La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros

La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros Destacado

Dos de ellos fueron detenidos cuando abandonaban los vehículos robados con los que cometían las acciones, mientras que los otros dos fueron sorprendidos por la Policía cuando llegaban a sus domicilios después de dar el último golpe.

Durante los registros en las viviendas se recuperó parte del dinero robado y otras grandes cantidades en efectivo, así como cerca de mil monedas de dos euros falsas, 150 plantas de marihuana y diversos elementos pirotécnicos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro integrantes de un grupo criminal especializado en el robo con fuerza en entidades bancarias. Cometían sus actos colocando material explosivo en los cajeros automáticos, poniendo en riesgo la vida de las personas que pudieran encontrarse en las inmediaciones y consiguiendo importantes cantidades de dinero en efectivo.

Tras detectar un aumento de este tipo de delito en la demarcación de Madrid, la Policía Nacional inició sus investigaciones consciente de que un delito tan específico debía estar siendo cometido por un grupo criminal especializado.

En pleno desarrollo de la investigación se produjo, durante una madrugada del mes de agosto, un robo con fuerza mediante explosivos en un cajero automático de la capital. Participaron al menos cuatro personas que huyeron a bordo de un vehículo de alta gama sustraído. Este vehículo fue localizado por la Policía Nacional unos días más tarde y sometido, desde ese momento, a vigilancia constante.

Durante la madrugada del día siguiente a su localización, fue puesto en movimiento de nuevo por un grupo de individuos que llegaron a bordo de otro coche de alta gama, también sustraído. Ambos vehículos circularon juntos esa madrugada y sus ocupantes participaron en un robo con fuerza ocurrido en un establecimiento de Getafe. Allí sustrajeron una caja con dinero en efectivo.

Finalmente, los dos vehículos fueron localizados cuando sus usuarios pretendían dejarlos en una avenida del barrio de Campamento. Al abandonar la zona en dos vehículos legales, los agentes consiguieron interceptar uno de los vehículos, ocupado por dos individuos. Los demás acompañantes consiguieron huir en el otro coche.

Se procedió a la detención de los dos ocupantes y a la intervención de los dos vehículos sustraídos y del coche en el que circulaban, en cuyo interior fue hallada una funda de guitarra en la que guardaban herramientas y un inhibidor de frecuencias.

La investigación policial continuó, centrándose principalmente en el entorno de las dos personas detenidas. El estudio de las imágenes de nuevos hechos permitió, unos meses más tarde, la identificación de un hombre, al que se le sometió a continuas vigilancias. De esta manera, se pudo confirmar su participación en las actividades delictivas y se llegó a la identificación del resto de los autores.

A finales de octubre se produjo un nuevo robo, donde hicieron explosionar conjuntamente dos cajeros. La acción fue frustrada por la rapidez policial, pero los autores consiguieron huir a bordo de un vehículo de alta gama. Pese a resultar frustrado, no cesaron en su intención criminal y se detectaron nuevos movimientos para la ejecución de más hechos. Ante esta información, se elaboró un dispositivo policial para controlar diversas sucursales y vigilar los domicilios de los investigados.

A principios de noviembre, se recibió el aviso de un nuevo robo con fuerza en un cajero automático de una sucursal de Madrid. Los autores habían dejado diversos billetes del cajero violentado esparcidos por el suelo, algunos de ellos con restos de sangre. Esos restos también se encontraron en el interior de la sucursal, lo que evidenciaba que uno de los autores había sufrido un corte. A su vez, mediante los fotogramas de los dos autores, que habían robado cerca de 18.000 euros, se comprobó que los rasgos físicos de uno de ellos eran similares a los del principal sospechoso.

Ante tales hechos, se determinó la vigilancia de los domicilios de los investigados. En un primer momento, se produjo la llegada de uno de ellos, el cual fue custodiado con la intención de ejecutar su detención unos minutos más tarde. A los pocos minutos, se observó la llegada del principal sospechoso a su domicilio de Yepes (Toledo). Tras comprobarse que su ropa coincidía con la de uno de los autores del hecho, se procedió a su detención, que se produjo tras una carrera en la que intentó escapar. Llevaba consigo 6.950 euros y presentaba un profundo corte en una de sus manos, por donde sangraba abundantemente.

Tras practicar esta detención, se retomó la del primer individuo localizado. En ese proceso, intentó huir de su domicilio atravesando el cerco que sobre el mismo se mantenía. En su huida, casi desnudo, trató de llevarse el dinero del robo, pero se le cayó quedando desperdigado por el interior del patio trasero de su vivienda.

Tras estas detenciones, se solicitó autorización para la diligencia de entrada y registro en los domicilios de Yepes y Madrid, así como en el domicilio de un tercer investigado que habría participado en el robo de esa madrugada, situado también en la capital. Tales registros fueron autorizados, aunque no se detuvo a nadie en esta última vivienda.

Durante los registros, en una de las casas se pudo recuperar parte del dinero robado en esa madrugada, así como otra gran cantidad en efectivo. Además, se produjo el hallazgo de unas mil monedas de dos euros aparentemente falsas y de 150 plantas de marihuana. Debido a este último hallazgo, se solicitó la ampliación del objeto de la investigación, que resultó aceptada por el Juzgado de Instrucción. A su vez, en otro domicilio se produjo el hallazgo de elementos pirotécnicos, así como elementos de soldadura para su confección. La investigación continúa abierta.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desarticulada una organización dedicada al cultivo de marihuana para su exportación y venta a traficantes europeos

    Para abastecerse de marihuana la organización contaba, en la provincia de Badajoz, con un clan familiar cuyos miembros dirigían una red de invernaderos y cultivos indoor. La organización operaba desde Madrid estableciendo contactos con traficantes de Reino Unido, Francia e Italia principalmente, a quienes enviaban la droga mediante empresas de paquetería.

    En los 25 registros simultáneos practicados en la Comunidad de Madrid y en la provincia de Badajoz se ha detenido a 22 personas y se han desmantelado 8 plantaciones de marihuana y se han aprehendido 10.500 plantas y 250 kilos de cogollos empaquetados y preparados para su venta

    Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, en el marco de la Operación ”Farmers-Bambusa” desarrollada en la Comunidad Autónoma de Madrid y la provincia de Badajoz, han detenido a 22 personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación del fluido eléctrico. Los detenidos conformaban un grupo delictivo dedicado al cultivo indoor de marihuana para su posterior tráfico a diferentes países europeos.

    La investigación comenzó en enero de 2018, cuando agentes de la Policía Nacional recibieron varias denuncias, de vecinos de la localidad madrileña de Parla, en las que alertaban de la existencia de un piso en el que podría estar siendo almacenada marihuana en grandes cantidades. Fruto de las primeras investigaciones, se incautaron 109 kilos de cogollos de marihuana y 105.200 euros y se detuvo a cuatro ciudadanos de nacionalidad china, responsables de la guarda y custodia de la droga.

    Dentro de las diferentes colaboraciones y coordinaciones entre Policía Nacional y Guardia Civil encaminadas a la lucha contra el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, agentes de la Comisaría de Parla, de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional y de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz, descubrieron la existencia de un complejo entramado que operaba desde Madrid y Parla, compuesto por ciudadanos chinos que actuaban en pequeñas células que, a su vez, se encargaban de contactar con los receptores de diversos países europeos: Reino Unido, Francia e Italia, principalmente.

    Cada célula, una vez que acordaba y recibía el dinero del cliente correspondiente, contactaba en la provincia de Badajoz con un clan familiar que había construido una red de invernaderos y cultivos indoor de marihuana, y que les servía el estupefaciente. Para hacerse una idea del volumen del negocio ilícito, se destaca que en una sola semana el comprador venido de Madrid a Mérida, podía adquirir marihuana valorada en unos 300.000 euros.

    Este clan familiar se encontraba perfectamente estructurado con roles muy definidos: el cabecilla de la organización contaba con diferentes personas de la familia a su servicio y dedicadas a la creación de invernaderos en el interior de diferentes inmuebles. Estas instalaciones contaban con enganches ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para los múltiples aparatos, máquinas, transformadores y material -cuantificables en decenas de miles de euros- para el cultivo y desarrollo de las plantas. También contaban con cuidadores y guardadores del cultivo, a quienes les ofrecían vivir en los citados inmuebles a cambio de ciertas cantidades de dinero.

    Una vez que las células recogían el estupefaciente, era transportado a Madrid, donde la organización disponía de estructuras estables de pisos, garajes y almacenes en los que la depositaban, procesaban, envasaban y camuflaban entre otros objetos de procedencia legal, para ser enviadas al extranjero de forma inmediata y en un plazo inferior a 24 horas. De esta forma la droga permanecía.

    Ante estos hechos y pruebas incriminatorias obtenidas durante un año de investigación, el pasado 23 de enero se llevaron a cabo 25 registros simultáneos practicados en domicilios, garajes y naves de Madrid y Parla así como en las localidades pacenses de Mérida, Arroyo de San Servan, Santa Amalia y Conquista del Guadiana. Además, se ha detenido a 11 ciudadanos chinos y 11 españoles, se han desmantelado 8 invernaderos indoor y los agentes han incautado 10.500 plantas y 250kg kilogramos de cogollos de marihuana, empaquetados y preparados para su venta. Por otro lado, se han intervenido tres vehículos utilizados por la organización, 195.000 euros en efectivo y 6 escopetas.

    Los registros se desarrollaron de forma conjunta con el despliegue de más de 250 agentes de la Comisaría de Parla y la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional; de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz; las USECIC de las Comandancias de la Guardia Civil de Badajoz y Cáceres, GRS de Madrid y Sevilla, apoyados por el Servicio Aéreo de la Guardia Civil de Sevilla y perros adiestrados en búsqueda de sustancias estupefacientes de ambos Cuerpos.

    A cinco de los detenidos se les ha decretado prisión eludible bajo fianza entre 3.000 y 10.000 euros, los restantes están en libertad con cargos. La operación, que ha estado tutelada por el Juzgados de Instrucción número 4 de Parla (Madrid), sigue abierta, con el objetivo de la localización y detención de otros integrantes de esta organización criminal.

  • La Policía Local de Coslada encuentra ochocientos productos caducados en una inspección

    La Policía Local de Coslada ha intervenido en un establecimiento de venta de alimentos y bebidas ubicado en el barrio del Casco de la ciudad. Como consecuencia de la inspección se procedió ala instrucción de un atestado policial al propietario del local en cuestión como investigado por un presunto delito contra la salud pública.

    Según los datos facilitados por la propia jefatura de la Policía Local de Coslada, durante la inspección los agentes constataron, entre otras irregularidades, que en la tienda se encontraban, expuestos para su venta, gran cantidad de alimentos caducados y otros que tenían vencida la fecha de consumo preferente.

    En total, según pudieron constatar los policías locales, han sido más de 800 los productos hallados y que presentaban esa característica relacionada con su consumo.

    Una vez levantada el acta correspondiente, se requirió la presencia de un camión del Servicio de Limpieza Viaria de Coslada para la carga, traslado y posterior destrucción de todos esos productos.

    Cabe subrayar que, en el mismo operativo, se levantaron también seis actas-denuncia a otras tantas personas, por consumo de bebidas alcohólicas en vía pública, acreditándose que habían sido adquiridas previamente en la misma tienda inspeccionada.

    Los denunciados formaban parte del grupo de clientes habituales. En las labores de identificación, como se desprende de la información facilitada por Policía Local de Coslada, se constató que la mayoría de los mismos cuentan con antecedentes penales.

    Del igual modo, en las mismas actuaciones policiales se verificó que se ejercía en el citado local la venta de tabaco sin contar con la preceptiva licencia administrativa para ello, y que, además, el mismo provenía supuestamente del mercado de contrabando (cajetillas sin precinto fiscal), estando ocultas las cajetillas de cigarrillos incautadas en distintos puntos del establecimiento.

    El operativo se inició a raíz de una serie de quejas vecinales respecto a las molestias (ruidos, residuos, suciedad generada y no retirada, etc.) que originaban un determinado grupo de personas que se venían reuniendo habitualmente junto al citado establecimiento ubicado en la zona del Casco de la ciudad.

    Esa colaboración ciudadana también subrayaba que se producía un consumo habitual de bebidas alcohólicas en la vía pública, adquiridas previamente en dicho establecimiento, así como de sustancias estupefacientes. Incluso, en ocasiones, las mismas personas utilizaban un altavoz portátil de gran potencia para escuchar música, a alto volumen, en sus reuniones.

    A raíz de estos datos, desde Policía Local de Coslada se actuó en una zona que, además, hace tiempo también se levantaron varias actas de denuncia por tenencia y/o consumo de sustancias estupefacientes. Precisamente, la Jefatura de este cuerpo tras esas primeras actuaciones, decidió implementar un operativo policial para hacer frente a esa problemática.

    caducados.jpg

     

  • La Policía Local de Morata de Tajuña estrena coche de policía

    La renovación de uno de los vehículos patrulla suponía una necesidad urgente para el cuerpo de agentes locales. El Ayuntamiento de Morata de Tajuña ha adquirido un nuevo coche patrulla para la Policía Local. Con una inversión de, aproximadamente, 25.000 euros, el
    nuevo vehículo forma parte del plan de renovación del parque móvil municipal y suponía una necesidad urgente para el cuerpo de agentes locales.

    Equipado con todos los sistemas de seguridad y vigilancia necesarios par a que los agentes lleve n a cabo su labor de patrullaje, el nuevo vehículo de gasolina con una potencia de 130 cv ofrece una mayor tracció n y estabilidad . Además, está equipado con una cámara de visión trasera, navegador, ordenador a bordo y un altavoz , entre otras mejoras, así como con un puente luminoso para uso en caso de emergencia que cumple con la nueva normativa.

    Durante su presentación, el alcalde, Ángel Sánchez, destacó que el objetivo municipal es "seguir modernizando de manera paulatina el parque móvil municipal”, asegurando que el Ayuntamiento continúa apostando por “dotar a nuestra Policía Local de los medios para que sigan velan do por la seguridad de todos los vecinos” .

    Por su parte, el concejal de Hacienda y Seguridad, David Velilla, quiso poner en valor que esta adquisición ha sido sólo posible gracias a la buena gestión que ha hecho el Equipo de Gobierno, lamentando la “falta de implicación por parte de la Comunidad de Madrid en dotar a los agentes de la BESCAM de los vehículos necesarios para llevar a cabo sus funciones”.