraer dos en el mismo día- y su inmediato despiece. En pocas semanas los agentes confirmaron la existencia de dos grupos -uno internacional y otro nacional-, que actuaban de idéntica forma.

    Estas organizaciones robaban los coches bajo encargo para desguazarlos en pocas horas y dificultar así su localización. Las piezas eran después vendidas en el mercado ilícito o enviadas a países europeos, Portugal y Polonia principalmente. Para el estudio y análisis de las piezas recuperadas ha sido imprescindible la colaboración de distintas empresas automovilísticas.

    Estos grupos tenían una gran estructura jerarquizada y un detallado reparto de papeles y funciones dentro de cada organización. Los encargados de robar los vehículos tenían grandes conocimientos de informática. Para el traslado del vehículo robado a los talleres clandestinos contaban con un coche “lanzadera” que avisaría de la eventual presencia policial. Varios miembros eran los encargados del desmontaje inmediato del coche y embalaje de las piezas solicitadas, mientras que otros realizaban el transporte de las mismas. Incluso contaban con testaferros que ponían a su nombre los vehículos y domicilios de los cabecillas para dificultar su localización.

    La organización internacional estaba formada por personas de nacionalidad polaca. Los líderes del grupo tenían contactos internacionales y utilizaban a dos miembros de la organización para enviar algunas de las piezas a su país de origen y a Portugal. Otras se utilizaban para reparar vehículos particulares a un precio mucho más bajo que en un taller oficial. El despiece de los coches lo llevaban a cabo en una nave industrial situada en Fuenlabrada (Madrid), que contaba con un sofisticado sistema camuflado de vigilancia desde donde observaban continuamente la calle para detectar la posible presencia policial. Destacar la colaboración con las autoridades polacas para llevar a cabo la identificación de todos los componentes de esta organización.

    La otra organización, por su parte, utilizaba varias parcelas de la Cañada Real como talleres clandestinos y almacenes de piezas. Después de robar los vehículos “a la carta” eran escondidos en dichas parcelas para ser desmontados. Los chasis restantes eran quemados en descampados de los alrededores y posteriormente cortados y trasladados a varias chatarrerías, eliminando así todos los elementos identificativos del vehículo. Además, para dificultar la labor policial las compras de esta chatarra no eran reflejadas en los libros registros de los establecimientos.

    Tras varios meses de investigaciones se produjo la detención de 42 personas que formaban parte de estas organizaciones, llevando a cabo 30 entradas y registros. Entre el material intervenido en los 11 registros realizados al grupo de carácter internacional destaca la intervención de una máquina troqueladora para fabricar matrículas, valorada en más de 20.000 euros, lo que nos da una idea del gran capital económico con que contaban. También se han recuperado 11 vehículos robados e intervenido numerosos efectos para arrancar los mismos -85 centralitas de arranque, cinco unidades de diagnosis y 45 transpondedores y llaves-.

    En los 19 registros vinculados con la organización de carácter nacional (15 en parcelas de la Cañada Real) se intervinieron 38 vehículos -4 de ellos sustraídos-, además de numerosos instrumentos para forzar vehículos -extractores de bombines y ganzúas- así como centralitas y cuadros de mando para arrancarlos. También se han intervenido seis armas de fuego -cuatro largas, una corta y una de avancarga-, más de 200 cartuchos y 88 armas blancas –catanas, machetes, navajas, sables y cuchillos-, lo que demuestra la peligrosidad de esta organización. Ambas organizaciones contaban con moderna herramienta industrial para el despiece de coches que igualmente ha sido intervenida. Además, en el marco de esta investigación se han podido esclarecer dos robos cometidos en la provincia de Toledo, en los que se sustrajeron perfumes por valor de unos 90.000 euros y mantas para mascotas por 7.000 euros.

    Tanto en el transcurso de la investigación como en el dispositivo llevado a cabo para practicar las detenciones en la Cañada Real Galiana, se ha contado con la colaboración de Policía Municipal de Madrid.

    Las investigaciones continúan abiertas y no se descarta que aumenten los hechos imputados y el número de detenidos, una vez se analicen los vehículos y piezas intervenidas que probablemente procedan de coches robados –motores, centralitas, llaves y numerosos elementos de transmisión y carrocería.