La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros

La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros Destacado

Dos de ellos fueron detenidos cuando abandonaban los vehículos robados con los que cometían las acciones, mientras que los otros dos fueron sorprendidos por la Policía cuando llegaban a sus domicilios después de dar el último golpe.

Durante los registros en las viviendas se recuperó parte del dinero robado y otras grandes cantidades en efectivo, así como cerca de mil monedas de dos euros falsas, 150 plantas de marihuana y diversos elementos pirotécnicos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro integrantes de un grupo criminal especializado en el robo con fuerza en entidades bancarias. Cometían sus actos colocando material explosivo en los cajeros automáticos, poniendo en riesgo la vida de las personas que pudieran encontrarse en las inmediaciones y consiguiendo importantes cantidades de dinero en efectivo.

Tras detectar un aumento de este tipo de delito en la demarcación de Madrid, la Policía Nacional inició sus investigaciones consciente de que un delito tan específico debía estar siendo cometido por un grupo criminal especializado.

En pleno desarrollo de la investigación se produjo, durante una madrugada del mes de agosto, un robo con fuerza mediante explosivos en un cajero automático de la capital. Participaron al menos cuatro personas que huyeron a bordo de un vehículo de alta gama sustraído. Este vehículo fue localizado por la Policía Nacional unos días más tarde y sometido, desde ese momento, a vigilancia constante.

Durante la madrugada del día siguiente a su localización, fue puesto en movimiento de nuevo por un grupo de individuos que llegaron a bordo de otro coche de alta gama, también sustraído. Ambos vehículos circularon juntos esa madrugada y sus ocupantes participaron en un robo con fuerza ocurrido en un establecimiento de Getafe. Allí sustrajeron una caja con dinero en efectivo.

Finalmente, los dos vehículos fueron localizados cuando sus usuarios pretendían dejarlos en una avenida del barrio de Campamento. Al abandonar la zona en dos vehículos legales, los agentes consiguieron interceptar uno de los vehículos, ocupado por dos individuos. Los demás acompañantes consiguieron huir en el otro coche.

Se procedió a la detención de los dos ocupantes y a la intervención de los dos vehículos sustraídos y del coche en el que circulaban, en cuyo interior fue hallada una funda de guitarra en la que guardaban herramientas y un inhibidor de frecuencias.

La investigación policial continuó, centrándose principalmente en el entorno de las dos personas detenidas. El estudio de las imágenes de nuevos hechos permitió, unos meses más tarde, la identificación de un hombre, al que se le sometió a continuas vigilancias. De esta manera, se pudo confirmar su participación en las actividades delictivas y se llegó a la identificación del resto de los autores.

A finales de octubre se produjo un nuevo robo, donde hicieron explosionar conjuntamente dos cajeros. La acción fue frustrada por la rapidez policial, pero los autores consiguieron huir a bordo de un vehículo de alta gama. Pese a resultar frustrado, no cesaron en su intención criminal y se detectaron nuevos movimientos para la ejecución de más hechos. Ante esta información, se elaboró un dispositivo policial para controlar diversas sucursales y vigilar los domicilios de los investigados.

A principios de noviembre, se recibió el aviso de un nuevo robo con fuerza en un cajero automático de una sucursal de Madrid. Los autores habían dejado diversos billetes del cajero violentado esparcidos por el suelo, algunos de ellos con restos de sangre. Esos restos también se encontraron en el interior de la sucursal, lo que evidenciaba que uno de los autores había sufrido un corte. A su vez, mediante los fotogramas de los dos autores, que habían robado cerca de 18.000 euros, se comprobó que los rasgos físicos de uno de ellos eran similares a los del principal sospechoso.

Ante tales hechos, se determinó la vigilancia de los domicilios de los investigados. En un primer momento, se produjo la llegada de uno de ellos, el cual fue custodiado con la intención de ejecutar su detención unos minutos más tarde. A los pocos minutos, se observó la llegada del principal sospechoso a su domicilio de Yepes (Toledo). Tras comprobarse que su ropa coincidía con la de uno de los autores del hecho, se procedió a su detención, que se produjo tras una carrera en la que intentó escapar. Llevaba consigo 6.950 euros y presentaba un profundo corte en una de sus manos, por donde sangraba abundantemente.

Tras practicar esta detención, se retomó la del primer individuo localizado. En ese proceso, intentó huir de su domicilio atravesando el cerco que sobre el mismo se mantenía. En su huida, casi desnudo, trató de llevarse el dinero del robo, pero se le cayó quedando desperdigado por el interior del patio trasero de su vivienda.

Tras estas detenciones, se solicitó autorización para la diligencia de entrada y registro en los domicilios de Yepes y Madrid, así como en el domicilio de un tercer investigado que habría participado en el robo de esa madrugada, situado también en la capital. Tales registros fueron autorizados, aunque no se detuvo a nadie en esta última vivienda.

Durante los registros, en una de las casas se pudo recuperar parte del dinero robado en esa madrugada, así como otra gran cantidad en efectivo. Además, se produjo el hallazgo de unas mil monedas de dos euros aparentemente falsas y de 150 plantas de marihuana. Debido a este último hallazgo, se solicitó la ampliación del objeto de la investigación, que resultó aceptada por el Juzgado de Instrucción. A su vez, en otro domicilio se produjo el hallazgo de elementos pirotécnicos, así como elementos de soldadura para su confección. La investigación continúa abierta.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desarticulada una organización de narcotraficantes integrada por miembros de la Ndrangheta italiana y del clan de los Castañas

    Durante la operación se han detenido a 44 personas y se han realizado 34 registros en Italia y España en los que se han intervenido 2744 kilos de hachís, 72.525 euros en metálico, 12 armas de fuego y 14 vehículos, entre otros efectos. La organización tenía previsto un plan de fuga de una prisión española para un cabecilla de la organización ‘Ndrangheta´.

    Entre los arrestados hay un funcionario de prisiones que colaboraba con los narcotraficantes italianos que ya estaban en prisión. Se han realizado un total de 34 registros domiciliarios en España e Italia donde se han intervenido 2.744 kilogramos de hachís, 2,5 kilogramos de marihuana, 72.525 euros en metálico, 12 armas de fuego y 14 vehículos, entre otros efectos.

    1.jpg

    La investigación se inició en marzo de 2016 cuando los investigadores detectaron contactos en la provincia de Málaga entre ciudadanos italianos y los cabecillas del clan de los Castañas. La colaboración con la policía italiana determinó que se trataba de un conocido grupo criminal asentado en el país transalpino, los ‘Ndrangheta´ de Calabria.

    La organización estaba dirigida por un miembro de la ‘Ndrangheta, con domicilio en Sotogrande (Cádiz), que ejercía de intermediario entre el suministrador de la droga y el resto de miembros de la organización en Italia.

    El hachís era trasladado desde España hasta diferentes países de Europa, principalmente a Italia. La droga era escondida en el interior de camiones de empresas de transporte, en ocasiones entre mercancías perecederas y en otras entre mobiliario.

    2.jpg

    En junio de 2018, tras la huida de un miembro del clan de los Castañas del hospital de Algeciras, los agentes llevaron a cabo la primera fase de explotación de esta operación. Las primeras detenciones se produjeron en un hotel rural de Jimena de la Frontera (Cádiz) por el que pagaban más de 8.000 euros mensuales.

    En una segunda fase del operativo, desarrollado el pasado mes de abril, los agentes procedieron a la detención de nueve personas en las localidades de Los Barrios, Algeciras, Guadiaro, Marbella, Torremolinos y Málaga, y de otras cuatro en Italia.

    A los arrestados se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, y falsificación de documento público.

    3.jpg

     

  • Levantamientos del Dos de Mayo

    El levantamiento del 2 de mayo,​ sucedido en 1808, es el nombre por el que se conocen los hechos acontecidos en aquel año en la ciudad española de Madrid, producidos por la protesta popular ante la situación de incertidumbre política derivada tras el motín de Aranjuez.

    Posteriormente a que se reprimiera la protesta por las fuerzas napoleónicas presentes en la ciudad, por todo el país se extendió una ola de proclamas de indignación y llamamientos públicos a la insurrección armada que desembocarían en la guerra de la independencia española.

    dos_de_mayo.jpg

    Tras la firma del Tratado de Fontainebleau el 27 de octubre de 1807, la consiguiente entrada en España de las tropas aliadas francesas de camino hacia Portugal y los sucesos del motín de Aranjuez el 17 de marzo de 1808, Madrid fue ocupada por las tropas del general Murat el 23 de marzo de 1808. Al día siguiente, se producía la entrada triunfal en la ciudad de Fernando VII y su padre, Carlos IV, que acababa de ser forzado a abdicar a favor del primero. Ambos son obligados a acudir a Bayona para reunirse con Napoleón, donde se producirán las abdicaciones de Bayona, que tendrá como final la imposición de la corona española en manos del hermano del emperador, José Bonaparte.

    Mientras tanto, en Madrid se constituyó una Junta de Gobierno que Fernando VII había dejado encargada de los asuntos de gobierno antes de partir para entrevistarse con Napoleón.2​ Pero el poder efectivo quedó en manos de Murat, que redujo la Junta a mero títere, un simple espectador de los acontecimientos. El 27 de abril, Murat solicitó, supuestamente en nombre de Carlos IV, la autorización para el traslado a Bayona de los dos hijos de éste que quedaban en la ciudad, la reina de Etruria María Luisa, y el infante Francisco de Paula. Aunque la Junta se negó en un principio, tras una reunión de urgencia en la noche del domingo 1 al lunes 2 de mayo, y ante las instrucciones de Fernando VII llegadas a través de un emisario real desde Bayona, finalmente cedió.

    dos_de_mayo_1.jpg

    El 2 de mayo de 1808, a primera hora de la mañana, grupos de madrileños comenzaron a concentrarse ante el Palacio Real. La muchedumbre conocía la intención de los soldados franceses de sacar de palacio al infante Francisco de Paula —último miembro de la familia real que permanecía todavía en Madrid—​ para llevárselo a Francia con el resto de la Familia Real, por lo que, al grito proferido por José Blas Molina ¡Que nos lo llevan!, parte del gentío asaltó las puertas de palacio.

    El infante se asomó a un balcón provocando que aumentara el bullicio en la plaza. Un grupo que creyó que los franceses se llevaban al infante por la fuerza, atacó a una patrulla francesa, que solo pudo zafarse de la acometida por la intervención de un batallón y dos piezas de artillería, que dispararon contra la multitud.3​ El choque desencadenó una violenta reacción popular en la ciudad, precipitó que la lucha se extendiese por todo Madrid.3​ Al deseo del pueblo de impedir la salida del infante, se unió el de vengar a los muertos y el de deshacerse de los franceses.

    levantamiento.jpg

    En el Pretil de los Consejos, por San Justo y por la plazuela de la Villa, la irrupción de gente armada viniendo de los barrios bajos era considerable; mas por donde vi aparecer después mayor número de hombres y mujeres, y hasta enjambres de chicos y algunos viejos fue por la plaza Mayor y los portales llamados de Bringas. Hacia la esquina de la calle de Milaneses, frente a la Cava de San Miguel, presencié el primer choque del pueblo con los invasores, porque habiendo aparecido como una veintena de franceses que acudían a incorporarse a sus regimientos, fueron atacados de improviso por una cuadrilla de mujeres ayudadas por media docena de hombres.4​

    Los madrileños comenzaron así un gran levantamiento popular espontáneo pero largamente larvado desde la entrada de las tropas francesas, improvisando soluciones a las necesidades de la lucha callejera. Se constituyeron partidas de barrio comandadas por caudillos espontáneos; se buscó el aprovisionamiento de armas, ya que en un principio las únicas de que dispusieron fueron navajas; y se comprendió la necesidad de impedir la entrada en la ciudad de nuevas tropas francesas.

    Todo esto no fue suficiente y Murat pudo poner en práctica una táctica tan sencilla como eficaz. Cuando los madrileños quisieron hacerse con las puertas de la cerca de la ciudad para impedir la llegada de las fuerzas francesas acantonadas en sus afueras, el grueso de las tropas de Murat (unos 30 000 hombres) ya había penetrado, haciendo un movimiento concéntrico para dirigirse hacia el centro. No obstante, la gente siguió luchando durante toda la jornada utilizando cualquier objeto que fuera susceptible de servir de arma, como piedras, agujas de coser o macetas arrojadas desde los balcones. Así, los acuchillamientos, degollamientos y detenciones se sucedieron en una jornada sangrienta.

    Mamelucos y lanceros napoleónicos extremaron su crueldad con la población y varios cientos de madrileños, hombres y mujeres, sin distinción de edad, así como soldados franceses, murieron en la refriega. Goya reflejaría estas luchas años después, en su lienzo La Carga de los Mamelucos.

    Si bien la resistencia al avance francés fue mucho más eficaz de lo que Murat había previsto, especialmente en la puerta de Toledo, la puerta del Sol y el Parque de Artillería de Monteleón,3​ su operación de cerco le permitió someter a Madrid bajo la jurisdicción militar y poner bajo sus órdenes a la Junta de Gobierno. Poco a poco, los focos de resistencia popular fueron cayendo.

    malasaña.jpg

     

  • Detenidas a 4 personas y recuperados más de 3.700 restos arqueológicos

    Entre las piezas arqueológicas recuperadas destacan por su importancia una escultura femenina de la época romana similar a las que se hallan en el Teatro Romano de Mérida y una punta de palmela de la época Prehistórica. El material arqueológico intervenido alcanzaría un valor superior a los 500.000 euros en el mercado negro aunque su valor histórico es incalculable según los peritos que han analizado las piezas.

    c.jpg

    En la operación se han detenido a 4 personas y se han investigado a otras 9 personas. En el marco del Plan para la Defensa del Patrimonio Histórico, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) en coordinación con la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga han desarrollado las operaciones denominadas “Colum” y ”Patred” donde se ha detenido a 4 personas y se han investigado a otras 9 más y se han intervenido más de 3.700 piezas arqueológicas en distintas localidades de Málaga, Córdoba y Tarragona.

    El material recuperado abarca diferentes épocas como la Prehistoria, Íbera, Romana, Medieval y Visigoda, destacando por su valor, singularidad, y buen estado las siguientes piezas:

    Escultura togada sedente femenina de la época romana, y con paralelo en el Teatro Romano de Mérida.
    Contrapesa de prensa de aceite de la época Ibero-Romana.
    Hacha plana de la Edad de Bronce.
    Pieza de cobre arsenicado, punta de palmela, época Prehistórica/Calcolítico.
    Piezas de telares de la época romana.
    Hebilla visigoda, puntas de flechas romanas y visigodas.
    Vasija funeraria romana.
    Monedas de bronce y plata romanas.

    b.jpg

    En diciembre de 2016 se inició la operación “Colum” cuando se detectaron en la localidad de Ronda (Málaga) la presencia de varios restos arqueológicos arquitectónicos (fustes) de origen romano. Algunas de estas piezas, según los arqueólogos oficiales, eran similares a las que existían en la antigua ciudad romana de Acinipo (Ronda) en el siglo I d.C y otras situadas en la zona del término municipal de Cabra (Córdoba).
    Continuando con las investigaciones, se pudo constatar que restos similares (columnas), habían sido adquiridos a varios anticuarios de la provincia de Málaga y estaban siendo utilizados como decoración ornamental en unos jardines de un establecimiento hotelero.

    Fruto de la investigación realizada sobre esas transacciones se comprobó que los anticuarios habían confeccionado unos documentos fraudulentos de cesión y compraventa con el objetivo de enmascarar la ilegalidad de las piezas con las que se estaba traficando comercialmente, algo totalmente prohibido debido a la protección especial que tienen los restos arqueológicos, los cuales son considerados bienes de dominio público, siendo inalienables, imprescriptibles e inembargables, y por lo tanto careciendo de validez y efecto cualquier negocio jurídico.

    Identificada la procedencia concreta de esas columnas se procedió a la entrada y registro del domicilio de unos anticuarios en la localidad de Antequera (Málaga), donde se intervinieron un total de 60 piezas (columnas, basas, bustos, etc.). También se realizaron inspecciones y registros en otros anticuarios de Antequera, Marbella, Estepona (Málaga), y Cabra (Córdoba) donde se intervinieron 2 piezas más.

    Igualmente, se pudo constatar que uno de los anticuarios de Antequera tenía un pequeño museo que era completamente ilegal al carecer de la correspondiente autorización de la Administración de Cultura de la Junta de Andalucía, recuperando otras 42 piezas arqueológicas.

    Paralelamente a estos hechos se inició la denominada operación “Patred” ya que los investigadores detectaron como existía un tráfico ilegal de material arqueológico a través de internet.

    Fruto de esta investigación se ha podido intervenir 436 piezas (numismático, bisutería, etc.) en Torremolinos, 3.166 piezas (basas, numismático, bisutería, etc) en Lucena, 1 ánfora en Pizarra, y 1 ánfora en Tarragona.

    El valor económico del total de las piezas recuperadas superarían los 500.000 euros en el mercado negro, si bien hay que destacar que el valor histórico es muy superior al económico, ya que cualquier dato de la distribución de los materiales durante la excavación es importante para poder realizar investigaciones del mismo y para ampliar conocimientos sobre sociedad, comercio, etc., de esa época.

    Por ello, el valor de las piezas procedentes del expolio cuya extracción ha provocado la destrucción total o parcial del yacimiento, es superior al valor de mercado, puesto que ha podido destruir el contexto arqueológico en el que se localiza la pieza perdiendo de manera irremediable la información histórica que el yacimiento contenía.

    Una vez intervenidas y recuperadas dichas piezas han sido trasladadas al Museo de Antequera para su custodia, conservación y peritaje, donde han podido ser analizadas en profundidad por un técnico de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

    Los detenidos e investigados han sido puestos a disposición judicial por la supuesta comisión de los delitos de receptación de material arqueológico procedente de expolio y de tráfico ilegal de bienes arqueológicos pertenecientes al Patrimonio Histórico Español.

    a.jpg