La Guardia Civil detiene a 20 personas pertenecientes a una organización delictiva dedicada a la venta y distribución de cocaína y tucibí conocida como “Pantera Rosa”

La Guardia Civil detiene a 20 personas pertenecientes a una organización delictiva dedicada a la venta y distribución de cocaína y tucibí conocida como “Pantera Rosa”

La operación BENÁS se ha saldado con la incautación de más de 30 kilos de cocaína, 1’5 kilos de tucibí conocida como “pantera rosa o cocaína rosa”, (droga muy agresiva que puede causar graves secuelas) y otros tipos de sustancias estupefacientes. Se han llevado a caco 15 registros domiciliarios donde se han intervenido más de 20.000 euros, una pistola simulada y 8 vehículos y se han desarticulado siete puntos de venta de droga. Es la aprehensión de tucibí más importante llevada a cabo por la Guardia Civil.

pantera_rosa.jpg

La Guardia Civil, en el marco de la operación BENÁS, desarrollada en la provincia de Huesca, ha procedido a la detención de 20 personas (16 varones y 4 mujeres de entre 25 y 64 años), en las provincias de Madrid, Guadalajara, Burgos y Huesca, pertenecientes a una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, principalmente cocaína, hachís y tucibí conocida como “Pantera Rosa”, una droga química especialmente peligrosa, dado que sus componentes pueden provocar graves secuelas si se consume de forma continuada en un breve periodo de tiempo.

En la operación se han intervenido 30’5 kilogramos de cocaína, 1,5 kilos de tucibí, 600 gramos de polen de hachís, 1 kilogramo de marihuana, sustancia de corte, 15 básculas de precisión, utensilios para la manipulación y distribución de droga, documentación contable de las transacciones de dinero efectuadas, 20.450 euros en metálico, 8 vehículos, 1 pistola simulada, munición y cartuchería de arma larga, 44 teléfonos móviles, 6 tablets, 5 portátiles y 2 discos duros.

A los detenidos se les imputan los supuestos delitos contra la salud pública, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

Tras las primeras investigaciones, los agentes pudieron determinar la localización exacta de los puntos de venta, así como la identificación de los miembros de la organización y su estatus dentro de la misma. Igualmente, se pudo constatar como los componentes de la organización estaban repartidos por varios puntos del territorio nacional para la distribución de la droga.

Continuando con las investigaciones, se logró determinar que la organización tenía el control del mercado ilícito de cocaína, hachís y marihuana en la Comarca de La Ribagorza (Huesca).

Por tal motivo, los agentes llevaron a cabo 15 entradas y registros en domicilios de las provincias de Madrid, Guadalajara, Burgos y en la Comarca de La Ribagorza (Huesca), donde se incautaron numerosas sustancias estupefacientes, sustancia de corte, dinero en efectivo y utensilios para la manipulación, pesaje y venta al por menor de las drogas, así como gran cantidad de dinero en efectivo y documentación contable acreditativa de las transacciones llevadas a cabo.

Gracias a esta intervención la Guardia Civil, se ha conseguido localizar, antes de que se distribuyera desde Madrid al resto de puntos de venta de la organización, una partida de tucibí conocida como “pantera rosa o cocaína rosa”.

La organización adquiría las sustancias estupefacientes, principalmente cocaína, directamente desde los países de producción, siendo recepcionada en Madrid y desde allí suministrada a los puntos de venta o distribución en las provincias de Burgos, Madrid y Huesca. Para ello los sospechosos hacían los desplazamientos tomando grandes medidas de seguridad para evitar ser identificados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Una vez trasladada la droga hasta las provincias de Huesca y Burgos, procedían al corte y preparación de las sustancias, para su posterior venta y distribución.

Cabe destacar el nivel de especialización conseguido por la organización ya que cada miembro realizaba un trabajo específico desde la adquisición de la sustancia en el país de origen y su transporte a España, su almacenamiento, corte y preparación, y su posterior distribución. De esta forma aumentaban sus beneficios económicos.

Con esta operación se dan por desarticulados siete puntos de venta de droga en Huesca, dos puntos de distribución y venta en Burgos, y diversos domicilios en las provincias de Madrid y Guadalajara utilizados como almacenes de droga de la organización para su posterior distribución por el territorio nacional.

Cabe destacar que es la aprehensión de tucibí más importante llevada a cabo por la Guardia Civil.

En uno de los registros se desmanteló varios habitáculos de más de 80 metros cuadrados preparados con todos los elementos preceptivos para la ubicación de una gran plantación indoor de marihuana.

pantera_rosa_2.jpg

 

 

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desarticulado en Madrid un grupo organizado dedicado a la venta de vehículos sustraídos

    Se dedicaban a la sustracción de vehículos en el territorio nacional, falsificaban su documentación y números de bastidor; posteriormente se vendían en países de la Unión Europea. Hay 3 personas detenidas, se han incautado 9 vehículos y el resultado patrimonial defraudado y puesto a disposición judicial asciende a cerca de 350.000 euros.

    robo_coches.jpg

    La Guardia Civil y la Policía Municipal de Madrid, en el marco de la Operación Panaserra, han desmantelado una red criminal a nivel nacional, dedicada al robo de vehículos, para su posterior manipulación y venta en diferentes países de la Unión Europea.

    Hay tres personas detenidas acusadas de falsedad documental, receptación, contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal. Se han incautado un total de nueve vehículos y el resultado patrimonial defraudado y puesto a disposición judicial asciende a cerca de 350.000 euros.

    Las investigaciones se iniciaron en noviembre de 2018 y se creó un equipo de trabajo conjunto para la vigilancia de los implicados que falsificaban la documentación y “maquillaban” los vehículos para su venta.

    El principal cabecilla de la organización encargaba a otro grupo la sustracción de los vehículos de una marca concreta a los que, posteriormente, manipulaban los elementos identificativos y fabricaban una documentación falsificada, que después utilizaban para la venta de los mismos.

    La primera fase de explotación se ha llevado a cabo en Madrid, Leganés y Toledo y se han registrado cinco domicilios, dos guardamuebles y una gran nave en la que ocultaban diferente material y efectuaban la manipulación de los vehículos. También se han inspeccionado tres establecimientos, abiertos al público, relacionados con la organización.

    En los registros se ha intervenido gran cantidad de documentos falsificados como 51 permisos de circulación, 15 stickers de ITV, 81 stickers de diferentes landers para las placas de matrícula, 43 sellos oficiales y dos 2 sellos-tampón, todos ellos de Alemania.

    Además, se han incautado 18 permisos de circulación de Austria, 10 certificados de matriculación de Dinamarca, dos permisos de circulación en blanco de Bulgaria, 16 permisos de circulación españoles en blanco, 15 tarjetas de Inspección Técnica de España y un Certificado de Registro de ciudadano de la Unión Europea.

    En uno de los registros también se encontró un paquete de unos 280 gramos de cocaína mezclado con Metanfetaminas.

    Se les ha incautado, además, diferente material con el que eludían a las fuerzas policiales y simulaban llaves, inhibidores de frecuencia por satélite, geolocalizadores de última generación, lectores y clonadores de tarjetas magnéticas, dispositivos de seguimiento GPS, lectores de OBD, y 311 tarjetas magnéticas en blanco, llaves de vehículos dobladas y sus espadines vírgenes, gran cantidad de documentación personal de los integrantes de las trama a nombre de terceras personas con diferentes identidades, cheques en blanco, pagarés, teléfonos móviles y una troqueladora de uso mecánico para la confección de placas de matrículas.

    Se han intervenido también numerosos útiles para la manipulación de los números de bastidor y para la falsificación de la documentación de vehículos. Ha llamado la atención de los investigadores la gran cantidad de material para la falsificación de documentos oficiales, destinados a vehículos y a personas, equipos informáticos, plastificadoras de documentos, hologramas en blanco, impresoras, tintas etc.

    Así mismo y debido a la gran cantidad de documentación que resta por analizar y los equipos informáticos incautados hasta el momento, se les puede relacionar con la sustracción de más de 1.000 vehículos, distribuidos por toda Europa.

  • Dos organizaciones detenidas tras detectarlos un sofisticado sistema electromecánico de ocultación de cocaína en vehículos

    16 personas detenidas en Madrid, Barcelona, Málaga y Reino Unido, y se ha intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

    En esta operación han sido detenidas nueve personas en Madrid, dos en Barcelona, otros dos en Málaga y tres en Reino Unido; y se han intervenido 1.044 kilogramos de cocaína, 3 pistolas, 100.000 euros, 6 vehículos y decenas de blackphones.

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con autoridades policiales y judiciales de Estados Unidos, Colombia y Gran Bretaña, han desarticulado dos organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico de cocaína a escala internacional.

    https://www.policia.es/videos/images/i_20190623_1.jpg

    Los agentes han detenido a 16 personas en Madrid (9), Barcelona (2), Málaga (2) y Reino Unido (3), y han intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

    La investigación se inició el pasado mes de julio de 2018 cuando la Policía Nacional, al tener conocimiento de la llegada a nuestro país de uno de los representantes más destacados de un grupo de narcotraficantes colombianos. Este individuo, presuntamente, estaba ultimando los preparativos para hacer llegar una importante cantidad de cocaína a España.

    La investigación permitió comprobar cómo esta persona, de origen colombiano, contaba con los contactos y la infraestructura necesaria en España para hacer llegar la sustancia estupefaciente a nuestro país. Junto a él, dos de los máximos responsables viajaron hasta distintas ciudades de la provincia de Pontevedra para negociar una posible vía de entrada del estupefaciente. Poco después, a principios del mes de agosto del pasado año, se detectó nuevamente la presencia del líder del grupo en Pontevedra, esta vez acompañado de otra persona que se había establecido como delegado de otro grupo –británico- que había constituido una sociedad criminal con el grupo del investigado para aprovisionar de cocaína su país.

    Las estrategias de los dos grupos eran muy diferentes. El líder de los colombianos únicamente viajaba a España para coordinar la llegada y entrega de la droga a sus clientes, mientras que el británico, sin embargo, se encarga de preparar y coordinar toda la recepción y posterior distribución de la parte correspondiente a su grupo.

    Los movimientos de los investigados se intensificaron al aproximarse la fecha de llegada del estupefaciente, detectando los agentes cómo, desde mediados del mes de abril de 2019, los integrantes del grupo colombiano llegaban a la capital madrileña para alojarse en distintos hoteles de lujo con el fin de no levantar sospecha sobre los verdaderos fines de su viaje. Finalmente, los investigados acordaron que la entrega de la droga se realizaría en un área comercial de Leganés. Una vez que la droga estuvo en poder del grupo del británico los agentes detuvieron a los ocupantes de los vehículos e intervinieron los automóviles.

    Al mismo tiempo, en la ciudades británicas de Londres, Windsor y Dorset se procedía a la detención de los miembros de la organización que controlaban la operación desde aquel país.

    En cuanto a la organización colombiana, a pesar de que el acuerdo alcanzado con los hombres que almacenaban la droga estaba cerrado, mantuvo estrictas medidas de seguridad en torno al lugar de la entrega. Una vez comprobado que el parking se hallaba despejado y libre de control policial, el jefe de la organización ordenó a sus hombres que trasladasen la cocaína hasta el lugar fijado. En ese momento, los agentes detuvieron a todos los miembros del grupo criminal, y comprobaron que la furgoneta que conducían almacenaba una muy importante cantidad de cocaína. Por último, los agentes invervinieron 100.000 euros y 10 kilogramos de cocaína en el domicilio del chófer de uno de los responsables de la organización.

    Los investigados habían diseñado un novedoso sistema para la ocultación de la droga, instalado en un doble fondo del maletero y en los bajos del vehículo, que se activaba por un complejo sistema de imanes que impulsaba un sistema hidráulico para levantar la base del maletero tras la que se escondía el estupefaciente.

  • La Policía Nacional detiene en Alcobendas y Madrid a miembros de una organización criminal dedicada a la sustracción de vehículos todoterreno de lujo

    Los agentes han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos, cuyo valor total asciende al millón de euros. La organización criminal estaba compuesta por ciudadanos búlgaros especializados, algunos de ellos en la sustracción de vehículos y otros en la falsificación de sus elementos identificativos.

    Utilizaban un novedoso sistema de falsificación, ya que la documentación y las placas de matrícula eran alteradas en países del extranjero, fundamentalmente en Suecia, y posteriormente enviadas a España para falsificar los elementos identificativos de los vehículos y dotarlos de una apariencia de legalidad.

    Agentes de Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada a la sustracción de vehículos todoterreno de lujo. Además, han detenido a nueve personas en Gupúzcoa (1), Calatayud (4), Alcobendas (1) y Madrid (3), y han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos cuyo valor asciende al millón de euros.

    La organización criminal estaba compuesta por ciudadanos búlgaros especializados, algunos de ellos, en la sustracción de vehículos y, otros, en la falsificación de sus elementos identificativos. Utilizaban un novedoso sistema de falsificación, ya que la documentación y las placas de matrícula eran alteradas en países del extranjero, fundamentalmente en Suecia, y posteriormente enviadas a España para falsificar los elementos identificativos de los vehículos y dotarlos de una apariencia de legalidad.

    Los investigadores detuvieron a uno de los conductores de la organización en Guipúzcoa, cuando intentaba abandonar España con un vehículo sustraído que portaba una placa de matrícula de Suecia. Poco tiempo después recuperaron un vehículo de alta gama que había sido sustraído en Madrid, logrando la identificación de sus autores. A partir de entonces, y tras varias gestiones, los agentes comprobaron que la organización sustraía los vehículos en la Comunidad de Madrid, principalmente en el distrito de Hortaleza y en la zona de Pozuelo. Además, consiguieron recuperar varios de los coches que habían sido sustraídos y que la organización tenía “enfriando” en diversas calles de la capital con las placas de matrícula falsificadas.

    Los especialistas en falsificación de la organización utilizaban un novedoso sistema. Recibían del extranjero la documentación y las placas de matrícula, fundamentalmente de Suecia, que habían sido falsificadas allí. A continuación, con el “kit” que habían recibido, alteraban los elementos identificativos del vehículo sustraído (número de bastidor y placas de matrícula). De esta forma, el coche robado obtenía una apariencia de legalidad que permitía entregarlos a los conductores de la organización, quienes finalmente lo trasladaban fuera de España. Además, para evitar ser descubiertos durante el proceso, se desplazaban a zonas despobladas, en las que la vigilancia resultaba muy difícil, y llevaban a cabo las falsificaciones.

    En la última fase de la investigación, los agentes detuvieron a los integrantes de la organización e intervinieron numerosos útiles destinados a facilitar la sustracción y falsificación de los vehículos. Entre los efectos intervenidos se encuentran: dispositivos electrónicos de última generación para el robo de coches, documentación y placas de matrícula falsas, un fracturador y extractor de bombines, y stickers y números de bastidor para falsificar el VIN de los vehículos.