Intervenidos 680 kilos de cocaína en un contenedor marítimo en el Puerto de Barcelona

Intervenidos 680 kilos de cocaína en un contenedor marítimo en el Puerto de Barcelona

El estupefaciente era transportado en un buque portacontenedores procedente de Brasil mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off”. Esta modalidad consiste en introducir la droga en un contenedor con mercancía legal declarada para, posteriormente, ser extraída en el puerto de destino horas después de su llegada.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con funcionarios de la Agencia Tributaria, han intervenido 680 kilos de cocaína en el interior de un contenedor marítimo en el puerto de Barcelona. El estupefaciente era transportado mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off”. Los agentes inspeccionaron diversos contenedores marítimos transportados en un buque procedente de Brasil, y localizaron 650 kilos de cocaína.

La droga era transportada mediante la modalidad de gancho ciego o “rip off” consistente en introducir la droga en un contenedor con mercancía legal declarada, en éste caso bobinas de papel. Una vez en el puerto de destino, es extraída por parte de la organización de narcotraficantes en las horas posteriores a la bajada del contenedor en el interior del recinto portuario.

i_20180312_13_th.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional intercepta en aguas cercanas a Canarias una embarcación cargada con cerca de 1.400 kilos de cocaína

    El remolcador, que atravesaba el Atlántico desde inicios de octubre, fue asaltado por el Grupo Especial de Operaciones a 980 millas náuticas al noroeste de las Islas Canarias. Los diez tripulantes de la embarcación han sido arrestados por un delito de tráfico de estupefacientes.

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Agencia Antidroga Americana (DEA) que ha contado con la colaboración de la Armada Española, han interceptado una embarcación que ocultaba cerca de 1.400 kilos de cocaína. El remolcador, de nombre Breath, llevaba navegando en aguas del Atlántico desde inicios de octubre y ha sido asaltado por el GEO a 980 millas náuticas de las Islas Canarias. 

    Tras varias gestiones, los agentes tuvieron conocimiento de una embarcación que atravesaba el Atlántico y que podría transportar un cargamento de droga en su interior. El remolcador había partido desde Turquía con rumbo a Sudamérica, frente a cuyas costas alijó la sustancia estupefaciente en alta mar sin llegar a entrar en ningún puerto y teniendo como destino final España.

    Con la autorización de las autoridades de República de Moldavia, país de pabellón del remolcador, se llevó a cabo el abordaje por un equipo de asalto del GEO de la Policía Nacional. Para ello se solicitó la colaboración de la Armada Española que fletó una embarcación para el transporte de los agentes hasta alta mar.

    Los agentes hallaron en la cubierta del navío numerosos paquetes de cocaína envueltos en tela de rafia, de un peso aproximado de más de 30 kilos cada uno.

    Los fardos estaban atados entre sí, preparados para arrojar al mar en caso de urgencia. Además se procedió a la detención de los diez tripulantes de la embarcación -de nacionalidades turca, ucraniana, georgiana y búlgara- y a la intervención de diversos terminales satélite, ordenadores portátiles, dispositivos de navegación y diversa documentación que podrían estar relacionados con la investigación.

  • Intervenidos ingredientes contaminados para hacer ‘mojitos’ que ocultaban en alcantarillas y contenedores de basura

    Durante la última semana se han realizado controles en las playas del litoral barcelonés en los que se ha identificado a 18 personas relacionadas con la elaboración y venta de mojitos.

    Las bebidas se elaboraban con ingredientes que podrían no ser aptos para su consumo, ya que contienen la bacteria E.COLI que puede ocasionar diarreas, gastroenteritis y otros desórdenes digestivos.

    Los ingredientes intervenidos, incluidos unos polvos verdes de composición desconocida que echaban en la bebida, han sido analizados en el Departamento de Química y Medio Ambiente del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil.

    Efectivos del SEPRONA de la Guardia Civil de Barcelona y de la Unidad de Playas de la Guardia Urbana de Barcelona, han realizado varios controles en las playas del litoral barcelonés durante las dos últimas semanas, identificando a 18 personas relacionadas con la elaboración y venta de mojitos, y han intervenido el material con el que los preparaban para su análisis.

    Ante la existencia en determinadas playas del litoral barcelonés de puntos de venta no autorizados de la bebida conocida como ‘mojito’, se dispuso, conjuntamente con la Guardia Urbana de Barcelona, la realización de diferentes inspecciones para verificar las condiciones higiénico-sanitarias y de consumo en la venta ambulante de este combinado, ante la posibilidad de que se pudiera estar poniendo en riesgo la salud de las personas consumidoras de la bebida ofrecida por las personas ahora identificadas, principalmente turistas.

    La persecución de la venta de este tipo de productos es precisamente uno de los objetivos principales de los dispositivos de la Guardia Urbana de Barcelona, que se refuerzan especialmente durante los meses de verano.

    Los controles se efectuaron en su mayoría en el barrio de la Barceloneta -la playa y sus inmediaciones-, detectándose que la elaboración y venta ambulante de esta bebida era realizada por particulares no pertenecientes a ninguna empresa comercial de restauración sujeta al correspondiente control de las Administraciones Públicas. Los clientes potenciales de estas bebidas eran los usuarios de las playas.

    En dichas inspecciones se observó que el material y los ingredientes para la elaboración de los mojitos se guardaban en los espigones de las propias playas y en los contenedores de basura y alcantarillado público próximos sin que, obviamente, dicho almacenaje reuniera ningún tipo de condiciones higiénicas ni sanitarias y sí un alto riesgo de contaminación de la bebida que ofrecían al público para su venta y consumo.

    Como consecuencia de esta serie de inspecciones se ha identificado a 18 personas de nacionalidad pakistaní, india y una de ellas, una mujer de nacionalidad rumana, relacionados con la elaboración y venta de los mojitos y se ha incautado material e ingredientes para su preparación dispuesto en bolsas de plástico y botes abiertos sin etiquetar.
    Resultado del análisis en el Laboratorio de Química
    Todos los ingredientes y sustancias intervenidas (hielo, polvo verde de origen y composición desconocidas, hojas de menta, vasos etc) han sido remitidos al Departamento de Química y Medio Ambiente del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para la realización de los análisis y confección de los informes periciales pertinentes.

    Tras el análisis de las muestras aportadas se ha determinado que las sustancias pueden resultar perjudiciales para la salud debido a la presencia de la bacteria denominada E.COLI, que puede ocasionar diarreas, gastroenteritis y otros desórdenes digestivos.
    Independientemente de las infracciones administrativas en las que los identificados hayan podido incurrir por carecer de licencias y permisos del ayuntamiento, se ha procedido a la apertura de diligencias de investigación policial por la posible comisión de delitos contra la salud pública, que actualmente se encuentran en fase de instrucción.

    mojitos_1.jpg

  • Pillado in fraganti robando un kilo de droga en un vivienda de Torrejón

    Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local de Torrejón de Ardoz han detenido a una hombre que disfrutaba de un permiso penitenciario cuando fue sorprendido in fraganti robando en una vivienda de esta localidad más de un kilo de droga. Posteriormente, agentes de Policía Nacional, tras una investigación consiguieron detener al dueño de la sustancia estupefaciente

    Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado domingo, cuando vecinos de la zona alertaron de que habían visto a un varón forzar la reja de la ventana de una vivienda. Cuando llegaron los agentes le localizaron en el interior de la vivienda, que se encontraba "totalmente revuelta", han informado desde ambos cuerpos.

    En el momento de su detención, el individuo portaba una mochila con efectos presuntamente robados en la vivienda y además 1,3 kilos de hachís. El arrestado insistió "en repetidas ocasiones" a los agentes que la droga no era suya.

    Para determinar la procedencia de la sustancia estupefaciente, la Policía Nacional se hizo cargo de las investigaciones y la Brigada Local de Policía Judicial practicó una entrada y registro en la vivienda.

    En el domicilio, la colaboración de los perros especialistas en localización de droga y dinero, permitió detectar rastro de sustancias estupefacientes en una habitación y más de 1.200 euros.

    La investigación pudo determinar que la droga que intentaba ser robada se encontraba en la habitación del hijo de los dueños de la vivienda. El joven fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública.

    Los agentes comprobaron que el primer detenido, que robó la droga, conocía de la existencia de la sustancia y que su dueño estaba de vacaciones, ya que era consumidor habitual y acudía a ese piso para comprar las dosis.

    El hijo de los propietarios de la vivienda también ha sido detenido porque era el propietario de las sustancias

    MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

    Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local de Torrejón de Ardoz han detenido a una hombre que disfrutaba de un permiso penitenciario cuando fue sorprendido in fraganti robando en una vivienda de esta localidad más de un kilo de droga.

    Posteriormente, agentes de Policía Nacional, tras una investigación consiguieron detener al dueño de la sustancia estupefaciente

    Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado domingo, cuando vecinos de la zona alertaron de que habían visto a un varón forzar la reja de la ventana de una vivienda. Cuando llegaron los agentes le localizaron en el interior de la vivienda, que se encontraba "totalmente revuelta", han informado desde ambos cuerpos.

    En el momento de su detención, el individuo portaba una mochila con efectos presuntamente robados en la vivienda y además 1,3 kilos de hachís. El arrestado insistió "en repetidas ocasiones" a los agentes que la droga no era suya.

    Para determinar la procedencia de la sustancia estupefaciente, la Policía Nacional se hizo cargo de las investigaciones y la Brigada Local de Policía Judicial practicó una entrada y registro en la vivienda.

    En el domicilio, la colaboración de los perros especialistas en localización de droga y dinero, permitió detectar rastro de sustancias estupefacientes en una habitación y más de 1.200 euros.

    La investigación pudo determinar que la droga que intentaba ser robada se encontraba en la habitación del hijo de los dueños de la vivienda. El joven fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública.

    Los agentes comprobaron que el primer detenido, que robó la droga, conocía de la existencia de la sustancia y que su dueño estaba de vacaciones, ya que era consumidor habitual y acudía a ese piso para comprar las dosis.