La Guardia Civil detiene a 40 personas por el robo de 118 vehículos y su posterior venta en concesionarios

La Guardia Civil detiene a 40 personas por el robo de 118 vehículos y su posterior venta en concesionarios

Los vehículos sustraídos eran balizados por la organización criminal con dispositivos GPS, para que en caso de ser recuperados por las Fuerzas de Seguridad y entregados a sus propietarios legítimos, intentar sustraerlos de nuevo.. Guardias civiles encargados de la investigación se desplazaron a Francia para participar en la desarticulación de la rama de la organización que actuaba en ese país, recuperándose allí 61 de los vehículos sustraídos en España.

La Guardia Civil, en el marco de la operación "VOLTEDA-DUPLARE", ha desarticulado una organización delictiva de ámbito internacional dedicada al tráfico ilícito de vehículos entre España y varios países europeos.

Han sido detenidas 40 personas, 8 de ellas en Francia, de nacionalidades española, rumana, argentina y búlgara. A todos ellos se les considera los responsables del robo de 118 vehículos en nuestro país, de los cuales 61 han sido recuperados en Francia. Con la venta de estos vehículos, habrían obtenido más de 4.500.000 € de beneficios.

En los diferentes registros practicados, se han recuperado varios vehículos que estaban preparados para su exportación al extranjero, así como útiles utilizados para la falsificación, además de matrículas y documentaciones extranjeras falsificadas.

La investigación se inició a principios del pasado año, cuando la Guardia Civil detectó una ITV ubicada en Madrid, en la que varios usuarios de la misma estaban utilizando documentaciones de vehículos sustraídas en Alemania, para pasar favorablemente la inspección técnica a vehículos que simulaban venir de ese país y así poder registrarlos en España, cuando en realidad habían sido robados en nuestro país.

Investigaciones posteriores revelaron que el modus operandi había sido utilizado en numerosas ocasiones y en distintos lugares, pero siempre por el mismo grupo de personas.

Se han inspeccionado dos estaciones de ITV en Madrid, donde la organización pasaba las inspecciones de los vehículos previamente sustraídos y falsificados, así como cuatro talleres mecánicos y tres concesionarios en Madrid y Toledo, en los que se vendían vehículos robados con los elementos falsificados, simulando proceder del extranjero.

Los robos estaban perfectamente planificados y se elegía la marca y modelo y las ubicaciones para llevarlos a cabo, preferiblemente zonas residenciales y áreas empresariales de Madrid. Llegaban incluso a realizar un seguimiento y estudio previo de las rutinas de los propietarios de los vehículos elegidos. En algunos casos, los propios delincuentes instalaban, sobre los potenciales vehículos a sustraer, dispositivos de seguimiento GPS para facilitar toda la labor anterior.

Cómo circunstancia novedosa, una rama de la organización contaba con dos grúas de asistencia en carretera, con las que se desplazaban a los lugares donde estaban estacionados los vehículos elegidos para ser sustraídos, y simulando una asistencia real los cargaban en las mismas transportándolos al término municipal de Griñón (Madrid), donde los dejaban "enfriar" unos días para detectar cualquier actividad externa sobre ellos. Posteriormente los trasladaban a una finca privada del municipio de Torrejón de Velasco (Madrid), donde se procedía a la falsificación de todos sus elementos y marcas de seguridad.

Otra modalidad de sustracción consistía en alquilar vehículos de la marca y modelo elegida, trasladándolos a distintos países europeos, donde una vez finalizado el plazo de entrega contratado, no los devolvían y los matriculaban en esos países con documentaciones falsas, previamente sustraídas de otros vehículos de idénticas características.

En otras ocasiones utilizaban un sistema más convencional, extrayendo la cerradura de la puerta para acceder al interior y, con un dispositivo electrónico que se conecta al puerto de diagnosis, anulaban el inmovilizador y lo arrancaban en pocos segundos.

Finalmente cambiaban la titularidad de los vehículos sustraídos para eludir cualquier acción policial o administrativa. Para ello, obtenían información de vehículos de idénticas características solicitando informes a la DGT, a través de una gestoría online de la provincia de Málaga, consiguiendo por menos de 10 € que cuesta cada informe, todos los datos necesarios para utilizarlos en las documentaciones falsificadas.

De esta manera, tras falsificar la placa de matrícula y el bastidor de los vehículos robados con los datos de los legales, circulaban por nuestras carreteras dos vehículos con los mismos datos de identificación y de titularidad, lo que ha motivado, en varios casos, que los legítimos propietarios recibiesen denuncias de tráfico procedentes de provincias en las que no habían estado.

Otra vía utilizada por esta organización para introducir vehículos sustraídos en España, consistía en que una vez falsificados los bastidores, matrícula y documentaciones con datos de vehículos de Alemania o Suecia, principalmente, pasaban la ITV en España y, con este informe favorable, lo registraban administrativamente como procedente de esos países, cuando en realidad, nunca habían salido de España.

Sobre el resto de vehículos sustraídos, la organización actuaba de manera inversa, falsificándolos con información de vehículos españoles y enviándolos para su venta a países europeos, principalmente a Francia, donde se han recuperado casi la mitad del total de los vehículos sustraídos.

Por este motivo, mediante la coordinación de EUROPOL, se inició una investigación conjunta con la Brigade de Recherche de Gendarmerie de Rodez (Francia) y la OCLDI (Oficina Central para la Lucha Contra la Delincuencia Itinerante) de Gendarmerie de Francia, para esclarecer la trama delictiva asentada en el país galo, que vendía gran parte de los vehículos españoles.

Por ello, 4 componentes de la Guardia Civil encargados de la investigación, se trasladaron al país vecino para colaborar in situ con las fuerzas policiales francesas, donde se detuvo a 8 integrantes de esta organización internacional y se identificaron gran parte de los vehículos sustraídos en España.

Una vez superados todos estos trámites y con los vehículos "legalizados", algunos de ellos eran expuestos en concesionarios españoles, otros en compraventas franceses y otros por internet, todos ellos con un precio de venta ligeramente inferior al de mercado, para así atraer potenciales clientes y cerrar su venta cuanto antes.

Decenas de propietarios españoles habrían comprado vehículos en estos concesionarios, desconociendo realmente su procedencia ilícita. No obstante, y en previsión de que se descubriese que esos vehículos eran robados y fuesen entregados a sus legítimos propietarios, este grupo criminal instalaba dispositivos GPS en los mismos, para volver a robarlos de nuevo en caso de que las fuerzas de seguridad lo recuperasen y así empezar el ciclo de la falsificación de nuevo.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Guardia Civil detiene a dos personas en Camarma de Esteruelas por estafar 637.000 euros vendiendo viviendas falsas

    La Guardia Civil ha detenido a una pareja de estafadores asentados en el municipio madrileño de Camarma de Esteruelas, que han obtenido más de 637.000 euros de 23 personas haciéndoles creer que vendían inmuebles procedentes de subastas públicas.

    Los detenidos son C.A.P. y A.M.M.A., hombre y mujer, españoles de 47 y 48 años de edad, con antecedentes por delitos relacionados contra el patrimonio y a quienes por estos hechos se les imputan delitos de estafa, falsificación de documento público y mercantil.

    Tras ser puestos a disposición judicial, se decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre, que era el cabecilla de la trama.

    La investigación empezó en julio pasado, tras la denuncia de un ciudadano por haber sido víctima de cinco estafas que ascendían a 132.500 euros en concepto de señales para la compra de cinco viviendas.La pareja detenida, de nacionalidad española, tiene un amplio historial delictivo por causas similares, y estaban perseguidos por dos juzgados de la provincia de Málaga.

    El 'modus operandi' siempre era el mismo y giraba en torno a la adquisición de bienes inmuebles procedentes de subastas de distintas administraciones públicas a un precio muy inferior al del mercado, por lo que su adquisición era muy atractiva para las víctimas.

    Para dar más credibilidad al entramado llegaron a falsificar documentos de entes públicos como del “Consejo General del Poder Judicial” y de “Correos y Telégrafos de España”.Los ahora detenidos, un hombre y una mujer, se adornaban de un perfil personal y profesional de éxito para generar confianza, creaban y daban de alta dominios web con la apariencia de veracidad, llegando incluso a regalar teléfonos de alta gama que regalaban a sus víctimas.

    A continuación se celebraba el contrato y se pagaba una cantidad en concepto de reserva y señal, utilizando para ello documentos públicos falsificados y pólizas de seguros igualmente falsas.

    La pareja vivía de forma aislada en un lujoso chalet que tenían alquilado en Camarma de Esteruelas y eran extremadamente cuidadosos con los desplazamientos que hacían. En el registro de su domicilio, la Guardia Civil intervino diversa documentación y dispositivos electrónicos relacionados con la investigación, así como 2.685 euros en moneda fraccionada, dos relojes de alta gama, varios terminales telefónicos y televisores.

  • La Guardia Civil encuentra más de un centenar de aves electrocutadas

    Se ha llevado a cabo entre octubre de 2018 y mayo de este año, y ha concluido con un total de 107 denuncias tras más de 350 inspecciones, entre las aves halladas, hay ejemplares de especies protegidas como el búho real, el águila real o el buitre leonardo.

    La Guardia Civil ha hallado un total de 120 aves electrocutadas en la primera campaña del Seprona contra la muerte de avifauna en los tendidos eléctricos. Se trata de un operativo especial puesto en marcha entre octubre del año pasado y mayo de este año.

    Tras llevar a cabo más de 350 inspecciones, la Guardia Civil ha interpuesto un total de 107 denuncias por irregularidades relacionadas con la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión. Además, hay abiertas diligencias penales por cinco delitos contra la fauna.

    Entre las especies protegidas halladas, el Seprona ha identificado 33 especímenes de búho real -bubo bubo-, 19 de águila real -aquila chrysaetos-, 17 de buitre leonado -gyps fulvus- y seis de águila imperial ibérica -aquila adalberti-.

    aves_seprona.jpg

    Entre las actuaciones efectuadas destaca el hallazgo de 44 aves electrocutadas en una finca de Albacete catalogada como zona de especial protección. La Fiscalía de Medio Ambiente y de Urbanismo ha iniciado ya diligencias penales por estos hechos.

    Según datos oficiales, cada año se registran en España miles de muertes de aves por colisión o electrocución en tendidos eléctricos, constituyendo la principal causa de muerte de algunas especies que ostentan el máximo grado de protección según el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

    Tras la reforma del Código Penal de 2015, este tipo de hechos se contemplan en el delito contra los recursos naturales y el medio ambiente previsto en el artículo 326 bis y en el delito contra la fauna previsto en el artículo 334, en relación a dar muerte a especies protegidas de fauna por imprudencia grave.

    La actividad inspectora realizada ha generado un efecto disuasorio considerable, ya que se han implementado medidas correctoras en muchos de los tendidos inspeccionados. Por su parte, las administraciones autonómicas está solicitando los requerimientos de subsanación y adecuación de tendidos eléctricos a sus titulares.

    Por último, hay que destacar la labor informativa y de concienciación llevada a cabo por parte de los guardias civiles del Seprona, que han impulsado un cambio de mentalidad sobre esta problemática.

  • La Policía Nacional desmantela una plantación con más de 2000 plantas de marihuana

    Los cuatro detenidos formaban una organización criminal perfectamente estructurada y disponían de unas instalaciones altamente sofisticadas donde se llevaba a cabo el cultivo de marihuana en grandes cantidades para su posterior distribución.

    La especialización de esta plantación radica en el cultivo escalonado de la planta, en diferentes salas dentro de la nave, lo que permitía obtener beneficios mensualmente.

    https://www.policia.es/videos/wmv/20190731_2.mp4

    La Policía Nacional desmantela una plantación con más de 2000 plantas de marihuana en el Polígono Industrial Fadricas

    La Policía Nacional ha detenido en San Fernando a cuatro personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, asociación ilícita y defraudación de fluido eléctrico tras el hallazgo de una nave industrial, en la cual se había instalado un cultivo con más de 2.000 plantas de marihuana. La nave donde operaba la organización disponía de una superficie de 400 metros cuadrados y se encontraba ubicada en el Polígono Industrial de Fadricas. Esta operación se enmarca dentro de la “Operación Verde” diseñada por Policía Nacional para disminuir la capacidad de acción de las organizaciones criminales dedicadas al cultivo de marihuana.

    La investigación se inició hace varias semanas tras detectarse un fuerte olor a marihuana que provenía de la zona donde se ubicaban varias naves industriales y que solo podía percibirse cuando se daban unas condiciones climatológicas específicas. Este hecho dificultó a los agentes la localización exacta del cultivo, debido también a las numerosas naves industriales y locales existentes en la zona, muchos de ellos vacíos o con escasa actividad industrial.

    Fruto de las gestiones realizadas los investigadores descubrieron la ubicación exacta, así como la identidad de los presuntos responsables de la actividad ilícita. Tras recabar las pruebas incriminatorias necesarias se procedió a realizar un registro de la nave investigada. En su interior se localizó una macroplantación dividida en diferentes departamentos estancos mediante aislantes térmicos y la instalación de aires acondicionados, filtros, lámparas de alto voltaje y ventiladores con los que se habían logrado las condiciones óptimas para un rápido crecimiento de las plantas.

    Todo ello con el objetivo de permitir a los "guardadores" controlar de manera minuciosa la luz, temperatura y humedad de las plantas y, además, de disimular el fuerte olor característico de dichos cultivos gracias a los sistemas de extracción. Debido al grado de tecnificación de la instalación imposibilitaba ser detectados por trabajadores y clientes del citado polígono, así como de la posible presencia policial. Aparte de la gran cantidad de plantas intervenidas, se han decomisado fertilizantes y otros utensilios destinados a la producción ilegal de marihuana, un vehículo de alta gama y dinero en metálico.

    Esta modalidad delictiva conlleva un perjuicio para el ciudadano, que ha quedado patente tras la inspección del técnico de la empresa de suministro eléctrico, por la abultada defraudación de fluido eléctrico, llegando a consumir más de 35.000 vatios de forma ilegal, cuyo pago es asumido por el conjunto de la ciudadanía.

    Una vez finalizado el atestado policial, los detenidos junto con los efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número tres de San Fernando, cuyo titular tras oír a los investigados en declaración decretó el ingreso en prisión para tres de ellos y libertad con cargos para el cuarto detenido.

    marihuana_policia.jpg