La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil, en el marco de la Operación “GREENBOARD”, desarrollada en la provincia de Valencia, ha desmantelado una organización criminal y detenido a sus 5 integrantes todos varones de nacionalidad china y de edades comprendidas entre los 28 y 53 años, a los que se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico y de agua.

marihuana1.jpg

Hay 5 personas detenidas de origen chino, por delitos contra la salud publica, defraudación de agua y fluido eléctrico, además de pertenencia a organización criminal. Se han realizado 2 registros en la localidad valenciana de Chiva, donde se han incautado droga y efectos valorados en 7 millones de euros. Con esta operación se ha conseguido la mayor incautación de plantas de marihuana en la provincia de Valencia.

En los registros llevados a cabo en la localidad de Chiva (Valencia), han sido intervenidas 11.863 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 1200 kilogramos, y han sido aprehendidos 25 kilos de marihuana seca envasada en paquetes al vacío y dispuestos para su envío, distribución y consumo.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron un sofisticado sistema para la producción de marihuana compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, productos específicos para el cultivo, sistemas de alarma, estaciones meteorológicas y una gran cantidad de herramientas y material que conformaba la infraestructura que hacía posible que los cultivos de marihuana de las naves mantuvieran unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción.

Esta operación supone la mayor incautación de marihuana en la provincia de Valencia. El total de los efectos intervenidos tendría una valoración económica de más de 7 millones de euros.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se estuviesen utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

Para evitar ser descubiertos los detenidos, durante sus desplazamientos por el interior de la nave, permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

Se ha detenido al ciudadano chino que lideraba la organización desarticulada. Esta persona controlaba la producción de las plantaciones, coordinaba las funciones de cada miembro de la banda, siendo el único individuo que hablaba y entendía el castellano de todos los detenidos, regentando una de las naves industriales registradas.

Los miembros de la organización estaban altamente especializados y cada uno tenía un rol definido y se dividían en «conseguidores», «montadores», «cultivadores» y «cuidadores».

El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización, en particular naves en polígonos industriales con poca actividad.

Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones una vez formalizado el contrato de alquiler.

Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

Una vez la infraestructura estaba lista, varios miembros de la organización, los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana además de que supervisaban frecuentemente el estado de la plantación.

Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis, siendo de olor inocuas y eran los responsables en cada plantación de custodiar y evitar robos así como de cuidar las plantas hasta que alcanzaban el estado óptimo para su recolección y secado. Estas personas eran el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

Así, ciudadanos chinos en situación irregular en España hacían de jardineros: unos sólo regaban las plantas, otros con conocimientos en cultivos plantaban, cosechaban y pelaban los cogollos y otros preparaban la sustancia estupefaciente para su venta.

Finalmente, una vez recolectada la marihuana destinada al consumo, se realizaba el secado dentro de la misma nave en otra estancia acondicionada a tal fin.

Los miembros de la organización estaban defraudando el fluido eléctrico ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

La corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores, lo defraudado podría ascender a los 80.000 €.

El entramado eléctrico instalado para el crecimiento de las plantas, se pudo comprobar que estaba conectado con la línea de distribución, y que estaba preparado para que funcionara la mitad de la instalación cada 12 horas.

Una de las naves industriales registradas contaba con "un sofisticado circuito ilegal eléctrico", así como con una red de extractores, aire y filtros de carbono "para eliminar los olores de la plantación". Contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con creación de ventanas y puertas selladas con poliuretano.

De haberse puesto en funcionamiento a la vez, toda la instalación podría haber dañado parte de la línea de distribución, afectando a parte de la población de Chiva, lo que hace ver la cantidad de energía que demandaba.

También realizaron un enganche ilegal a la red de agua que necesita este tipo de cultivos practicando una excavación en el interior de la nave industrial.

Estos invernaderos usan métodos hidropónicos -sistemas para acelerar los cultivos con disoluciones minerales en vez de suelo agrícola-, de manera que a lo largo del año ofrezcan hasta cuatro cosechas diferentes.

marihuana2.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desmantelada la banda que robo en una vivienda de Villalbilla un botín por valor de 100.000 euros

    La Guardia Civil ha desmantelado una célula muy activa de ciudadanos albaneses y rumanos especializada en robos en viviendas que llevaban a cabo en numerosas localidades madrileñas.

    En la operación, denominada Hábitat Drin, han sido arrestados cuatro hombres de origen albanés y rumano de entre 25 y 33 años, sin antecedentes por hechos relacionados contra el patrimonio y vecinos de Madrid, ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

    Así se ha acabado con este grupo, al que se imputan robos en Villalbilla, Guadarrama, Alpedrete, Torrelodones, Hoyo de Manzanares, Galapagar, Las Rozas, Venturada y Bustarviejo.

    Sus integrantes robaban prácticamente todos los días, perpetrando una media de dos entradas en casas al día, fundamentalmente entre los ejes de la A1 y la A6.

    La investigación se inició el pasado año tras un robo en Villalbilla en el que los autores consiguieron hacerse con un suculento botín de más de 100.000 euros  en joyas, dinero y un vehículo todoterreno.

    Tras realizar las primeras gestiones los agentes constataron que tanto el "modus operandi" como los autores podrían tener relación con otros hechos similares: los ladrones se trasladaban en vehículo por urbanizaciones de diferentes municipios para estudiar zonas y seleccionar viviendas, teniendo como principal objetivo chalés individuales.

    Para acceder al interior de las viviendas forzaban puertas o ventanas de las plantas bajas y, una vez dentro, se hacían con artículos de valor, principalmente joyas, pequeños electrodomésticos, dinero en efectivo y documentación personal.

    En ocasiones sustraían además algún vehículo que empleaban para perpetrar futuros hechos delictivos.

    Se trataba de una célula compuesta por cuatro individuos, de los que tres accedían a las viviendas mientras otro vigilaba.

    Tras ser identificados y localizados se practicaron tres registros en los pisos de Madrid en los que vivían, en los que se intervinieron centenares de artículos de joyería, 5.000 euros en moneda fraccionada, una pistola detonadora, teléfonos móviles y otros artículos electrónicos y aparatos para comunicarse.

  • Detenidos en Parla y Moraleja de Enmedio miembros de una organización criminal dedicada al narcotráfico

    La operación ha culminado con la detención de cinco hombres y una mujer pertenecientes al clan conocido como “Los Manueles”, uno de los detenidos hacía uso de una identidad falsa para evitar su puesta a disposición judicial como autor de un delito de homicidio cometido en 2008 en León. La operación se ha saldado con la detención de 6 personas, hombres y 1 mujer, pertenecientes al clan conocido como “Los Manueles”.

    .Op_Sakember.jpg

    La operación se inició en mayo de 2017, cuando los agentes recibieron un aviso del servicio de atención de emergencias 112 en el que informaban que una persona que se encontraba en la calzada de la A-62, a su paso por el término municipal de Villares de la Reina (Salamanca), presentaba, entre otras heridas, dos impactos de arma de fuego de pequeño calibre en una de sus piernas.

    Continuando con las investigaciones, se pudo averiguar que la víctima había quedado previamente con otras personas para realizar una operación de compraventa de un vehículo. Mientras circulaban con el turismo de la víctima para comprobar que funcionaba correctamente, aprovecharon para amenazarlo y dispararle con una pistola dos veces en una pierna, teniéndose que lanzar la victima del coche en marcha para salvar su vida y huyendo los agresores con el coche.

    Fruto de las investigaciones posteriores se supo que los responsables del intento del homicidio formaban parte de una organización criminal denominada el clan de “Los Manueles”, diseminados por gran parte de España, especialmente en las provincias de Madrid y Toledo

    Por tal motivo, se procedió a la detención de los 6 integrantes del grupo delictivo así como al registro de 6 domicilios ubicados en los municipios de Parla y Moraleja de Enmedio (Madrid), Seseña y Casarrubios del Monte (Toledo). Los agentes han intervenido cuatro armas cortas entre las que supuestamente se encuentra la empleada para el intento de homicidio, dos escopetas y un rifle, tres chalecos antibala y dos turismos. También se ha intervenido numerosa munición de diversos tipos de armas, dinero, y documentación falsa y falsificada.

    Además se ha localizado una plantación indoor de cannabis sativa con un total de 249 plantas y un peso aproximado de 30 kilogramos y otra con la cosecha ya recolectada y 8044 gramos de cogollos de marihuana preparados para su distribución y 104 gramos de hachís.

    Durante uno de los registros, los arrestados utilizaron a sus hijos menores para tratar de ocultar a los agentes una pistola municionada, munición, dinero y llaves de varios vehículos.

    Uno de los detenidos empleó una identidad falsa para evitar su arresto, siendo necesaria la colaboración del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para demostrar mediante el examen de sus huellas dactilares la identidad verdadera. Así se pudo constatar que esta persona hacía uso de una identidad falsa desde el año 2008 para huir de la justicia tras cometer un homicidio en la provincia de León.

    A los detenidos se les considera posibles autores de los delitos de homicidio en grado de tentativa, robo con violencia, tenencia ilícita de armas, usurpación de estado civil y falsedad documental, pertenencia a organización criminal, trafico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

    Sakember3.jpg

     

     

  • La Policía Local de Torres de la Alameda localiza una plantación ilegal de marihuana

    La plantación fue descubierta por la Policía Local de Torres de la Alameda, estableciéndose un operativo conjunto con la Guardia Civil, las más de 240 plantas estaban situadas en un local abandonado que llevaba 20 años sin actividad, local en el que hubo una Discoteca llamada Dixon durante muchos años.

    Fruto del trabajo conjunto, desarrollado por la Policía Local de Torres de la Alameda y la Guardia Civil de Loeches, se ha logrado desmantelar una plantación de marihuana que se encontraba en un edificio, que había sido una discoteca y que llevaba 20 años sin activad.

    La voz de alarma la daba la Policía Local de Torres de la Alameda, que ponía en conocimiento de la Guardia Civil de Loeches, sus sospechas de que en el interior de un establecimiento sin actividad, pudiera existir una plantación de marihuana ilegal, dada la presencia de un fuerte olor en las inmediaciones.

    A partir de este momento, se establecieron servicios de vigilancia discretos de forma conjunta, con la finalidad de identificar a la personas o personas que pudieran estar al cargo de la citada plantación.

    Dado que no acudía nadie al lugar, y al haber obtenido indicios suficientes sobre la existencia de una plantación de marihuana de considerables proporciones, se solicitó a la Autoridad Judicial competente, la correspondiente autorización para realizar un registro en el interior, donde fueron localizadas doscientas treinta y tres plantas en avanzado estado de germinación, además de numerosos utensilios necesarios para el cultivo de las mismas destacando lámparas de sodio, fertilizantes y aparatos de aire acondicionado.

    Así mismo, las paredes donde se hallaba la plantación, habían sido completamente recubiertas con poliestireno para aislarla del exterior, localizando también tres bidones de grandes dimensiones llenos de agua, para garantizar las condiciones óptimas de humedad.

    Tras lograr la identificación del presunto responsable, a lo largo de la pasada semana se lograba la detención de J.R.L, vecino de la localidad de 67 años de edad, por su presunta implicación en un delito contra la salud pública, siendo puesto a disposición de la Autoridad Judicial competente.

    marihuana_torres_2.jpg