La Guardia Civil inmoviliza 153,5 toneladas de cigala sin trazabilidad y sin las debidas garantías sanitarias

La Guardia Civil inmoviliza 153,5 toneladas de cigala sin trazabilidad y sin las debidas garantías sanitarias

Se trata de la segunda fase de la operación Pinza Roja, realizada el pasado 4 de julio, en la que se intervinieron otras 45 toneladas de cigala, el valor total del de la mercancía inmovilizada podría ascender en el mercado a 4,5 millones de euros.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil, en colaboración con el Servicio de Inspección Veterinaria de Guardacostas de la Xunta de Galicia, ha inmovilizado 153,5 toneladas de cigala. Se trata de la segunda fase de la operación Pinza Roja, realizada el pasado 4 de julio, en la que se intervinieron otras 45 toneladas de cigala.

La operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo nuevos indicios de comercialización de cigala, carente de trazabilidad y sin las debidas garantías sanitarias.

En esta segunda fase se ha realizado una inspección en una empresa destinada a la distribución de productos alimenticios procedentes del mar, con base en el Puerto de A Coruña, donde se han inmovilizado 863 cajas de cigala congelada, con un peso total 2.059,05 kilogramos, tras comprobar que carecía de documento alguno que garantizase su trazabilidad.

Dado que la mercancía procedía de otra empresa congeladora, se procedió simultáneamente a la inspección de estas instalaciones, donde se localizaron otros 746 lotes de cigala, con un peso de 153.463 kilogramos, que también fue inmovilizada.

En esta empresa distribuidora se localizaron, además, 165 sacos de antioxidante para la conservación de crustáceos, cantidad que se estimó muy superior a la necesaria para la actividad habitual de la empresa, por lo que se tomaron muestras de los alimentos congelados, que han sido remitidas al Laboratorio de Salud Pública de Galicia para verificar la presencia de sulfitos o conservantes en cantidad superior a la autorizada. Todo ello determinará una posterior actuación en el ámbito penal o administrativo.

La operación continúa abierta debido al ingente volumen de marisco que se tiene que inspeccionar y a las difíciles condiciones de trabajo en el interior de las cámaras frigoríficas, con una temperatura aproximada de -22 ºC, que en ocasiones supone una sensación térmica de hasta -40º.

El valor total de la mercancía inmovilizada podría ascender en el mercado a 4,5 millones de euros.

Se ha levantado acta de denuncia al responsable de la empresa por falta de trazabilidad del marisco almacenado en sus cámaras frigoríficas. También ha sido denunciado un transportista de Guipúzcoa, que fue sorprendido descargando tres palets de cigala, sin documentación o facturas de compra, en las instalaciones de la congeladora, mientras se realizaba la inspección.

cigala_roja.jpg

 

 

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Guardia Civil realiza una macrooperación contra el tráfico de armas e incauta más de 300

    La Guardia Civil ha incautado 322 armas de fuego y más de 50.000 cartuchos en la mayor operación contra armas activas de los últimos años. Entre las armas intervenidas se encuentran fusiles de asalto AK47, subfusiles, pistolas ametralladoras y más de 250 armas cortas plenamente funcionales.

    La macrooperación, que se ha desarrollado en Madrid, Asturias y Cantabria, se ha saldado con cuatro detenidos.

    2018-12-12_op_golalde_gijon_05.jpg

    La Guardia Civil ha llevado a cabo una de las mayores operaciones contra el tráfico de armas en nuestro país. La operación “GOLALDE” se ha saldado con la incautación de un arsenal de 322 armas de fuego y más de 50.000 cartuchos. Cuatro personas han sido detenidas a raíz de la investigación que se ha desarrollado en Madrid, Asturias y Cantabria. A los detenidos se les imputa los delitos de tráfico de armas, depósito de armas de guerra y depósito de municiones. La Guardia Civil ha ejecutado un total de 11 registros en domicilios y locales vinculados a la operación.

    Los detenidos traficaban con armas de fuego de distintas procedencias tanto nacionales como extranjeras. Incluso aprovechaban armas de fuego inutilizadas que posteriormente manipulaban para ponerlas de nuevo en condiciones de efectuar fuego real. Dichas armas de fuego, junto con la munición para las mismas, eran vendidas a delincuentes de todo el país. Al tener sus números de serie borrados o no estar registradas en las bases de datos nacionales, las armas podían ser desviadas al mercado ilegal.

    La investigación se inició a principios de año al detectar en Internet a un individuo que, bajo la falsa identificación como coleccionista, vendía armas de fuego a un precio muy superior al del mercado. Este vecino de una pedanía de Gijón –de 49 años-, carecía de cualquier tipo de licencia de armas pues le habían sido revocadas hace años a raíz de un episodio de violencia doméstica. Las conversaciones posteriores para concretar los detalles de la venta y entrega tenían lugar en aplicaciones de mensajería encriptada.

    Este primer detenido poseía un total de 16 armas de fuego, todas ellas activas, entre las que destacan un fusil de asalto de fabricación soviética AK-47, dos subfusiles de fabricación israelí UZI y un subfusil de fabricación estadounidense INGRAM dotado de silenciador, así como abundante munición para los mismos. Dada la naturaleza de armas de guerra de estas últimas, por su capacidad para hacer fuego automático, su tráfico ilícito supone un riesgo aún mayor.

    A otro de los detenidos, también en Gijón, le fueron incautadas en su domicilio 211 armas, 193 de ellas pistolas y revólveres. Este mismo individuo tenía instalado en el trastero de su domicilio un taller clandestino para la manipulación de armas y la fabricación ilegal de munición. En este domicilio la Guardia Civil intervino además varias armas de fuego en proceso de rehabilitación, numerosos cañones nuevos, piezas fundamentales y cargadores, así como más de 30.000 cartuchos metálicos de diferente calibre y 18 kilos de pólvora para la fabricación de munición.

    Esta operación se enmarca dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil. En los últimos cinco años se han explotado más de 28 operaciones contra redes de tráfico de armas con el resultado de 295 personas detenidas, más de 3.050 armas de fuego incautadas y 334.300 cartuchos metálicos intervenidos.

    Efectos incautados por Guardia Civil:
    275 armas cortas (pistolas y revólveres).
    34 armas largas (rifles y escopetas)
    7 subfusiles (armas de guerra)
    4 pistolas ametralladoras (armas de guerra)
    1 fusil de asalto (arma de guerra)
    1 bolígrafo-pistola y 1 bastón-escopeta (armas prohibidas)
    3 silenciadores.
    Mas de 50.000 cartuchos metálicos de diferentes calibres.
    18 kg. de pólvora y miles de vainas, proyectiles y pistones para la fabricación artesanal e ilegal de munición.
    Numerosos cañones nuevos, cientos de cargadores de todo tipo de armas, herramientas para la manipulación y rehabilitación de armas de fuego.

    2018-12-12_op_golalde_gijon_07.jpg

     

  • Guardia Civil detiene a 57 personas miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas

    La organización, desplegada desde Estepona (Málaga) a Tarifa (Cádiz), estaba en expansión y podría estar colocando actualmente en Europa unos 60.000 kilos de hachís al año. Se han incautado cerca de 10 toneladas de hachís, además de 12 vehículos que habían sido previamente sustraídos. También se han intervenido bienes inmuebles por valor de cerca de 3 millones de euros y bienes muebles cuyo valor roza los 300.000 euros.

    Se han desmantelado 10 “guarderías” para la ocultación de la droga y los vehículos robados ubicadas en zonas de difícil acceso para impedir y dificultar la acción de las Fuerzas de Seguridad.

    hachis_2.jpg

    La Guardia Civil, en el marco del esfuerzo operativo contra el narcotráfico que la 4ª Zona de la Guardia Civil en Andalucía está desarrollando en el área del estrecho y su zona de influencia, ha desarrollado la operación “Albarracín” en la que ha sido desarticulada una de las más importantes organizaciones criminales dedicada al tráfico de drogas entre el Norte de África y Europa a través de las costas andaluzas.

    La organización desarticulada funcionaba como una cooperativa en la que los líderes compartían los recursos y los medios humanos. Contaba con pilotos experimentados de embarcaciones semirrígidas, conocidas como “gomas”, para transportar el hachís desde Marruecos a nuestras costas. Estos pilotos ocupaban un escalón alto en la organización y estaban muy bien considerados y retribuidos.

    Durante las operaciones de desembarque contaban con un nutrido grupo de personas, los conocidos como “puntos”, que utilizaban teléfonos móviles o walkie-talkies para dar aviso en caso de que la Guardia Civil hiciera acto de presencia, con lo que se abortaría el alijo hasta el momento adecuado.

    Al llegar las embarcaciones a tierra eran recibidas por grupos de personas de la máxima confianza de los líderes, los conocidas como “collas”, dirigidos durante la descarga por su “jefe de colla”.

    El hachís era cargado en vehículos que previamente habían sido robados por una “división” que, tras robarlos, los preparaba para la carga y los escondía en lugares seguros hasta que eran utilizados para el transporte de la mercancía. Eran, preferentemente, todo-terrenos de gran capacidad, a los que tintaban las lunas de negro y quitaban los asientos traseros para aumentar la capacidad de carga.

     

    Por otro lado, contaban con un sistema de “guarderías” de droga doble o triple, con personal encargado de su custodia, para evitar la acción de la Guardia Civil o de otras organizaciones que se dedican a robarla “vuelcos”. En primer lugar los fardos de hachís se cargaban en los vehículos robados y se ocultaban en un lugar cerca de la costa para “enfriar” la mercancía. Una vez que pasa un tiempo prudencial, para asegurarse que no están perseguidos por las FCSE, son transportados a otra segunda guardería o zulo. Este 

    En total la Guardia Civil, en las diferentes aprehensiones que ha realizado, ha incautado 9.640 kilogramos de hachís de diferentes alijos, ocurridos en las playas de Tarifa, San Roque y Manilva.

    Ha descubierto 10 guarderías cerca de la costa, utilizadas para esconder la droga y los vehículos en las localidades de Manilva, Casares, San Enrique de Guadiaro, Tesorillo, Estepona y Tarifa. En estos lugares y en los alijos se han recuperado doce vehículos robados en España y Marruecos.

    Se han realizado ocho registros en domicilios y se ha incautado numerosa documentación que será analizada por equipos especializados en investigación económica y blanqueo de capitales. Además, se ha solicitado a la Autoridad Judicial la prohibición de la disposición de los bienes muebles e inmuebles nominales de los implicados, estando en ejecución una Investigación Patrimonial para determinar el origen de esos bienes. Hasta el momento los investigadores han intervenido bienes inmuebles por un valor 2.809.576 euros y de bienes muebles por 293.818 euros.

    Hay 57 personas detenidas, la mayoría mientras culminaban los alijos en la playa y en la custodia de la droga y de los vehículos sustraídos, el resto son los jefes de la organización y personal de los escalones de infraestructura y logística. Uno de los cabecillas es un empleado público que llevaba una vida aparentemente “normal”, sin hacer ningún tipo de alarde u ostentación. Se ha ordenado el ingreso en prisión de más de la mitad de los detenidos.

  • Detenido un vecino de Loeches y otro de Mejorada por robar en un polígono de Albacete

    En una investigación de la Guardia Civil de Albacete, el equipo ROCA, ha detenido a tres personas, como presuntas autoras de diez delitos de robo con fuerza cometidos en naves industriales del polígono industrial Romica de Albacete. Se ha conseguido recuperar la mayoría de los objetos sustraídos en los ilícitos penales esclarecidos.

    Los tres detenidos, vecinos de las localidades madrileñas de Getafe, Mejorada del Campo y Loeches, dos de 37 y uno de 39 años de edad, contaban con numerosos antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio.

    La Guardia Civil tuvo conocimiento se una serie de robos cometidos en naves industriales del polígono albaceteño de Romica, entre los meses de julio y agosto del actual, que seguían un mismo patrón en cuanto a los horarios de comisión y al modus operandi, aglutinado estos hechos en lo que se denominó operación 'Kamiro'.

    Durante el transcurso de la investigación se pudo averiguar que los ahora detenidos se desplazaban desde la provincia de Madrid hasta el polígono Albacete de Romica, aprovechando las horas centrales del día para cometer los robos en las naves industriales.

    Tras la detención de los autores de los robos, la Guardia Civil ha conseguido recuperar, varias grapadoras industriales, martillos neumáticos, sierras de calar, taladros, 57 rollos de cable de cobre, 40 rollos de cable de toma de tierra, 2 rollos de manguera de cable, varios maletines de herramientas, 3 cizallas de distintos tamaños y numerosos destornilladores, estos últimos presumiblemente utilizados para cometer los hechos delictivos.

    Todos estos objetos recuperados, valorados en 25.000 euros han sido devueltos a sus legítimos propietarios.