La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil, en el marco de la Operación “GREENBOARD”, desarrollada en la provincia de Valencia, ha desmantelado una organización criminal y detenido a sus 5 integrantes todos varones de nacionalidad china y de edades comprendidas entre los 28 y 53 años, a los que se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico y de agua.

marihuana1.jpg

Hay 5 personas detenidas de origen chino, por delitos contra la salud publica, defraudación de agua y fluido eléctrico, además de pertenencia a organización criminal. Se han realizado 2 registros en la localidad valenciana de Chiva, donde se han incautado droga y efectos valorados en 7 millones de euros. Con esta operación se ha conseguido la mayor incautación de plantas de marihuana en la provincia de Valencia.

En los registros llevados a cabo en la localidad de Chiva (Valencia), han sido intervenidas 11.863 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 1200 kilogramos, y han sido aprehendidos 25 kilos de marihuana seca envasada en paquetes al vacío y dispuestos para su envío, distribución y consumo.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron un sofisticado sistema para la producción de marihuana compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, productos específicos para el cultivo, sistemas de alarma, estaciones meteorológicas y una gran cantidad de herramientas y material que conformaba la infraestructura que hacía posible que los cultivos de marihuana de las naves mantuvieran unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción.

Esta operación supone la mayor incautación de marihuana en la provincia de Valencia. El total de los efectos intervenidos tendría una valoración económica de más de 7 millones de euros.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se estuviesen utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

Para evitar ser descubiertos los detenidos, durante sus desplazamientos por el interior de la nave, permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

Se ha detenido al ciudadano chino que lideraba la organización desarticulada. Esta persona controlaba la producción de las plantaciones, coordinaba las funciones de cada miembro de la banda, siendo el único individuo que hablaba y entendía el castellano de todos los detenidos, regentando una de las naves industriales registradas.

Los miembros de la organización estaban altamente especializados y cada uno tenía un rol definido y se dividían en «conseguidores», «montadores», «cultivadores» y «cuidadores».

El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización, en particular naves en polígonos industriales con poca actividad.

Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones una vez formalizado el contrato de alquiler.

Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

Una vez la infraestructura estaba lista, varios miembros de la organización, los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana además de que supervisaban frecuentemente el estado de la plantación.

Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis, siendo de olor inocuas y eran los responsables en cada plantación de custodiar y evitar robos así como de cuidar las plantas hasta que alcanzaban el estado óptimo para su recolección y secado. Estas personas eran el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

Así, ciudadanos chinos en situación irregular en España hacían de jardineros: unos sólo regaban las plantas, otros con conocimientos en cultivos plantaban, cosechaban y pelaban los cogollos y otros preparaban la sustancia estupefaciente para su venta.

Finalmente, una vez recolectada la marihuana destinada al consumo, se realizaba el secado dentro de la misma nave en otra estancia acondicionada a tal fin.

Los miembros de la organización estaban defraudando el fluido eléctrico ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

La corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores, lo defraudado podría ascender a los 80.000 €.

El entramado eléctrico instalado para el crecimiento de las plantas, se pudo comprobar que estaba conectado con la línea de distribución, y que estaba preparado para que funcionara la mitad de la instalación cada 12 horas.

Una de las naves industriales registradas contaba con "un sofisticado circuito ilegal eléctrico", así como con una red de extractores, aire y filtros de carbono "para eliminar los olores de la plantación". Contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con creación de ventanas y puertas selladas con poliuretano.

De haberse puesto en funcionamiento a la vez, toda la instalación podría haber dañado parte de la línea de distribución, afectando a parte de la población de Chiva, lo que hace ver la cantidad de energía que demandaba.

También realizaron un enganche ilegal a la red de agua que necesita este tipo de cultivos practicando una excavación en el interior de la nave industrial.

Estos invernaderos usan métodos hidropónicos -sistemas para acelerar los cultivos con disoluciones minerales en vez de suelo agrícola-, de manera que a lo largo del año ofrezcan hasta cuatro cosechas diferentes.

marihuana2.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional desmantela cinco laboratorios clandestinos e incauta casi 3.000 plantas de marihuana

    Uno de los cultivos ilegales estaba situado en un “zulo” al que se accedía por una entrada camuflada y a través de estrechos pasadizos, y donde era necesario el uso de mascarillas para poder respirar.

    Los cinco centros ilegales estaban perfectamente acondicionados con ventiladores, transformadores de luz, ionizadores, humidificadores, condensadores y semilleros para el cultivo, procesado y distribución del estupefaciente.

    Agentes de la Policía Nacional han desmantelado cinco laboratorios utilizados para el cultivo, procesado y elaboración de droga en Toledo en el marco de la operación Fuente-Romero. Se han intervenido casi 3.000 plantas de marihuana de las cuales 643 se encontraban escondidas en un “zulo” ubicado en el sótano de una vivienda donde fue necesario acceder con mascarillas debido al ambiente irrespirable. Los cinco cultivos ilegales estaban perfectamente acondicionados para el procesado y la distribución del estupefaciente.

    Siete personas fueron arrestadas y tres de ellas han ingresado en prisión provisional.

    La investigación comenzó el pasado mes de noviembre. Los agentes tuvieron conocimiento de un intento de venta de varios kilos de marihuana en Toledo e iniciaron las gestiones para conocer el origen y el destino de esa droga. Los policías constataron la existencia de un grupo criminal dedicado al cultivo y distribución de marihuana en la capital toledana y en varias localidades de la provincia.

    Los integrantes del grupo tenían claramente diferenciados los roles con un claro reparto de tareas. Uno de ellos se encargaba de suministrar esquejes de plantas en crecimiento para su trasplante a los laboratorios clandestinos mientras que otro realizaba el montaje de las instalaciones eléctricas y de los dispositivos indispensables para acondicionar los cultivos. Otro de ellos controlaba presencialmente los cultivos y distribuía la droga una vez obtenida.

    Tras recabar todos los datos, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo operativo y practicaron seis registros en inmuebles desmantelando cinco laboratorios clandestinos en las localidades de Hormigos (2), Escalonilla, Torrijos y El Casar de Escalona. Todos ellos estaban perfectamente acondicionados con ventiladores, transformadores de luz, humidificadores, ionizadores, condensadores y semilleros para el cultivo, procesado y distribución de la droga. En total, los agentes se incautaron de 2.899 plantas de cannabis sativa y 3.400 kilogramos de marihuana.

    El cultivo ilegal localizado en el Casar de Escalona estaba situado en un “zulo” oculto en el gallinero de la finca, al que se accedía por una entrada camuflada y a través de estrechos pasadizos. En el lugar era necesario el uso de mascarillas debido al ambiente irrespirable y allí los agentes localizaron 643 plantas.

    Los agentes arrestaron a un total de siete personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Tres de ellos han ingresado en prisión provisional.

  • Detenidos los integrantes de un clan albanés que robaba en chalets de Villalbilla

    El grupo robaba previamente vehículos de alta gama, con los que se trasladaban hasta la zona elegida, donde seleccionaban viviendas al azar y perpetraban los robos. Elegían urbanizaciones de alto nivel adquisitivo y siempre viviendas unifamiliares en las que permanecían escasos cinco minutos si se producía el salto de alarma, mientras que si estaba desactivada o carecían de ella, buscaban la caja fuerte que pudiera existir en el domicilio.

    Saqueaban la vivienda, decantándose por joyas, relojes, pequeños electrodomésticos, dinero en efectivo, documentación personal y ropa de marca. Operaban en grupos de tres personas y uno de ellos quedaba encargado de la vigilancia para alertar en caso de avistar algún vehículo de la Guardia Civil.

    Las detenciones se precipitaron al detectarse que las dos integrantes femeninas, que eran las encargadas de deshacerse del género, se disponían a marcharse con varias maletas en las que portaban varios efectos robados. Cuando los agentes de la Guardia Civil procedieron a dar el alto a los varones en la localidad del Molar (Madrid), estos se mostraron extremadamente agresivos e intentaron atropellar a varios guardias civiles, lo que obligó a bloquearles la huída entre varios vehículos para lograr su detención.

    Se trata de delincuentes que habían establecido en Madrid su centro neurálgico de operaciones, desde donde, según el estudio de la documentación intervenida, parece ser que se iban a desplazar hacía el norte de España para hacer una campaña similar, de unos diez días, y regresar nuevamente para volver a robar en la Comunidad de Madrid.

    Los detenidos habrían perpetrado cerca de doscientos robos en viviendas que se encuentran principalmente a caballo de las autovías A1 y A6, como: Guadarrama, Boadilla del Monte, Villaviciosa de Odón, Torrelodones, Las Rozas, Majadahonda, Alpedrete y El Escorial, pero también se han acredito robos en otras localidades como Sevilla la Nueva, Cobeña o Villalbilla.

    clan_albanes_detenidos_1.jpg

    En uno de los vehículos intervenidos se ha localizado un doble fondo, donde habían ocultado las joyas de mayor valor, de las que aún no se habían desprendido. Se trata de la mayor intervención de efectos robados, principalmente joyas, lograda por la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid en los últimos años, pudiendo superar el millón de euros, sin contar el valor sentimental que muchos de los efectos pudieran tener para sus legítimos propietarios.

    A los cinco detenidos, de nacionalidad albanesa, tres hombres y dos mujeres, con edades comprendidas entre los 47 y los 21 años de edad, se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, delitos de robo con fuerza en domicilios habitados y atentado contra Agente de la Autoridad.

    La investigación continúa abierta y no se descarta la detención de otras personas así como la implicación de los detenidos en otros hechos delictivos.

    La Operación ha sido desarrollada por el Grupo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de Madrid

  • Detenidos en Torrejón y Coslada una banda de ladrones rumanos especializada en robos con fuerza

    Los Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo itinerante, compuesto por ciudadanos de origen rumano, especializado en cometer robos con fuerza en el interior de domicilios por todo el territorio español. Una investigación que se inició gracias a las informaciones facilitadas por la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumanía que alertaba de la posible existencia en nuestro país de un grupo criminal vinculado a robos en viviendas. Los detenidos, de complexión fuerte, no dudaban en exhibir fotografías en las redes sociales portando armas de fuego y blancas.

    El inmediato regreso a su país de origen precipitó la detención

    Tras las investigaciones policiales se concretó que este grupo estaba especializado en la comisión de asaltos en domicilios por toda la península y se encontraba asentado en las localidades madrileñas de Coslada y Torrejón de Ardoz. Se les imputan numerosos hechos delictivos cometidos en Oviedo, León, Lleida, Zaragoza, Valencia y Tarragona. Los agentes agilizaron los trámites para su localización y detención ya que los ahora arrestados ideaban regresar próximamente a su país de origen.

    En el registro realizado por los agentes se ha intervenido una gran cantidad de relojes, piezas de joyería y herramientas para forzar los bombines de las puertas de acceso (guantes, palanquetas, mazas…).