Un Español en Alemania XI

Un Español en Alemania XI

LA ASPIRINA-EL MILAGRO BLANCO

"Muchos fracasos ocurren en personas que no se dieron cuenta lo cerca del éxito que estuvieron." (Thomas Edison)

Soy José Mateos Mariscal, trabajador autónomo en en mi país, España, perjudicado por una crisis económica. Perdí todo: mi piso, mi coche, todo menos mi dignidad. Después de dos desahucios la crisis me transportó a Alemania con mi mujer y mis dos hijos (mi chica de 12 y mi chico de 8 en aquel entonces, por el año 2013).

Como cada sábado en familia paseamos, compramos alimentos para la semana y repasamos la historia de el país que nos acogió.

Hoy visitamos la Bayer de Wuppertal.

Felix Hoffman. Químico alemán, nace en Ludwigshafen, Alemania en 1868. Estudió Farmacia en la Universidad de Munich.
A la edad de 29 años, trabajaba en un laboratorio público antes de entrar en Bayer donde consiguió la síntesis en estado puro del ácido acetil salicílico.

Ayudando a su padre
Su padre, debilitado por un reumatismo crónico, le había solicitado que descubriera un medicamento que, a diferencia del salicilato de sodio, aliviara sus dolores sin destrozarle el estómago.

Hoffman estaba motivado por encontrar un remedio para aliviar los dolores reumáticos que sufría su padre, de tal forma que el 10 de agosto de 1897, el talentoso hijo tuvo éxito: anotó en su cuaderno de laboratorio que había logrado ​ producir ácido acetilsalicílico (ASA) puro, una sustancia que poco después se haría famosa mundialmente con el nombre de aspirina.

La píldora mágica
Mas de un siglo después, este analgésico concebido inicialmente para combatir el dolor de cabeza y las fiebres gripales, lejos de desaparecer quedarse anticuado, es el medicamento más conocido y usado del planeta.

Investigaciones realizadas en la casa comercial propietaria de la patente, existen datos actualmente donde se dice que se consumen 216 millones de comprimidos al día en todo el mundo, son 2 mil 500 aspirinas por segundo. La aspirina es hoy un elemento cotidiano imprescindible en los botiquines, pero también una fuente inagotable de indicaciones terapéuticas.

Bayer fue fundada el 1° de Agosto de 1863 en Barmen – ahora distrito de la ciudad de Wuppertal – por el vendedor de tinturas Friedrich Bayer (1825-1880) y el maestro tintorero Johann Friedrich Weskott (1821-1876).

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Un Español en Alemania XVII

    Tras el impacto de mi primera crónica de presentación, titulada José Mateos, verdadero protagonista de la pesadilla alemana de ‘Perdiendo el norte’, y de mi segunda narración, cae el mito del “¡Vente a Alemania, Pepe!”, yo como emigrante español perjudicado por una crisis económica.

    Perdí todo: mi piso, mi coche, todo, menos mi dignidad. Después de dos desahucios, la crisis me transportó a Alemania.

    Hoy comparto para mis lectores, inventos Alemanes:

    EL PLANEADOR - APRENDIENDO DE LOS GORRIONES Y LAS PALOMAS

    Gracias a su investigación revolucionaria sobre alas artificiales y a sus hábiles trabajos manuales, Otto Lilienthal se convirtió en 1894 en el primer volador en la historia de la humanidad con su planeador. En 1896, murió trágicamente durante un vuelo de prueba. Los hermanos Wright en los EUA estudiaron detalladamente sus diseños de alas y los condujo a su desarrollo del aeroplano motorizado.

    Otto Lilienthal (Anklam, 1848 - Berlín, 1896) Ingeniero alemán, pionero de la ingeniería aeronáutica, considerado un visionario del mundo de la aviación. En su afán por dotar a los humanos de la facultad de volar, Lilienthal intentó con todos los medios a su alcance imitar el vuelo de la aves.

    Otto Lilienthal en 1888
    El deseo de volar surgió en Lilienthal siendo apenas un niño, cuando cursaba estudios primarios en su ciudad natal. Allí tuvo como profesor entre los años 1856 y 1864 a Gustav Spörer, un renombrado astrónomo germano que le enseñó los primeros rudimentos sobre el vuelo de las aves y sobre las matemáticas. La decisión de dedicarse a la invención de aparatos voladores ya la tenía tomada en el año 1864, cuando se matriculó en la Escuela Técnica regional de Potsdam, ​ donde permaneció hasta el año 1866.

    En ese mismo año se incorporó a la compañía Schwartzkopf de Berlín, en la que pudo poner en práctica, por primera vez, sus conocimientos de ingeniería técnica. Su ansia de conocimiento hizo que decidiese ampliar sus estudios en la Real Academia Técnica de Berlín (1867-1870). Durante su aprendizaje en dicha institución realizó sus primeros experimentos sobre las bases físicas del vuelo
    humano y logró publicar los resultados de los mismos en un libro aparecido en el año 1889.

  • La dura vida de los Emigrantes en Alemania durante el coronavirus

    Despedidos, confinados y sin poder regresar a casa.Decenas de miles de emigrantes asiáticos , africanos , polacos, portugueses y españoles han quedado atrapados en Alemania por la suspensión de vuelos a causa de la pandemia.

    Sin trabajo, sin ingresos y sin vuelos para regresar a sus lugares de origen, son apenas la punta del iceberg del problema que afrontan los emigrantes en Alemania a causa de la Covid-19, los más afectados por las consecuencias económicas. Millones de ellos se han encontrado de un día para otro despedidos, confinados y varados lejos de sus hogares, algunos sin siquiera asistencia médica.

    La pandemia ha supuesto la pérdida de muchos trabajos, pero aún es difícil estimar su alcance. En Alemania, las medidas de ayuda a la población no se extienden a los Emigrantes que no tengan cotizado al menos un año, que son el grueso de la fuerza laboral en los sectores más afectados

    Los emigrantes levantamos sus modernas fábricas gracias a un ejército de obreros baratos procedentes de medio mundo, pero sobre todo asiáticos y africanos portugeses españoles polacos y turkos Al menos un tercio de quienes vivimos en Alemania somos trabajadores extranjeros. Los trabajadores extranjeros estamos bajo una gran presión porque no podemos enviar dinero a nuestras familias y algunos apenas tenemos para comer, ya que la mayoría trabajamos en sectores que han paralizado su actividad.​

    Alemania decretó una amnistía para quienes han excedido su estancia legal y ha ofrecido vuelos gratuitos de repatriación. Ha extendido hasta fin de año los permisos de residencia, pedido a las empresas que no echen de sus alojamientos a los empleados que despidan y eliminado la autorización para cambiar de trabajo. Aun así, son decenas de miles los que en estas circunstancias prefieren volver a sus lugares de origen, pero se han encontrado con las puertas cerradas. 

    Y muchos simplemente tenemos miedo. Las actividades esenciales recaen sobre nuestras espaldas. Somos extranjeros, la mayoría de los empleados en hospitales (en todos los niveles), servicios de limpieza y desinfección, supermercados, empresas de entregas a domicilio, basureros o en las obras que no han parado tenemos trabajos de máximo riesgo que los propios alemanes no quieren realizar.

    Mi amigo Gül de origen turko me cuenta :
    "Nos toman la temperatura a diario, pero somos ocho en la habitación y si uno se contagia caeremos todos enfermos. Veo en las noticias que se muere mucha gente y preferiría estar con mi familia, pero mientras tenga trabajo...”,  con pequeñas diferencias, en todos ellos el permiso de residencia está vinculado al de trabajo y a la conclusión de este, el trabajador debe abandonar el país alemán, no hacerlo se penaliza con multas.

    No existen seguros de desempleo y, en ausencia de sindicatos, no es infrecuente que los despedidos tengan dificultades para cobrar las magras indemnizaciones previstas, e incluso los últimos sueldos.” Somos el eslabón más débil ante el parón económico.”

    El intento de deportar en masa a los despedidos e indocumentados pone de relieve que los gobernantes ven como desechables a los hombres y mujeres que sustentamos la economía alemana .

  • Un español en Alemania. "Coronavirus"

    "Voces desde Alemania", como es vivir en un país transformado por el coronavirus. Cada vez más personas quieren aprender alemán en España también para desarrollarse profesionalmente en Alemania. Aprender la lengua de Goethe es un paso primordial para la integración.

    Lo que primero se plantea un Español que desea viajar a Alemania es cómo sortear el desafío que significa entender y hablar el idioma alemán. Una lengua cuyos sonidos, tan diferentes a los del español, puede causar desde sorpresa y rechazo, hasta una pasión que crece con el conocimiento y con el estudio. Para algunos oídos, la dulce lengua de Goethe. Para otros, un idioma duro y difícil de dominar.

    Casi la mitad de los cinco millones que trabajan en Alemania en régimen de minijob cobró el pasado año por debajo del mínimo estipulado por ley, según un estudio del Instituto Económico y Social (WSI)

    El estudio del WSI señala además que hubo "numerosas violaciones de los derechos de los trabajadores por parte de los empleadores" aunque resalta que la situación salarial de los trabajadores con un "minijob" mejoró "parcialmente".

    Así, un año antes, en 2019 el porcentaje de personas que contaba con este tipo de trabajo y cobraba menos del salario mínimo ascendía a un 60 por ciento.

    La precariedad a asfixian a las familias, muchos trabajadores están teniendo que recurrir a bancos de alimentos y son incapaces de hacer frente a los gastos de alquiler, ya que, al cobrar el 70% de su sueldo, no pueden cubrir los costes básicos que necesitan para vivir.

    La crisis del coronavirus ha llevado a miles de empresas a aplicar a su plantilla un Expediente de Regulación Temporal de Empleo .

    Los cálculos apuntan a que ya hay unos cinco millones y medio de trabajadores afectados por este tipo de expedientes respaldados por el Gobierno Aleman, para intentar mantener el empleo y que no se produzcan despidos masivos, salarios bajos y trabajadores pobres.

    Según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) el 13% de los trabajadores alemanes trabajan en régimen minijob viven por debajo del umbral de la pobreza, convirtiendo a Alemania en un país de la Unión Europea con más trabajadores pobres.

    "Nosotros vivíamos al día antes de la pandemia, incluso yo he tenido que pedir dinero adelantado alguna de las empresas para las que trabajo si nos venía algún gasto de imprevisto". Alquileres altos que se llevan gran parte del sueldo

    En principio, ningún hogar debería dedicar más del 30% de la renta a pagar la vivienda, ya sea de alquiler o de compra. Según los expertos, ninguna familia debería pasar de este porcentaje ya que, si se tienen que enfrentar a algún problema (como lo que está ocurriendo a causa del coronavirus), pagamos por un segundo sin ascensor de 90 metros 700 euros al mes. A eso suma luz, agua, calefacción, comida... vivir al día es nuestra forma de vida y ahora lo notamos más que nunca porque no hay dinero ni posibilidad de ganar más es todo un desastre.

    Bancos de comida y ayuda de familiares​. Las colas de personas para conseguir una bolsa de comida llevan más de un mes viéndose en diferentes lugares de Alemania. Sin ir más lejos, el pasado lunes, se pudieron ver colas, de hasta siete horas en wuppertal, "Yo tuve que pedir dinero alguna vez antes de la pandemia, pero nunca me había acercado a pedir comida. Ahora puede quede más remedio, tenemos dos niños que no pueden vivir a base de arroz". 

    Una situación que viene de lejos. Los malabares para sobrevivir no son nuevos. Muchas familias llevamos años haciendo equilibrios sobre una cuerda que podía romperse en cualquier momento.

    La crisis del metal en Alemania precarizó el empleo y más de una década después, muchos trabajadores no se han recuperado. Concretamente, el año pasado, Alemania batió su récord de trabajadores en régimen de Minijod.

    Las nuevas cifras revelan que la gente de raíz inmigrante está sobrerrepresentada en los trabajos mal pagos y tienen escasa representación en las profesiones que requieren formación académica. Son el 55% de los trabajadores del aseo y el 30% de los trabajadores de atención geriátrica, pero apenas el 11% del personal docente.