La Policía Nacional desmantela en Madrid un club clandestino para celebración de torneos ilegales de póker

La Policía Nacional desmantela en Madrid un club clandestino para celebración de torneos ilegales de póker

Teniendo en cuenta el número de jugadores, y las sanciones impuestas a las infracciones cometidas por el torneo contra la legislación del juego, el montante de éstas podría rebasar los 100.000 euros.

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un club clandestino en el que se celebraban torneos de póker ilegales en la madrileña localidad de San Sebastián de los Reyes. En el momento de la entrada en el local, los investigadores identificaron a 28 jugadores que se encontraban realizando apuestas. Uno de los identificados, que hacía las veces de croupier, portaba en el momento del registro 1.750 euros, cantidad que coincide con el número de jugadores que se encontraban en el local y el precio fijado para la inscripción. Teniendo en cuenta el número de jugadores y las sanciones impuestas a las infracciones cometidas por el torneo contra la legislación del juego, el montante de éstas podría rebasar los 100.000 euros.

Las investigaciones se inician cuando se recibe por parte de la Dirección General de Ordenación del Juego una comunicación en la que se informa de la próxima realización de un torneo de póker que carece de los requisitos que estipula la legislación vigente. Dicho encuentro se produciría previsiblemente el día 14 de agosto en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes. Inmediatamente, los agentes organizan un dispositivo con el fin de localizar el lugar en el que se iba a llevar a cabo el torneo y proceder a la comprobación de los hechos.

El día de la partida, los investigadores desplegados en el lugar observan cómo a la hora que se tiene fijado el inicio de la misma, alrededor de unas cuarenta personas entran en el local de forma progresiva. Debido a que la vigilancia ha mostrado indicios claros de que en el local pueda estar llevándose a cabo la realización de las partidas de póker ilegales, se decide entrar en el mismo para inspeccionarlo.

Los agentes comprueban que, efectivamente, en el interior del establecimiento se está realizando un torneo ilegal de póker donde se estaba jugando simultáneamente en tres mesas, identificando a 28 jugadores que estaban participando en la partida ilegal. Además se recontaron las fichas que tenía en ese momento cada jugador y se intervinieron diversos naipes y útiles para jugar al póker.

Uno de los identificados, que realizaba las veces de croupier, portaba en el momento del registro 1.750 euros, cantidad que coincide con el número de jugadores que estarían participando y el precio fijado para la inscripción. Este hombre, además de realizar las veces de croupier en su mesa, disponía de un ordenador portátil en el que controlaba el tiempo del juego de las tres mesas.

De todo esto se realizó el acta correspondiente que se remitirá a la Dirección General de Ordenación del Juego, con objeto de que lleve a cabo la pertinente sanción administrativa. Teniendo en cuenta el número de jugadores y las sanciones impuestas a las infracciones contra la legislación del juego, el montante de éstas podría rebasar los 100.000 euros.

Siguiendo con el ejemplo de Madrid, el hecho de participar en una “timba clandestina” lleva aparejada una sanción para el jugador de más de 3.000€, y para el organizador de dicha actividad, entre 9.000€ y 600.000€.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Condecorado el agente de la Policía Local de Coslada, Santos Barba, con una medalla de plata a la Educación Vial

    La Fundación Española para la Seguridad Vial, en colaboración con Unijepol, en sus VII Premios de Seguridad Vial para las Policías Locales, ha resuelto entregar una medalla de plata a la educación vial al policía local de Coslada, Santos Barba.

    La candidatura de Santos Barba a estos galardones fue propuesta por el Intendente Jefe del Cuerpo de la Policía Local de Coslada, Gabriel Cerrato, quien estimo que el ahora galardonado cumplía todas las cualidades y valores que se exigían en el concurso.

    Este agente ha obtenido en su carrera profesional dos felicitaciones y distinciones por la Jefatura de Policía Local y por la Alcaldía-Presidencia del Ayuntamiento de Coslada, además de ser haber sido distinguido por otras administraciones, así como por entidades privadas.

    El alcalde de Coslada, Ángel Viveros, ha destacado "su calidad profesional y humana por la que ha sido un ejemplo a lo largo de su dilatada carrera profesional que supera los 31 años de servicio, gran parte de ellos dedicados a la Sección de Educación Vial, de la que fue fundador. Su nivel de profesionalidad es extraordinario".

  • La Policía desmantela dos tiendas con productos falsificados

    La Policía de Madrid ha desmantelado dos tiendas con artículos elaborados con piel de animales protegidos y productos falsificados. Agentes de la Unidad de Investigación y Coordinación Judicial procedieron el pasado día 1 de octubre a realizar inspección en un local del distrito Centro, en el que pudieron comprobar que tenían expuestos para su venta artículos como camisetas, parches textiles y otros de reconocidas marcas de motocicletas y grupos musicales que carecían de medidas de seguridad en el etiquetaje y embolsado.

    También se pudo comprobar que en otras vitrinas tenían expuestas, también para su venta, artículos (bolsos, carteras, monederos, etc) realizados con pieles autenticas de caimán, cocodrilo, serpiente pitón y manta raya.

    Estos artículos, por su composición y elaboración, vulneran la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Convenio CITES) y, por tanto, podría tratarse de artículos de procedencia ilícita.

    Preguntado el encargado de la tienda sobre la documentación de estos complementos, presentó cuatro fotocopias en las que se reseñaban ocho artículos adquiridos y ninguno coincidente con los expuestos.

    Ante estos hechos, los agentes procedieron a levantar dos actas de intervención cautelar, una por el delito contra la propiedad industrial (635 artículos falsificados) y otra por tener a la venta productos de especies protegidas sin aportar documentación, 92 artículos que vulneraban el convenio CITES.

    También se ha inspeccionado una tienda en la calle Fuencarral, de los mismos propietarios, en la que se han intervenido otros 75 artículos realizados con pieles de las mismas especies protegidas. En total 167 artículos con un valor de más 15.083 euros.

    Los propietarios de las tiendas fueron informados de que van a ser investigados por dos delitos, uno contra la propiedad industrial y otro contra la fauna y flora salvaje.

  • La Policía desarticula una red especializada en la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos

    Han detenido a 33 personas e investigado a otras tres, a quienes se les atribuyen 1.640 infracciones penales cometidas en 33 provincias del territorio nacional. Se estima que el beneficio conseguido por la organización podría ascender a más de 760.000 euros.

    https://www.policia.es/videos/images/i_20191001_1.jpg

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Guardia Civil, dentro del marco de la operación “BRAIN-CECI” desarrollada en Castilla La Mancha, Madrid y Comunidad Valenciana, han desmantelado una activa organización especializada en la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos.

    Se ha detenido a 33 personas y se ha investigado a otras tres, con edades comprendidas entre los 23 y los 55 años, por los supuestos delitos de estafa, falsificación de documentos oficiales y mercantiles, usurpación de estado civil, robos con fuerza y descubrimiento y revelación de secretos. Se estima que el beneficio conseguido por la red podría ascender a más de 760.000 euros.

    Se les atribuye la comisión 1.640 infracciones penales, cometidas durante los años 2017 y 2018 en las provincias de Albacete, Madrid, Valencia, Alicante, Castellón, Murcia, Toledo, Ciudad Real, Guadalajara, Cuenca, Almería, Málaga, Sevilla, Jaén, Granada, Córdoba, Cádiz, Burgos, Soria, Palencia, Segovia, Salamanca, Valladolid, Zaragoza, Huesca, Teruel, Santander, Asturias, A Coruña, Lugo, Badajoz, Barcelona y Vizcaya.

    La operación se inició como consecuencia de la comisión de un delito de estafa en una sucursal bancaria de la localidad albaceteña de Pozohondo. Tras las investigaciones llevadas por los agentes se detectaron a varias personas que podrían conformar un importante y complejo entramado criminal dedicado a la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos.

    Era un grupo perfectamente organizado y jerarquizado. Tres de sus miembros ejercerían funciones de dirección y coordinación, ubicados en la parte superior de la pirámide. Seguidamente se encontrarían los “falsificadores”, con una amplia formación y especialización en la manipulación, adulteración y falsificación de documentos identificativos y medios de pago bancarios.

    En niveles inferiores de la organización estaban los “buzoneadores” o encargados de sustraer la correspondencia de los buzones de sociedades mercantiles, casi siempre en polígonos industriales o directamente de vehículos del servicio de Correos, en busca de pagarés o cheques originales, los cuales eran entregados a los “Jefes-falsificadores”, quienes les modificaban el importe, la fecha de vencimiento y los datos del beneficiario.

    Por otra parte, otros miembros de la red, los “conductores”, eran los encargados de reclutar y transportar hasta las sucursales bancarias elegidas para perpetrar las estafas a los “pasadores”, que eran los autores materiales de los cobros. A estos últimos se les suministraban documentos de identidad falsa con su fotografía y una firma que fuese capaz de reproducir.

    Para dar veracidad a los documentos falsos se respetaba la información básica como sería la sociedad mercantil que emite el documento, su nº IBAN de cuenta bancaria, la firma del representante que consta en el documento original y el número de serie de éste, consiguiendo de esta forma una mayor sensación de validez.

    Las falsificaciones se realizaban en los “laboratorios”, acreditándose la existencia de, al menos, tres inmuebles dedicados a estos menesteres, cuya ubicación solamente era conocida por los “Jefes” de la organización. En ellos, durante los registros practicados, se localizaron ordenadores, impresoras y escáneres de máximas prestaciones tecnológicas, así como la correspondencia postal sustraída, documentos ya falsificados y listos para su uso, productos químicos, tintas luminiscentes y tampones preparados para simular las medidas de seguridad de los documentos mercantiles o de identidad, así como papel de calidad idéntica al utilizado para la emisión legalmente de los efectos financieros.

    Durante la fase de explotación se practicaron 4 registros en las viviendas de residencia de los jefes y en un piso utilizado como laboratorio, donde se realizaban las tareas de falsificación de los documentos de identidad y medios de pago bancarios.

    En dichos registros fueron incautados una gran cantidad de efectos u objetos relacionados con la investigación, entre los que se encontraban:

    - 3.220 euros, en billetes de distinto valor, procedente de la actividad delictiva investigada.

    - Numerosos teléfonos móviles.

    - Equipos informáticos completos (ordenadores, impresoras y escáner).

    - Productos químicos, tintas luminiscentes y un dispositivo de luces ultravioletas.

    - Papel de calidad idéntica al utilizado legalmente para la emisión de los efectos financieros.

    - Prensas eléctricas plastificadoras y guillotinas para recortar el papel.

    - Herramientas diversas como cútters, tijeras, rodillos, jeringuillas, pegamentos, rotuladores indelebles, guantes, etc…

    - Numerosos documentos de identidad (DNI’s) y medios de pago financieros (pagarés/cheques) falsos y otros originales sustraídos.