La Policía Nacional desmantela cinco laboratorios clandestinos e incauta casi 3.000 plantas de marihuana

La Policía Nacional desmantela cinco laboratorios clandestinos e incauta casi 3.000 plantas de marihuana

Uno de los cultivos ilegales estaba situado en un “zulo” al que se accedía por una entrada camuflada y a través de estrechos pasadizos, y donde era necesario el uso de mascarillas para poder respirar.

Los cinco centros ilegales estaban perfectamente acondicionados con ventiladores, transformadores de luz, ionizadores, humidificadores, condensadores y semilleros para el cultivo, procesado y distribución del estupefaciente.

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado cinco laboratorios utilizados para el cultivo, procesado y elaboración de droga en Toledo en el marco de la operación Fuente-Romero. Se han intervenido casi 3.000 plantas de marihuana de las cuales 643 se encontraban escondidas en un “zulo” ubicado en el sótano de una vivienda donde fue necesario acceder con mascarillas debido al ambiente irrespirable. Los cinco cultivos ilegales estaban perfectamente acondicionados para el procesado y la distribución del estupefaciente.

Siete personas fueron arrestadas y tres de ellas han ingresado en prisión provisional.

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre. Los agentes tuvieron conocimiento de un intento de venta de varios kilos de marihuana en Toledo e iniciaron las gestiones para conocer el origen y el destino de esa droga. Los policías constataron la existencia de un grupo criminal dedicado al cultivo y distribución de marihuana en la capital toledana y en varias localidades de la provincia.

Los integrantes del grupo tenían claramente diferenciados los roles con un claro reparto de tareas. Uno de ellos se encargaba de suministrar esquejes de plantas en crecimiento para su trasplante a los laboratorios clandestinos mientras que otro realizaba el montaje de las instalaciones eléctricas y de los dispositivos indispensables para acondicionar los cultivos. Otro de ellos controlaba presencialmente los cultivos y distribuía la droga una vez obtenida.

Tras recabar todos los datos, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo operativo y practicaron seis registros en inmuebles desmantelando cinco laboratorios clandestinos en las localidades de Hormigos (2), Escalonilla, Torrijos y El Casar de Escalona. Todos ellos estaban perfectamente acondicionados con ventiladores, transformadores de luz, humidificadores, ionizadores, condensadores y semilleros para el cultivo, procesado y distribución de la droga. En total, los agentes se incautaron de 2.899 plantas de cannabis sativa y 3.400 kilogramos de marihuana.

El cultivo ilegal localizado en el Casar de Escalona estaba situado en un “zulo” oculto en el gallinero de la finca, al que se accedía por una entrada camuflada y a través de estrechos pasadizos. En el lugar era necesario el uso de mascarillas debido al ambiente irrespirable y allí los agentes localizaron 643 plantas.

Los agentes arrestaron a un total de siete personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Tres de ellos han ingresado en prisión provisional.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desmantelada una peligrosa banda criminal en Rivas Vaciamadrid

    Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Equipo de Policía Judicial y al Puesto de Rivas Vaciamadrid, han logrado identificar a un grupo extremadamente violento, asentado en la localidad y a quienes se les imputan delitos de robo con violencia e intimidación con arma de fuego, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas, robos con fuerza, sustracción de vehículo, amenazas contra agente de la autoridad con arma de fuego, atentado y desobediencia grave contra agentes de la autoridad, receptación, daños, lesiones y riña tumultuaria.

    Estos son algunos de los detalles sobre la Operación Memphis Rivas que ha facilitado la Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, acompañada del Capitán Jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial, Rubén Rincón.

    La investigación se originaba el pasado mes de enero, tras acudir la Guardia Civil a un aviso, donde localizan a tres jóvenes, que manifiestan haber sido agredidos por un grupo de unos 15 jóvenes mayores de edad, los cuales les propiciaron una paliza, llegando a empotrar en reiteradas ocasiones un vehículo contra el suyo, dejando atrapado al conductor del mismo.

    Con los datos aportados y las manifestaciones de los testigos del local donde ocurrieron los hechos, se iniciaba por parte del Equipo de Policía Judicial una investigación, contando con la colaboración de miembros de todas las Áreas del Puesto Principal de Rivas Vaciamadrid para lograr identificar a los autores de los hechos.

    Gracias a los datos aportados por miembros de Seguridad Ciudadana del Puesto de Rivas, se llegó a la conclusión de que uno de los implicados pudiera ser A.S.Y.G., varón de 19 años residente en la localidad y que contaba con numerosos antecedentes, siendo conocido por las fugas que protagonizaba de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

    A partir de estos momentos, los Agentes establecieron una vigilancia estrecha sobre esta persona, a la vez que se iba averiguando que el grupo liderado por este individuo pudiera estar implicado en numerosos hechos delictivos, destacando uno cometido en una gasolinera, donde llegaron a sustraer a punta de pistola un vehículo.

    El estudio pormenorizado de todos sus movimientos, permitió descubrir que los ahora detenidos perpetraron sendos robos en tiendas de telefonía situadas en la localidad de Villacañas en Toledo y otro en Olivenza (Badajoz).

    Además, de las manifestaciones recogidas, se averiguó que el pasado 1 de enero, los ocupantes del vehículo que impacto contra el de los jóvenes días después, amenazó con un arma de fuego a miembros de la Guardia Civil que pretendían darles el alto.

    Una vez se logró identificar a los integrantes del grupo, se procedió a la detención de los dieciocho implicados en la riña tumultuaria, y a solicitar a la Autoridad Judicial competente el auto de entrada y registro en los domicilios de los principales encausados, dos viviendas situadas en Rivas Vaciamadrid siendo una de ellas la vivienda familiar y la otra una vivienda de protección oficial que había sido ocupada, donde se logró intervenir:

    • 4 kilogramos de hachís.
    • Más de un kilogramo de marihuana.
    • Seis pistolas, entre las que se ha localizado una glock con número de serie borrado y una pistola del 6.35.
      Munición.
    • Gran cantidad de herramienta utilizada habitualmente para perpetrar robos con fuerza.
    • Inhibidores de frecuencia.
    • Centralitas de vehículos.
    • Un teléfono satélite.
    • Numerosos teléfonos móviles.
    • 23 guitarras artesanales, que se corresponden con un robo perpetrado en el año 2015 en Toledo, alguna de las cuales superan los 20.000 euros, al estar fabricadas en maderas nobles.

    Los detenidos que cuentan con edades comprendidas entre los 18 y los 21 años, ya han pasado a disposición de la Autoridad Judicial competente, continuando la investigación abierta.

    La Delegada ha agradecido a los agentes del Equipo de Policía Judicial y al Puesto Principal de Rivas la pormenorizada investigación que han desarrollado y que muestra una vez más la excelente actividad de investigación que lleva a cabo la Guardia Civil.

  • El sistema de lectura de matrículas, permite que la Policía Local haya detenido a varios individuos por robar material de obra y palets

    La Policía Local de Torrejón de Ardoz ha detenido gracias al sistema de lectura de matrículas con el que cuenta la ciudad, a 4 individuos en los últimos meses por robar material de obra y palets.

    En la primera de las actuaciones policiales, los agentes son alertados por la emisora central del Centro de Seguridad de la Policía Local ya que a través del Lector de Matrículas se ha detectado a un vehículo implicado en varios robos, principalmente en la sustracción de material de obra.

    Los policías se desplazaron hasta el lugar indicado, interceptando al automóvil sospechoso, descubriendo que su conductor es un individuo con antecedentes penales por robo, hurto, atentado y amenazas que además no tiene permiso de conducir.

    Tras registrar el vehículo le incautan un martillo eléctrico de obra, otras herramientas y un bastón modificado con una bola de acero en la punta preparado, previsiblemente, para ser usado como arma blanca. Los agentes ponen al detenido a disposición judicial.

    Cuando el sistema, a través de uno de los 23 lectores ubicados en los accesos al municipio, identifica una matrícula que corresponde con un vehículo robado o sospechoso, se activa un protocolo de intervención para interceptarlo.

    El sistema identificó los vehículos sospechosos, avisando a la emisora central de la Policía Local para que los agentes pudieran detenerlos. Desde que se puso en marcha este dispositivo son muchos los vehículos robados que se han recuperado o los interceptados por estar implicados en algún acto delictivo.

    Torrejón es uno de los pocos municipios en toda España que cuenta con estos lectores y el único que los tiene instalados en toda la ciudad. La iniciativa se suma a otros novedosos sistemas de seguridad ciudadana, también pioneros en el país, como los Puntos de Encuentro mediante los que el Gobierno local está dotando a la Policía Local de los medios tecnológicos más modernos para mejorar la seguridad de los vecinos de la ciudad.

    “Estos lectores de las matrículas de los vehículos robados o con interés policial de los que se han instalado 23 en los 13 accesos de la ciudad son una herramienta muy eficaz y beneficiosa para la seguridad ciudadana, no sólo porque contribuyen a recuperar coches robados y porque tienen un efecto disuasorio para que no se roben coches, sino porque permiten, como en estos casos, detectar cualquier automóvil implicado en un delito que se haya denunciado”, indicó el alcalde, Ignacio Vázquez.

    En la segunda actuación, los policías vuelven a ser alertados por el sistema de lectura de matrículas al detectarse un vehículo implicado en reiterados hurtos de material industrial. Los policías siguen la pista del automóvil que resulta ser una furgoneta blanca de grandes dimensiones, sorprendiendo in fraganti a sus 3 ocupantes sustrayendo palets del remolque de un camión estacionado en el Polígono Casablanca de Torrejón de Ardoz.

    Hay que recordar que los datos de la Delegación del Gobierno de España en Madrid, recogidos en la última Junta Local de Seguridad indicaban que Torrejón de Ardoz es la segunda ciudad más segura de la Comunidad de Madrid ya que tiene unas tasas de delincuencia inferiores a la media regional y ha reducido su tasa de criminalidad desde 2008 en un 42,5%.

     

  • La Guardia Civil desarticula una organización criminal y desmantela un cultivo de 12.000 plantas de marihuana

    La Guardia Civil, en el marco de la Operación “GREENBOARD”, desarrollada en la provincia de Valencia, ha desmantelado una organización criminal y detenido a sus 5 integrantes todos varones de nacionalidad china y de edades comprendidas entre los 28 y 53 años, a los que se les imputan en distinto grado de implicación los delitos de organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de drogas, defraudación de fluido eléctrico y de agua.

    marihuana1.jpg

    Hay 5 personas detenidas de origen chino, por delitos contra la salud publica, defraudación de agua y fluido eléctrico, además de pertenencia a organización criminal. Se han realizado 2 registros en la localidad valenciana de Chiva, donde se han incautado droga y efectos valorados en 7 millones de euros. Con esta operación se ha conseguido la mayor incautación de plantas de marihuana en la provincia de Valencia.

    En los registros llevados a cabo en la localidad de Chiva (Valencia), han sido intervenidas 11.863 plantas de marihuana, cuyo peso ronda los 1200 kilogramos, y han sido aprehendidos 25 kilos de marihuana seca envasada en paquetes al vacío y dispuestos para su envío, distribución y consumo.

    Los agentes de la Guardia Civil encontraron un sofisticado sistema para la producción de marihuana compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, productos específicos para el cultivo, sistemas de alarma, estaciones meteorológicas y una gran cantidad de herramientas y material que conformaba la infraestructura que hacía posible que los cultivos de marihuana de las naves mantuvieran unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción.

    Esta operación supone la mayor incautación de marihuana en la provincia de Valencia. El total de los efectos intervenidos tendría una valoración económica de más de 7 millones de euros.

    Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se estuviesen utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

    Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

    Para evitar ser descubiertos los detenidos, durante sus desplazamientos por el interior de la nave, permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

    Se ha detenido al ciudadano chino que lideraba la organización desarticulada. Esta persona controlaba la producción de las plantaciones, coordinaba las funciones de cada miembro de la banda, siendo el único individuo que hablaba y entendía el castellano de todos los detenidos, regentando una de las naves industriales registradas.

    Los miembros de la organización estaban altamente especializados y cada uno tenía un rol definido y se dividían en «conseguidores», «montadores», «cultivadores» y «cuidadores».

    El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización, en particular naves en polígonos industriales con poca actividad.

    Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones una vez formalizado el contrato de alquiler.

    Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

    Una vez la infraestructura estaba lista, varios miembros de la organización, los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana además de que supervisaban frecuentemente el estado de la plantación.

    Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis, siendo de olor inocuas y eran los responsables en cada plantación de custodiar y evitar robos así como de cuidar las plantas hasta que alcanzaban el estado óptimo para su recolección y secado. Estas personas eran el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

    Así, ciudadanos chinos en situación irregular en España hacían de jardineros: unos sólo regaban las plantas, otros con conocimientos en cultivos plantaban, cosechaban y pelaban los cogollos y otros preparaban la sustancia estupefaciente para su venta.

    Finalmente, una vez recolectada la marihuana destinada al consumo, se realizaba el secado dentro de la misma nave en otra estancia acondicionada a tal fin.

    Los miembros de la organización estaban defraudando el fluido eléctrico ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

    La corriente eléctrica era suministrada a las propiedades de forma ilícita, realizando los enganches mediante manipulaciones de anulación de los contadores, lo defraudado podría ascender a los 80.000 €.

    El entramado eléctrico instalado para el crecimiento de las plantas, se pudo comprobar que estaba conectado con la línea de distribución, y que estaba preparado para que funcionara la mitad de la instalación cada 12 horas.

    Una de las naves industriales registradas contaba con "un sofisticado circuito ilegal eléctrico", así como con una red de extractores, aire y filtros de carbono "para eliminar los olores de la plantación". Contaban con sistemas novedosos para evitar olores consistentes en la realización de sofisticadas obras con creación de ventanas y puertas selladas con poliuretano.

    De haberse puesto en funcionamiento a la vez, toda la instalación podría haber dañado parte de la línea de distribución, afectando a parte de la población de Chiva, lo que hace ver la cantidad de energía que demandaba.

    También realizaron un enganche ilegal a la red de agua que necesita este tipo de cultivos practicando una excavación en el interior de la nave industrial.

    Estos invernaderos usan métodos hidropónicos -sistemas para acelerar los cultivos con disoluciones minerales en vez de suelo agrícola-, de manera que a lo largo del año ofrezcan hasta cuatro cosechas diferentes.

    marihuana2.jpg