Matan con perdigones a una gata en Velilla de San Antonio

Matan con perdigones a una gata en Velilla de San Antonio Destacado

El pasado martes, la Asociación Velilla Gatuna encontraba a una gata que había sido tiroteada con perdigones en la zona de la calle Sainz de Rueda, cerca del Telepizza de la localidad de Velilla de San Antonio.

La gatita fue traslada a la Asociación Velilla Gatuna en estado muy grave, donde la realizaron varias radiografías en las que se veía que estaba llena de perdigones. Además presentaba una infección generalizada por los disparos, una deshidratación del 12%, anemia severa y se encontraba en estado de shock.

A pesar de los cuidados que se le han dado, la gatita ha fallecido pasadas unas horas.

Al parecer, la pequeña gatita había sido una diana, por ello, los agentes han solicitado la colaboración ciudadana para encontrar a los responsables de un delito de maltrato animal.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Encuentran un galgo muerto con síntomas de haber sido maltratado en un camino de Velilla

    La Policía Local de Velilla de San Antonio recibió el pasado día 19 de enero un aviso de un vecino que informaba que en el camino que va a hacia Loeches en la parte izquierda, en el paraje conocido como "la boca de la zorra", se encuentra un animal con síntomas de maltrato.

    Los agentes de la Policía Local se desplarazon al lugar y encontraron a un galgo con síntomas de haber sido maltratado hasta su muerte. El galgo ha sido retirado por la protectora de animales.

    Los agentes han comenzado una investigación para tratar de denunciar y sancionar a la persona o personas que hayan cometido esta monstruosidad. Por ello piden la colaboración ciudadana a los vecinos para aportan cualquier información que puedan de forma anonima para intentar averiguar a los autores.

    galgo_maltratado_0.jpg

  • Atan un petardo con una cuerda al cuello de un gato en Alcalá de Henares

    El pasado día 2 de enero, un grupo de rescate de gatos que se llama "Los cuatro de la empanadilla" recibieron un aviso de que se había visto un gatito de unos dos meses que no se podía mover en la cuneta de una carretera de Alcalá de Henares. Miembros del grupo de rescate recataron a Holden, que es como se le ha llamado, en un estado lamentable y trágico.

    El gato había sufrido heridas de gravedad, al parecer, a causa de que un o unos individuos le ataron una cuerda con un petardo al cuello y este al explotar le hizo perder una de sus patas delanteras y provocarle un corte profundo en el cuello.

    hodel_gatito_herido_maltrato.jpg

    Fue trasladado a un hospital veterinario para operarle de urgencia y tras tener que amputarle lo que quedaba de una de sus patas y cerrar las partes que todavía se podían salvar, según ha informado Madrid Felina, el pequeño Holden continua recuperandose con ganas en una casa de acogida.

    Desde la asociación Madrid Felina denunciaban la utilización de petardos en las fiestas "no es lógico que las autoridades e instituciones sigan haciendo caso omiso a la cantidad de accidentes y maltratos que hay estos días por la diversión de utilizar petardos. Deberían estar prohibidos y haber sanciones para los que lo utilizen".

    hodel_gatito_herido_maltrato_1_opt.jpg

  • Braulio

    En agosto de 2013, en uno de aquellos acostumbrados paseos junto a mi hermano canino Bam-Bam, divisé entre los matorrales a este viejecito; siguiendo mis costumbres, lo llamé, y, como había sucedido anteriormente con otros personajes de su alcurnia, acudió a mi llamada. Charlé brevemente con él, le mostré ese cariño que se demuestra a aquel que denota debilidad debido al paso de los años, y decidí proseguir mi camino, pensando que volvería a su escondite, pero, en lugar de eso, decidió seguirme. El pobre tenía el pelo sucio, enmarañado, y estaba increíblemente delgado. Me acompañó hasta mi puerta, y no pude menos que indicarle que esperara, y le bajé algo de comer. Se tumbó bajo mi ventana, comió parte del convite que le ofrecí, y permaneció algunos minutos allí, saboreando ese alimento.

    Horas más tarde, decidí asomarme por la ventana, para ver si había algún resto de comida para quitarlo y que no molestara a los vecinos, ya que Fuchi maullaba constantemente mirando hacia el exterior; sorprendentemente, el pobre viejo seguía allí tumbado. Charlé con mi mujer, y decidimos que lo mejor es que pasara la noche en casa, así pues, salí a la calle y lo invité a subir, invitación que aceptó musitando un leve agradecimiento con su voz ronca.

    Le ofrecimos cobijo y alimento, que aceptó de buena gana; tras un confortable baño y un buen peinado, decidimos que se quedaría en la cocina, más que nada por la curiosidad de Fuchi, al que los extraños le asustan en un primer momento, para evitar problemas de convivencia (bien es cierto que tras las primeras tomas de contacto, es el gato más cariñoso que pueda haber, pero preferimos actuar con cautela).

    Braulio pasó un par de días con nosotros; Bam-Bam estaba encantado, le seguía a todos lados, y él agradecía constantemente con su rota voz nuestros halagos, nuestros gestos de cariño. Lamentablemente, cada vez comía menos, apenas bebía agua, estaba constantemente dormido, casi las 24 horas del día. Decidimos acudir a un especialista; se quedó ingresado para realizarle las debidas pruebas y ver qué le pasaba. Regresamos a casa un poco mustios, pensando en qué tal le iría allí al pobre viejo.

    Tras un intervalo horario indeterminado, una llamada de teléfono confirmó nuestras peores sospechas: El pobre sufría de los riñones, no le drenaban, y era cuestión de horas que falleciera, sufriendo y padeciendo, ya que tampoco digería los alimentos. El especialista indicó que era normal en tipos de su edad y su raza. Decidimos que había que dormirlo, al no haber solución posible, para evitar que sufriera.

    Braulio era un indocumentado, era un pobre diablo con cara de mal genio, pero, como tantas veces, las apariencias engañan, pues era todo cariño y sumisión. Lo dejaron, abandonado, a su suerte, por esa enfermedad, en lugar de procurarle lo que se necesita en los últimos suspiros de vida: Ese cobijo necesario, ese calor humano antes de dar el salto al infinito de la mortandad. Quién sabe cuánto tiempo estuvo deambulando, sólo, perdido, desamparado, buscando un gesto que le devolviera un poco de luz a su desgastada vida. Demostró, a pesar de aquella traición de quienes lo habían conocido en sus mejores años, que él seguía confiando en los humanos. Los que son como él, tienen fama de traidores, pero, como lamentablemente vemos casi a diario, los que son traicionados son ellos a expensas del egoísmo de la racionalidad.

     

    © Sergio Pardo Delgado

    (Conoce más sobre mí y mi obra literaria en https://sergiopardodelgado.wordpress.com/)