La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

La Guardia Civil, en el marco de la Operación “GREENBOARD”, desarrollada en la provincia de Valencia, ha desmantelado una organización criminal y detenido a sus 5 integrantes todos varones de nacionalidad china y de edades comprendidas entre los 28 y 53 años, a los que se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico y de agua.

marihuana1.jpg

Hay 5 personas detenidas de origen chino, por delitos contra la salud publica, defraudación de agua y fluido eléctrico, además de pertenencia a organización criminal. Se han realizado 2 registros en la localidad valenciana de Chiva, donde se han incautado droga y efectos valorados en 7 millones de euros. Con esta operación se ha conseguido la mayor incautación de plantas de marihuana en la provincia de Valencia.

En los registros llevados a cabo en la localidad de Chiva (Valencia), han sido intervenidas 11.863 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 1200 kilogramos, y han sido aprehendidos 25 kilos de marihuana seca envasada en paquetes al vacío y dispuestos para su envío, distribución y consumo.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron un sofisticado sistema para la producción de marihuana compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, productos específicos para el cultivo, sistemas de alarma, estaciones meteorológicas y una gran cantidad de herramientas y material que conformaba la infraestructura que hacía posible que los cultivos de marihuana de las naves mantuvieran unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción.

Esta operación supone la mayor incautación de marihuana en la provincia de Valencia. El total de los efectos intervenidos tendría una valoración económica de más de 7 millones de euros.

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se estuviesen utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

Para evitar ser descubiertos los detenidos, durante sus desplazamientos por el interior de la nave, permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

Se ha detenido al ciudadano chino que lideraba la organización desarticulada. Esta persona controlaba la producción de las plantaciones, coordinaba las funciones de cada miembro de la banda, siendo el único individuo que hablaba y entendía el castellano de todos los detenidos, regentando una de las naves industriales registradas.

Los miembros de la organización estaban altamente especializados y cada uno tenía un rol definido y se dividían en «conseguidores», «montadores», «cultivadores» y «cuidadores».

El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización, en particular naves en polígonos industriales con poca actividad.

Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones una vez formalizado el contrato de alquiler.

Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

Una vez la infraestructura estaba lista, varios miembros de la organización, los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana además de que supervisaban frecuentemente el estado de la plantación.

Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis, siendo de olor inocuas y eran los responsables en cada plantación de custodiar y evitar robos así como de cuidar las plantas hasta que alcanzaban el estado óptimo para su recolección y secado. Estas personas eran el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

Así, ciudadanos chinos en situación irregular en España hacían de jardineros: unos sólo regaban las plantas, otros con conocimientos en cultivos plantaban, cosechaban y pelaban los cogollos y otros preparaban la sustancia estupefaciente para su venta.

Finalmente, una vez recolectada la marihuana destinada al consumo, se realizaba el secado dentro de la misma nave en otra estancia acondicionada a tal fin.

Los miembros de la organización estaban defraudando el fluido eléctrico ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

La corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores, lo defraudado podría ascender a los 80.000 €.

El entramado eléctrico instalado para el crecimiento de las plantas, se pudo comprobar que estaba conectado con la línea de distribución, y que estaba preparado para que funcionara la mitad de la instalación cada 12 horas.

Una de las naves industriales registradas contaba con "un sofisticado circuito ilegal eléctrico", así como con una red de extractores, aire y filtros de carbono "para eliminar los olores de la plantación". Contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con creación de ventanas y puertas selladas con poliuretano.

De haberse puesto en funcionamiento a la vez, toda la instalación podría haber dañado parte de la línea de distribución, afectando a parte de la población de Chiva, lo que hace ver la cantidad de energía que demandaba.

También realizaron un enganche ilegal a la red de agua que necesita este tipo de cultivos practicando una excavación en el interior de la nave industrial.

Estos invernaderos usan métodos hidropónicos -sistemas para acelerar los cultivos con disoluciones minerales en vez de suelo agrícola-, de manera que a lo largo del año ofrezcan hasta cuatro cosechas diferentes.

marihuana2.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desarticulada una organización dedicada al cultivo de marihuana para su exportación y venta a traficantes europeos

    Para abastecerse de marihuana la organización contaba, en la provincia de Badajoz, con un clan familiar cuyos miembros dirigían una red de invernaderos y cultivos indoor. La organización operaba desde Madrid estableciendo contactos con traficantes de Reino Unido, Francia e Italia principalmente, a quienes enviaban la droga mediante empresas de paquetería.

    En los 25 registros simultáneos practicados en la Comunidad de Madrid y en la provincia de Badajoz se ha detenido a 22 personas y se han desmantelado 8 plantaciones de marihuana y se han aprehendido 10.500 plantas y 250 kilos de cogollos empaquetados y preparados para su venta

    Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, en el marco de la Operación ”Farmers-Bambusa” desarrollada en la Comunidad Autónoma de Madrid y la provincia de Badajoz, han detenido a 22 personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación del fluido eléctrico. Los detenidos conformaban un grupo delictivo dedicado al cultivo indoor de marihuana para su posterior tráfico a diferentes países europeos.

    La investigación comenzó en enero de 2018, cuando agentes de la Policía Nacional recibieron varias denuncias, de vecinos de la localidad madrileña de Parla, en las que alertaban de la existencia de un piso en el que podría estar siendo almacenada marihuana en grandes cantidades. Fruto de las primeras investigaciones, se incautaron 109 kilos de cogollos de marihuana y 105.200 euros y se detuvo a cuatro ciudadanos de nacionalidad china, responsables de la guarda y custodia de la droga.

    Dentro de las diferentes colaboraciones y coordinaciones entre Policía Nacional y Guardia Civil encaminadas a la lucha contra el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, agentes de la Comisaría de Parla, de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional y de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz, descubrieron la existencia de un complejo entramado que operaba desde Madrid y Parla, compuesto por ciudadanos chinos que actuaban en pequeñas células que, a su vez, se encargaban de contactar con los receptores de diversos países europeos: Reino Unido, Francia e Italia, principalmente.

    Cada célula, una vez que acordaba y recibía el dinero del cliente correspondiente, contactaba en la provincia de Badajoz con un clan familiar que había construido una red de invernaderos y cultivos indoor de marihuana, y que les servía el estupefaciente. Para hacerse una idea del volumen del negocio ilícito, se destaca que en una sola semana el comprador venido de Madrid a Mérida, podía adquirir marihuana valorada en unos 300.000 euros.

    Este clan familiar se encontraba perfectamente estructurado con roles muy definidos: el cabecilla de la organización contaba con diferentes personas de la familia a su servicio y dedicadas a la creación de invernaderos en el interior de diferentes inmuebles. Estas instalaciones contaban con enganches ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para los múltiples aparatos, máquinas, transformadores y material -cuantificables en decenas de miles de euros- para el cultivo y desarrollo de las plantas. También contaban con cuidadores y guardadores del cultivo, a quienes les ofrecían vivir en los citados inmuebles a cambio de ciertas cantidades de dinero.

    Una vez que las células recogían el estupefaciente, era transportado a Madrid, donde la organización disponía de estructuras estables de pisos, garajes y almacenes en los que la depositaban, procesaban, envasaban y camuflaban entre otros objetos de procedencia legal, para ser enviadas al extranjero de forma inmediata y en un plazo inferior a 24 horas. De esta forma la droga permanecía.

    Ante estos hechos y pruebas incriminatorias obtenidas durante un año de investigación, el pasado 23 de enero se llevaron a cabo 25 registros simultáneos practicados en domicilios, garajes y naves de Madrid y Parla así como en las localidades pacenses de Mérida, Arroyo de San Servan, Santa Amalia y Conquista del Guadiana. Además, se ha detenido a 11 ciudadanos chinos y 11 españoles, se han desmantelado 8 invernaderos indoor y los agentes han incautado 10.500 plantas y 250kg kilogramos de cogollos de marihuana, empaquetados y preparados para su venta. Por otro lado, se han intervenido tres vehículos utilizados por la organización, 195.000 euros en efectivo y 6 escopetas.

    Los registros se desarrollaron de forma conjunta con el despliegue de más de 250 agentes de la Comisaría de Parla y la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional; de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz; las USECIC de las Comandancias de la Guardia Civil de Badajoz y Cáceres, GRS de Madrid y Sevilla, apoyados por el Servicio Aéreo de la Guardia Civil de Sevilla y perros adiestrados en búsqueda de sustancias estupefacientes de ambos Cuerpos.

    A cinco de los detenidos se les ha decretado prisión eludible bajo fianza entre 3.000 y 10.000 euros, los restantes están en libertad con cargos. La operación, que ha estado tutelada por el Juzgados de Instrucción número 4 de Parla (Madrid), sigue abierta, con el objetivo de la localización y detención de otros integrantes de esta organización criminal.

  • La Policía Nacional detiene a 13 personas y desarticula una organización dedicada al cultivo y distribución de marihuana

    Los agentes realizaron el registro simultáneo de dos naves industriales de Quart de Poblet, usadas como almacén, tres plantaciones en Ribarroja del Turia y Rubí además de dos inmuebles de Requena y Valencia capital donde residían los cabecillas de la organización.

    Intervenidas un total de 3.000 plantas de marihuana con un peso superior a los 200 kilos, numeroso material dedicado al cultivo, siete pistolas táser y 23.800 euros en efectivo.

    Agentes de la Policía Nacional han detenido a 13 personas y han desarticulado una organización dedicada, presuntamente, al cultivo y distribución de marihuana en la provincia de Valencia y Barcelona, para su posterior distribución por otros países europeos como Holanda y Dinamarca. Los agentes realizaron el registro simultáneo de siete inmuebles, desmantelando tres plantaciones de marihuana y dos naves utilizadas como almacén. Han sido intervenidas unas 3.000 plantas con un peso superior a los 200 kilos, cogollos de marihuana en proceso de secado, siete pistolas eléctricas y 23.800 euros en efectivo.

    Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de agosto, tras la realización de las gestiones tendentes a la localización en nuestro país de un fugitivo del que se tenía indicios de que se encontraba en Valencia. Durante estas gestiones se pudo localizar un inmueble alquilado por un entramado criminal de origen serbio en un municipio de Valencia, donde se sospechaba que podía haber instalada una plantación de marihuana.

    Tras comprobar que el inmueble estaba relacionado con una empresa que actuaba como sociedad pantalla para la adquisición de elementos relacionados con el cultivo de marihuana al por mayor, se tuvo conocimiento de que estos elementos se distribuían por otras propiedades ubicadas en Valencia y Barcelona que funcionaban como plantaciones. En ellas, instalaban a cuidadores serbios y búlgaros que la organización desplazaba a nuestro país.

    Debido a los altos beneficios económicos que les reportaba este tráfico de estupefacientes, disponían de dos naves en la localidad valenciana de Quart de Poblet que utilizaban como almacén de la empresa; tres chalets que utilizaban como plantaciones –dos en Ribarroja del Turia (Valencia) y uno en Rubí (Barcelona)- así como un chalet en Requena y un piso en Valencia capital donde residían los cabecillas de la organización.

    Tras analizar todos los datos obtenidos, los agentes realizaron la entrada y registro simultáneo de los inmuebles y procedieron al arresto de los 13 miembros de la organización de nacionalidad serbia, búlgara y española como presuntos autores de delitos de organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, defraudación de fluido eléctrico y falsedad documental.

    marihuana.jpg

  • Detenidos dos varones de 38 y 31 años, vecinos de Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares responsables de un laboratorio de marihuana

     

    Desmantelan en Algete un laboratorio con 354 plantas de marihuana y otras 250 macetas casi vacias. La Guardia Civil ha desmantelado en Algete un laboratorio de cultivo de marihuana. Una operación que arrancaba el pasado mes de agosto y que se ha saldado con la detención de dos varones y la incautación de 20 kilos de esta sustancia ilegal.

    Los agentes seguían la pista a los dos arrestados, de 38 y 31 años y vecinos de Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz, por los movimientos registrados en una vivienda situada en la urbanización algeteña de Santo Domingo.

    La plantación ilegal estaba escondida en el sótano del inmueble, donde fueron localizadas hasta 354 plantas de marihuana y otras 250 macetas ya casi vacías.

    También se han intervenido utensilios para la elaboración y distribución de droga, como extractores, lámparas, bolsas y fertilizantes.

    A los arrestados se les imputa un delito contra la salud pública y otro de fraude por engancharse de forma ilícita a la red eléctrica. La Guardia Civil investiga, además, a otros dos sospechosos.

    marihuana_algete_2.jpg