El científico Stephen Hawking fallece a los 76 años

El científico Stephen Hawking fallece a los 76 años

El físico británico Stephen Hawking, el científico que explicó el universo desde una silla de ruedas y acercó las estrellas a millones de personas alrededor del mundo, ha fallecido esta madrugada en su casa de Cambridge, a los 76 años.

“Estamos profundamente entristecidos por el fallecimiento de nuestro padre hoy”, dicen sus tres hijos, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado a primera hora de la mañana del miércoles. “Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado sobrevivirá por muchos años. Su coraje y persistencia, con su brillo y humor, inspiraron a personas por todo el mundo. En una ocasión dijo: ‘El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas’. Le echaremos de menos para siempre”. 

agujero_negro.jpg

Stephen William Hawking​ fue un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico. Sus trabajos más importantes consistieron en aportar, junto con Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación,​ lo que se conoce hoy en día como radiación de Hawking (o a veces radiación Bekenstein-Hawking).

Era miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Fue titular de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas (Lucasian Chair of Mathematics) de la Universidad de Cambridge desde 1979 hasta su jubilación en 2009.6

Entre las numerosas distinciones que le fueron concedidas, recibió doce doctorados honoris causa y fue galardonado con la Orden del Imperio Británico (grado CBE) en 1982, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989, la Medalla Copley en 2006, la Medalla de la Libertad en 20097​ y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en 2015.

Hawking pasará a la historia por su trabajo sobre los agujeros negros y por intentar unificar las dos grandes teorías de la física del siglo XX, la de la relatividad y la de la mecánica cuántica. También por los populares títulos divulgativos de los que fue autor, entre ellos Breve historia del tiempo, del Big Bang a los agujeros negros, publicado en 1988 y convertido en el libro de ciencia más vendido de la historia.

A los 22 años le fue diagnosticada una esclerosis lateral amiotrófica, ELA, y los médicos le dieron solo dos años de vida, pero vivió 54 años más. La enfermedad le dejó en una silla de ruedas e incapaz de hablar sin la ayuda de un sintetizador de voz. Redujo el control de su cuerpo a la flexión de un dedo y el movimiento de los ojos. Su apabullante intelecto, su intuición, su fuerza y su sentido del humor, combinados con una destructiva enfermedad, convirtieron a Hawking en símbolo de las infinitas posibilidades de la mente humana, y de su insaciable curiosidad.

"Aunque había una nube sobre mi futuro, encontré, para mi sorpresa, que disfrutaba más de la vida en el presente de lo que la había disfrutado nunca", dijo en una ocasión. "Mi objetivo es simple. Es un completo conocimiento del universo, por qué es como es y por qué existe".

Amigos y colegas de la Universidad de Cambridge le han rendido tributo con un vídeo sobre la trayectoria vital y científica de Hawking -nombrado siempre como "Professor Hawking", que era como se le citaba en el mundo de la ciencia- y un texto de homenaje, en cuyo penúltimo párrafo se resume una conferencia del profesor en su 75º cumpleaños: "Ha sido un momento glorioso estar vivo e investigar sobre física teórica. Nuestra imagen del Universo ha cambiado mucho en los últimos 50 años, y estoy feliz de haber hecho una pequeña contribución".

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Muere una joven de 16 años en Madrid por un fuerte golpe en la cabeza

    SUREM 112 confirmó la muerte de una joven de 16 años en la calle Panizo número 58, en el distrito de Tetuán de Madrid. Según los servicios médicos desplazados al lugar del suceso, la fallecida presentaba un traumatismo craneofacial severo.

    La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación.

    Los padres de la chica muerta, de origen dominicano, habían salido de la casa a las 18:30 horas de ayer miércoles 1 de noviembre y al volver se han encontrado a su hija encima de la cama, desnuda, con un golpe en la cabeza y varias contusiones en la cara, que estaba ensangrentada. La joven estaba desnuda y tenía un hematoma en el brazo, mientras que la estancia no estaba revuelta.

    En la vivienda, un piso bajo, había otro hombre al que los padres habían alquilado una habitación.

    Según los primeros datos de la investigación a las 18:30 horas la chica abrió la puerta de la casa a al parecer dos personas. Este inquilino asegura que no ha oído nada al haber sido interrogado por la Policía. Los agentes creen que la chica ha sido golpeada con un objeto de hierro.

    El entorno de la joven dominicana, Lisvette, ha asegurado que era una chica "tranquila" y que "apenas salía de casa", según testimonios recogidos por Europa Press.

    Sus amigos, que han pasado toda la mañana sentados en el descansillo junto a la puerta del domicilio de la víctima, han explicado que no utilizaba redes sociales y que solo salía con chicas porque su madre era muy estricta. Las mismas fuentes han indicado que la chica vivía en el domicilio familiar junto a su madre, su padrastro, una hermana mayor, de 19 años, y dos hermanastros menores, una niña y un niño.

    Además, han asegurado que la joven nunca les habló del inquilino que vivía en casa de la familia. Vecinos del edificio han apuntado que la familia llevaba viviendo más de dos años en el entresuelo del bloque y han insistido en que no formaban "escándalos" ni generaban problemas, y que eran "gente trabajadora".

    En este sentido, los vecinos han coincidido en que no conocían a la familia más que de entrar y salir del edificio y han señalado que no escucharon ningún ruido cuando se produjeron los hechos, aunque sí que se dieron cuenta de qué algo pasaba cuando escucharon el alboroto una vez llegada la ambulancia y la policía.

    Uno de los vecinos del edificio ha explicado que desconocía que la familia de la fallecida estuviera alquilando una habitación a un vecino y ha afirmado que lo vio por primera vez la noche de los hechos y que tenía aspecto normal, que "rondaba los 30 o 40 años". "Escuché un grito de una mujer, creo que de la madre, y bajé al descansillo, pero no se podía estar ahí y me volví", ha relatado.

  • Investigan la muerte de una anciana de la residencia de Arganda

    La Consejería de Políticas Sociales ha abierto una investigación sobre la muerte de una anciana de la Residencia para Mayores de Arganda del Rey, cuya pierna quedó atrapada con la barra de protección de la cama y tuvo que ser amputada. Fue un "accidente fortuito" ya que la cama está homologada.

    El accidente ocurrió el pasado 9 de mayo en la residencia dependiente de la Comunidad de Madrid, cuando Cecilia, una mujer de 93 años que tenía el grado de dependencia, intentó incorporarse de la cama quedando su pie aprisionado entre el somier y la barandilla, por lo que tuvo que ser amputada y falleció días después.

    Así lo ha manifestado la Consejería, tras anunciar en la Cadena Ser que el suceso se debía a la falta de personal, según denunció a la emisora el enfermero Jesús Navarro, quien aseguró que aquella madrugada "un solo enfermero estaba a cargo de 343 residentes", por lo que decidió denunciar el caso ante la Fiscalía y el Defensor del Pueblo.

    El personal de la residencia llamó al 112 y, hasta que llegaron los servicios de Emergencia, "lograron mantener las constantes vitales y controlar la hemorragia", tras lo cual la anciana ingresó en un hospital y falleció al cabo de unos días.

    Tras recalcar que lo ocurrido "no tiene relación con la escasez de plantilla", la Consejería asegura que aquella noche se estuvo "en todo momento en contacto con la familia de la mujer, que fue informada inmediatamente tras ocurrir los hechos".

    También aseguran que todas "las residencias públicas cuentan con un equipo profesional de mantenimiento que supervisa que el material del centro esté en buenas condiciones. En este caso no ha habido ningún fallo, las barandillas están homologadas".

    Por su parte, la Asociación del Defensor del Paciente ha pedido al consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, que abra un expediente por lo ocurrido y que se lleve a cabo la inspección en las residencias porque llevan tiempo "advirtiendo" de la situación de algunas de ellas.

  • Fallece un anciano, tras recibir un puñetazo en una discusión de tráfico en Torrejón de Ardoz

    Este mediodía en la  Avenida de los Fresnos de Torrejón de Ardoz y al cruzar el anciano por un paso de cebra ha recriminado al conductor por no detenerse, le ha ha propinado un puñetazo en la cara y ha caído hacia atrás, golpeándose la cabeza. El conductor ha sido detenido tras darse a la fuga y se encuentra arrestado.

    Un hombre de 81 años ha muerto en Torrejón de Ardoz  tras recibir un puñetazo de un conductor, quien ha huido tras la agresión, y al que había recriminado que condujese temerariamente cuando él cruzaba por un paso de peatones.

    Según han informado portavoces de Emergencias Comunidad de Madrid 112 y la Jefatura Superior de Policía, el suceso ha ocurrido sobre las 12:15 horas en la avenida de los Fresnos de la citada localidad madrileña, cuando el anciano cruzaba por un paso de cebra y ha recriminado a un conductor la manera en la que circulaba. 

    Así se ha desencadenado una discusión en la que el conductor, que viajaba junto a una mujer, se ha bajado del coche y ha propinado un puñetazo en la cara al peatón, que ha caído hacia atrás, golpeándose fuertemente la cabeza contra el suelo.

    El conductor ha vuelto a subirse al vehículo y ha huido de la zona, junto a una mujer que lo acompañaba. Posteriormente, la Policía Nacional ha detenido al conductor que se encuentra arrestado en la comisaría de la Policía Nacional de Torrejón prestando declaración.

    El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación de los hechos.

    Cuando el Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa) ha llegado al lugar ha encontrado a la víctima inconsciente y en parada cardiorrespiratoria. Han tratado de reanimarle durante treinta minutos, pero sin éxito, ha precisado Emergencias Comunidad de Madrid 112.

    La Policía ha recabado, gracias a los testigos, los datos del vehículo para localizar al conductor.

    Un trabajador del restaurante que hay junto al paso de peatones ha explicado a Efe que el fallecido, que necesitaba muletas para caminar, era vecino del barrio y había salido del centro de salud y se dirigía a la farmacia cuando ha estado a punto de ser atropellado por el coche en ese lugar.

    Por eso ha recriminado al conductor que no frenara antes y le ha dicho que debería ir más despacio, lo que ha motivado que el presunto agresor apartara un poco el coche, se bajara y le pegara un puñetazo, ante la mirada de la mujer que iba con él de copiloto.

    Al ver la agresión algunos clientes del bar han acudido en defensa del anciano y el presunto agresor se ha metido en el coche y ha huido, según este testigo, que ha preciado que poco después han llegado al lugar los hijos del fallecido, que estaban destrozados.

    El autopsia del cuerpo del fallecido determinará si murió a causa del puñetazo o del golpe que se dio contra el suelo al caer, han indicado fuentes policiales.