La Policía desarticula una red especializada en la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos

La Policía desarticula una red especializada en la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos

Han detenido a 33 personas e investigado a otras tres, a quienes se les atribuyen 1.640 infracciones penales cometidas en 33 provincias del territorio nacional. Se estima que el beneficio conseguido por la organización podría ascender a más de 760.000 euros.

https://www.policia.es/videos/images/i_20191001_1.jpg

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Guardia Civil, dentro del marco de la operación “BRAIN-CECI” desarrollada en Castilla La Mancha, Madrid y Comunidad Valenciana, han desmantelado una activa organización especializada en la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos.

Se ha detenido a 33 personas y se ha investigado a otras tres, con edades comprendidas entre los 23 y los 55 años, por los supuestos delitos de estafa, falsificación de documentos oficiales y mercantiles, usurpación de estado civil, robos con fuerza y descubrimiento y revelación de secretos. Se estima que el beneficio conseguido por la red podría ascender a más de 760.000 euros.

Se les atribuye la comisión 1.640 infracciones penales, cometidas durante los años 2017 y 2018 en las provincias de Albacete, Madrid, Valencia, Alicante, Castellón, Murcia, Toledo, Ciudad Real, Guadalajara, Cuenca, Almería, Málaga, Sevilla, Jaén, Granada, Córdoba, Cádiz, Burgos, Soria, Palencia, Segovia, Salamanca, Valladolid, Zaragoza, Huesca, Teruel, Santander, Asturias, A Coruña, Lugo, Badajoz, Barcelona y Vizcaya.

La operación se inició como consecuencia de la comisión de un delito de estafa en una sucursal bancaria de la localidad albaceteña de Pozohondo. Tras las investigaciones llevadas por los agentes se detectaron a varias personas que podrían conformar un importante y complejo entramado criminal dedicado a la sustracción, falsificación y posterior cobro de pagarés y cheques falsos.

Era un grupo perfectamente organizado y jerarquizado. Tres de sus miembros ejercerían funciones de dirección y coordinación, ubicados en la parte superior de la pirámide. Seguidamente se encontrarían los “falsificadores”, con una amplia formación y especialización en la manipulación, adulteración y falsificación de documentos identificativos y medios de pago bancarios.

En niveles inferiores de la organización estaban los “buzoneadores” o encargados de sustraer la correspondencia de los buzones de sociedades mercantiles, casi siempre en polígonos industriales o directamente de vehículos del servicio de Correos, en busca de pagarés o cheques originales, los cuales eran entregados a los “Jefes-falsificadores”, quienes les modificaban el importe, la fecha de vencimiento y los datos del beneficiario.

Por otra parte, otros miembros de la red, los “conductores”, eran los encargados de reclutar y transportar hasta las sucursales bancarias elegidas para perpetrar las estafas a los “pasadores”, que eran los autores materiales de los cobros. A estos últimos se les suministraban documentos de identidad falsa con su fotografía y una firma que fuese capaz de reproducir.

Para dar veracidad a los documentos falsos se respetaba la información básica como sería la sociedad mercantil que emite el documento, su nº IBAN de cuenta bancaria, la firma del representante que consta en el documento original y el número de serie de éste, consiguiendo de esta forma una mayor sensación de validez.

Las falsificaciones se realizaban en los “laboratorios”, acreditándose la existencia de, al menos, tres inmuebles dedicados a estos menesteres, cuya ubicación solamente era conocida por los “Jefes” de la organización. En ellos, durante los registros practicados, se localizaron ordenadores, impresoras y escáneres de máximas prestaciones tecnológicas, así como la correspondencia postal sustraída, documentos ya falsificados y listos para su uso, productos químicos, tintas luminiscentes y tampones preparados para simular las medidas de seguridad de los documentos mercantiles o de identidad, así como papel de calidad idéntica al utilizado para la emisión legalmente de los efectos financieros.

Durante la fase de explotación se practicaron 4 registros en las viviendas de residencia de los jefes y en un piso utilizado como laboratorio, donde se realizaban las tareas de falsificación de los documentos de identidad y medios de pago bancarios.

En dichos registros fueron incautados una gran cantidad de efectos u objetos relacionados con la investigación, entre los que se encontraban:

- 3.220 euros, en billetes de distinto valor, procedente de la actividad delictiva investigada.

- Numerosos teléfonos móviles.

- Equipos informáticos completos (ordenadores, impresoras y escáner).

- Productos químicos, tintas luminiscentes y un dispositivo de luces ultravioletas.

- Papel de calidad idéntica al utilizado legalmente para la emisión de los efectos financieros.

- Prensas eléctricas plastificadoras y guillotinas para recortar el papel.

- Herramientas diversas como cútters, tijeras, rodillos, jeringuillas, pegamentos, rotuladores indelebles, guantes, etc…

- Numerosos documentos de identidad (DNI’s) y medios de pago financieros (pagarés/cheques) falsos y otros originales sustraídos.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Desarticulado un grupo de narcotraficantes que distribuía hachís

    Para introducir la droga usaban vehículos caleteados para evitar ser descubiertos en posibles controles policiales. Contaban con dos almacenes en diferentes puntos de la capital, uno destinado a pequeñas cantidades de estupefaciente listo para su venta y otro de mayor tamaño. Han sido detenidas tres personas y se han incautado tres kilos y medio de hachís, más de 72.000 euros en efectivo, un vehículo sustraído y un arma larga modificada.

    https://www.policia.es/videos/wmv/20191115_2.mp4

    Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Policía Municipal de Madrid, han desarticulado un grupo de narcotraficantes que distribuía hachís en Madrid capital y provincia. Para introducir la droga usaban vehículos caleteados con el objetivo de evitar ser descubiertos en posibles controles policiales. Contaban con dos almacenes en diferentes puntos de la capital, uno destinado a pequeñas cantidades de estupefaciente listo para su venta y otro de mayor tamaño. Han sido detenidas tres personas y se han incautados tres kilos y medio de hachís, más de 72.000 euros en efectivo, un vehículo sustraído y un arma larga modificada.

    La investigación comenzó en mayo de 2018 cuando varios agentes detectaron un grupo de individuos que podrían dedicarse a la venta y comercialización de estupefacientes en el madrileño barrio de Arganzuela, así como en las localidades de Leganés y Fuenlabrada. Una vez corroborada la información se inició una investigación conjunta con la Policía Municipal de Madrid al haber tenido ambos cuerpos policiales informaciones coincidentes sobre los sospechosos.

    Avanzada la investigación descubrieron que los investigados habían habilitado un domicilio, localizado en el sur de la capital y destinado a la venta de droga a terceras personas. Además contaban con un almacén de mayor tamaño, ubicado cerca del aeródromo de Cuatro Vientos, reservado para la ocultación de una mayor cantidad de estupefaciente. A esta segunda guardería –como se conoce en el argot al lugar donde se oculta la droga antes de su distribución- los investigados accedían con vehículos permaneciendo en el interior escasos periodos de tiempo, lo que hizo sospechar a los agentes que podría tratarse de un almacén.

    Para comercializar la droga, la ocultaban entre su ropa interior hasta contactar con los clientes en un parque próximo a la guardería o bien se citaban con los compradores en las inmediaciones del acceso al garaje. Desde allí accedían al trastero, lugar de donde extraerían el estupefaciente listo para su venta.

    Con toda esta información se organizó un dispositivo que terminó con la detención de tres personas y el registro de los dos lugares de almacenamiento. Gracias a estos registros los agentes se han incautado de 72.340 euros en efectivo, un vehículo de alta gama, varias sustancias estupefacientes –hachís, cocaína y marihuana- preparadas para su venta, una motocicleta sustraída, un arma larga modificada y una defensa. También recuperaron numerosas joyas, relojes, bolsos, móviles y otros artículos de lujo.

  • La Policía Local de Torres de la Alameda realiza una campaña de controles de tráfico

    Para velar por la seguridad de todos los vecinos durante estas fechas la Policía Local de Torres está realizando controles aleatorios de alcoholemia en los accesos a su municipio.

    Algunos vecinos manifestaban a Sucesos del Henares, que les iba a resultar "muy complicado realizar dichos controles, ya que muchos son los días en fines de semana, donde no hay servicio policial en el municipio madrileño, donde se ven las dependencias policiales cerradas", otra de las vecinas torresanas anotaba a nuestro medio que "la idea era recaudar para pagar la subida de sueldos del alcalde y sus concejales".

    La idea de la polica es que las comidas o cenas de empresa, las quedadas con amigos, los encuentros con compañeros del gimnasio, el aperitivo con la familia, no se conviertan en tragedias.

    La propia policía realizaba alguna recomendación, como la si se va en grupo, designar un conductor que se comprometa a no ingerir bebidas alcohólicas, llama a un taxi, coge el autobús, camina, pide que vengan a buscarte pero no cojer el coche si se consume alcohol.

     

  • La Unidad Canina de la Policía Local de Villalbilla recibe un galardón a nivel nacional

    El pasado día 23 de octubre la Policía Local de Villalbilla fue galardonada por la labor que realizan a través de la Unidad Canina con Kloe y su guía canino Gabriel Saceda a nivel nacional.

    El III Congreso de protección animal y uniodades caninas fue acogido por el municipio de La Nucìa y organizado por Unijepol, Secrim.

    En este Congreso estaban representantes de las dos asociaciones más importantes a nivel nacional de unidades caninas policiales AUCAPOL Y AGCPLE.