Desarticulado un grupo de narcotraficantes que importaba cocaína oculta en bananas

Desarticulado un grupo de narcotraficantes que importaba cocaína oculta en bananas Destacado

Los agentes localizaron, en un contenedor procedente de Costa Rica, 275 kilos de cocaína distribuidos en paquetes y ocultos en cajas de bananas. Seis personas han sido detenidas por un delito de tráfico de drogas en Estepona, y ya se ha decretado su ingreso en prisión.

Agentes de Policía Nacional, en una operación conjunta con funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han desarticulado un grupo criminal que importaba cocaína procedente de Centroamérica oculta en bananas. Los investigadores localizaron, en un contenedor procedente de Costa Rica, 275 kilos de cocaína distribuidos en paquetes ocultos en cajas de bananas. Hay seis detenidos en Estepona (Málaga), a los que se les imputa un delito de tráfico de drogas, que han ingresado en prisión por orden judicial.

https://www.policia.es/videos/wmv/20190610_1.mp4

cocaina_en_bananas2.jpg

La investigación se inició cuando los investigadores tuvieron conocimiento de que un contenedor, procedente de Costa Rica con destino al Puerto de Algeciras, era sospechoso de transportar cocaína oculta entre bananas. Esto llevó a los investigadores a establecer un dispositivo en torno al contenedor para conocer sus movimientos. Comprobaron que el camión salió de las instalaciones portuarias para permanecer en una zona habilitada como parking para camiones de la misma ciudad. Al día siguiente, el mencionado camión inició un nuevo viaje una nave de un polígono industrial de Estepona.

Una vez en la localidad malagueña, los agentes constataron que había varias personas esperándolo, abriendo la puerta y facilitaron la entrada del camión a la nave. Cuando los policías accedieron a la misma y redujeron a las personas que se encontraban en su interior, interceptando a dos de ellas en la vía pública tras intentar darse a la fuga.

Revisada la mercancía del contenedor, descubrieron 250 paquetes rectangulares, de aproximadamente un kilo cada uno, ocultos en algunas de las cajas de bananas. Los paquetes contenían una sustancia blanca en su interior a la que se aplicó el reactivo correspondiente, arrojando un resultado positivo en cocaína y un peso bruto total de 275 kilos. Además, en la cabina del camión que transportaba el contenedor en el que se encontró la cocaína, los agentes localizaron un potente inhibidor de frecuencias usado, generalmente, para inutilizar los dispositivos de localización GPS y similares.

La investigación se ha saldado con la detención de seis personas que han ingresado en prisión. Asimismo, se han intervenido 275 kilos de cocaína, 1.295 euros en efectivo, 770 dólares americanos en efectivo, dos furgonetas, un inhibidor multifrecuencia, ocho teléfonos móviles y numeroso material que podría haberse utilizado para la distribución y transporte de la sustancia estupefaciente.

coca_en_banana.jpg

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Dos organizaciones detenidas tras detectarlos un sofisticado sistema electromecánico de ocultación de cocaína en vehículos

    16 personas detenidas en Madrid, Barcelona, Málaga y Reino Unido, y se ha intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

    En esta operación han sido detenidas nueve personas en Madrid, dos en Barcelona, otros dos en Málaga y tres en Reino Unido; y se han intervenido 1.044 kilogramos de cocaína, 3 pistolas, 100.000 euros, 6 vehículos y decenas de blackphones.

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con autoridades policiales y judiciales de Estados Unidos, Colombia y Gran Bretaña, han desarticulado dos organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico de cocaína a escala internacional.

    https://www.policia.es/videos/images/i_20190623_1.jpg

    Los agentes han detenido a 16 personas en Madrid (9), Barcelona (2), Málaga (2) y Reino Unido (3), y han intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

    La investigación se inició el pasado mes de julio de 2018 cuando la Policía Nacional, al tener conocimiento de la llegada a nuestro país de uno de los representantes más destacados de un grupo de narcotraficantes colombianos. Este individuo, presuntamente, estaba ultimando los preparativos para hacer llegar una importante cantidad de cocaína a España.

    La investigación permitió comprobar cómo esta persona, de origen colombiano, contaba con los contactos y la infraestructura necesaria en España para hacer llegar la sustancia estupefaciente a nuestro país. Junto a él, dos de los máximos responsables viajaron hasta distintas ciudades de la provincia de Pontevedra para negociar una posible vía de entrada del estupefaciente. Poco después, a principios del mes de agosto del pasado año, se detectó nuevamente la presencia del líder del grupo en Pontevedra, esta vez acompañado de otra persona que se había establecido como delegado de otro grupo –británico- que había constituido una sociedad criminal con el grupo del investigado para aprovisionar de cocaína su país.

    Las estrategias de los dos grupos eran muy diferentes. El líder de los colombianos únicamente viajaba a España para coordinar la llegada y entrega de la droga a sus clientes, mientras que el británico, sin embargo, se encarga de preparar y coordinar toda la recepción y posterior distribución de la parte correspondiente a su grupo.

    Los movimientos de los investigados se intensificaron al aproximarse la fecha de llegada del estupefaciente, detectando los agentes cómo, desde mediados del mes de abril de 2019, los integrantes del grupo colombiano llegaban a la capital madrileña para alojarse en distintos hoteles de lujo con el fin de no levantar sospecha sobre los verdaderos fines de su viaje. Finalmente, los investigados acordaron que la entrega de la droga se realizaría en un área comercial de Leganés. Una vez que la droga estuvo en poder del grupo del británico los agentes detuvieron a los ocupantes de los vehículos e intervinieron los automóviles.

    Al mismo tiempo, en la ciudades británicas de Londres, Windsor y Dorset se procedía a la detención de los miembros de la organización que controlaban la operación desde aquel país.

    En cuanto a la organización colombiana, a pesar de que el acuerdo alcanzado con los hombres que almacenaban la droga estaba cerrado, mantuvo estrictas medidas de seguridad en torno al lugar de la entrega. Una vez comprobado que el parking se hallaba despejado y libre de control policial, el jefe de la organización ordenó a sus hombres que trasladasen la cocaína hasta el lugar fijado. En ese momento, los agentes detuvieron a todos los miembros del grupo criminal, y comprobaron que la furgoneta que conducían almacenaba una muy importante cantidad de cocaína. Por último, los agentes invervinieron 100.000 euros y 10 kilogramos de cocaína en el domicilio del chófer de uno de los responsables de la organización.

    Los investigados habían diseñado un novedoso sistema para la ocultación de la droga, instalado en un doble fondo del maletero y en los bajos del vehículo, que se activaba por un complejo sistema de imanes que impulsaba un sistema hidráulico para levantar la base del maletero tras la que se escondía el estupefaciente.

  • Agentes de la Policía Nacional han abortado el pase de unos 150 kilos de cocaína que se iba a realizar en la madrileña estación de Atocha

    Presuntamente, los cuatro detenidos forman parte de una organización de narcotraficantes que introducían la droga vía marítima, a través de embarcaciones que hacían escala en Huelva. Desde allí era trasladada por carretera hasta Madrid, lugar donde era recepcionada por los miembros encargados de su distribución.

    La cocaína viajaba en “caletas” fabricadas en el interior de vehículos para su ocultación. Entre los detenidos se encuentra el líder de la organización quien viajó expresamente desde Colombia para supervisar el trasvase de la droga.

    https://www.policia.es/videos/images/i_20190416_1.jpg

    El estupefaciente fue transportado desde Huelva hasta la capital madrileña en vehículos “caleteados” –con compartimentos preparados para su ocultación-, siendo el aparcamiento de la estación el lugar donde se realizaría el traspaso.

    Entre los arrestados se encuentra el líder de la organización, quien se desplazó desde Colombia para supervisar personalmente la operación alojándose en un hotel próximo a la estación.

    Agentes de la Policía Nacional han abortado el pase de unos 150 kilos de cocaína que se iba a realizar en la madrileña estación de Atocha. Presuntamente, los cuatro detenidos forman parte de una organización de narcotraficantes que introducían la droga vía marítima, a través de embarcaciones que hacían escala en Huelva. Desde allí era trasladada por carretera hasta Madrid, lugar donde era recepcionada por los miembros encargados de su distribución. La cocaína viajaba en “caletas” fabricadas en el interior de vehículos para su ocultación. 

    Tras varias gestiones, los agentes comprobaron que la red investigada había enviado un cargamento de cocaína oculta en un habitáculo del casco de un barco portacontenedores que navegaba regularmente desde Colombia hasta Europa, realizando parada en Huelva. Era tal su grado de profesionalidad, que para la extracción de la droga contaban con buzos especializados a su servicio.

    Una vez que el estupefaciente se encontraba en España, era transportado hasta Madrid para su traspaso a los miembros del grupo encargados de la distribución. El traslado se realizaba en vehículos con “caleta” o huecos estancos fabricados en el interior para ocultar la droga.

    Los investigadores detectaron que el pase de la droga se iba a realizar en las inmediaciones de Atocha, por lo que se estableció el correspondiente dispositivo operativo en la zona detectando al líder de la red, quien se había desplazado expresamente desde Colombia para supervisar los pormenores de la intervención alojándose en un hotel de las inmediaciones.

    Los agentes comprobaron que el principal investigado entregaba las llaves de un vehículo a otro individuo quien, presuntamente, se encargaría de su recogida y posterior ocultación. Dos horas más tarde, otra persona distinta se acercaba hasta el aparcamiento de la estación para recoger el turismo y emprender la marcha, momento en el que los agentes le interceptaron y arrestaron. A continuación eran detenidos los otros integrantes que se encontraban en la zona.

    Tras inspeccionar el vehículo, los policías detectaron un compartimento expresamente elaborado y preparado para el transporte de la droga que ocultaba 58 paquetes de cocaína, localizando además otro turismo con 77 paquetes más en las inmediaciones.

    En total se han aprehendido 135 paquetes de cocaína que contenían unos 150 kilos de cocaína así como unos 2500 euros destinados a pagar una parte del transporte.

  • La Guardia Civil detiene a 20 personas pertenecientes a una organización delictiva dedicada a la venta y distribución de cocaína y tucibí conocida como “Pantera Rosa”

    La operación BENÁS se ha saldado con la incautación de más de 30 kilos de cocaína, 1’5 kilos de tucibí conocida como “pantera rosa o cocaína rosa”, (droga muy agresiva que puede causar graves secuelas) y otros tipos de sustancias estupefacientes. Se han llevado a caco 15 registros domiciliarios donde se han intervenido más de 20.000 euros, una pistola simulada y 8 vehículos y se han desarticulado siete puntos de venta de droga. Es la aprehensión de tucibí más importante llevada a cabo por la Guardia Civil.

    pantera_rosa.jpg

    La Guardia Civil, en el marco de la operación BENÁS, desarrollada en la provincia de Huesca, ha procedido a la detención de 20 personas (16 varones y 4 mujeres de entre 25 y 64 años), en las provincias de Madrid, Guadalajara, Burgos y Huesca, pertenecientes a una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, principalmente cocaína, hachís y tucibí conocida como “Pantera Rosa”, una droga química especialmente peligrosa, dado que sus componentes pueden provocar graves secuelas si se consume de forma continuada en un breve periodo de tiempo.

    En la operación se han intervenido 30’5 kilogramos de cocaína, 1,5 kilos de tucibí, 600 gramos de polen de hachís, 1 kilogramo de marihuana, sustancia de corte, 15 básculas de precisión, utensilios para la manipulación y distribución de droga, documentación contable de las transacciones de dinero efectuadas, 20.450 euros en metálico, 8 vehículos, 1 pistola simulada, munición y cartuchería de arma larga, 44 teléfonos móviles, 6 tablets, 5 portátiles y 2 discos duros.

    A los detenidos se les imputan los supuestos delitos contra la salud pública, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

    Tras las primeras investigaciones, los agentes pudieron determinar la localización exacta de los puntos de venta, así como la identificación de los miembros de la organización y su estatus dentro de la misma. Igualmente, se pudo constatar como los componentes de la organización estaban repartidos por varios puntos del territorio nacional para la distribución de la droga.

    Continuando con las investigaciones, se logró determinar que la organización tenía el control del mercado ilícito de cocaína, hachís y marihuana en la Comarca de La Ribagorza (Huesca).

    Por tal motivo, los agentes llevaron a cabo 15 entradas y registros en domicilios de las provincias de Madrid, Guadalajara, Burgos y en la Comarca de La Ribagorza (Huesca), donde se incautaron numerosas sustancias estupefacientes, sustancia de corte, dinero en efectivo y utensilios para la manipulación, pesaje y venta al por menor de las drogas, así como gran cantidad de dinero en efectivo y documentación contable acreditativa de las transacciones llevadas a cabo.

    Gracias a esta intervención la Guardia Civil, se ha conseguido localizar, antes de que se distribuyera desde Madrid al resto de puntos de venta de la organización, una partida de tucibí conocida como “pantera rosa o cocaína rosa”.

    La organización adquiría las sustancias estupefacientes, principalmente cocaína, directamente desde los países de producción, siendo recepcionada en Madrid y desde allí suministrada a los puntos de venta o distribución en las provincias de Burgos, Madrid y Huesca. Para ello los sospechosos hacían los desplazamientos tomando grandes medidas de seguridad para evitar ser identificados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

    Una vez trasladada la droga hasta las provincias de Huesca y Burgos, procedían al corte y preparación de las sustancias, para su posterior venta y distribución.

    Cabe destacar el nivel de especialización conseguido por la organización ya que cada miembro realizaba un trabajo específico desde la adquisición de la sustancia en el país de origen y su transporte a España, su almacenamiento, corte y preparación, y su posterior distribución. De esta forma aumentaban sus beneficios económicos.

    Con esta operación se dan por desarticulados siete puntos de venta de droga en Huesca, dos puntos de distribución y venta en Burgos, y diversos domicilios en las provincias de Madrid y Guadalajara utilizados como almacenes de droga de la organización para su posterior distribución por el territorio nacional.

    Cabe destacar que es la aprehensión de tucibí más importante llevada a cabo por la Guardia Civil.

    En uno de los registros se desmanteló varios habitáculos de más de 80 metros cuadrados preparados con todos los elementos preceptivos para la ubicación de una gran plantación indoor de marihuana.

    pantera_rosa_2.jpg