La Policía Nacional desarticula los dos grupos criminales más activos que operaban en Madrid dedicados al robo y despiece de vehículos

La Policía Nacional desarticula los dos grupos criminales más activos que operaban en Madrid dedicados al robo y despiece de vehículos

Una de las bandas, cuyos integrantes eran de origen polaco, tenía su base de operaciones en Fuenlabrada; y la otra estaba formada por personas de nacionalidad española asentadas en la Cañada Real.

Se ha detenido a un total de 42 personas, esclareciéndose más de 130 hechos delictivos, en su mayoría sustracciones de coches.

Se han realizado 30 entradas y registros en los que se han intervenido 49 coches, 15 de ellos sustraídos y 34 con piezas robadas. Además se están analizando más de 80 motores y centralitas para comprobar su procedencia.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 42 personas como miembros de las dos mayores organizaciones criminales dedicadas al robo de vehículos para su posterior despiece. Estas detenciones están enmarcadas dentro de la operación Wagen, puesta en marcha por la Jefatura Superior de Policía de Madrid para coordinar acciones de prevención e investigación de robos de vehículos, así como la identificación y detención de sus autores. Se han desmantelado totalmente las dos organizaciones criminales más importantes dedicadas al tráfico ilícito de vehículos que operaban en la Comunidad de Madrid, una de carácter internacional con vínculos en diferentes países de Europa y la otra de carácter nacional asentada en la Cañada Real.

La investigación comenzó a mediados del pasado año. Los agentes tuvieron conocimiento de la presencia en Madrid de varios grupos dedicados al robo de coches -llegaban a sustraer dos en el mismo día- y su inmediato despiece. En pocas semanas los agentes confirmaron la existencia de dos grupos -uno internacional y otro nacional-, que actuaban de idéntica forma.

Estas organizaciones robaban los coches bajo encargo para desguazarlos en pocas horas y dificultar así su localización. Las piezas eran después vendidas en el mercado ilícito o enviadas a países europeos, Portugal y Polonia principalmente. Para el estudio y análisis de las piezas recuperadas ha sido imprescindible la colaboración de distintas empresas automovilísticas.

Estos grupos tenían una gran estructura jerarquizada y un detallado reparto de papeles y funciones dentro de cada organización. Los encargados de robar los vehículos tenían grandes conocimientos de informática. Para el traslado del vehículo robado a los talleres clandestinos contaban con un coche “lanzadera” que avisaría de la eventual presencia policial. Varios miembros eran los encargados del desmontaje inmediato del coche y embalaje de las piezas solicitadas, mientras que otros realizaban el transporte de las mismas. Incluso contaban con testaferros que ponían a su nombre los vehículos y domicilios de los cabecillas para dificultar su localización.

La organización internacional estaba formada por personas de nacionalidad polaca. Los líderes del grupo tenían contactos internacionales y utilizaban a dos miembros de la organización para enviar algunas de las piezas a su país de origen y a Portugal. Otras se utilizaban para reparar vehículos particulares a un precio mucho más bajo que en un taller oficial. El despiece de los coches lo llevaban a cabo en una nave industrial situada en Fuenlabrada (Madrid), que contaba con un sofisticado sistema camuflado de vigilancia desde donde observaban continuamente la calle para detectar la posible presencia policial. Destacar la colaboración con las autoridades polacas para llevar a cabo la identificación de todos los componentes de esta organización.

La otra organización, por su parte, utilizaba varias parcelas de la Cañada Real como talleres clandestinos y almacenes de piezas. Después de robar los vehículos “a la carta” eran escondidos en dichas parcelas para ser desmontados. Los chasis restantes eran quemados en descampados de los alrededores y posteriormente cortados y trasladados a varias chatarrerías, eliminando así todos los elementos identificativos del vehículo. Además, para dificultar la labor policial las compras de esta chatarra no eran reflejadas en los libros registros de los establecimientos.

Tras varios meses de investigaciones se produjo la detención de 42 personas que formaban parte de estas organizaciones, llevando a cabo 30 entradas y registros. Entre el material intervenido en los 11 registros realizados al grupo de carácter internacional destaca la intervención de una máquina troqueladora para fabricar matrículas, valorada en más de 20.000 euros, lo que nos da una idea del gran capital económico con que contaban. También se han recuperado 11 vehículos robados e intervenido numerosos efectos para arrancar los mismos -85 centralitas de arranque, cinco unidades de diagnosis y 45 transpondedores y llaves-.

En los 19 registros vinculados con la organización de carácter nacional (15 en parcelas de la Cañada Real) se intervinieron 38 vehículos -4 de ellos sustraídos-, además de numerosos instrumentos para forzar vehículos -extractores de bombines y ganzúas- así como centralitas y cuadros de mando para arrancarlos. También se han intervenido seis armas de fuego -cuatro largas, una corta y una de avancarga-, más de 200 cartuchos y 88 armas blancas –catanas, machetes, navajas, sables y cuchillos-, lo que demuestra la peligrosidad de esta organización. Ambas organizaciones contaban con moderna herramienta industrial para el despiece de coches que igualmente ha sido intervenida. Además, en el marco de esta investigación se han podido esclarecer dos robos cometidos en la provincia de Toledo, en los que se sustrajeron perfumes por valor de unos 90.000 euros y mantas para mascotas por 7.000 euros.

Tanto en el transcurso de la investigación como en el dispositivo llevado a cabo para practicar las detenciones en la Cañada Real Galiana, se ha contado con la colaboración de Policía Municipal de Madrid.

Las investigaciones continúan abiertas y no se descarta que aumenten los hechos imputados y el número de detenidos, una vez se analicen los vehículos y piezas intervenidas que probablemente procedan de coches robados –motores, centralitas, llaves y numerosos elementos de transmisión y carrocería.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional detiene en Madrid a seis aluniceros por asaltar sucursales bancarias, entre ellas una de Alcalá de Henares

    La organización estaba formada por viejos conocidos de la Policía que han ingresado en prisión tras su puesta a disposición judicial, siendo también detenido en la operación el padre de dos de ellos por tenencia ilícita de armas.

    Empotraban vehículos contra las cristaleras de entidades bancarias para robar los cajones de recaudación de los cajeros automáticos

    También se les atribuye el asalto a otros dos comercios y el robo de diez vehículos de alta gama valorados en más de 250.000 euros.

    https://www.policia.es/videos/images/i_20180601_1.jpg

    Policía Nacional ha desarticulado un grupo criminal, especializado en asaltar bancos por el procedimiento del “alunizaje”, y han esclarecido los seis robos a entidades bancarias que se habían producido en la Comunidad de Madrid.

    En la operación se ha detenido a los seis integrantes de la organización que han ingresado en prisión preventiva y se arrestó al padre de dos de ellos por un presunto delito de tenencia ilícita de armas. Empotraban vehículos contra las cristaleras para acceder a las entidades bancarias, un total de seis, sustraían los cajones de recaudación de los cajeros automáticos y huían en vehículos de alta gama.

    Además, los investigadores les atribuyen otros dos robos en comercios y la sustracción de 10 vehículos de alta gama valorados en más de 250.000 euros.

    La investigación se inició a principios de febrero tras cometerse varios asaltos a entidades bancarias por el procedimiento del “alunizaje”. La manera de cometer los robos y que en todos ellos sustrajeran los recuperadores de efectivo de los cajeros automáticos, hizo presumir a los agentes que se encontraban ante acciones de un mismo grupo criminal.

    Los investigadores identificaron en primer lugar a dos viejos conocidos, anteriormente habían cometido acciones delictivas similares formando parte de la misma organización. Las gestiones practicadas por los agentes permitieron ir detectando al resto de integrantes de la banda y el rol que desempeñaba cada uno de ellos.

    En las acciones delictivas actuaban conjuntamente, si bien cada uno de ellos tenía una especialidad determinada. Uno de los detenidos se encargaba de sustraer los vehículos, elegía un tipo de turismo para huir del lugar y cargar los cajones de los cajeros automáticos -modelos de alta gama con capacidad de carga-, coches más antiguos para empotrarlos contra las cristaleras de los bancos. Otros dos de los arrestados eran especialistas en preparar la logística para facilitar la sustracción de los vehículos, centralitas, llaves, chips.

    Los tres restantes estaban especializados en la conducción y cuando se daban a la fuga no dudaban en poner en riesgo la integridad de otros conductores.

    Durante la investigación los agentes pudieron constatar que los seis asaltos perpetrados a entidades bancarias, habían sido cometidos por este grupo organizado. También se les atribuye presuntamente la comisión del robo a mazazos de dos establecimientos comerciales, uno en tentativa sobre una tienda de telefonía móvil y otro en una óptica, de este último se han recuperado la práctica totalidad de las gafas sustraídas.

    Para garantizar el éxito de la operación, se elaboró un dispositivo en el que se llevaron a cabo las detenciones de forma simultánea, practicándose entradas y registros en los domicilios de los arrestados. En los domicilios se intervinieron gran cantidad de útiles para sustraer vehículos, centralitas, chips, llaves vírgenes, extractores de bombines, herramientas para cometer robos, mazas, cizallas, palanquetas, así como un arma de fogueo.

    Durante los registros se detuvo al padre de dos de los miembros de la organización, tenía en su poder tres armas de fuego reales, por lo que se le imputa un delito de tenencia ilícita de armas. Además se intervinieron gran cantidad de efectos de dudosa procedencia, por lo que la investigación continúa abierta y no se descarta la imputación de otras acciones delictivas.

    Tras poner a disposición judicial a los miembros del grupo criminal se decretó su prisión provisional.

  • La Policía Local de Nuevo Baztán estrena nuevo vehículo

    El Ayuntamiento de Nuevo Baztán ha adquirido un nuevo vehículo para la Policía Local. Se trata de un radiopatrulla 4x4 que incorpora medios para hacer más eficaz la labor policial y renovar los vehículos antiguos que venían sufriendo problemas mecánicos. Este vehículo viene dotado con el kit de detenidos que consta de una mampara y asientos antivandalismo.

    Este vehículo se une a otras dotaciones que se ha adquirido recientemente como son un etilómetro para realizar pruebas de alcoholemia que está disponible para la Policía desde hace varias semanas o un sonómetro que próximamente estará disponible para su utilización y servirá para poder medir la emisión de ruidos molestos sobre todo de cara a la época estival, cuando más aumentan este tipo de incidencias.

    Además, la agrupación de Protección Civil, ha facilitado a la Policía un maletín de asistencia sanitaria donde entre otros útiles, los agentes podrán utilizar un tensiómetro o un pulsómetro para atender a posibles heridos hasta la llegada o traslado de los servicios sanitarios.

    Estas dotaciones se enmarcan dentro de las inversiones que está llevando a cabo el equipo de Gobierno a través de la Concejalía de Seguridad a fin de mejorar e implementar la seguridad en el municipio.

  • La Policía Local de Torrejón ha impuesto 26 sanciones por no respetar los monumentos y normas de funcionamiento del Parque Europa

    La Policía Local de Torrejón continúa corrigiendo las conductas improcedentes de las personas que ponen en peligro y dañan las réplicas de los monumentos instalados en el Parque Europa. Así, durante el pasado año 2017, ha impuesto un total de 26 sanciones por comportamientos irresponsables y por el incumplimiento de las normas de funcionamiento del parque, que son de obligado cumplimiento para todos los visitantes y usuarios de este gran pulmón verde de la ciudad.

    El objetivo de estas sanciones no es otro que poner freno a la falta de civismo y al gamberrismo y que gracias al trabajo preventivo de los efectivos policiales y a la concienciación de los visitantes que están teniendo con el patrimonio que es de todos, ha descendido con respecto al año 2016 las sanciones impuestas.

    Afortunadamente el comportamiento cívico es el que caracteriza a la mayoría de los visitantes de esta emblemática zona verde y de ocio de la ciudad, pero la Policía Local está aplicando con rigor las ordenanzas municipales en los casos de incivismo para preservar para todos este patrimonio de los torrejoneros, que es ya el Parque Europa.

    En este sentido la mayoría de las sanciones han sido impuestas por dañar los monumentos y ponerlos en peligro de forma irresponsable, subiéndose a ellos a la hora de realizar fotos e incluso por intentar bañarse en las dos zonas de lago con las que cuenta el parque.

    Además, los agentes también han denunciado a otros individuos por intentar consumir bebidas alcohólicas en zonas no permitidas o por el comportamiento incívico de los dueños de animales de compañía, que no recogen las heces o no llevan a los que son potencialmente peligrosos con su debida correa o bozal.

    La Policía Local ha determinado el parque como un punto fijo tanto para el control de tráfico de la zona, como para la seguridad del mismo. Gracias al dispositivo policial se han conseguido reducir bastante las sanciones y se está impidiendo en la medida de lo posible que se haga un uso indebido del parque. En este sentido, la Ordenanza Municipal establece, además de la reclamación de la cuantía de los daños ocasionados, sanciones económicas a partir de 200 euros para actos vandálicos, a partir de 125 para las pintadas y desde los 100 euros por subirse o dañar monumentos y esculturas, ya que el vandalismo o los graffitis en lugares no permitidos son conductas incívicas que afean la ciudad y además suponen un gasto extraordinario para las arcas municipales, que se pagan entre todos. Por otra parte, la Policía Local también ha intervenido en 130 actuaciones para solventar, asesorar y ayudar a los miles de usuarios que cada año visitan el Parque Europa.