Morata de Tajuña invierte 30.000 euros en la Biblioteca Municipal en el último año

Morata de Tajuña invierte 30.000 euros en la Biblioteca Municipal en el último año

Una nueva mampara acristalada solucionará los problemas de insonorización entre las zonas de lectura infantil y de adultos. El centro fue premiado por el Ministerio de Cultura por sus iniciativas de fomento de la lectura. El Ayuntamiento de Morata de Tajuña, a través de la Concejalía de Cultura, continúa apostando por la difusión de la lectura. Sólo durante el último año, el Consistorio ha invertido cerca de 30.000 euros en mejoras como la sustitución del antiguo sistema de climatización, la instalación de una mampara divisoria entre las
secciones, la renovación del mobiliario o equipos informáticos.

La mejor insonorización de las zonas infantil-juvenil y de adultos era una de las demandas de los usuarios del centro de lectura. Ahora, gracias a una inversión de 7.500 euros, se ha instalado una mampara de separación acristalada con una puerta automática que, en palabras del concejal de Cultura, David Loriente, durante su visita a la Biblioteca Municipal, “garantizará la tranquilidad en la zona de adultos y evitará las quejas de los usuarios”, que hasta ahora veían complicado compaginar una labor de estudio con el murmullo o los juegos de los más pequeños.

Mejoras que se suman a la adquisición de tres equipos informáticos, con una subvención de la Comunidad de Madrid, a la sustitución de la puerta de acceso, la compra de baldas, la compra de un tatami para actividades de cuentacuentos con los más pequeños, o la sustitución de la antigua máquina de climatización por valor de 19.000 euros.

“Estas inversiones demuestran el interés del Equipo de Gobierno por mejorar nuestra biblioteca y el confort de sus usuarios”, recordó el concejal de Cultura, para quien este tipo de actuaciones y la programación que se organiza en el centro han repercutido en que fuese premiado en el Concurso de Proyectos de Animación Lectora del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. El proyecto con el que concursaba la biblioteca llevaba por título "No son molinos, amigo Sancho... Son GIGANTES" y fue distinguido con el Premio María Moliner con el puesto 14 de entre las más de 600 propuestas presentadas de municipios de entre 5.000 y 20.000 habitantes.

Con cerca de 17.000 volúmenes, de ellos 15.000 en formato libro, la Biblioteca Municipal de Morata cuenta con más de 3.000 usuarios, muchos de los cuales, en torno a 1.860, son niños. Un “motor cultural” del pueblo, como reconoce su responsable Óscar Ortego, cuyo sentido es “que la gente tenga afición por la lectura”, consiguiéndolo a través de una “biblioteca moderna” con un club de lectura, diversas actividades y el proyecto Biblioteca Integrada para descubrir a los niños del CEIP Claudio Vázquez la pasión por los libros.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Morata de Tajuña trabaja para evitar casos de xylella fastidiosa en su municipio

    La localidad produce el 25% de las aceitunas para aceite de la región y está situada a pocos kilómetros de Villarejo de Salvanés. Morata de Tajuña, a través de su concejalía de
    Medio Ambiente, ha comenzado a trabajar para mejorar la prevención y detectar posibles casos de xylella fastidiosa en los olivares del municipio tras detectarse un brote de esta bacteria en la vecina localidad de Villarejo de Salvanés.

    “Su lucha es un muy compleja, por lo que sólo cabe, a día de hoy, la prevención”, ha comentado el concejal de Agricultura y Medio Ambiente, David Velilla, quien conoció la noticia precisamente cuando mantenía una reunión con el director de la Escuela de Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid , Luis Ricote, y con los concejales de Agricultura de los pueblos vecinos de Chinchón y Ciempozuelos, Rebeca Bris y Rubén Iglesias.

    Una cita en la que los tres pueblos planteaban la elaboración de políticas agrícolas conjuntas entre los municipios y la Escuela de Agrónomos. La xylella fastidiosa es una bacteria que afecta a más de 300 especies de plantas, entre las que se encuentra el olivo, y que ya ha arrasado millones de éstos en Italia, desde donde la enfermedad se ha extendido a Baleares y a Alicante.

    Una enfermedad conocida como el ébola del olivo que podría afectar a los olivares de Morata de Tajuña, de los que se extrae el 25% de las aceitunas destinadas a la elaboración de aceite de la región.

    De momento, los municipios afectados son Villar ejo de Salvanés, Fuentidueña de Tajo, Villamanrique de Tajo y Valdaracete, todos ellos a escasos kilómetros de Morata. “La Comunidad de Madrid ha actuado muy bien y con la celeridad necesaria calificando de utilidad pública la lucha contra esta bacteria, ante el brote detectado en Villarejo”, incidió Velilla, quien ha insistido en que “desde el Ayuntamiento se irá informando puntualmente del desarrollo de los acontecimientos de esta plaga”.

    Desde la concejalía de Agricultura del Consistorio morateño ya se han puesto en contacto con el Ayuntamiento de Villarejo de Salvanés para ofrecerles la ayuda que precisen y para poner en marcha junto a la Comunidad de Madrid “planes serios de comunicación e información sobre la plaga”.

    La posible llegada de esta plaga al centro peninsular era una de las preocupaciones de la concejalía. De hecho, en el marco de la última Feria del Aceite y del Ajo de Morata, ya se realizaron charlas informativas para que los agricultores morateños aprendiesen a conocer y aplicar buenas prácticas agrarias para mantengan las explotaciones en un estado sanitario adecuado que pudiese evitar la llegada de la enfermedad.

  • Los jóvenes de Morata de Tajuña, concienciados con la protección de su Patrimonio

    El Ayuntamiento de Morata de Tajuña y el SIES se suman a una campaña de la FEMP sobre sensibilización escolar en materia de patrimonio histórico. Los alumnos han visitado elementos del patrimonio histórico morateño para concienciarse de su cuidado.

    Más de 250 alumnos del SIES Anselmo Lorenzo de Morata de Tajuña participaron, recientemente, en la Campaña de Sensibilización Escolar en materia de patrimonio histórico que la Federación Española de Municipios y Provincias ha llevado a cabo en centros escolares de Educación Secundaria Obligatoria de todo el país. Una iniciativa a la que el Ayuntamiento de Morata se ha sumado con una serie de visitas guiadas para que los jóvenes conozcan su patrimonio y se identifiquen con él, fomentando un cambio de mentalidad que evite las agresiones al mismo y ofrezca nuevas alternativas.

    La campaña, promovida también por la Fundación ACS, pretende proporcionar a los escolares el conocimiento sobre el patrimonio histórico de la localidad, con el fin de concienciarlos de la importancia de conservarlo y cuidarlo. Así, a través de vídeos pedagógicos, los estudiantes aprenden a identificar las principales agresiones y la forma de evitarlas o incluso a proponer alternativas para desarrollar actividades que no afecten o dañen el patrimonio.

    Una apuesta por la conservación que el Consistorio morateño ha llevado más allá con la organización de diversas excursiones para que los alumnos no sólo conozcan cómo
    proteger los elementos más importantes del municipio, sino su historia. “Hemos querido que los jóvenes se sientan identificados del orgullo que es tener estos edificios o lugares en nuestro pueblo, pero también de lo importante que es legarlos en buenas condiciones a las próximas generaciones”, explicó la concejal de Educación, Juani Serrano, durante una de las visitas guidas.

    Visitas en las que los alumnos de 1º, 2 y 3º de ESO aprendieron sobre los orígenes de Morata y el porqué de edificios tan emblemáticos como el Museo de la Molinería–Molino de la Huerta de Angulo, la Casa Mac-Crohón o el Consistorio. “Desde el Ayuntamiento se está llevando a cabo una importante puesta en valor de nuestro patrimonio y son los morateños los primeros que han de conocer su Historia”, comenta David Loriente, concejal de Cultura y Turismo.

    Esta campaña de sensibilización se hará extensible a todo el municipio con la difusión, a través de las redes sociales municipales, de pequeñas píldoras con el contenido audiovisual con el que los jóvenes morateños han trabajado en clase.

    Patrimonio2.jpg

  • La gastronomía, la otra gran pasión de la Semana Santa morateña

    Durante estos días, se pueden degustar los dulces oficiales de la Pasión de Morata o incluso el menú de la Última Cena. Además de las populares palmeritas de Morata, la localidad del sureste madrileño ofrece durante toda la Semana Santa diversas propuestas gastronómicas, desde dulces para los amantes de la repostería, a la tradicional comida castellana, pasando por un menú inspirado en el Última Cena.

    Con un jugosísimo hojaldre, aunque de pequeño tamaño, y cubiertas de chocolate que se derrite con solo mirarlo, los reposteros morateños llevan medio siglo elaborando las
    famosas palmeritas de Morata. Un dulce que durante la Semana Santa deja paso a los “pasioncitos y las tentaciones”, los dulces oficiales de la Pasión de Jesús, que se celebra
    cada Jueves Santo desde hace 32 años en la localidad.

    Dos “pecados” que hacen de la Pasión de Morata la única en el mundo con repostería oficial. Y para aquellos que teman caer en la gula de probarlos, han de saber que,
    además, la de Morata es la única pasión con la indulgencia del Papa Juan Pablo II para todos aquellos que participen en ella o la contemplen.

    El domingo de Pascua, es tradición en Morata “correr el hornazo”. Un bollo de pasta y levadura al que se le añaden huevos crudos que se cuecen junto al bollo en el horno y
    que pueden ir adornados con un baño de azúcar y caramelos para los más pequeños. Un bollo que, junto con las tortas, viene acompañado por la tradición de comerlo en el
    campo junto a toda la familia y amigos. Además, es común que los huevos que acompañan el hornazo se casquen jugando en la cabeza de uno de los acompañantes antes de empezar a pelarlos.


    El Cristianismo, con la institución de la Eucaristía, se fundó en la Última Cena, el banquete más popular de la Historia. Un repertorio de platos que hoy podemos precisar con absoluta exactitud, basándonos en el Evangelio de san Juan y en las precisiones realizadas en su día por el actual Papa Emérito Benedicto XVI, y que se pueden degustar en el Mesón El Cid de Morata de Tajuña.

    Hasta el Sábado Santo, este restaurante ofrece un menú compuesto por los cuatro platos simbólicos con los que los judíos conmemoraban el episodio del Éxodo,
    acompañados por el matzo o pan ácimo, y las cuatro copas de un vino direct, antecedente del actual syrah.