La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros

La Policía Nacional detiene en Madrid a cuatro atracadores de bancos que utilizaban material explosivo para reventar los cajeros Destacado

Dos de ellos fueron detenidos cuando abandonaban los vehículos robados con los que cometían las acciones, mientras que los otros dos fueron sorprendidos por la Policía cuando llegaban a sus domicilios después de dar el último golpe.

Durante los registros en las viviendas se recuperó parte del dinero robado y otras grandes cantidades en efectivo, así como cerca de mil monedas de dos euros falsas, 150 plantas de marihuana y diversos elementos pirotécnicos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro integrantes de un grupo criminal especializado en el robo con fuerza en entidades bancarias. Cometían sus actos colocando material explosivo en los cajeros automáticos, poniendo en riesgo la vida de las personas que pudieran encontrarse en las inmediaciones y consiguiendo importantes cantidades de dinero en efectivo.

Tras detectar un aumento de este tipo de delito en la demarcación de Madrid, la Policía Nacional inició sus investigaciones consciente de que un delito tan específico debía estar siendo cometido por un grupo criminal especializado.

En pleno desarrollo de la investigación se produjo, durante una madrugada del mes de agosto, un robo con fuerza mediante explosivos en un cajero automático de la capital. Participaron al menos cuatro personas que huyeron a bordo de un vehículo de alta gama sustraído. Este vehículo fue localizado por la Policía Nacional unos días más tarde y sometido, desde ese momento, a vigilancia constante.

Durante la madrugada del día siguiente a su localización, fue puesto en movimiento de nuevo por un grupo de individuos que llegaron a bordo de otro coche de alta gama, también sustraído. Ambos vehículos circularon juntos esa madrugada y sus ocupantes participaron en un robo con fuerza ocurrido en un establecimiento de Getafe. Allí sustrajeron una caja con dinero en efectivo.

Finalmente, los dos vehículos fueron localizados cuando sus usuarios pretendían dejarlos en una avenida del barrio de Campamento. Al abandonar la zona en dos vehículos legales, los agentes consiguieron interceptar uno de los vehículos, ocupado por dos individuos. Los demás acompañantes consiguieron huir en el otro coche.

Se procedió a la detención de los dos ocupantes y a la intervención de los dos vehículos sustraídos y del coche en el que circulaban, en cuyo interior fue hallada una funda de guitarra en la que guardaban herramientas y un inhibidor de frecuencias.

La investigación policial continuó, centrándose principalmente en el entorno de las dos personas detenidas. El estudio de las imágenes de nuevos hechos permitió, unos meses más tarde, la identificación de un hombre, al que se le sometió a continuas vigilancias. De esta manera, se pudo confirmar su participación en las actividades delictivas y se llegó a la identificación del resto de los autores.

A finales de octubre se produjo un nuevo robo, donde hicieron explosionar conjuntamente dos cajeros. La acción fue frustrada por la rapidez policial, pero los autores consiguieron huir a bordo de un vehículo de alta gama. Pese a resultar frustrado, no cesaron en su intención criminal y se detectaron nuevos movimientos para la ejecución de más hechos. Ante esta información, se elaboró un dispositivo policial para controlar diversas sucursales y vigilar los domicilios de los investigados.

A principios de noviembre, se recibió el aviso de un nuevo robo con fuerza en un cajero automático de una sucursal de Madrid. Los autores habían dejado diversos billetes del cajero violentado esparcidos por el suelo, algunos de ellos con restos de sangre. Esos restos también se encontraron en el interior de la sucursal, lo que evidenciaba que uno de los autores había sufrido un corte. A su vez, mediante los fotogramas de los dos autores, que habían robado cerca de 18.000 euros, se comprobó que los rasgos físicos de uno de ellos eran similares a los del principal sospechoso.

Ante tales hechos, se determinó la vigilancia de los domicilios de los investigados. En un primer momento, se produjo la llegada de uno de ellos, el cual fue custodiado con la intención de ejecutar su detención unos minutos más tarde. A los pocos minutos, se observó la llegada del principal sospechoso a su domicilio de Yepes (Toledo). Tras comprobarse que su ropa coincidía con la de uno de los autores del hecho, se procedió a su detención, que se produjo tras una carrera en la que intentó escapar. Llevaba consigo 6.950 euros y presentaba un profundo corte en una de sus manos, por donde sangraba abundantemente.

Tras practicar esta detención, se retomó la del primer individuo localizado. En ese proceso, intentó huir de su domicilio atravesando el cerco que sobre el mismo se mantenía. En su huida, casi desnudo, trató de llevarse el dinero del robo, pero se le cayó quedando desperdigado por el interior del patio trasero de su vivienda.

Tras estas detenciones, se solicitó autorización para la diligencia de entrada y registro en los domicilios de Yepes y Madrid, así como en el domicilio de un tercer investigado que habría participado en el robo de esa madrugada, situado también en la capital. Tales registros fueron autorizados, aunque no se detuvo a nadie en esta última vivienda.

Durante los registros, en una de las casas se pudo recuperar parte del dinero robado en esa madrugada, así como otra gran cantidad en efectivo. Además, se produjo el hallazgo de unas mil monedas de dos euros aparentemente falsas y de 150 plantas de marihuana. Debido a este último hallazgo, se solicitó la ampliación del objeto de la investigación, que resultó aceptada por el Juzgado de Instrucción. A su vez, en otro domicilio se produjo el hallazgo de elementos pirotécnicos, así como elementos de soldadura para su confección. La investigación continúa abierta.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Un hombre oculta el cadáver de su madre para seguir cobrando la pensión

    Madrid se ha sorprendido este jueves al conocer que un vecino de Carabanchel ha convivido un año en su domicilio con el cadáver de su madre para poder seguir cobrando su pensión.

    La televisión pública madrileña Telemadrid ha consultado a los vecinos del bloque donde ha sido arrestado este hombre se han mostrado sorprendidos al conocer lo sucedido.

    La Policía Nacional encontró el cadáver de la mujer, de 92 años, en avanzado estado de descomposición. Su hijo lo mantenía en su domicilio del número 12 de la calle Salvador Alonso. En su interior, los agentes descubrieron un ataúd de madera construido de forma artesana y casera y precintado. Dentro estaba el cadáver de la anciana, que por los primeros signos habría muerto hace un año.

    Los vecinos de la vivienda alertaron a los servicios de emergencias por el fuerte olor que desde hacía semanas desprendía el piso.

    "Nos ha engañado todo este tiempo", dice una vecina al reportero de Telemadrid. Ha confirmado que no veían a la mujer fallecida desde hacía un año. Otra vecina, testigo de la detención, afirma que el hombre estaba tranquilo.

    El Grupo V de Homicidios se ha hecho cargo de las investigaciones, aunque los primeros indicios apuntan a que la anciana falleció de muerte natural. No obstante, tanto el tiempo que lleva fallecida como la causa la determinarán los especialistas del Instituto Anatómico Forense, donde fue trasladado el cadáver tras el levantamiento dictado por el juez.

    Poco después, los agentes detuvieron por estafa al hijo de la difunta, una hombre de 62 años, al comprobar que había estado cobrando la pensión de su madre a sabiendas de que había fallecido. También se analizará el estado mental del arrestado, ya que podría tener algún tipo de trastorno psiquiátrico.

    cadaver_oculto_madrid.jpg

  • El SUMMA 112 ha recuperado más de 350 paradas cardiorrespiratorias este año

    Los sanitarios del SUMMA 112 han recuperado un total de 351 paradas cardiorrespiratorias en lo que va de año, es decir, más de una al día. Este servicio ha ofrecido, además, más de 3.000 talleres y cursos de formación, tanto básicos para primeros intervinientes como especializados para personal sanitario, con objeto de aumentar la cadena de supervivencia en una Comunidad cardioprotegida como es la Comunidad de Madrid.

    El SUMMA 112, dependiente del Servicio Madrileño de Salud, tiene como misión fundamental la coordinación y atención sanitaria extrahospitalaria de las urgencias, emergencias y catástrofes sanitarias en la Comunidad de Madrid. En lo que va de año, ha atendido a un total de 416.342 pacientes en sus recursos móviles y a un total de 675.597 en los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). En total, 1.091.939 pacientes.

    El SUMMA 112 cuenta con 26 UVIS Móviles (Soporte Vital Avanzado con la última tecnología y los mejores vehículos de Europa para estabilizar y trasladar al paciente en riesgo vital) que, repartidas por toda la región, han atendido a 53.123 personas en lo que va de año; 2 helicópteros sanitarios para pacientes críticos (393 pacientes atendidos); 16 Vehículos de Intervención Rápida, que permiten acortar los tiempos de llegada del equipo médico para atender en la calle o el domicilio, pero no desplazan al paciente (26.355 pacientes atendidos); 38 unidades de Atención Domiciliaria Médica (82.558 pacientes atendidos); 5 unidades de Atención Domiciliaria de Enfermería, para la atención de las patologías más prevalentes (6.981 pacientes el año pasado); 2 unidades de Soporte Vital Avanzado de Enfermería (1.806 pacientes), y recursos especiales (para el Pantano de San Juan, Cooperación Internacional o Incidentes de Múltiples Víctimas, dispositivos que han atendido a 1.915 personas).

  • La Guardia Civil realiza una macrooperación contra el tráfico de armas e incauta más de 300

    La Guardia Civil ha incautado 322 armas de fuego y más de 50.000 cartuchos en la mayor operación contra armas activas de los últimos años. Entre las armas intervenidas se encuentran fusiles de asalto AK47, subfusiles, pistolas ametralladoras y más de 250 armas cortas plenamente funcionales.

    La macrooperación, que se ha desarrollado en Madrid, Asturias y Cantabria, se ha saldado con cuatro detenidos.

    2018-12-12_op_golalde_gijon_05.jpg

    La Guardia Civil ha llevado a cabo una de las mayores operaciones contra el tráfico de armas en nuestro país. La operación “GOLALDE” se ha saldado con la incautación de un arsenal de 322 armas de fuego y más de 50.000 cartuchos. Cuatro personas han sido detenidas a raíz de la investigación que se ha desarrollado en Madrid, Asturias y Cantabria. A los detenidos se les imputa los delitos de tráfico de armas, depósito de armas de guerra y depósito de municiones. La Guardia Civil ha ejecutado un total de 11 registros en domicilios y locales vinculados a la operación.

    Los detenidos traficaban con armas de fuego de distintas procedencias tanto nacionales como extranjeras. Incluso aprovechaban armas de fuego inutilizadas que posteriormente manipulaban para ponerlas de nuevo en condiciones de efectuar fuego real. Dichas armas de fuego, junto con la munición para las mismas, eran vendidas a delincuentes de todo el país. Al tener sus números de serie borrados o no estar registradas en las bases de datos nacionales, las armas podían ser desviadas al mercado ilegal.

    La investigación se inició a principios de año al detectar en Internet a un individuo que, bajo la falsa identificación como coleccionista, vendía armas de fuego a un precio muy superior al del mercado. Este vecino de una pedanía de Gijón –de 49 años-, carecía de cualquier tipo de licencia de armas pues le habían sido revocadas hace años a raíz de un episodio de violencia doméstica. Las conversaciones posteriores para concretar los detalles de la venta y entrega tenían lugar en aplicaciones de mensajería encriptada.

    Este primer detenido poseía un total de 16 armas de fuego, todas ellas activas, entre las que destacan un fusil de asalto de fabricación soviética AK-47, dos subfusiles de fabricación israelí UZI y un subfusil de fabricación estadounidense INGRAM dotado de silenciador, así como abundante munición para los mismos. Dada la naturaleza de armas de guerra de estas últimas, por su capacidad para hacer fuego automático, su tráfico ilícito supone un riesgo aún mayor.

    A otro de los detenidos, también en Gijón, le fueron incautadas en su domicilio 211 armas, 193 de ellas pistolas y revólveres. Este mismo individuo tenía instalado en el trastero de su domicilio un taller clandestino para la manipulación de armas y la fabricación ilegal de munición. En este domicilio la Guardia Civil intervino además varias armas de fuego en proceso de rehabilitación, numerosos cañones nuevos, piezas fundamentales y cargadores, así como más de 30.000 cartuchos metálicos de diferente calibre y 18 kilos de pólvora para la fabricación de munición.

    Esta operación se enmarca dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil. En los últimos cinco años se han explotado más de 28 operaciones contra redes de tráfico de armas con el resultado de 295 personas detenidas, más de 3.050 armas de fuego incautadas y 334.300 cartuchos metálicos intervenidos.

    Efectos incautados por Guardia Civil:
    275 armas cortas (pistolas y revólveres).
    34 armas largas (rifles y escopetas)
    7 subfusiles (armas de guerra)
    4 pistolas ametralladoras (armas de guerra)
    1 fusil de asalto (arma de guerra)
    1 bolígrafo-pistola y 1 bastón-escopeta (armas prohibidas)
    3 silenciadores.
    Mas de 50.000 cartuchos metálicos de diferentes calibres.
    18 kg. de pólvora y miles de vainas, proyectiles y pistones para la fabricación artesanal e ilegal de munición.
    Numerosos cañones nuevos, cientos de cargadores de todo tipo de armas, herramientas para la manipulación y rehabilitación de armas de fuego.

    2018-12-12_op_golalde_gijon_07.jpg