La Policía Local de Loeches colabora en la detención de 5 jóvenes que huían desde Torrejón de Ardoz

La Policía Local de Loeches colabora en la detención de 5 jóvenes que huían desde Torrejón de Ardoz Destacado

Durante la pasada noche del sábado, la Policía Local de Loeches recibió un aviso de la Policía Local de Torrejón de Ardoz pidiéndoles apoyo al venir hacia su localidad, en una persecución de dos vehículos que, en un control preventivo de seguridad, habían embestido a dos patrullas policiales.

La patrulla de servicio de Leoches se une a la persecución junto con los patrullas de Torrejón de Ardoz, consiguiendo interceptar en la carretera de Velilla a uno de los vehículos, que resultó estar sustraído, deteniendo a uno de los ocupantes en su interior y al otro, menor de edad, tras tratar de huir campo a través, al hallarle escondido en la vegetación.

El otro vehículo implicado con otros tres ocupantes fue interceptado en Rivas Vaciamadrid con todos sus ocupantes detenidos. En el vehículo interceptado en Loeches se encuentran varias barras de uñas, mazas y diverso material para perpetrar robos.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Dos agentes de Policía Nacional detienen a dos hombres por el robo de más de 10 coches

    Los dos detenidos están relacionados, al menos, con una quincena de robos en distintos puntos de la Comunidad de Madrid, especialmente en centros comerciales. Fueron sorprendidos en el interior de un vehículo por agentes fuera de servicio de la Policía Nacional. Uno de los policías resultó herido durante la intervención.

    En su intento de huida, uno de los ladrones intentó arrastrar con el vehículo a un agente y el otro delincuente golpeó a una mujer que le intentó cortar el paso en su carrera. Pero la decisión de los dos agentes de Policía Nacional que decidieron actuar estando fuera de servicio, frustró este último intento de robo en el aparcamiento de un centro comercial de Coslada.

    Todo comenzó cuando uno de los agentes se percató de que un hombre estaba intentando forzar la cerradura de un coche mientras otro vigilaba. Tenían preparado otro vehículo robado para la huida. Cuando fueron sorprendidos, intentaron escapar. El primero de los agentes logró llegar hasta ellos y forcejear con el piloto al inicio de la marcha y, aunque logró detenerle, resultó herido cuando el ladrón aceleró el coche tratando de zafarse del policía. Cuando forcejeaban y el coche estuvo parado, el segundo ladrón salió del vehículo e inició su fuga a la carrera. Una mujer intentó interponerse en su camino pero resultó golpeada y tuvo que ser atendida por lesiones. Sin embargo, otro agente fuera de servicio salió corriendo tras él y logró detenerle.

    El vehículo en el que intentaban huir los delincuentes resultó ser un coche cuyo robo había sido denunciado previamente. Durante el posterior registro del vehículo se encontraron efectos habituales en la comisión de este tipo de delitos como una herramienta para romper cristales, un destornillador tipo punzón y un inhibidor de frecuencias que fueron intervenidos. Con su detención se esclarecen 15 hechos delictivos contra el patrimonio ocurridos en diversos municipios madrileños como Coslada, Alcorcón o Parla y en el distrito de Ciudad Lineal.

    Una vez escogido el objetivo estos individuos forzaban el vehículo o empleaban un inhibidor para poder invalidar el sistema de cierre y sustraían los efectos que encontraban en su interior. En ocasiones si comprobaban que el propietario tenía el vehículo abierto con algunas pertenencias empleaban el método de la siembra. Arrojaban un llavero con llaves al suelo y reclamaban la atención de la víctima para consultarle si eran de su propiedad, distracción que empleaba el otro individuo para hurtar del interior del coche los objetos de valor.

    Fuente: Cadena Ser

  • Tres integrantes de los Trinitarios detenidos en Torrejón de Ardoz

    La Policía Nacional desarticula el “capítulo” de DDP's en Torrejón de Ardoz y detiene a tres integrantes de los Trinitarios. Detenidos siete individuos que conformaban la cúpula de los Dominican Don't Play y toda su estructura intermedia en la localidad madrileña.

    Habían captado a jóvenes de edades comprendidas entre 12 y 16 años a los que, a cambio de una cuota semanal y obediencia ciega, ofrecían protección y una “familia”.

    En los casos en lo que no podían hacer frente a la cuota, no asistir a reuniones o no obedecer a determinadas órdenes –ir a agredir a otros jóvenes o cometer atracos-, eran castigados con distintas agresiones en función de la gravedad que la organización atribuía a la desobediencia.

    En el marco de esta operación, también han sido detenidos tres integrantes de la banda de los Trinitarios como presuntos responsables del apuñalamiento de tres jóvenes en un parque del madrileño barrio de Carbanchel.

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación contra bandas latinas desarrollada en Madrid, han desarticulado el “capítulo” de los Dominicans Don't Play en la localidad de Torrejón de Ardoz. En la operación se ha arrestado a la cúpula de la banda DDP's y a toda su estructura intermedia que, presuntamente, captaban a jóvenes de edades comprendidas entre los 12 y 16 años a los que, a cambio de una cuota semanal y obediencia ciega, ofrecían protección y una “familia”. Además, han detenido a tres integrantes de la banda de los Trinitarios que, presuntamente, apuñalaron a tres jóvenes en un parque de Carabanchel a finales del mes pasado.

    La investigación se inició a finales del mes pasado cuando los agentes especializados en bandas latinas detectaron un incremento de su actividad en la localidad de Torrejón de Ardoz. Por otro lado, se produjo una “caída” en el distrito madrileño de Carabanchel por parte de posibles integrantes de la banda de los Trinitarios, en la que tres jóvenes sufrieron heridas de distinta consideración por arma blanca.

    En Torrejón de Ardoz, los agentes investigaban acciones llevadas a cabo por integrantes de la banda DDP's. En su mayoría, los presuntos autores eran personas muy jóvenes, con edades comprendidas entre los 12 y 16 años, que hasta el momento no habían tenido contacto con dicha banda.

    Durante la investigación se pudo identificar a estos menores, comprobando que eran reclutados por integrantes del “capítulo” para cometer acciones delictivas y, de esta forma, abonar una cuota semanal a cambio de protección y de estar bajo el cobijo de la “familia”. En los casos en lo que no podían hacer frente a la cuota, no asistir a reuniones o no obedecer a determinadas órdenes –ir a agredir a otros jóvenes o cometer atracos-, eran castigados con distintas agresiones en función de la gravedad que la organización atribuía a la desobediencia.

    Además los investigadores averiguaron que cuando los menores manifestaban su intención de abandonar la banda eran sometidos a agresiones o amenazas mayores, así como a un incremento de la cuantía de las cuotas semanales.

    Tras analizar todos los datos y conocer el funcionamiento del grupo, se determinó la estructura interna y las funciones de cada uno de sus miembros, elaborando un dispositivo en el que se detuvo de manera simultánea a los siete responsables del “capítulo”. Los arrestados fueron puestos a disposición de la autoridad judicial y de la Fiscalía de Menores tras imputarles delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión y coacciones graves.

    La otra fase de la operación se ha desarrollado tras el apuñalamiento de tres jóvenes en un parque del barrio de Carabanchel. Los hechos se produjeron a finales del mes pasado, cuando se llevó a cabo una agresión planificada con machetes y otras armas blancas en la que resultaron heridos tres jóvenes, dos de carácter grave y uno de ellos muy grave.

    Las gestiones practicadas por la Brigada Provincial de Información, permitieron identificar a tres de los presuntos autores y determinar que estos se encontraban integrados en la banda de los Trinitarios que habían perpetrado la agresión por el procedimiento de la “caída”.

    Tras su localización fueron arrestados por delitos de lesiones y pertenencia a organización criminal y la operación continúa abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

    trinitarios_policia.jpg

     

  • Cinco detenidos y dos investigados en una empresa dedicada al reciclaje electrónico

    Los residuos –considerados como muy peligrosos- no eran tratados adecuadamente y suponían un grave riesgo para los trabajadores de la empresa y para el medio ambiente. La empresa investigada acapara la totalidad de los residuos con gases refrigerantes que se generan en toda Andalucía.

    La Guardia Civil ha detenido a cinco directivos de una empresa de reciclaje de residuos eléctricos y electrónicos de Aznalcóllar (Sevilla). También se investiga a dos trabajadores de la misma empresa.

    Se les imputan delitos contra el medio ambiente y los recursos naturales, traslado transfronterizo de residuos, contra los derechos de los trabajadores, estafa, falsificación documental, apropiación indebida, administración desleal, además de la posible implicación de uno de ellos en blanqueo de capitales.

    La operación Raecash comenzó hace tres años a raíz de una información del SEPRONA relacionada con traslados transfronterizos de residuos peligrosos que procedían de Gibraltar con destino a la empresa investigada.

    La Guardia Civil ha constatado la posible falsificación de certificados en los que se aumentaban las cantidades de residuos que se habían tratado. De esta manera, incrementaban los beneficios económicos, que según la investigación ha podido superar el fraude de 16 millones de euros en los últimos años.

    La empresa mercantil investigada acapara la totalidad de los residuos que poseen gases refrigerantes que se generan en toda Andalucía. Los residuos supuestamente reciclados son aparatos como frigoríficos, cámaras refrigerantes, aires acondicionados y sobre todo, los conocidos como termos eléctricos -cuyo aislante posee el citado gas- que en el caso de no recuperarlo, se emite directamente a la atmósfera.

    La emisión de estos gases es especialmente perjudicial para la capa de ozono, además del riesgo que conlleva tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas.

    Además de los gases refrigerantes, el SEPRONA ha detectado la falta de tratamiento de otros tipos de residuos considerados muy peligrosos, cuya manipulación podría haber puesto en riesgo la salud de los trabajadores de la empresa, además de provocar daños en el medio ambiente.

    Según un informe pericial aportado por la Unidad Central de Medio Ambiente de la Guardia Civil, sólo la emisión de gases ha podido producir un daño irreparable a la atmósfera valorado en aproximadamente 8 millones de euros en los años investigados.

    Tras la finalización de su vida útil, los residuos que se producen de los aparatos eléctricos y electrónicos -denominados RAEE-, necesitan de un tratamiento para su correcta eliminación, sufragado por los productores de electrodomésticos (fabricantes). Esta gestión es canalizada a través de los SCRAP (Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor), organizaciones sin ánimo de lucro, que financian a los gestores de residuos que realizan el citado tratamiento.