Desmantelada la banda que robo en una vivienda de Villalbilla un botín por valor de 100.000 euros

Desmantelada la banda que robo en una vivienda de Villalbilla un botín por valor de 100.000 euros Destacado

La Guardia Civil ha desmantelado una célula muy activa de ciudadanos albaneses y rumanos especializada en robos en viviendas que llevaban a cabo en numerosas localidades madrileñas.

En la operación, denominada Hábitat Drin, han sido arrestados cuatro hombres de origen albanés y rumano de entre 25 y 33 años, sin antecedentes por hechos relacionados contra el patrimonio y vecinos de Madrid, ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

Así se ha acabado con este grupo, al que se imputan robos en Villalbilla, Guadarrama, Alpedrete, Torrelodones, Hoyo de Manzanares, Galapagar, Las Rozas, Venturada y Bustarviejo.

Sus integrantes robaban prácticamente todos los días, perpetrando una media de dos entradas en casas al día, fundamentalmente entre los ejes de la A1 y la A6.

La investigación se inició el pasado año tras un robo en Villalbilla en el que los autores consiguieron hacerse con un suculento botín de más de 100.000 euros  en joyas, dinero y un vehículo todoterreno.

Tras realizar las primeras gestiones los agentes constataron que tanto el "modus operandi" como los autores podrían tener relación con otros hechos similares: los ladrones se trasladaban en vehículo por urbanizaciones de diferentes municipios para estudiar zonas y seleccionar viviendas, teniendo como principal objetivo chalés individuales.

Para acceder al interior de las viviendas forzaban puertas o ventanas de las plantas bajas y, una vez dentro, se hacían con artículos de valor, principalmente joyas, pequeños electrodomésticos, dinero en efectivo y documentación personal.

En ocasiones sustraían además algún vehículo que empleaban para perpetrar futuros hechos delictivos.

Se trataba de una célula compuesta por cuatro individuos, de los que tres accedían a las viviendas mientras otro vigilaba.

Tras ser identificados y localizados se practicaron tres registros en los pisos de Madrid en los que vivían, en los que se intervinieron centenares de artículos de joyería, 5.000 euros en moneda fraccionada, una pistola detonadora, teléfonos móviles y otros artículos electrónicos y aparatos para comunicarse.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Guardia Civil localiza una plantación indoor de marihuana, oculta en un zulo bajo el desagüe de un invernadero de cultivo de fruta tropical

    Hay 23 personas detenidas y se han desarticulado varios grupos delictivos. Se han efectuado 13 registros en los que se han aprehendido 2.800 plantas de marihuana, 10 kilos de cogollos, 863 gramos de cocaína, 21 kilos de hachís, 13 vehículos y un arma de fuego. Al cabecilla de la organización se le intervino un revolver del calibre 38 que usaba como autodefensa.

    La Guardia Civil localiza una plantación indoor de marihuana, oculta en un zulo bajo el desagüe de un invernadero de cultivo de fruta tropical, en el marco de la denominada operación Bora White, ha localizado varias plantaciones de marihuna ubicadas en viviendas, cortijos y naves, una de ellas con 860 plantas, oculta en un zulo bajo el desagüe de un invernadero de cultivo de de fruta tropical, en la localidad de Almogía (Málaga). A este zulo se accedía a través de un sofisticado sistema de ocultación que se encontraba bajo una rejilla de desagüe.

    op_borawhite2.jpg

    El abundante fluido eléctrico necesario para llevar a cabo este tipo de cultivo ilícito era producido por un generador eléctrico de gasoil, que se encontraba oculto en un contenedor metálico de transporte, ubicado en el exterior de la finca donde se hallaba esta novedosa plantación. Lograban eludir así las posibles investigaciones de las compañías eléctricas por enganches ilegales de electricidad, normales en esta tipología de delito.
    Hay 23 personas detenidas y se han desarticulado varios grupos delicitivos que operaban en las provincias de Málaga, Córdoba y Sevilla.

    Se han realizado 13 registros en los que se han aprehendido en total 2.800 plantas de marihuana, 10 kilos de cogollos de esta droga, 863 gramos de cocaína, 21 kilos de hachís, 13 vehículos, un arma de fuego y efectos procedentes de diferentes robos cometidos en viviendas.

    La investigación comenzó hace un año, cuando los agentes detectaron varios grupos criminales, con distintos cometidos, pero todos relacionados entre sí y con una función principal, el cultivo de marihuana.

    Todas las plantaciones de marihuana producían, al menos tres cosechas anuales, que generaban elevados beneficios. Además disponían de sofisticados sistemas de seguridad y contaban con vigilancia personal las 24 horas del día.

    La marihuana, una vez cultivada, cortada y secada, era dispuesta en bolsas envasadas al vacío y vendida a otros grupos criminales que, posteriormente, la transportaban, oculta en dobles fondos practicados en vehículos, hasta el norte de Europa.

    op_borawhite.jpg

  • La Guardia Civil desarticula una organización internacional dedicada al tráfico de hachís que operaba en el río Guadalquivir

    Se ha desmantelado por completo el conocido como clan de los “Ginés”, una organización que se estima podría estar introduciendo en Europa unos 50.000 kilos de hachís al año. Este clan se había asociado con una organización de narcotraficantes del Campo de Gibraltar, que eran los que se encargaban de pilotar las embarcaciones rápidas. Hay 26 personas detenidas y se han incautado 3 embarcaciones, 9 vehículos y 10 armas de fuego, entre otros efectos.

    La Guardia Civil, en el marco de la “Operación Vegano”, ha desmantelado una organización delictiva internacional dedicada a introducir hachís por el río Guadalquivir. La organización, conocida como el clan de los “Ginés,” se había asociado con otra del Campo de Gibraltar para que le proporcionara las tripulaciones de las embarcaciones semirrígidas con las que introducían el hachís procedente del Norte de África.

    Las investigaciones se iniciaron en agosto del pasado año tras conocerse que, en las localidades de Puebla del Río e Isla Mayor, un grupo de personas estaría dedicándose a introducir grandes cantidades de hachís en embarcaciones semirrígidas, de gran potencia, a través del río Guadalquivir. Estas embarcaciones serían transportadas en camiones desde su lugar de guarda, en naves industriales, hasta el lugar de botadura.

    El pasado mes de noviembre los investigadores detectaron una nave industrial, ubicada en Puebla del Río, en la que un camión, apoyado por un tractor, introducía una embarcación semirrígida. El tractor dispondría de una pequeña pluma para facilitar la descarga. La Operación se realizó con abundantes medidas de seguridad.

    Continúan las pesquisas y la Guardia Civil consigue localizar una embarcación semirrígida que sale de la nave de Puebla del Río y es trasladada a otra nave en Mairena del Alcor. Posteriormente es intervenida en alta mar por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

    En febrero los agentes incautan un alijo en el río Guadalquivir, a la altura de la localidad sevillana de Isla Mayor, de 2.200 kilos de hachís. La embarcación es intervenida en el Polígono de Isla Mayor y los tripulantes consiguen huir en un vehículo del que arrojan por la ventanilla, durante la persecución, un arma larga.

    Las investigaciones determinan que la organización estaría liderada por dos hermanos integrantes del Clan de los Ginés. Por debajo de ellos estaría su lugarteniente, un hombre de plena confianza de ambos.

    La organización contaba con varios escalones secundarios dedicados a la adquisición de vehículos; la logística para conseguir combustible y para proporcionar las embarcaciones y encargarse de su guarda y mantenimiento; la seguridad en el transporte y de los lugares de guardería. Además contaba con los tripulantes de las embarcaciones procedentes del Campo de Gibraltar y dos tripulaciones que aprovechaban los repostajes para poder relevarse y así poder soportar las inclemencias del tiempo.

    Durante la fase de explotación se han realizado 15 registros en domicilios de las localidades sevillanas de Coria del Río, Isla Mayor, Dos Hermanas y Carmona; en las localidades gaditanas de La Línea, Algeciras y Sanlúcar de Barrameda en Cádiz y en la localidad malagueña de Manilva en Málaga. También se realizaron cuatro registros en naves ubicadas en Isla Mayor y Puebla del Río.

    Se ha detenido a 26 personas, desde los cabecillas hasta el último escalón de la organización y se han incautado 2.200 kilos de hachís, 3 embarcaciones, 9 vehículos, 273.000 euros en papel moneda, 29 garrafas de gasolina, 2 armas cortas, 8 armas largas, varios teléfonos vía satélite y un dron, entre otros efectos.

    Con esta operación la Guardia Civil da por desarticulado el clan de los “Ginés”, organización criminal que se estima transportaba, desde el Norte de África a Europa, unos 50.000 kilos de hachís al año por el río Guadalquivir.

    operacion_vegano.jpg

     

  • La Guardia Civil detiene a 40 personas por el robo de 118 vehículos y su posterior venta en concesionarios

    Los vehículos sustraídos eran balizados por la organización criminal con dispositivos GPS, para que en caso de ser recuperados por las Fuerzas de Seguridad y entregados a sus propietarios legítimos, intentar sustraerlos de nuevo.. Guardias civiles encargados de la investigación se desplazaron a Francia para participar en la desarticulación de la rama de la organización que actuaba en ese país, recuperándose allí 61 de los vehículos sustraídos en España.

    La Guardia Civil, en el marco de la operación "VOLTEDA-DUPLARE", ha desarticulado una organización delictiva de ámbito internacional dedicada al tráfico ilícito de vehículos entre España y varios países europeos.

    Han sido detenidas 40 personas, 8 de ellas en Francia, de nacionalidades española, rumana, argentina y búlgara. A todos ellos se les considera los responsables del robo de 118 vehículos en nuestro país, de los cuales 61 han sido recuperados en Francia. Con la venta de estos vehículos, habrían obtenido más de 4.500.000 € de beneficios.

    En los diferentes registros practicados, se han recuperado varios vehículos que estaban preparados para su exportación al extranjero, así como útiles utilizados para la falsificación, además de matrículas y documentaciones extranjeras falsificadas.

    La investigación se inició a principios del pasado año, cuando la Guardia Civil detectó una ITV ubicada en Madrid, en la que varios usuarios de la misma estaban utilizando documentaciones de vehículos sustraídas en Alemania, para pasar favorablemente la inspección técnica a vehículos que simulaban venir de ese país y así poder registrarlos en España, cuando en realidad habían sido robados en nuestro país.

    Investigaciones posteriores revelaron que el modus operandi había sido utilizado en numerosas ocasiones y en distintos lugares, pero siempre por el mismo grupo de personas.

    Se han inspeccionado dos estaciones de ITV en Madrid, donde la organización pasaba las inspecciones de los vehículos previamente sustraídos y falsificados, así como cuatro talleres mecánicos y tres concesionarios en Madrid y Toledo, en los que se vendían vehículos robados con los elementos falsificados, simulando proceder del extranjero.

    Los robos estaban perfectamente planificados y se elegía la marca y modelo y las ubicaciones para llevarlos a cabo, preferiblemente zonas residenciales y áreas empresariales de Madrid. Llegaban incluso a realizar un seguimiento y estudio previo de las rutinas de los propietarios de los vehículos elegidos. En algunos casos, los propios delincuentes instalaban, sobre los potenciales vehículos a sustraer, dispositivos de seguimiento GPS para facilitar toda la labor anterior.

    Cómo circunstancia novedosa, una rama de la organización contaba con dos grúas de asistencia en carretera, con las que se desplazaban a los lugares donde estaban estacionados los vehículos elegidos para ser sustraídos, y simulando una asistencia real los cargaban en las mismas transportándolos al término municipal de Griñón (Madrid), donde los dejaban "enfriar" unos días para detectar cualquier actividad externa sobre ellos. Posteriormente los trasladaban a una finca privada del municipio de Torrejón de Velasco (Madrid), donde se procedía a la falsificación de todos sus elementos y marcas de seguridad.

    Otra modalidad de sustracción consistía en alquilar vehículos de la marca y modelo elegida, trasladándolos a distintos países europeos, donde una vez finalizado el plazo de entrega contratado, no los devolvían y los matriculaban en esos países con documentaciones falsas, previamente sustraídas de otros vehículos de idénticas características.

    En otras ocasiones utilizaban un sistema más convencional, extrayendo la cerradura de la puerta para acceder al interior y, con un dispositivo electrónico que se conecta al puerto de diagnosis, anulaban el inmovilizador y lo arrancaban en pocos segundos.

    Finalmente cambiaban la titularidad de los vehículos sustraídos para eludir cualquier acción policial o administrativa. Para ello, obtenían información de vehículos de idénticas características solicitando informes a la DGT, a través de una gestoría online de la provincia de Málaga, consiguiendo por menos de 10 € que cuesta cada informe, todos los datos necesarios para utilizarlos en las documentaciones falsificadas.

    De esta manera, tras falsificar la placa de matrícula y el bastidor de los vehículos robados con los datos de los legales, circulaban por nuestras carreteras dos vehículos con los mismos datos de identificación y de titularidad, lo que ha motivado, en varios casos, que los legítimos propietarios recibiesen denuncias de tráfico procedentes de provincias en las que no habían estado.

    Otra vía utilizada por esta organización para introducir vehículos sustraídos en España, consistía en que una vez falsificados los bastidores, matrícula y documentaciones con datos de vehículos de Alemania o Suecia, principalmente, pasaban la ITV en España y, con este informe favorable, lo registraban administrativamente como procedente de esos países, cuando en realidad, nunca habían salido de España.

    Sobre el resto de vehículos sustraídos, la organización actuaba de manera inversa, falsificándolos con información de vehículos españoles y enviándolos para su venta a países europeos, principalmente a Francia, donde se han recuperado casi la mitad del total de los vehículos sustraídos.

    Por este motivo, mediante la coordinación de EUROPOL, se inició una investigación conjunta con la Brigade de Recherche de Gendarmerie de Rodez (Francia) y la OCLDI (Oficina Central para la Lucha Contra la Delincuencia Itinerante) de Gendarmerie de Francia, para esclarecer la trama delictiva asentada en el país galo, que vendía gran parte de los vehículos españoles.

    Por ello, 4 componentes de la Guardia Civil encargados de la investigación, se trasladaron al país vecino para colaborar in situ con las fuerzas policiales francesas, donde se detuvo a 8 integrantes de esta organización internacional y se identificaron gran parte de los vehículos sustraídos en España.

    Una vez superados todos estos trámites y con los vehículos "legalizados", algunos de ellos eran expuestos en concesionarios españoles, otros en compraventas franceses y otros por internet, todos ellos con un precio de venta ligeramente inferior al de mercado, para así atraer potenciales clientes y cerrar su venta cuanto antes.

    Decenas de propietarios españoles habrían comprado vehículos en estos concesionarios, desconociendo realmente su procedencia ilícita. No obstante, y en previsión de que se descubriese que esos vehículos eran robados y fuesen entregados a sus legítimos propietarios, este grupo criminal instalaba dispositivos GPS en los mismos, para volver a robarlos de nuevo en caso de que las fuerzas de seguridad lo recuperasen y así empezar el ciclo de la falsificación de nuevo.