La Guardia Civil desmantela tres plantaciones de marihuana en Móstoles y Toledo y detiene a siete personas

La Guardia Civil desmantela tres plantaciones de marihuana en Móstoles y Toledo y detiene a siete personas Destacado

Se han incautado 3.496 plantas y 203 gramos de esta droga dispuesta para su venta. El gasto medio anual de fluido eléctrico defraudado sería de unos 60.000 euros por cada plantación. 

La Guardia Civil ha desmantelado tres plantaciones interiores de marihuana de alto rendimiento y ha incautado 3.334 plantas de esta droga en Toledo. Las actuaciones se han llevado a cabo en las localidades de El Viso de San Juan, Seseña, Illescas (Toledo) y en Móstoles (Mádrid). Hay siete personas detenidas entre los 20 y los 46 años de edad, por los delitos de tráfico de drogas, cultivo o elaboración de estupefacientes, defraudación de fluido eléctrico y usurpación de vivienda.

cocaina_mostoles.jpg

Los presuntos autores no tienen relación entre sí, por lo que los investigadores abrieron tres operaciones distintas. La primera de ellas se llevó a cabo en una vivienda ocupada ilegalmente en la localidad de El Viso de San Juan, donde la Guardia Civil intervino 957 plantas de marihuana en estado de crecimiento.

La segunda operación se desarrolló en la localidad de Seseña, donde igualmente de desmanteló una plantación “indoor” con 1696 plantas en distintos estados de crecimiento. La Guardia Civil detuvo a dos hombres de en Seseña (Toledo) y en Móstoles (Madrid) por un delito continuado de cultivo o elaboración de estupefacientes, tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

En la localidad de Illescas se realizó el último de estos operativos tras interceptar un vehículo que transportaba 300 plantas marihuana de pequeño tamaño. La Guardia Civil detuvo in situ a sus dos ocupantes por un delito de tráfico de drogas.

cocaina_mostoles_2.jpg

En una vivienda de esta localidad, la Guardia Civil halló otras 543 plantas, 498 esquejes y 150 gramos de marihuana envasada y preparada para la venta. Una mujer de 25 años –hija de otra de las detenidas- y un hombre de 31 fueron detenidos en esta última fase por los delitos de cultivo y tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Con estas tres operaciones, la Guardia Civil ha desmantelado tres plantaciones de marihuana de alto rendimiento, cuyo montaje habría tenido un coste de inversión cercana a los 100.000 euros. El gasto medio defraudado en cada instalación de estas características sería de unos 60.000 euros.

cocaina_mostoles_3.jpg

 

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional desmantela una plantación con más de 2000 plantas de marihuana

    Los cuatro detenidos formaban una organización criminal perfectamente estructurada y disponían de unas instalaciones altamente sofisticadas donde se llevaba a cabo el cultivo de marihuana en grandes cantidades para su posterior distribución.

    La especialización de esta plantación radica en el cultivo escalonado de la planta, en diferentes salas dentro de la nave, lo que permitía obtener beneficios mensualmente.

    https://www.policia.es/videos/wmv/20190731_2.mp4

    La Policía Nacional desmantela una plantación con más de 2000 plantas de marihuana en el Polígono Industrial Fadricas

    La Policía Nacional ha detenido en San Fernando a cuatro personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, asociación ilícita y defraudación de fluido eléctrico tras el hallazgo de una nave industrial, en la cual se había instalado un cultivo con más de 2.000 plantas de marihuana. La nave donde operaba la organización disponía de una superficie de 400 metros cuadrados y se encontraba ubicada en el Polígono Industrial de Fadricas. Esta operación se enmarca dentro de la “Operación Verde” diseñada por Policía Nacional para disminuir la capacidad de acción de las organizaciones criminales dedicadas al cultivo de marihuana.

    La investigación se inició hace varias semanas tras detectarse un fuerte olor a marihuana que provenía de la zona donde se ubicaban varias naves industriales y que solo podía percibirse cuando se daban unas condiciones climatológicas específicas. Este hecho dificultó a los agentes la localización exacta del cultivo, debido también a las numerosas naves industriales y locales existentes en la zona, muchos de ellos vacíos o con escasa actividad industrial.

    Fruto de las gestiones realizadas los investigadores descubrieron la ubicación exacta, así como la identidad de los presuntos responsables de la actividad ilícita. Tras recabar las pruebas incriminatorias necesarias se procedió a realizar un registro de la nave investigada. En su interior se localizó una macroplantación dividida en diferentes departamentos estancos mediante aislantes térmicos y la instalación de aires acondicionados, filtros, lámparas de alto voltaje y ventiladores con los que se habían logrado las condiciones óptimas para un rápido crecimiento de las plantas.

    Todo ello con el objetivo de permitir a los "guardadores" controlar de manera minuciosa la luz, temperatura y humedad de las plantas y, además, de disimular el fuerte olor característico de dichos cultivos gracias a los sistemas de extracción. Debido al grado de tecnificación de la instalación imposibilitaba ser detectados por trabajadores y clientes del citado polígono, así como de la posible presencia policial. Aparte de la gran cantidad de plantas intervenidas, se han decomisado fertilizantes y otros utensilios destinados a la producción ilegal de marihuana, un vehículo de alta gama y dinero en metálico.

    Esta modalidad delictiva conlleva un perjuicio para el ciudadano, que ha quedado patente tras la inspección del técnico de la empresa de suministro eléctrico, por la abultada defraudación de fluido eléctrico, llegando a consumir más de 35.000 vatios de forma ilegal, cuyo pago es asumido por el conjunto de la ciudadanía.

    Una vez finalizado el atestado policial, los detenidos junto con los efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número tres de San Fernando, cuyo titular tras oír a los investigados en declaración decretó el ingreso en prisión para tres de ellos y libertad con cargos para el cuarto detenido.

    marihuana_policia.jpg

     

  • Desarticulada una organización de traficantes de marihuana que ocultaba sus beneficios minando criptomonedas

    Se realizaron cinco registros en los que se desmantelaron tres laboratorios para el cultivo y elaboración de cannabis sativa donde se localizaron alrededor de 1000 plantas –con un peso de 52 kilos de marihuana- así como una instalación ubicada en una nave industrial en la que se estaba preparando un cultivo de otras 2000 plantas más.

    policia_marihuana.jpg

    Se ha intervenido material informático por valor de 115.000 euros utilizado para recoger las inversiones en criptomonedas, embargado diez vehículos y bloqueado sesenta cuentas bancarias y nueve propiedades vinculadas con los arrestados

    Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización de narcotraficantes, asentada en Algeciras (Cádiz) y Barcelona, que ocultaba sus beneficios minando criptomonedas, en una operación en la que han sido detenidas siete personas. Los arrestados disponían además de un entramado empresarial para ocultar los beneficios obtenidos con sus actividades ilícitas. La investigación dio comienzo a principios del pasado mes de enero tras detectar una vivienda unifamiliar, ubicada en una zona residencial de Algeciras, utilizada como laboratorio para el cultivo de marihuana.

    Las intensas investigaciones permitieron a los policías identificar a algunos de los cabecillas de la organización, parte de ellos residentes en la provincia de Barcelona. De forma paralela se inició una investigación patrimonial, al constatarse que poseían numerosos bienes y titularidades a nombre de diferentes empresas relacionadas entre sí, sin que detrás de las mismas se hubiese detectado actividad laboral alguna.

    Una vez se supo que los investigados tenían la cosecha de plantas de cannabis lista para ser recogida para su distribución, se establecieron los dispositivos policiales coordinados para arrestar a los implicados. Se realizaron cinco registros en los que se desmantelaron tres laboratorios para el cultivo y elaboración de cannabis sativa donde se intervinieron alrededor de 1.000 plantas –con un peso de 52 kilos de marihuana- así como una instalación ubicada en una nave industrial de Barcelona en la que se estaba preparando un cultivo de otras 2.000 plantas más.

    Como consecuencia de esta intervención se detuvo a siete personas -5 en Algeciras y 2 en Barcelona- de las que cinco ingresaron en prisión. Además, se intervinieron 2.000 euros en efectivo y material informático por valor de 115.000 euros para recoger las inversiones en criptomonedas. Diez vehículos fueron embargados y sesenta cuentas bancarias y nueve propiedades vinculadas con los arrestados fueron igualmente bloqueadas.

    En esta operación los investigadores han destapado un novedoso sistema para la fabricación de criptomonedas con las que los narcotraficantes ocultaban los beneficios obtenidos con el tráfico de drogas. Para ello, los integrantes de esta organización, alguno de ellos con conocimientos muy avanzados en contabilidad financiera e informática, fabricaban como mínimo dos de las criptomonedas diferentes actualmente en circulación.

    Así, los responsables de su desarrollo creaban cuentas corrientes dentro de un entorno puramente digital, sin dependencia de ninguna entidad bancaria o financiera, las cuales se sostienen gracias a un programa informático en el que se controlaría tanto la contabilidad de dichas cuentas, como el establecimiento de la cuenta o “monedero virtual”. En estas cuentas depositaban las monedas con la consiguiente reducción de costes y tiempos de transacción.

    El proceso para obtener dichos beneficios venía dado por lo que conoce como “minado de criptomonedas” o cryptojacking, consistente en la generación de algoritmos para resolver una serie de problemas matemáticos que dan como resultado la obtención de una cantidad determinada de criptomonedas. Para esta actividad se necesitan equipos informáticos de gran potencia como los intervenidos en esta investigación. En uno de los registros llevados a cabo durante el desarrollo de la operación se detectó una habitación aislada de la estancia principal, dotada de un sistema propio de refrigeración, en la que se localizaron diversos equipos informáticos, así como un elevado número de dispositivos que se comercializan ya preparados para “minar” moneda virtual.

    Durante el desarrollo de la operación los investigadores localizaron numerosa documentación relativa al uso de las llamadas pools de minería de criptomonedas, como se conoce a las plataformas que facilitan la unión de varios usuarios para aumentar las posibilidades de éxito en la minería de criptomonedas.

  • Desarticulada una organización dedicada al cultivo de marihuana para su exportación y venta a traficantes europeos

    Para abastecerse de marihuana la organización contaba, en la provincia de Badajoz, con un clan familiar cuyos miembros dirigían una red de invernaderos y cultivos indoor. La organización operaba desde Madrid estableciendo contactos con traficantes de Reino Unido, Francia e Italia principalmente, a quienes enviaban la droga mediante empresas de paquetería.

    En los 25 registros simultáneos practicados en la Comunidad de Madrid y en la provincia de Badajoz se ha detenido a 22 personas y se han desmantelado 8 plantaciones de marihuana y se han aprehendido 10.500 plantas y 250 kilos de cogollos empaquetados y preparados para su venta

    Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, en el marco de la Operación ”Farmers-Bambusa” desarrollada en la Comunidad Autónoma de Madrid y la provincia de Badajoz, han detenido a 22 personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación del fluido eléctrico. Los detenidos conformaban un grupo delictivo dedicado al cultivo indoor de marihuana para su posterior tráfico a diferentes países europeos.

    La investigación comenzó en enero de 2018, cuando agentes de la Policía Nacional recibieron varias denuncias, de vecinos de la localidad madrileña de Parla, en las que alertaban de la existencia de un piso en el que podría estar siendo almacenada marihuana en grandes cantidades. Fruto de las primeras investigaciones, se incautaron 109 kilos de cogollos de marihuana y 105.200 euros y se detuvo a cuatro ciudadanos de nacionalidad china, responsables de la guarda y custodia de la droga.

    Dentro de las diferentes colaboraciones y coordinaciones entre Policía Nacional y Guardia Civil encaminadas a la lucha contra el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, agentes de la Comisaría de Parla, de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional y de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz, descubrieron la existencia de un complejo entramado que operaba desde Madrid y Parla, compuesto por ciudadanos chinos que actuaban en pequeñas células que, a su vez, se encargaban de contactar con los receptores de diversos países europeos: Reino Unido, Francia e Italia, principalmente.

    Cada célula, una vez que acordaba y recibía el dinero del cliente correspondiente, contactaba en la provincia de Badajoz con un clan familiar que había construido una red de invernaderos y cultivos indoor de marihuana, y que les servía el estupefaciente. Para hacerse una idea del volumen del negocio ilícito, se destaca que en una sola semana el comprador venido de Madrid a Mérida, podía adquirir marihuana valorada en unos 300.000 euros.

    Este clan familiar se encontraba perfectamente estructurado con roles muy definidos: el cabecilla de la organización contaba con diferentes personas de la familia a su servicio y dedicadas a la creación de invernaderos en el interior de diferentes inmuebles. Estas instalaciones contaban con enganches ilegales a la red eléctrica con el objetivo de obtener energía para los múltiples aparatos, máquinas, transformadores y material -cuantificables en decenas de miles de euros- para el cultivo y desarrollo de las plantas. También contaban con cuidadores y guardadores del cultivo, a quienes les ofrecían vivir en los citados inmuebles a cambio de ciertas cantidades de dinero.

    Una vez que las células recogían el estupefaciente, era transportado a Madrid, donde la organización disponía de estructuras estables de pisos, garajes y almacenes en los que la depositaban, procesaban, envasaban y camuflaban entre otros objetos de procedencia legal, para ser enviadas al extranjero de forma inmediata y en un plazo inferior a 24 horas. De esta forma la droga permanecía.

    Ante estos hechos y pruebas incriminatorias obtenidas durante un año de investigación, el pasado 23 de enero se llevaron a cabo 25 registros simultáneos practicados en domicilios, garajes y naves de Madrid y Parla así como en las localidades pacenses de Mérida, Arroyo de San Servan, Santa Amalia y Conquista del Guadiana. Además, se ha detenido a 11 ciudadanos chinos y 11 españoles, se han desmantelado 8 invernaderos indoor y los agentes han incautado 10.500 plantas y 250kg kilogramos de cogollos de marihuana, empaquetados y preparados para su venta. Por otro lado, se han intervenido tres vehículos utilizados por la organización, 195.000 euros en efectivo y 6 escopetas.

    Los registros se desarrollaron de forma conjunta con el despliegue de más de 250 agentes de la Comisaría de Parla y la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional; de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz; las USECIC de las Comandancias de la Guardia Civil de Badajoz y Cáceres, GRS de Madrid y Sevilla, apoyados por el Servicio Aéreo de la Guardia Civil de Sevilla y perros adiestrados en búsqueda de sustancias estupefacientes de ambos Cuerpos.

    A cinco de los detenidos se les ha decretado prisión eludible bajo fianza entre 3.000 y 10.000 euros, los restantes están en libertad con cargos. La operación, que ha estado tutelada por el Juzgados de Instrucción número 4 de Parla (Madrid), sigue abierta, con el objetivo de la localización y detención de otros integrantes de esta organización criminal.