Guardia Civil desarticula una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico mediante el uso de criptomonedas

Guardia Civil desarticula una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico mediante el uso de criptomonedas

Se ha procedido a la detención en España de 11 personas y a la investigación de otras 137 por estos delitos. Esta organización, que operaba desde España y Colombia, habría banqueado más de 8 millones de euros mediante métodos tradicionales y de compra-venta de Bitcoins.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico mediante el uso de criptomonedas, en la denominada Operación Tulipán Blanca, coordinada por Europol, que se inició gracias a la colaboración mantenida por la Guardia Civil con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, ha permitido detectar una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico.

Como resultado de esta operación, se han llevado a cabo un total de 8 entradas y registros en nuestro país, en los que se ha intervenido abundante material informático, documentación y otros efectos indiciarios de la comisión de este tipo de delitos, entre ellos una gran cantidad de bolsas de embalaje de dinero y máquinas contadoras.

La operación se ha cerrado con la detención de 11 personas y la investigación de otras 137 personas por los delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Se ha podido demostrar la bancarización de dinero procedente del narcotráfico por valor de 8.369.867 euros en efectivo, mediante el uso de 174 cuentas corrientes abiertas con la única finalidad de crear una gran estructura de blanqueo de capitales.

Dentro de las múltiples metodologías de blanqueo detectadas por parte de los investigadores destacan principalmente el uso de tarjetas de crédito y la compra venta de criptomoneda.

Respecto al uso de tarjetas, la parte de la organización criminal asentada en España dedicada a la venta de sustancias estupefacientes, aportaba grandes cantidades de dinero en efectivo al grupo de blanqueadores, quienes disponían de la infraestructura para llevar a cabo la denominada “bancarización” de dicho dinero.

Este blanqueo de capital se producía mediante el ingreso del dinero en efectivo en pequeñas cantidades en diferentes cajeros automáticos de España, para lo que contaban con una amplia red de testaferros.

De manera paralela, miembros de la organización criminal se desplazaban a Colombia con las tarjetas de crédito asociadas a las cuentas corrientes de ingreso, desde donde se realizaban retiradas de efectivo de cajeros automáticos en varias ciudades colombianas como Cali, Bogotá, Medellín y Cucuta, así como en la ciudad de Panamá.

Debido a la presión de las entidades bancarias y al rastro que deja este tipo de transacciones, la organización opta por intentar romper esta trazabilidad o seguimiento de sus movimientos de capitales con la compra de criptomonedas, principalmente Bitcoins, en una conocida plataforma de venta de moneda virtual.

Pese a la dificultad de investigar este tipo de movimientos, la Guardia Civil ha podido reconstruir íntegramente toda la trazabilidad del capital gracias a la colaboración judicial con las Autoridades de Finlandia, país de la sede social de la citada casa de cambio, hasta poder determinar el origen y destino del dinero.

De esta manera se pudo constatar que todas las partidas de dinero convertidas en Bitcoins procedían de España, concretamente de la organización investigada, y que el destino de las mismas después de las correspondientes operaciones pantalla de compra-venta fueron cuentas corrientes de entidades colombianas, donde se procedía a la retirada de efectivo en Pesos colombianos.

 

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Guardia Civil detiene a 57 personas miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas

    La organización, desplegada desde Estepona (Málaga) a Tarifa (Cádiz), estaba en expansión y podría estar colocando actualmente en Europa unos 60.000 kilos de hachís al año. Se han incautado cerca de 10 toneladas de hachís, además de 12 vehículos que habían sido previamente sustraídos. También se han intervenido bienes inmuebles por valor de cerca de 3 millones de euros y bienes muebles cuyo valor roza los 300.000 euros.

    Se han desmantelado 10 “guarderías” para la ocultación de la droga y los vehículos robados ubicadas en zonas de difícil acceso para impedir y dificultar la acción de las Fuerzas de Seguridad.

    hachis_2.jpg

    La Guardia Civil, en el marco del esfuerzo operativo contra el narcotráfico que la 4ª Zona de la Guardia Civil en Andalucía está desarrollando en el área del estrecho y su zona de influencia, ha desarrollado la operación “Albarracín” en la que ha sido desarticulada una de las más importantes organizaciones criminales dedicada al tráfico de drogas entre el Norte de África y Europa a través de las costas andaluzas.

    La organización desarticulada funcionaba como una cooperativa en la que los líderes compartían los recursos y los medios humanos. Contaba con pilotos experimentados de embarcaciones semirrígidas, conocidas como “gomas”, para transportar el hachís desde Marruecos a nuestras costas. Estos pilotos ocupaban un escalón alto en la organización y estaban muy bien considerados y retribuidos.

    Durante las operaciones de desembarque contaban con un nutrido grupo de personas, los conocidos como “puntos”, que utilizaban teléfonos móviles o walkie-talkies para dar aviso en caso de que la Guardia Civil hiciera acto de presencia, con lo que se abortaría el alijo hasta el momento adecuado.

    Al llegar las embarcaciones a tierra eran recibidas por grupos de personas de la máxima confianza de los líderes, los conocidas como “collas”, dirigidos durante la descarga por su “jefe de colla”.

    El hachís era cargado en vehículos que previamente habían sido robados por una “división” que, tras robarlos, los preparaba para la carga y los escondía en lugares seguros hasta que eran utilizados para el transporte de la mercancía. Eran, preferentemente, todo-terrenos de gran capacidad, a los que tintaban las lunas de negro y quitaban los asientos traseros para aumentar la capacidad de carga.

     

    Por otro lado, contaban con un sistema de “guarderías” de droga doble o triple, con personal encargado de su custodia, para evitar la acción de la Guardia Civil o de otras organizaciones que se dedican a robarla “vuelcos”. En primer lugar los fardos de hachís se cargaban en los vehículos robados y se ocultaban en un lugar cerca de la costa para “enfriar” la mercancía. Una vez que pasa un tiempo prudencial, para asegurarse que no están perseguidos por las FCSE, son transportados a otra segunda guardería o zulo. Este 

    En total la Guardia Civil, en las diferentes aprehensiones que ha realizado, ha incautado 9.640 kilogramos de hachís de diferentes alijos, ocurridos en las playas de Tarifa, San Roque y Manilva.

    Ha descubierto 10 guarderías cerca de la costa, utilizadas para esconder la droga y los vehículos en las localidades de Manilva, Casares, San Enrique de Guadiaro, Tesorillo, Estepona y Tarifa. En estos lugares y en los alijos se han recuperado doce vehículos robados en España y Marruecos.

    Se han realizado ocho registros en domicilios y se ha incautado numerosa documentación que será analizada por equipos especializados en investigación económica y blanqueo de capitales. Además, se ha solicitado a la Autoridad Judicial la prohibición de la disposición de los bienes muebles e inmuebles nominales de los implicados, estando en ejecución una Investigación Patrimonial para determinar el origen de esos bienes. Hasta el momento los investigadores han intervenido bienes inmuebles por un valor 2.809.576 euros y de bienes muebles por 293.818 euros.

    Hay 57 personas detenidas, la mayoría mientras culminaban los alijos en la playa y en la custodia de la droga y de los vehículos sustraídos, el resto son los jefes de la organización y personal de los escalones de infraestructura y logística. Uno de los cabecillas es un empleado público que llevaba una vida aparentemente “normal”, sin hacer ningún tipo de alarde u ostentación. Se ha ordenado el ingreso en prisión de más de la mitad de los detenidos.

  • La Policía Nacional detiene a 18 personas por la distribución de dinero falso

    La mayoría de los arrestados son personas sin antecedentes y que de manera eventual compraban dinero falso, que pagaban con bitcoins, amparados en el supuesto anonimato que la internet oscura les proporcionaría. Los agentes se han incautado de un total de 15.000 euros falsos en billetes de 20 y 50 €.

    La Policía Nacional, en una operación simultánea en toda Europa con la participación de Europol, ha detenido a 18 personas por la distribución de dinero falso por todo el país adquirido en la darknet.

    Estos arrestos han tenido lugar en Madrid (1), Palencia (1), Valencia (1), Las Palmas de Gran Canaria (1), Tenerife (1), Barcelona (2), Castellón de la Plana (1), Valladolid (2), Sevilla (2), Granada (1), Málaga (2), Ciudad Real (2) y Baleares (1)

    Las investigaciones se iniciaron a finales de junio del presente año tras recibir varias informaciones relacionadas con la distribución de dinero falso en España, concretamente relacionadas con compradores de dinero falso a través de la darknet.

    Estas informaciones provenían de dos operaciones: una llevada a cabo por las autoridades austriacas tras desmantelar una imprenta clandestina desde donde se vendía dinero falso por Internet a países de todo el mundo y otra realizada por el FBI junto con Europol contra la darknet, donde desmantelaron dos importantes mercados clandestinos que efectuaban transacciones ilícitas de armas, drogas y dinero falso.

    Toda esta información relacionada con la falsificación de moneda fue trasladada a la Policía Nacional, donde fue analizada y tratada para identificar a las personas que estaban comprando el dinero falso en Internet de forma anónima.

    El modus operandi consistía en la compra de dinero falso en mercados clandestinos de la darknet, efectuando el pago mediante criptomonedas, siendo la más habitual el bitcoin.

    Estos delincuentes, en su mayoría personas jóvenes con conocimientos de Internet, se amparaban en el presunto anonimato utilizando diferentes apodos y recibían estos billetes falsos en España ocultos en objetos como revistas, DVD o zapatos.

    dinero_falso.jpg

     

  • Guardia Civil desarticula una organización delictiva especializada en “alunizajes”

    La Operación “BAHIROSKI” se ha saldado con la detención de 14 de sus miembros, el registro de 9 domicilios y la emisión de 6 órdenes de detención, además de la recuperación de multitud de efectos sustraídos procedentes de los robos, como el protagonizado en la tienda oficial del Real Betis Balompié y más de 60 delitos esclarecidos en las provincias de Cádiz, Huelva, Sevilla, Granada, Jaén y Málaga

    La organización actuaba con el método del “alunizaje” y estaba formada miembros de las bandas conocidas como los del “BMW” y los de los “SEAT”, afincadas en Sevilla.

    robos3.jpg

    A los detenidos se les imputan los delitos de Robos con Fuerza, Atraco, Robo/hurto uso de vehículos, tráfico de drogas y pertenencia a Organización Criminal.

    Entre los efectos recuperados destacan multitud de equipaciones pertenecientes al Real Betis Balompié sustraídas de las instalaciones oficiales del club en el estadio sevillano.

    Este grupo criminal ahora detenido estaba formado por miembros antiguos componentes de dos bandas conocidas como los del “BMW” y los de los “SEAT”, todos ellos afincados en diversa barriadas de Sevilla. La mayoría de sus miembros habían salido de prisión, tras pagar una fianza, se constató que la organización delictiva había vuelto a estructurarse y volvía a estar operativa, resultando aún más violentos que en el pasado.

    robos4.jpg

    Este organización criminal estaba constituida de una forma muy hermética, juerarquizada y ramificada, actuando con gran movilidad y profesionalidad y cuyo objetivo era el robo en el interior de establecimientos por distintos medios, como podían ser alunizajes, butrones y otros métodos similares.

    Para cometer los delitos robaban en una localidad elegida al azar un vehículo de gran cilindrada para desplazarse hasta otra localidad donde lo "alunizaban" en un establecimiento y después lo quemaban para evitar dejar huellas.

    Los investigadores de la Guardia Civil situaron a los objetivos en barriadas marginales de Sevilla, aunque mantenían una movilidad extraordinaria por el resto del territorio andaluz, llegando a desplazarse en una sola noche desde Sevilla a las provincias de Granada, Málaga y vuelta a sus domicilios en Sevilla.

    Para todos estos desplazamientos operaban con grandes medidas de seguridad y contravigilancia para evitar ser detectados.