La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil, en el marco de la Operación “GREENBOARD”, desarrollada en la provincia de Valencia, ha desmantelado una organización criminal y detenido a sus 5 integrantes todos varones de nacionalidad china y de edades comprendidas entre los 28 y 53 años, a los que se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico y de agua.

marihuana1.jpg

Hay 5 personas detenidas de origen chino, por delitos contra la salud publica, defraudación de agua y fluido eléctrico, además de pertenencia a organización criminal. Se han realizado 2 registros en la localidad valenciana de Chiva, donde se han incautado droga y efectos valorados en 7 millones de euros. Con esta operación se ha conseguido la mayor incautación de plantas de marihuana en la provincia de Valencia.

En los registros llevados a cabo en la localidad de Chiva (Valencia), han sido intervenidas 11.863 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 1200 kilogramos, y han sido aprehendidos 25 kilos de marihuana seca envasada en paquetes al vacío y dispuestos para su envío, distribución y consumo.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron un sofisticado sistema para la producción de marihuana compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, productos específicos para el cultivo, sistemas de alarma, estaciones meteorológicas y una gran cantidad de herramientas y material que conformaba la infraestructura que hacía posible que los cultivos de marihuana de las naves mantuvieran unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción.

Esta operación supone la mayor incautación de marihuana en la provincia de Valencia. El total de los efectos intervenidos tendría una valoración económica de más de 7 millones de euros.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se estuviesen utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

Para evitar ser descubiertos los detenidos, durante sus desplazamientos por el interior de la nave, permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

Se ha detenido al ciudadano chino que lideraba la organización desarticulada. Esta persona controlaba la producción de las plantaciones, coordinaba las funciones de cada miembro de la banda, siendo el único individuo que hablaba y entendía el castellano de todos los detenidos, regentando una de las naves industriales registradas.

Los miembros de la organización estaban altamente especializados y cada uno tenía un rol definido y se dividían en «conseguidores», «montadores», «cultivadores» y «cuidadores».

El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización, en particular naves en polígonos industriales con poca actividad.

Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones una vez formalizado el contrato de alquiler.

Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

Una vez la infraestructura estaba lista, varios miembros de la organización, los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana además de que supervisaban frecuentemente el estado de la plantación.

Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis, siendo de olor inocuas y eran los responsables en cada plantación de custodiar y evitar robos así como de cuidar las plantas hasta que alcanzaban el estado óptimo para su recolección y secado. Estas personas eran el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

Así, ciudadanos chinos en situación irregular en España hacían de jardineros: unos sólo regaban las plantas, otros con conocimientos en cultivos plantaban, cosechaban y pelaban los cogollos y otros preparaban la sustancia estupefaciente para su venta.

Finalmente, una vez recolectada la marihuana destinada al consumo, se realizaba el secado dentro de la misma nave en otra estancia acondicionada a tal fin.

Los miembros de la organización estaban defraudando el fluido eléctrico ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

La corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores, lo defraudado podría ascender a los 80.000 €.

El entramado eléctrico instalado para el crecimiento de las plantas, se pudo comprobar que estaba conectado con la línea de distribución, y que estaba preparado para que funcionara la mitad de la instalación cada 12 horas.

Una de las naves industriales registradas contaba con "un sofisticado circuito ilegal eléctrico", así como con una red de extractores, aire y filtros de carbono "para eliminar los olores de la plantación". Contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con creación de ventanas y puertas selladas con poliuretano.

De haberse puesto en funcionamiento a la vez, toda la instalación podría haber dañado parte de la línea de distribución, afectando a parte de la población de Chiva, lo que hace ver la cantidad de energía que demandaba.

También realizaron un enganche ilegal a la red de agua que necesita este tipo de cultivos practicando una excavación en el interior de la nave industrial.

Estos invernaderos usan métodos hidropónicos -sistemas para acelerar los cultivos con disoluciones minerales en vez de suelo agrícola-, de manera que a lo largo del año ofrezcan hasta cuatro cosechas diferentes.

marihuana2.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Cae una banda juvenil especializa en robo de teléfonos móviles y carteras con seis menores detenidos en Rivas

    Agentes de la Guardia Civil han desmantelado en Rivas Vaciamadrid una banda juvenil especializada en el robo de móviles y carteras en fiestas patronales en un operativo que se ha saldado con diez detenidos, seis de ellos menores de edad.

    Según ha informado el Instituto Armado en un comunicado, la intervención la han realizado agentes pertenecientes al Área de Investigación de Rivas, en el marco de la operación "Ice Age".

    Nueve de los detenidos son de nacionalidad española y el décimo es un menor de origen marroquí, quienes tienen entre los 15 y los 21 años. Hasta el momento se les imputan siete robos con violencia e intimidación y 14 delitos de hurtos. La mayoría de los arrestados cuentan con antecedentes por hechos similares


    La investigación tenía su origen durante las fiestas de la localidad, desarrolladas el pasado mes de mayo, tras detectarse un incremento de denuncias, donde las víctimas, generalmente menores relataban que les habían sustraído por el método del descuido sus teléfonos móviles o sus carteras donde llevaban su documentación personal y sus abono transportes.

    Los detenidos aprovechaban las aglomeraciones de gente joven para "camuflarse" entre la multitud y así poder desarrollar los hurtos con "total impunidad". En caso de verse sorprendidos, no dudaban en ejercer la violencia o amenazar con armas blancas a las víctimas.

    Todos los detenidos vivían en la zona del Ensanche de Vallecas y utilizaban los abonos transporte sustraídos para desplazarse hasta el lugar donde iban a delinquir, con la finalidad de obtener una ganancia mayor.

    Los detenidos se distribuían en dos grupos, compuestos cada uno por cuatro personas, siendo controlados los mismos por los mayores de edad que eran los que seleccionaban las víctimas.

    Por medio del dispositivo que trabajo durante las fiestas integrado por agentes del Puesto de Rivas, apoyados por la Policía Municipal y por la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Madrid, se pudieron identificar alguno de los jóvenes que habían participado en los hechos delictivos. La operación culminó a lo largo de esta semana, tras lograr la identificación y detención de todos los participantes.

  • Desarticulado un grupo criminal dedicado al robo de camiones y mercancías en la A-2

    Han sido detenidas 32 personas y se han esclarecido 118 robos que han supuesto pérdidas de hasta dos millones de euros, los robos se perpetraban en polígonos industriales y áreas de servicio de la autovía del Nordeste, en las provincias de Madrid, Guadalajara, Soria y Zaragoza.

    La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la operación “TOLVAJ” han desarticulado un grupo criminal dedicado al robo en camiones estacionados en áreas de servicio y polígonos industriales de la autovía A-2. Concretamente, en tramos de las provincias de Madrid, Guadalajara, Soria y Zaragoza. Se han detenido un total de 32 personas y se han esclarecido hasta 118 robos con fuerza, que habrían supuesto pérdidas de unos dos millones de euros.

    Esta operación se inició el pasado septiembre tras el alarmante aumento de robos en dicha autovía. En tan sólo 20 días, entre los meses de julio y agosto del pasado año, la organización criminal llegó a cometer siete robos con fuerza y dos sustracciones de camiones en la provincia de Guadalajara, que se incrementaron en los meses posteriores.

    La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara pudo determinar la existencia de una organización criminal muy activa, compuesta por 30 miembros, y perfectamente jerarquizada. Sus componentes actuaban en grupos organizados de entre cinco a nueve personas. Los líderes de cada grupo se repartían las zonas de actuación, que previamente seleccionaban tras realizar labores de vigilancia. Para ello utilizaban vehículos alquilados o a nombre de terceras personas o familiares como lanzaderas, para realizar labores de vigilancia y observación para seleccionar el objetivo.

    Una vez seleccionado, rajaban la lonas de los camiones que iban a abordar (lo que denominan “catas”) y aparcaban sus camiones en paralelo para traspasar la mercancía robada. Posteriormente, era vendida a receptadores. En el caso de que el precio de la venta no fuera satisfactorio, la mercancía era revendida en mercadillos y se deshacían de ella en apenas 24 horas.
    Detenciones
    La Guardia Civil detuvo a cinco miembros de la organización el pasado 24 de mayo, cuando se disponían a cometer un robo, a la altura del kilómetro 75 de la autovía A-2, en el término municipal de Torija. Días más tarde, otros nueve individuos de la organización fueron localizados y detenidos.

    En una segunda fase de la operación, más de 30 agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional detuvieron a otras 18 personas, entre las que se encontraba el líder de la organización.

    Se han esclarecido 118 robos y se ha conseguido desmantelar un grupo organizado muy activo dedicado al robo con fuerza en camiones cuya actividad criminal ha ocasionado una pérdida patrimonial de unos dos millones de euros entre los daños ocasionados y las mercancías y vehículos sustraídos.

    Se han logrado frustrar numerosos robos y se han recuperado en áreas de servicio varios camiones cargados de diferentes mercancías tales como televisores, perfumes, electrodomésticos y prendas de vestir, valorados en un total aproximado de 290.000 euros.

    También se ha intervenido un camión que la organización utilizaba para cometer los robos y se han incautado herramientas y otros efectos para la comisión de los hechos delictivos.

    La operación “TOLVAJ” ha sido llevada a cabo por miembros de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancias de Guadalajara, Soria y Zaragoza, y por agentes del Grupo XXI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid.

    a2_banda_2.jpg

     

     

  • Detienen a seis atracadores de locales de apuestas en Corredor Henares

    Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, en una operación conjunta, han detenido a seis miembros de un grupo criminal especializado en el asalto de locales comerciales, preferentemente de apuestas deportivas. Para cometer los robos, intimidaban a los empleados con armas de fuego o blancas para sustraer la recaudación que oscilaba entre los 2.000 y 3.000 euros. Actuaban en Madrid – en la zona del Corredor del Henares y Madrid capital- y en la provincia de Cuenca, llegando a maniatar a la empleada de una clínica veterinaria de Madrid en su último robo.

    Botín de 2.000 a 3.000 euros
    La investigación comenzó el pasado mes de noviembre tras tener conocimiento los agentes de varios robos en establecimientos de apuestas deportivas en la zona del Corredor del Henares (Madrid), Madrid capital y la provincia de Cuenca.

    En las primeras indagaciones los agentes constataron que los autores siempre actuaban de la misma forma. Normalmente tres jóvenes entraban en el establecimiento y, mientras uno de ellos vigilaba la puerta de acceso, los otros dos intimidaban a un empleado con armas de fuego o blancas para hacerse con la recaudación, que oscilaba entre los 2.000 y 3.000 euros. En ocasiones, un cuarto individuo esperaba en el interior de un vehículo para facilitar la huída del lugar. Las pesquisas encaminaron a los investigadores a tres jóvenes alcalaínos implicados en los hechos, que conjuntamente o a veces separados y colaborando con terceros, dirigían las células de comisión de los asaltos.

    Liberada una empleada maniatada en el último robo.

    En el curso de las pesquisas los agentes identificaron a tres de los investigados tras un atraco de una clínica veterinaria de Madrid. En el establecimiento sustrajeron la caja fuerte y dejaron maniatada con bridas a una trabajadora. Los asaltantes consiguieron huir en un vehículo hasta la localidad de Alcalá de Henares, donde se interceptó el vehículo y se detuvo a los tres atracadores. En el momento del arresto llevaban dos cuchillos de grandes dimensiones, una defensa extensible y la caja fuerte oculta dentro un trasportín para mascotas.

    Las indagaciones continuaron para culminar con la total desarticulación de la organización criminal y se centraron en la localización de uno de los miembros que lideraba activamente la comisión de los atracos, y que llegó a empuñar un arma de fuego para intimidar al dependiente de un local de juegos. En el momento de su arresto fue localizado otro individuo también implicado en los hechos y que, además, estaba buscado por un juzgado de Marbella.

    Finalmente, fue arrestado otro hombre implicado en un atraco en Daganzo (Madrid). La operación se ha saldado con la detención de los seis integrantes del grupo criminal, todos ellos han ingresado en prisión.