La Policía Local de Torrejón detiene a 2 personas por intento de robo de vehículos y a otras 4 por sustracciones en el interior de coches

La Policía Local de Torrejón detiene a 2 personas por intento de robo de vehículos y a otras 4 por sustracciones en el interior de coches Destacado

También se identificó a dos menores como presuntos responsables de daños en varios coches en la zona de Fresnos. Todos los detenidos fueron puestos a disposición judicial.

La Policía Local de Torrejón de Ardoz ha detenido en los últimos meses de seis individuos, dos de ellos por intento de robo de dos vehículos y otros cuatro por sustracciones en el interior de coches aparcados a los que causaron daños en las ventanillas, rompiéndolas para acceder al interior. Además, gracias a la colaboración ciudadana también se identificó a dos menores como presuntos responsables de daños de varios coches.

En una de las actuaciones, los agentes que estaban realizando las labores habituales de vigilancia preventiva por las calles de la ciudad, observaron a tres personas que estaban en el entorno de la Ronda Norte pasada la medianoche, incumpliendo el toque de queda decretado por las autoridades sanitarias. Cuando los agentes se acercaron a ellos para que justificasen su presencia en la calle, los tres hombres no fueron capaz de dar ningún motivo, además de ir indocumentados. Asimismo, los agentes pudieron comprobar, con pruebas evidentes, que se acaban de producir daños en varios vehículos aparcados en la zona y que habían sustraído varios objetos de su interior, motivo por el cual fueron detenidos y llevados a Comisaría.

En otra de las actuaciones, los agentes fueron avisados por la emisora central de que había varias personas tratando de forzar la puerta de un coche aparcado. Cuando llegó el vehículo patrulla, vieron como uno de ellos tenía su brazo metido por la ventanilla con cristales en el suelo. El supuesto ladrón trató de darse a la fuga, pero fue detenido inmediatamente y puesto a disposición judicial.

Además, los agentes también detuvieron a otras dos personas cuando trataban de robar dos vehículos. Una de las detenciones de produjo cuando, tras un accidente en una calle de la ciudad, los policías se personaron para mediar entre las partes y, al solicitar la documentación a uno de los implicados, desde la emisora central se les alertó que el vehículo constaba en la base de datos como robado. A las preguntas de los agentes, el conductor no fue capaz de dar una versión coherente por lo que fue trasladado a Comisaría.

El segundo detenido por intento de robo de un vehículo se produjo gracias a la llamada de una vecina que observó la actitud sospechosa de dos personas junto a un coche aparcado. Cuando llegaron los agentes, ambos hombres trataron de huir, siendo uno de ellos interceptado. A las preguntas de los policías, el sospechoso confirmó que estaba tratando de robar el coche, al que había forzado la cerradura y en cuyo interior había una riñonera con 900 euros, herramientas para abrir vehículos y cables conectados a un dispositivo para poder arrancar el coche.

Por último, también se ha intervenido con dos menores como presuntos responsables de daños causados a vehículos aparcados en la zona de Fresnos. Esta actuación fue posible gracias a un dispositivo especial de vigilancia puesto en marcha en la zona tras el aviso de varios vecinos de daños que se estaban produciendo en los coches aparcados en las últimas semanas.

“Una vez más, tenemos que felicitar la Policía Local por estas últimas actuaciones y también, dar las gracias a los vecinos, ya que su colaboración es fundamental para la rápida actuación de los agentes y para que sigamos manteniendo los bajos índices de delincuencia según señala el Ministerio del Interior del Gobierno de España”, indicó el alcalde, Ignacio Vázquez.

En este sentido, añadió el concejal de Seguridad, Juan José Crespo, “la labor de prevención, con el patrullaje constante de los agentes por las calles de Torrejón, sigue dando frutos y dificultando la actuación de los delincuentes gracias a los dispositivos de vigilancia especiales que se ponen en marcha en algunas situaciones excepcionales, como en este caso en el barrio de Fresnos y en la zona de la Ronda Norte”.

ROBO_TORREJON.jpg

 

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Nacional desarticula in fraganti un grupo criminal especializado en alunizajes en tiendas de telefonía de toda España

    Cuatro personas han sido detenidas en Burgos cuando acababan de actuar en una tienda de un centro comercial, donde se habían de 77 terminales móviles de alta gama y seis tabletas.

    Se les imputan 24 hechos delictivos similares cometidos en las provincias de Albacete, Almería, Burgos, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Huesca, La Rioja, Málaga, Murcia, Navarra y Zaragoza.

    Contaban con gran capacidad para desplazarse por todo el territorio nacional y para actuar a un ritmo frenético, como lo demuestra el hecho de que la noche anterior cometieran otro robo con fuerza en Albacete.

    Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de aluniceros al detener, in fraganti, a cuatro personas que acababan de violentar, presuntamente, una tienda de telefonía en el interior de un centro comercial de Burgos, en donde se apoderaron de 77 terminales móviles de alta gama y seis tabletas. Los detenidos viajaban a bordo del mismo vehículo que habían utilizado durante la madrugada anterior para cometer un robo con fuerza similar en la ciudad de Albacete, lo que demuestra la gran capacidad de desplazamiento por todo el territorio nacional de esta organización. Hasta el momento, se le ha podido imputar un total de 24 robos con fuerza mediante alunizaje y 19 sustracciones de vehículos.

    Las investigaciones, que se prolongaron durante meses, se iniciaron cuando los agentes se percataron de la existencia de un grupo criminal especializado en robos con fuerza en establecimientos de telefonía, ubicados tanto en centros comerciales como en la vía pública, y repartidos por todo el territorio nacional. Las informaciones recabadas por la Policía Nacional pudieron constatar el ritmo frenético de esta organización, así como los daños ocasionados en cada una de sus ejecuciones.

    Sus intervenciones delictivas presentaban un patrón común, que consistía en fracturar los acristalamientos o persianas de los establecimientos mediante el uso directo de vehículos o de mazas y picos. Obtenían, de esta manera, cuantiosos beneficios de manera rápida y sencilla.

    Para la ejecución de estos hechos ilícitos, utilizaban vehículos robados de gama media, los cuales eran utilizados como ariete. Para la huida, sin embargo, utilizaban turismos de gran cilindrada y de mayor volumen, también sustraídos, los cuales aparecían posteriormente rociados en su totalidad con extintores, consiguiendo de esta manera borrar los vestigios biológicos que pudieran ser hallados en la inspección ocular técnico policial. Estos vehículos portaban matrículas sustraídas que, en ocasiones, iban sobre la placa original del vehículo.

    La organización, altamente especializada en este tipo de delitos, realizaba labores previas de captación de información de los lugares donde iban a cometer el robo, analizaban los vehículos a utilizar y llevaban a cabo la sustracción de los mismos. De manera previa a la intervención que provocó el arresto de los cuatro miembros de la organización en Burgos, ya habían llevado a cabo otro hecho similar en la misma ciudad tan solo 20 días antes. En esa ocasión, en apenas un minuto y medio se apoderaron de 122 teléfonos de gama alta valorados en más de 82.000 euros.

    Los detenidos, junto a las diligencias tramitadas, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Burgos, el cual ha decretado el ingreso en prisión de tres de los cuatro detenidos, quedando en libertad el único que carecía de antecedentes. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas imputaciones y detenciones.

  • Detienen al director y a la subdirectora de una residencia del Molar por estafar y robar a los ancianos

    El coronavirus no era el único enemigo en la residencia Isla de Kos del Molar donde ha saltado el escándalo, ya que han sido detenidos el director y la subdirectora del centro por presuntamente robar y estafar a varios ancianos. Manejaban sus cuentas, sacando dinero. De momento, hay dos víctimas, aunque la Policía sospecha de que pueda haber más.

    La denuncia la puso el sobrino de un residente que veía algo raro en el movimiento de las cuentas. Lo que hacían presuntamente los detenidos era acceder a ellas para sacar dinero. La Policía investiga también si modificaron un testamento para figurar como herederos de dos propiedades.

    En los registros, los agentes se llevaron seis ordenadores. dentro de la caja fuerte hallaron joyas y dinero.

    La consejería de Políticas Sociales cuando tuvo conocimiento de la denuncia, realizó tres inspecciones. Las Comunidad de Madrid dice que la seguridad de los residentes está asegurada. No obstante, les han ofrecido plaza en otros centros por si quisieran estar más tranquilos.

     

    Fuente: Telemadrid

  • La Guardia Civil detiene al responsable de un criadero perros y a un veterinario por cortarles las cuerdas vocales a los animales

    Se han intervenido cerca de 500 perros de distintas razas, de los que diez de ellos mostraban síntomas claros de que les habían cortado las cuerdas vocales. Asimismo, se ha descubierto que a veintiún perros les habían implantado el microchip de otros perros.

    Esta operación está relacionada con otra del pasado mes de noviembre donde el SEPRONA descubrió un criadero clandestino que también les cortaban las cuerdas vocales a los perros.

    La Guardia Civil, en el marco de la operación Taciturno, desarrollada en Granada, ha procedido a la detención del responsable de un criadero de perros del término municipal de Santa Fe, y de un veterinario granadino, que habían mutilado a diez perros que tenía a la venta cortándoles las cuerdas vocales.

    Esta operación está relacionada con las investigaciones desarrolladas el pasado día 21 de noviembre de 2020 en Vegas del Genil (Granada), donde agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza descubrieron un criadero clandestino donde también les cortaban las cuerdas vocales a los perros de raza pomerania ruso y bichón maltés.

    En dicha operación, los agentes descubrieron un criadero de perros en el que había noventa y ocho canes de distintas razas: caniche, pomerania, chihuahua, bichón maltés y spitz, aparentemente bien cuidados y en buen estado de salud; y que algunos de ellos no podían ladrar porque les habían cortado las cuerdas vocales.

    Taciturno_03.jpg

    Continuando con las investigaciones, los agentes del Seprona descubrieron por una parte, que algunos de los perros intervenidos pertenecían o habían pertenecido a un criadero de Santa Fe; y por otra parte que el criador clandestino había trabajado antes en dicho criadero.

    Con estos datos, los agentes decidieron inspeccionar el criadero de Santa Fe junto con tres inspectores veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de esta última localidad, descubriendo 479 perros de diferentes razas, diez de los cuales mostraban síntomas claros de que les habían cortado las cuerdas vocales.

    Gracias a la colaboración del Colegio de Veterinarios de Granada, los perros sospechosos de haber sido mutilados se trasladaron a una clínica veterinaria de Santa Fe para que fueran examinados por el veterinario titular y se comprobara si habían sido cordectomizados.

    Los informes veterinarios determinaron que los diez perros examinados les habían cortado las cuerdas vocales. Cabe destacar que la cordectomía es una práctica quirúrgica que requiere anestesia general, conocimientos exhaustivos de anatomía, cirugía y farmacología, y que si no está llevada a cabo por un veterinario y con un fin terapéutico, por lo que se trataría de una práctica de intrusismo profesional y de maltrato animal.

    Por otra parte la Guardia Civil, ha descubierto que a veintiún perros les habían implantado el microchip de otros perros. Esta práctica tiene como fin dar cobertura legal a animales de procedencia desconocida y esto sólo puede realizarlo un veterinario.

    A los presuntos autores se les imputan diez delitos relativos a la protección de la flora y la fauna por maltrato animal y veintiún delitos de falsedad documental. Asimismo, al propietario del criadero se le imputa un delito de intrusismo profesional al descubrir que había ejercido de veterinario sin serlo.

    Los perros intervenidos han quedado a disposición judicial en las propias instalaciones del criadero.