Ginés Jiménez, exjefe de la Policía Local de Coslada ha negado haber coaccionado a dueños de bares de la localidad y haber consumido gratis en diferentes locales

Ginés Jiménez, exjefe de la Policía Local de Coslada ha negado haber coaccionado a dueños de bares de la localidad y haber consumido gratis en diferentes locales Destacado

El exjefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez ha negado haber coaccionado a dueños de bares de la localidad y haber consumido gratis en diferentes locales, y ha dicho que sus agentes pudieron decir lo contrario, y "hasta que maté a Manolete" por "presión policial". La Audiencia Provincial de Madrid celebra hoy la tercera sesión del juicio contra Ginés Jiménez, su mujer y su hijo, seis agentes locales y tres ciudadanos rumanos vinculados con la prostitución, en el marco de la Operación Bloque por la que en 2008 fueron detenidos 26 agentes locales.

La Fiscalía pide para ellos entre 26 años y ocho meses de prisión en el caso de Jiménez -por extorsión, amenazas, cohecho, tenencia ilícita de armas y blanqueo- y una multa de 2.160 euros para cinco de los agentes por cohecho impropio.

El fiscal y la acusación particular que ejerce el Ayuntamiento de Coslada han preguntado por varias supuestas coacciones y amenazas, una a punta de pistola, a dueños de varios locales, y el acusado ha negado todo, explicando que simplemente él y sus agentes cumplían con su labor de vigilar el cumplimiento de la normativa.

Al insistirle en si tampoco recibió regalos de hosteleros tras coaccionarles, como declararon algunos de los que eran sus policías, Jiménez ha dicho que sus compañeros podrían haber declarado "hasta que maté a Manolete", pero solo por "presión policial" de los agentes de la Udyco de la Policía Nacional que desarrollaron la Operación Bloque.

"Si habláis mal de Ginés, podréis salir en libertad", ha asegurado que le dijeron estos agentes a los ahora procesados, que según ha dicho también pudieron sentir esa presión al declarar en el juzgado, por esa esperanza de ser liberados.

En cuanto al posible delito de blanqueo de capitales al que se enfrenta, el exmando policial ha relatado que "por filosofía de vida" siempre ha guardado la mayor parte de su dinero en casa, y en el banco solo tenía lo necesario para los gastos de su vivienda, llegando a tener hasta 110.000 euros en efectivo en alguna ocasión. Cuando fue arrestado tenía en su domicilio 23.000 euros para comprar un Renault Megane a su hija, y sus inversiones han sido siempre legales, según su relato.

Al comienzo de la sesión la Sección 17 de la Audiencia ha acordado no suspender el juicio hasta que se resuelva una prueba solicitada por la defensa de Ginles Jiménez, y ha optado por continuar y mientras tanto reiterar la petición a las autoridades danesas para tener los datos solicitados. Se trata del contenido de una conversación que no ha aparecido en el sumario en la que el exjefe policial hablaba con la juez decana de Coslada.

El magistrado presidente de la sala, José Luis Sánchez Trujillano, ha explicado que se trata de un asunto "manifiestamente difícil" sobre el que la sala ha deliberado "intensamente" y "tras mucha discusión" ha tomado esa decisión, ya que el juicio ya comenzó el lunes y por tanto suspenderlo ahora sería una contradicción.

Los magistrados también han decidido posponer, hasta la redacción de la sentencia, las peticiones de anulación total o parcial del proceso, así como la resolución sobre la posible prescripción de algunos delitos. Ha acordado también trasladar a la Policía adscrita a los juzgados la petición hecha ayer por las defensas de los acusados para que las testigos protegidas del caso no estén en contacto con la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado), que llevó la Operación Bloque.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Coslada firma un convenio con la Fundación Atlético de Madrid

    El Alcalde, Ángel Viveros, y el Gerente de la Fundación Atlético de Madrid, Pablo Lago, han firmado un convenio para la instalación en el municipio de una escuela de tecnificación dirigida a chicos y chicas de la localidad, con clases que serán impartidas por entrenadores de la Fundación.

    En el acto de firma han estado presentes el Concejal de Educación, Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Coslada, Iván López, y el Director Deportivo de la Fundación Atlético de Madrid, Manuel Sánchez.

    El primer edil cosladeño, Ángel Viveros, ha destacado que "este convenio es el inicio para seguir fomentando un tipo de formación deportiva basada en el crecimiento en valores. Para un alcalde es un orgullo colaborar con un club como el Atlético de Madrid y esperamos ir ampliando en años sucesivos esta colaboración".

    Por su parte el Gerente de la Fundación Atlético de Madrid, Pablo Lago ha explicado que "con la firma de hoy la Fundación ya tiene quince sedes de la escuela de tecnificación en las que los chavales van a entrenar, a divertirse y a aprender los valores deportivos y personales del Atlético de Madrid".

    En este mismo sentido, el Director Deportivo de la Fundación Atlético de Madrid, Manuel Sánchez, ha precisado que "la apuesta de la Fundación es formar niños buenos deportistas pero aún mejores personas. Se trata de escuelas que no son competitivas y por lo tanto, queremos que los niños se diviertan, disfruten y progresen de acuerdo a los valores de nuestro club".

    Finalmente el Concejal de Educación, Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Coslada, Iván López ha declarado que "hoy es un día muy importante para el deporte de Coslada porque se añade un plus a una ciudad que tiene una trayectoria deportiva en los últimos treinta años basada en la calidad de los servicios prestados y que no solo dando grandes deportistas de élite, sino que ha hecho una labor de promoción del deporte de base fundamental".

  • El hombre fallecido el pasado domingo en Torres de la Alameda se atestó múltiples cuchilladas en su cuerpo

    El consumo de drogas llevo a Jesús V.C., Chechu para sus amigos, a tener un comportamiento agresivo con la persona que secuestró y con las personas que encontraba en su camino, un camino que le llevó a la muerte.

    Las causas del fallecimiento de Chechu, vecino de Alcalá de Henares, podrían ser los múltiples cortes y cuchillazos que se realizó durante su huída y su enfrentamiento con la policía, cuchillazos que se realizó por todo su cuerpo, penetrándose incluso en el abdomen, lo que le pudo ocasionar lesiones muy graves en órganos vitales y su posterior pérdida de abundante sangre, que le ocasionaron finalmente la muerte.

    El concejal de Seguridad Ciudadana de Torres de la Alameda, Vicente Barón, ha indicado que el presunto atracador fallecido el pasado domingo en su municipio tras una intervención de la Policía Local "estaba bajo los efectos de las drogas" y "su agresividad iba en aumento" según pasaban los minutos.

    El edil considera que los agentes "han hecho lo que debían hacer" y "han estado bastante acertados en su actuación", y añade que "había mucha gente alrededor, incluyendo niños, y no podían dejarle salir de ese perímetro donde le tenían acorralado por el peligro que conllevaba".

    El varón, de 28 años de edad, fue trasladado en estado crítico tras la intervención policial y después de ser atendido en el lugar de los hechos por efectivos de emergencias, al Hospital de Torrejón, donde falleció, según informaron fuentes del SUMMA 112.

    Presentaba varias heridas de arma blanca que el mismo se propinó y un disparo de arma de fuego en una pierna, si bien esta última herida, según los servicios de emergencias, no presentaba "riesgo vital".

    El concejal de Seguridad Ciudadana de Torres de la Alameda señaló que los agentes de la Policía Local "le llamaron la atención para que desistiera, tirara el arma y se tumbara hasta en múltiples ocasiones".

    Según el informe de la Policía Local, el fallecido, armado con un cuchillo "de grandes dimensiones", tomó como rehén a la cajera de un bazar de la localidad, con la que se dirigió a una gasolinera de Torres de la Alameda, con la intención de robar.

    El Informe de la Policía Local de Torres de la Alameda deja muy claro el peligro que podría haber conllevado no reducir al presunto atracador, si hubiese conseguido huir del parque.

    policia_torres_2.jpg

    La Policía narraba que "en la mañana del pasado domingo, esta policía recibió un aviso de que en un comercio del polígono se estaba produciendo el secuestro de la regente del negocio, utilizando un arma blanca de grandes dimensiones.

    Personados en el lugar los policías actuantes, son informados de que el autor de los hechos ha huído en coche hacia la gasolinera llevando consigo a la propietaria del comercio contra su voluntad.

    Entra en la gasolinera, cuchillo en mano, donde mantiene un forcejeo con algunos clientes saliendo del lugar en dirección hacia su coche, ya sin su rehén.

    Es justo en ese momento cuando llega la Policía, intentando cerrar el paso de vehículo para evitar su huida, no consiguiendo tal objetivo y comenzando una persecución por el interior del casco urbano, en la que el perseguido realiza maniobras evasivas que ponen en grave riesgo al resto de vehículos que circulan por la vía, peatones e incluso al patrulla que le persigue, llegando a lanzar objetos desde el interior.

    La persecución finaliza cuando el autor de los hechos entra en el parque del cementerio en el cual se encuentran niños jugando en ese momento, y se empotra contra la valla perimetral que rodea el recinto.

    Es ahí cuando se apea del coche y comienza a proferir insultos a los actuantes realizándose diversos cortes en su propio cuerpo.

    Los Agentes conminan a esta persona a que deponga su actitud y se tire al suelo en repetidas ocasiones, haciendo este caso omiso a tales requerimientos, mientras que no deja de esgrimir el cuchillo y realizar arranques espontáneos intimidatorios contra los agentes en varias ocasiones.

    En un momento dado, se introduce en el coche y da marcha atrás con la intención de atropellar a un policía que se encuentra en la parte trasera del coche, motivo por el cual los agentes hacen uso de su arma reglamentaria realizando varios disparos a las ruedas evitando así la comisión del hecho que pretendía el agresor.

    Seguidamente sale aceleradamente del vehículo, manteniendo aun el cuchillo en la mano y portando una piedra de gran tamaño en la otra, arremetiendo en varias ocasiones contra los agentes, teniendo estos que esquivar sus ataques, hasta que en un momento determinado se lanza contra uno de los policías gritando "Te voy a matar, te voy a matar" con la clara intención de apuñalarle, viéndose obligado a realizar un disparo en una parte no vital de su cuerpo para evitar la inminente agresión.

    Una vez se produjo el disparo y sin que esta persona soltara el cuchillo en ningún momento, es reducido por los actuantes aprovechando esta circunstancia para intentar clavar el cuchillo a uno de los agentes mientras era engrilletado.

    Una vez desarmado y asegurado, llega al lugar una patrulla de Guardia Civil y entre los presentes se procede a realizar maniobras de primeros auxilios, taponando las heridas que presenta para evitar la pérdida de sangre hasta la llegada de los servicios sanitarios instantes después.

    Ya en manos de los sanitarios, esta persona entra en parada cardiorrespiratoria hasta en dos ocasiones, consiguiendo que recupere el pulso ambas veces, siendo trasladado al Hospital de Torrejón de Ardoz donde finalmente falleció".

    El edil de Seguridad Ciudadana de Torres de la Alameda señalaba que, tras intentar los agentes que desistiera, el fallecido "avanzó bastantes metros hacia ellos e intentó agredir con el cuchillo a uno de los policías", momento en el que uno de los agentes le disparó en una pierna "para intentar reducirle".

    "Hasta que no sepamos los resultados de la autopsia, desconocemos qué tipo de drogas ha combinado, o qué droga pudo causarle tanta violencia y tanto aumento de la agresividad", señala el concejal.

  • Fallece un varón en Torres de la Alameda tras un intento de robo y secuestro en unos comercios y tras intentar agredir con un cuchillo a la Policía Local

    Un varón de 35 años ha fallecido hoy domingo tras las heridas que él mismo se perpetró por su cuerpo con un cuchillo de unos 15 o 20 centrímetros y que tras una persecución por las calles del municipio madrileño se enfrentó con tres agentes de la Policía Local de Torres de la Alameda.

    La persecución vino precedida cuando el joven intentaba cometer un robo con violencia en un comercio, del que se llevó a una persona en su vehículo en un intento de secuestro y para intentar robar en una gasolinera cercana al propio comercio, situados en el polígono industrial de la localidad madrileña de Torres de la Alameda. 

    parque_torres.jpg

    El hombre, a causa de varias heridas de arma blanca que el mismo se propinó cuando los agentes le acorralaron con su vehículo en un parque anexo al cementerio y tanatorio municipal. Los agentes de la Policía Local, según información que han facilitado a Sucesos del Henares, le advirtieron hasta en 5 ocasiones, realizando disparos disuasorios para que soltase el arma y se tumbase, en una maniobra el varón intentó zafarse de la policía e intento agredir a un agente con el cuchillo, momento en el que recibió un disparo de arma de fuego en una pierna, que le causó una herida no vital, ha explicado Guardia Civil.

    Hecho que permitió poder reducirle por los tres agentes de la Policía Local de Torres de la Alameda, y evitar que causase daños a las personas y niños que se encontraban el el Parque Dos de Mayo y en el entorno al mismo, en su huída el varón se introdujo en la zona interior del Parque y una vez dentro se dio cuenta que no tenía salida, ya que el parque tiene un vallado y se encontró frente a él, por lo que se deduce que no conocía el lugar.

    Dos vehículos de Policía Local, con al menos 5 agentes, junto a varios de Guardia Civil y numerosos agentes, junto a la Policía Judicial, se encuentran horas después en el lugar de los hechos, donde están investigando lo ocurrido, también se acercaban hasta el lugar la policía local de Nuevo Baztán.

    policia_torres_2.jpg

    Según han indicado fuentes del SUMMA-112, el hombre presentaba varias heridas de arma blanca por todo el cuerpo, "posiblemente autolesivas", y una causada por un arma de fuego en una pierna. Esta última herida, según los servicios de emergencias, no presentaba "riesgo vital".

    El hombre ha sido atendido sobre las 13:25 horas en el interior del parque municipal de Torres de la Alameda, donde se han trasladado efectivos del SUMMA con 3 dotaciones, que han practicado una maniobra de reanimación cardiopulmonar durante una hora. El herido fue trasladado en estado crítico al Hospital de Torrejón de Ardoz, donde finalmente ha fallecido.

    ambulancias_summa_torres.jpg

     

    La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación de los hechos.