Detenidos 36 miembros de un clan e incautan más de cuatro toneladas de hachís

Detenidos 36 miembros de un clan e incautan más de cuatro toneladas de hachís

En los 18 registros practicados, los agentes han intervenido además 19 vehículos, nueve embarcaciones, dos armas y dinero en efectivo

La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la operación caniche/rubio, ha desmantelado una de las organizaciones delictivas más activas que actuaba en el Campo de Gibraltar dedicada al tráfico de hachís desde Marruecos a las costas de Andalucía, para su distribución por Europa, deteniendo a sus 36 integrantes pertenecientes a un clan conocido como los pantojas.

Se ha procedido a 18 entradas y registros en la comarca del Campo de Gibraltar donde se ha intervenido 4.300 kilogramos de hachís, 19 vehículos, 9 embarcaciones semirrígidas, de recreo, pesquera y motos acuáticas, numeroso material electrónico, de telefonía y náutico, un subfusil y un arma corta y dinero en efectivo.

hachis_2.jpg

Fruto de esta investigación, los agentes pudieron constatar que a la cabeza del grupo se encontraba un conocido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado apodado el Pantoja. Esta persona vinculada con el narcotráfico desde su juventud, habría ido escalando puestos y llegado a ser hombre de confianza del narcotraficante huido de la Justicia apodado “EL MESSI”, para el que realizaba labores seguridad y logística.

La organización funcionaba a modo de cooperativa y no dudaban en ejercer la violencia para escapar de la acción policial. El “Clan” estaba conformado por varios grupos que interactúan para llevar a cabo los alijos. Por debajo del cabeza de la organización, su lugarteniente, supervisa bajo la dirección del primero las labores tanto de tierra como por agua.

A cargo de las labores de tierra, se encontraba otro responsable que entre otras labores se encargaba de las collas (cuadrillas de porteadores), conductores y vehículos usados para el transporte, puntos (los encargados de la seguridad), así como la custodia de la droga en las guarderías.

Respecto a las labores de agua (embarcaciones, de la logística necesaria, de las tripulaciones y de la seguridad), directamente se encargaba el lugarteniente del Pantoja, apoyado por dos hermanos. Para esto último, establecían con embarcaciones puntos en el mar y así poder controlar las embarcaciones policiales.

La organización tenía dos maneras de introducir el hachís en la costa, de día y de noche. En las horas diurnas realizaban los alijos en embarcaciones de recreo y aprovechaban los fines de semana, cuando hay más trasiego de estas embarcaciones, para alijar usando el transbordo con embarcaciones semirrígidas. En cada alijo introducían sobre media tonelada de droga. En horas nocturnas, preferiblemente de madrugada, introducían la droga en potentes embarcaciones semirrígidas, conocidas como gomas, éstas suelen llevar de 1 a 3 toneladas de hachís.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Guardia Civil colabora con la Policía de Lincolnshire (Reino Unido) en la localización de 4 plantaciones subterráneas de cannabis

    Estaban repartidas en varios búnkeres distribuidos a más de 6 metros de profundidad, bajo toneladas de residuos de una planta de reciclaje utilizada de tapadera.

    Esta colaboración surge a raíz de la explotación de la Operación Hannibal, en la que fue desmantelada por la Guardia Civil en la provincia de Málaga, la primera fábrica clandestina de tabaco "underground" en Europa.

    Componentes del Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, se trasladaron a principios de este mes a Reino Unido, a petición de la Policía de Lincolnshire, para colaborar con ellos en la búsqueda y localización de posibles infraestructuras ilegales de producción de tabaco o drogas.

    La operación policial se ha llevado a cabo en una granja situada en el municipio de Skendleby, distrito de Lincolnshire (Reino Unido), donde tras varios días de búsqueda, se han localizado un total de 4 búnkeres a más de 6 metros de profundidad, en cuyo interior se llevaban a cabo distintas fases del cultivo de marihuana.

    Estos búnkeres estaban formados por 12 contenedores de transporte, cuyos accesos estaban escondidos, con grandes medidas de seguridad a lo largo de toda la granja, donde además de ser una explotación agrícola y ganadera, también contaba con una planta de reciclaje con más de 300 toneladas de desechos ilegales, hecho este que dificultó la localización de los accesos a los búnkeres.

    Tres personas fueron detenidas y según informan autoridades británicas, el valor de las sustancias intervenidas sobrepasaría las 550.000 £.

    El pasado mes de febrero, el Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en colaboración con EUROPOL, desmanteló en el marco de la Operación HANNIBAL una organización criminal internacional, asentada en la provincia de Málaga, dedicada principalmente al tráfico de sustancias estupefacientes y a la producción ilícita de grandes cantidades de tabaco para su posterior distribución en otros países de la Unión Europea.

    Esta organización, dirigida por ciudadanos de nacionalidad inglesa, había instalado y puesto en marcha a lo largo del año 2019, una fábrica ilícita de tabaco subterránea en la localidad de Monda (Málaga), la primera fábrica “underground” localizada en Europa. Dichas instalaciones se encontraban ocultas a 4 metros bajo el suelo de varias cuadras de caballos, donde se albergaba tanto el material y la maquinaria necesaria para producir 3.500 cigarrillos a la hora, como los trabajadores de nacionalidad ucraniana con conocimientos técnicos y experiencia en la manufacturación de cigarrillos. Además de tabaco falsificado se intervino gran cantidad de hachís y de marihuana, desconociendo hasta ese momento su origen.

  • La Guardia Civil detiene al cabecilla del conocido Clan de los Castañas que opera en el Campo de Gibraltar

    Hasta el momento se ha detenido a 29 personas y se ha aprehendido 10 toneladas de hachís en varios alijos realizados por el Clan en Huelva, Cádiz y Málaga, así como armas, dinero en efectivo, documentación y vehículos.

    Desde ayer lunes más de 400 guardias civiles están realizando detenciones y registros en las provincias de Cádiz, Huelva, Sevilla, Málaga y Ciudad Real.

    La organización que actuaba como cooperativa tenía tres ramificaciones y contaba con tres narcoembarcaderos para botar las embarcaciones semirrigidas que transporta el hachís desde Marruecos.

    La Guardia Civil, en la operación DIMANTLE que se enmarca dentro de las actuaciones llevadas a cabo en la lucha contra el narcotráfico en la zona del Campo de Gibraltar y su zona de influencia, ha detenido al cabecilla de la organización más activa que opera en el Campo de Gibraltar, conocida como el Clan de los Castañas, y a varios de sus lugartenientes.

    Hasta el momento se ha detenido a 29 personas y se ha incautado cerca de 10 toneladas de hachís en varios alijos realizados por el Clan en Huelva, Cádiz y Málaga, así como armas, dinero en efectivo, documentación y vehículos.

    La operación se inició el pasado mes de marzo cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de un narcoembarcadero situado en la playa de Palmones (Los Barrios), desde donde estarían botando embarcaciones semirrígidas de potentes motores, conocidas como gomas.

    Los investigadores tuvieron conocimiento que las personas que controlaban el narcoembarcadero estaban relacionadas directamente con el clan de los Castañas.

    Tras meses de investigación se averiguó que la organización funcionaba a modo de cooperativa y contaba con dos ramas operativas y otra de logística.

    Cada una de las ramas operativas contaba con una “sucursal” en caso de que la presión policial les impidiera operar en su zona de “confort”, operando en el río Guadalquivir y Huelva.

    En uno de los alijos perpetrados por dicha red en Sotogrande falleció uno de los implicados en el mismo.

    La rama de logística se dividía a su vez en otras tres: la de los narcoembarcaderos, la de cambios de tripulación y los repostajes y por último la de adquisición de gomas.

    En Ciudad Real la organización contaba con una empresa de transporte que recogía las embarcaciones en la costa para prepararlas y así evitar la presión que tenían de la Guardia Civil en Andalucía.

    Los miembros de la red tomaban extremas medidas de seguridad con el fin de dificultar la investigación de los agentes. De hecho los investigadores comprobaron cómo habría personas con medios aéreos no tripulados que controlaban los movimientos de las patrullas uniformadas del Cuerpo. Asimismo, la organización contaba con personas (conocidas como puntos) para dar seguridad a los alijos, así como a las botaduras y los repostajes de las embarcaciones.

    Además, los pilotos de las embarcaciones del grupo usaban barcos pesqueros como parapetos hasta llegar a la zona de alijo para esconderse y evitar ser vistos desde la costa.

    Durante la investigación la Guardia Civil ha descubierto que la organización contaba con tres narcoembarcaderos, lugares desde donde hacían tareas de botadura y puesta a punto de las narcolanchas.

  • Dos agentes de Policía Nacional detienen a dos hombres por el robo de más de 10 coches

    Los dos detenidos están relacionados, al menos, con una quincena de robos en distintos puntos de la Comunidad de Madrid, especialmente en centros comerciales. Fueron sorprendidos en el interior de un vehículo por agentes fuera de servicio de la Policía Nacional. Uno de los policías resultó herido durante la intervención.

    En su intento de huida, uno de los ladrones intentó arrastrar con el vehículo a un agente y el otro delincuente golpeó a una mujer que le intentó cortar el paso en su carrera. Pero la decisión de los dos agentes de Policía Nacional que decidieron actuar estando fuera de servicio, frustró este último intento de robo en el aparcamiento de un centro comercial de Coslada.

    Todo comenzó cuando uno de los agentes se percató de que un hombre estaba intentando forzar la cerradura de un coche mientras otro vigilaba. Tenían preparado otro vehículo robado para la huida. Cuando fueron sorprendidos, intentaron escapar. El primero de los agentes logró llegar hasta ellos y forcejear con el piloto al inicio de la marcha y, aunque logró detenerle, resultó herido cuando el ladrón aceleró el coche tratando de zafarse del policía. Cuando forcejeaban y el coche estuvo parado, el segundo ladrón salió del vehículo e inició su fuga a la carrera. Una mujer intentó interponerse en su camino pero resultó golpeada y tuvo que ser atendida por lesiones. Sin embargo, otro agente fuera de servicio salió corriendo tras él y logró detenerle.

    El vehículo en el que intentaban huir los delincuentes resultó ser un coche cuyo robo había sido denunciado previamente. Durante el posterior registro del vehículo se encontraron efectos habituales en la comisión de este tipo de delitos como una herramienta para romper cristales, un destornillador tipo punzón y un inhibidor de frecuencias que fueron intervenidos. Con su detención se esclarecen 15 hechos delictivos contra el patrimonio ocurridos en diversos municipios madrileños como Coslada, Alcorcón o Parla y en el distrito de Ciudad Lineal.

    Una vez escogido el objetivo estos individuos forzaban el vehículo o empleaban un inhibidor para poder invalidar el sistema de cierre y sustraían los efectos que encontraban en su interior. En ocasiones si comprobaban que el propietario tenía el vehículo abierto con algunas pertenencias empleaban el método de la siembra. Arrojaban un llavero con llaves al suelo y reclamaban la atención de la víctima para consultarle si eran de su propiedad, distracción que empleaba el otro individuo para hurtar del interior del coche los objetos de valor.

    Fuente: Cadena Ser