Intervenidos 680 kilos de cocaína en un contenedor marítimo en el Puerto de Barcelona

Intervenidos 680 kilos de cocaína en un contenedor marítimo en el Puerto de Barcelona

El estupefaciente era transportado en un buque portacontenedores procedente de Brasil mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off”. Esta modalidad consiste en introducir la droga en un contenedor con mercancía legal declarada para, posteriormente, ser extraída en el puerto de destino horas después de su llegada.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con funcionarios de la Agencia Tributaria, han intervenido 680 kilos de cocaína en el interior de un contenedor marítimo en el puerto de Barcelona. El estupefaciente era transportado mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off”. Los agentes inspeccionaron diversos contenedores marítimos transportados en un buque procedente de Brasil, y localizaron 650 kilos de cocaína.

La droga era transportada mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off” consistente en introducir la droga en un contenedor con mercancía legal declarada, en éste caso bobinas de papel. Una vez en el puerto de destino, es extraída por parte de la organización de narcotraficantes en las horas posteriores a la bajada del contenedor en el interior del recinto portuario.

i_20180312_13_th.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional desarticula uno de los mayores laboratorios de procesamiento de cocaína de Europa

    Detenidas once personas en seis provincias –Madrid, Málaga, Toledo, Valencia, Valladolid y Pontevedra -y realizadas diez entradas y registro en inmuebles, logrando incautar unos 8.500 litros de diversas sustancias químicas fiscalizadas y de difícil adquisición destinadas a la elaboración de la droga.

    El laboratorio estaba instalado en un inmueble aislado y con difícil acceso, protegido y vigilado permanentemente por una persona durante las 24 horas del día sin abandonarlo ni para abastecerse de víveres.

    La organización disponía de “químicos o cocineros”, expresamente traídos desde Latinoamérica para instruir a la organización y mostrarles la elaboración o “cocinado” del estupefaciente, transformando pasta base camuflada en harina en clorhidrato de cocaína.

    Interceptados 12 contenedores de torta/harina de palmiste en el puerto de Marín (Pontevedra), producto en el que enmascaraban el estupefaciente para superar los controles aduaneros y sanitarios y que, una vez procesado, se obtendría más de tres toneladas de cocaína.

    Agentes de la Policía Nacional han desarticulado uno de los mayores laboratorios de procesamiento de cocaína de Europa ubicado en un chalet aislado de El Puig (Valencia). Han sido detenidas once personas en seis provincias –Madrid, Málaga, Toledo, Valencia, Valladolid y Pontevedra – y se han practicado diez entradas y registro de inmuebles, incautando unos 8.500 litros de diversas sustancias químicas fiscalizadas y de difícil adquisición destinadas a la elaboración del clorhidrato de cocaína. También se han interceptado 12 contenedores de torta/harina de palmiste en el puerto de Marín (Pontevedra), producto en el que enmascaraban el estupefaciente para superar los controles aduaneros y sanitarios y que, una vez procesado, se obtendría más de tres toneladas de cocaína.

    La organización estaba compuesta por ciudadanos de nacionalidad española, colombiana y albanesa dedicados a la introducción de grandes partidas de sustancia estupefaciente en España, camufladas en distintos productos legales, para posteriormente establecer laboratorios clandestinos con la finalidad de extraer la pasta de coca de dichos productos y con ello elaborar clorhidrato de cocaína. Su último objetivo consistía en llevar a cabo la obtención y posterior distribución de droga, para ello contaban con una amplia estructura empresarial que se encargaba de importar contenedores marítimos contaminados de torta de palmiste, producto con el que enmascaraban el estupefaciente a fin de superar fácilmente los controles aduaneros y sanitarios.

    Su intención era introducir sacos de unos mil kilogramos cada uno, con la finalidad de extraer la pasta base de la harina de palmiste (residuo que queda tras la extracción del aceite de la semilla de la palma que se cultiva en zonas tropicales) y, una vez separada, proceder a la transformación de la misma en clorhidrato de cocaína. Para ello contaban con “químicos o cocineros”, expresamente traídos desde Latinoamérica para instruir a la organización y mostrales la elaboración o “cocinado” del estupefaciente.

    Fruto de las pesquisas policiales los agentes tuvieron conocimiento de la presencia en nuestro país de una pareja de ciudadanos colombianos que habían sido enviados hasta tres veces por parte de la organización proveedora en origen. Su misión era la de comprobar la estructura empresarial en España, así como negociar porcentajes y beneficios a repartir una vez la droga fuera ya extraída y distribuida.

    Posteriormente, los investigadores detectaron la llegada de diez contenedores al Puerto de Marín (Pontevedra) con mercancía legal y, entre ellos, uno en el que se transportaba la cocaína. Con todo ello los investigadores establecieron un fuerte dispositivo policial, compuesto por más de cien funcionarios policiales repartidos en las distintas provincias españolas, y procedieron de forma simultanea a efectuar la detención de once personas en Valencia (4), Madrid (3), Valladolid, Vigo, Valencia y Toledo, entre ellos los principales responsables de la organización y los encargados de la logística e infraestructuras.

    También se llevó a cabo el registro de 10 inmuebles, entre ellos un chalé aislado ubicado en la localidad de El Puig (Valencia) donde se encontraba el laboratorio y donde se incautaron más de 8.500 litros de diversas sustancias químicas fiscalizadas, todas ellas de difícil adquisición y destinadas a la elaboración del clorhidrato de cocaína.

    Para sufragar y obtener beneficios de la inversión realizada, la organización estaba acondicionando diversas estancias de la propiedad para destinarlas al cultivo de marihuana. Para ello contaban con un súbdito marroquí que además se encargaba de la seguridad de la finca, permaneciendo en su interior las veinticuatro horas sin abandonar la misma ni para abastecerse de víveres, ya que le eran facilitados por otro integrante de la organización.

    El chalé había sido alquilado por su ubicación aislada de las grandes urbes, su difícil acceso, su discreción y la posibilidad de destinar la finca alquilada a estas ilícitas actividades sin llamar la atención del resto de fincas colindantes. Además, los integrantes de la organización llevaban a cabo multitud de medidas de seguridad antes de dirigirse al inmueble, manteniendo asimismo una vigilancia permanente de la casa con la finalidad de detectar posibles seguimientos policiales, hecho que dificultaba enormemente la investigación. Destaca además la gran movilidad de la organización, ya que sus principales responsables viajaban por toda España, residiendo en un chalé de lujo en la Costa del Sol desde donde coordinaban y daban las instrucciones oportunas.

    En los 10 registros domililiarios practicados, los agentes han intervenido 8.500 litros de compuestos químicos, seis vehículos – 4 turismos, 1 furgoneta y 1 motocicleta-, un revolver de calibre 6 mm con una caja de 47 cartuchos, diverso material informático, terminales telefónicos y dinero en efectivo. Actualmente se encuentran bloqueados doce contenedores en el puerto de Marín a la espera de realizar el correspondiente análisis cualitativo y cuantitativo y poder determinar con exactitud los sacos contaminados con cocaína, en los cuales la organización enmascaraba la sustancia ilícita.

  • Segundo contenedor que sale ardiendo en Velilla en un mismo día

    Los voluntarios de Protección Civil han tenido un sofocar un nuevo contenedor en la calle Guerrita de Velilla de San Antonio.

    La Policía Local afirmaba que las cenizas ya estaban apagadas, pero al contacto con cualquier otra sustancia inflamable han iniciado la quema del contenedor.

    La propia Policía de Velilla anotaba que los contenedores cuestan alrededor de 1000 euros que se pagan entre todos los vecinos, incluido quien haya depositado las cenizas con las que ha salido ardiendo el contenedor.

    También recomendaban que, las cenizas hay que dejarlas al menos 48 horas antes llevarlas al contenedor, asegurándose que están completamente apagadas.

    contenedor_velilla.jpg

  • PACMA exige una investigación al policía que mató a un perro

    Casi dos centenares de personas convocadas por el PACMA se han concentrado frente al Ayuntamiento de Barcelona exigiendo explicaciones al equipo de gobierno de Ada Colau después de que el martes un agente de la Guardia Urbana abatiera de un disparo a una perra en el barrio de Sants.

    Según los agentes de la policía municipal una patrulla divisó a una perra sin atar y exigieron a su propietario, un joven que se gana la vida vendiendo las pulseras que el mismo teje en la calle, que según la ordenanza municipal el animal debería estar atado.

    Según el cuerpo policial, el joven se encaró a los agentes, se negó a atar a su perra (que respondía al nombre de Sota) y fue entonces cuando le exigieron identificarse. Ante la situación de estrés la perra atacó, siempre según la versión policial, a uno de los urbanos mordiéndole en una mano.

    El animal soltó la extremidad del agente y el propietario no puede calmar a su perra. En ese momento el can intentó volver a atacar al policía y este desenfundó y disparó en la cabeza a la perra. Cuando el dueño del animal vio a su mascota agonizando, cogió su monopatín y se lanzó contra el urbano golpeándole la cabeza y rompiéndole un diente. Fue necesaria la presencia de varios agentes para retener y arrestar al dueño del animal por atentado a la autoridad.

    La versión policial no coincide con la de algunos testigos que presenciaron los hechos. Carlos acababa de salir del metro y se dirigía a una entrevista de trabajo cuando se topó directamente con los agentes que “hablaban de malas maneras al joven”. Según este testigo, la perra se puso nerviosa y comenzó a ladrar a un urbano “sin llegar a morderle”. “Fue entonces cuando uno de los policías sacó una porra extensible amenazando al dueño de la perra y el otro agente sacó el arma y disparó a la cabeza a la perra que estaba muy nerviosa y ladrando”, asegura. Lo que sucedió después con el propietario de la perra y el patinete coincide en ambas versiones. "El chico le gritó que acababa de matar a su mascota y se lanzó a agredirle con el monopatín", lamenta Carlos.

    Desde PACMA se ha exigido al gobierno de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau que se depuren responsabilidades y se aclaren los hechos. El agente que disparó al animal se encuentra de baja como consecuencia de las lesiones provocadas por el propietario de la perra. Tras la concentración del partido animalista se vivieron momentos de tensión frente al Ayuntamiento de Barcelona donde algunos de los concentrados lanzaron vallas de seguridad a la puerta del Consistorio.

    La alcaldesa Ada Colau ha lamentado en su cuenta de twitter la muerte del animal pero, a la vez, ha pedido “prudencia antes de hacer juicios”. La edil ha asegurado que el agente actuó en defensa propia. “Barcelona quiere a los animales y no queremos que vuelvan a pasar hechos como estos. Por eso, cuando concluya la investigación, revisaremos los protocolos de intervención con animales para buscar un margen de mejora”, ha concluido.