El coronavirus no era el único enemigo en la residencia Isla de Kos del Molar donde ha saltado el escándalo, ya que han sido detenidos el director y la subdirectora del centro por presuntamente robar y estafar a varios ancianos. Manejaban sus cuentas, sacando dinero. De momento, hay dos víctimas, aunque la Policía sospecha de que pueda haber más.

La denuncia la puso el sobrino de un residente que veía algo raro en el movimiento de las cuentas. Lo que hacían presuntamente los detenidos era acceder a ellas para sacar dinero. La Policía investiga también si modificaron un testamento para figurar como herederos de dos propiedades.

En los registros, los agentes se llevaron seis ordenadores. dentro de la caja fuerte hallaron joyas y dinero.

La consejería de Políticas Sociales cuando tuvo conocimiento de la denuncia, realizó tres inspecciones. Las Comunidad de Madrid dice que la seguridad de los residentes está asegurada. No obstante, les han ofrecido plaza en otros centros por si quisieran estar más tranquilos.

 

Fuente: Telemadrid

Publicado en Otras localidades

Se han intervenido cerca de 500 perros de distintas razas, de los que diez de ellos mostraban síntomas claros de que les habían cortado las cuerdas vocales. Asimismo, se ha descubierto que a veintiún perros les habían implantado el microchip de otros perros.

Esta operación está relacionada con otra del pasado mes de noviembre donde el SEPRONA descubrió un criadero clandestino que también les cortaban las cuerdas vocales a los perros.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Taciturno, desarrollada en Granada, ha procedido a la detención del responsable de un criadero de perros del término municipal de Santa Fe, y de un veterinario granadino, que habían mutilado a diez perros que tenía a la venta cortándoles las cuerdas vocales.

Esta operación está relacionada con las investigaciones desarrolladas el pasado día 21 de noviembre de 2020 en Vegas del Genil (Granada), donde agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza descubrieron un criadero clandestino donde también les cortaban las cuerdas vocales a los perros de raza pomerania ruso y bichón maltés.

En dicha operación, los agentes descubrieron un criadero de perros en el que había noventa y ocho canes de distintas razas: caniche, pomerania, chihuahua, bichón maltés y spitz, aparentemente bien cuidados y en buen estado de salud; y que algunos de ellos no podían ladrar porque les habían cortado las cuerdas vocales.

Taciturno_03.jpg

Continuando con las investigaciones, los agentes del Seprona descubrieron por una parte, que algunos de los perros intervenidos pertenecían o habían pertenecido a un criadero de Santa Fe; y por otra parte que el criador clandestino había trabajado antes en dicho criadero.

Con estos datos, los agentes decidieron inspeccionar el criadero de Santa Fe junto con tres inspectores veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de esta última localidad, descubriendo 479 perros de diferentes razas, diez de los cuales mostraban síntomas claros de que les habían cortado las cuerdas vocales.

Gracias a la colaboración del Colegio de Veterinarios de Granada, los perros sospechosos de haber sido mutilados se trasladaron a una clínica veterinaria de Santa Fe para que fueran examinados por el veterinario titular y se comprobara si habían sido cordectomizados.

Los informes veterinarios determinaron que los diez perros examinados les habían cortado las cuerdas vocales. Cabe destacar que la cordectomía es una práctica quirúrgica que requiere anestesia general, conocimientos exhaustivos de anatomía, cirugía y farmacología, y que si no está llevada a cabo por un veterinario y con un fin terapéutico, por lo que se trataría de una práctica de intrusismo profesional y de maltrato animal.

Por otra parte la Guardia Civil, ha descubierto que a veintiún perros les habían implantado el microchip de otros perros. Esta práctica tiene como fin dar cobertura legal a animales de procedencia desconocida y esto sólo puede realizarlo un veterinario.

A los presuntos autores se les imputan diez delitos relativos a la protección de la flora y la fauna por maltrato animal y veintiún delitos de falsedad documental. Asimismo, al propietario del criadero se le imputa un delito de intrusismo profesional al descubrir que había ejercido de veterinario sin serlo.

Los perros intervenidos han quedado a disposición judicial en las propias instalaciones del criadero.

Publicado en Otras localidades

La organización tenía a sueldo empleados en los aeropuertos Internacionales Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en España, y Viru Viru en Bolivia. Se han detenido a un total de 23 personas, 12 en España y 11 en Bolivia en el marco de la “Operación SUELA-COLLECTION” que ha logrado la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y la incautación de más de 200 kilos de cocaína de gran pureza. Los trabajadores del aeropuerto recogían la droga que viajaba en equipajes sin pasajero aprovechando sus condiciones de empleados aeroportuarios para sacarla por los puntos habilitados para ellos.

En un operativo conjunto desarrollado por la Policía Nacional y la Guardia Civil, se ha logrado en el marco de la “Operación SUELA-COLLECTION”, la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, en la que se ha detenido a un total de 23 personas y se han incautado más de 200 kilos de cocaína de gran pureza.

op_suela_conjunta_madrid_01.jpg

A principios de 2019, tiene lugar una aprehensión de dos mochilas cargadas con 45 kilos de cocaína que fueron arrojadas por una persona debajo de unos vehículos estacionados en plataforma. La investigación realizada culminó con la detención de un hombre que trabajaba en el aeropuerto.

La investigación continuó su curso hasta abril de 2019, fecha que marca la deriva del operativo. Tras la llegada de un vuelo procedente del Aeropuerto Internacional Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, los agentes sorprendieron en las pistas a un individuo que trabajaba en el aeropuerto. Al verse sorprendido abandonó su equipaje, en concreto, dos mochilas con 47 kilos de cocaína. El estudio exhaustivo aportó datos suficientes para poner en alerta a la DEA estadounidense y a la NCA británica, que permitió identificar a dos individuos que habían huido de España, colaboradores del detenido en nuestro país y que llevó a desmantelar el entramado de los envíos desde Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. En esta localidad se logró detener a 11 personas, la mayoría de ellos empleados en el aeropuerto sudamericano.

A partir de ese momento, los miembros de la organización cambiaron de estrategia, articulando un modus operandi más complejo para extraer la droga que ocultaban en la bodega de las aeronaves y utilizando para ello el servicio de limpieza. Los investigadores descubrieron que el responsable de este operativo era el conductor de los vehículos de la lavandería que ocultaba la droga entre la ropa sucia, participando también otros miembros en las tareas de protección, cobertura y seguridad dentro del aeropuerto.

En enero de 2020 se lograba una detención. Los agentes vigilaban un equipaje que no se correspondía con ningún pasajero. La mochila fue retirada por un trabajador aeroportuario, que contaba con la colaboración de dos personas más, también empleados del aeropuerto madrileño y que pretendían sacar 37 kilos de cocaína.

La sustancia estupefaciente estaba totalmente controlada desde la bodega del avión hasta el punto de entrega final. En febrero del 2020, el conductor tras abandonar las instalaciones se dirigió a la localidad de Getafe donde al verse sorprendido emprendió una huida precipitada siendo detenido finalmente tras intentar atropellar a los agentes embistiendo los vehículos policiales. El registro del camión dio lugar al hallazgo de dos mochilas que contenían 66 kilogramos de cocaína de gran pureza.

Por otro lado, las investigaciones desarrolladas sobre este entramado permitieron identificar y detener a otros dos trabajadores más en Madrid, así como también la detención del individuo que pretendía recoger la mercancía, una mochila con 22 kilos de cocaína.

operacion_suela.jpg

La última fase del operativo ha sido mucho más compleja ya que la organización cambió su método de introducción de la droga. Para ello había diseñado un complejo plan para sacar la mercancía del aeropuerto ya que era extraída por los trabajadores de las bodegas de los aviones, siempre de vuelos procedentes de Sudamérica, oculta entre las mantas sucias.

El grupo había elaborado un complicado sistema utilizando vehículos lanzadera, que alertaban al conductor que portaba la mercancía de la presencia de automóviles policiales. En la fase de explotación, cuando los agentes procedieron a dar el alto al camión que portaba la mercancía, el conductor emprendió una precipitada huida, embistiendo los vehículos policiales, logrando detenerlo en la M-40 a la altura de Getafe e interceptando 66 kilos de cocaína de gran pureza.

En noviembre de 2020, se practicaron las últimas detenciones de personas que pertenecían a una empresa de limpieza que prestaban servicio en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Los detenidos son 11 hombres y una mujer. Son de origen dominicano, colombiano, argentino y español y tienen edades comprendidas entre los 25 y los 60 años. Se les imputan delitos contra la salud pública, por tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Publicado en Otras localidades

Se ha detenido a 45 personas por los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

Los delincuentes practicaban sofisticados dobles fondos en vehículos y embarcaciones de recreo para transportar cocaína y hachís. La operación ha sido desarrollada en las provincias de Málaga, Cádiz, Almería, Huelva, Sevilla, Ceuta y Melilla.

La Guardia Civil, en el marco de la operación “Vinculada”, ha desarticulado una organización delictiva dedicada a introducir en nuestro país grandes cantidades de hachís utilizando embarcaciones, tanto de recreo como semirrígidas de alta velocidad, para posteriormente distribuirlas por otros países europeos.

Se ha detenido a 45 personas, de nacionalidades española y marroquí, por los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

gcivil_1.jpg

Esta operación se inició tras tener conocimiento de la existencia de un grupo delictivo que realizaba sofisticados dobles fondos en vehículos y embarcaciones de recreo para transportar sustancias estupefacientes, principalmente hachís.

Este grupo realizaba estos trabajos a petición de otra organización dedicada a introducir grandes cantidades de hachís en nuestro país haciendo uso de todo tipo de embarcaciones.

Esta última organización contaba con un alto nivel económico que les permitía adquirir numerosas embarcaciones que guardaban en naves industriales que alquilaban en las provincias de Málaga y Cádiz. Solo las botaban al mar cuando iban a realizar un transporte de droga.

La enorme infraestructura que tenía esta red le permitía operar de manera simultánea en varias localidades andaluzas. De esta manera podía introducir varias embarcaciones cargadas de droga en varios puntos de la geografía andaluza, dificultando así la investigación policial.

Durante el desarrollo de la operación se realizaron varias actuaciones contra esta organización cuando realizaban transporte de droga.

En algunas ocasiones, para abrir los dobles fondos que habían llevado a cabo previamente, era necesario introducir una secuencia de pulsaciones en los mandos originales del vehículo, contraseña que pocos miembros de la organización conocían.

En las localidades de Melilla, Ceuta y Huelva se intervinieron tres vehículos con droga oculta en dobles fondos y se detuvo a sus conductores.

Igualmente, en Almería los investigadores incautaron una embarcación de recreo que ocultaba hachís en un doble fondo practicado en el casco de la misma, por lo que se detuvo a la tripulación.

En estas intervenciones policiales se aprehendieron 1.600 kilos de hachís y 1 kilo de cocaína. También se intervinieron 5 embarcaciones de alta velocidad, una de ellas, un potente cuatrimotor a estrenar que había sido adquirido días antes por la organización y que los agentes interceptaron cuando iba a ser transportado a Almería. Además se localizaron 4 embarcaciones de recreo (2 de ellas con dobles fondos), todas ellas valoradas en más de 1.300.000 euros.

Por otro lado, se han practicado 12 registros en la provincias de Málaga y Cádiz, donde se han intervenido más de 45.000 euros en metálico, 4.200 litros de gasolina, 8 turismos, 2 camiones, 3 semirremolques, 3 motos acuáticas y 2 armas de fuego, entre otros objetos y documentación incriminatorias.

Durante el registro de la nave industrial, utilizada para realizar los sofisticados dobles fondos en distintas partes de vehículos y de embarcaciones y ubicada en un polígono de Málaga, se detuvo a las personas que los realizaban.

Publicado en Otras localidades

Doce personas han sido detenidas, tras más de un año de investigación, y han sido intervenidos 2.065 kilogramos de cocaína. El grupo desarticulado había creado una red de narcotraficantes que simulaban un tejido empresarial legal para introducir grandes cantidades de sustancias estupefacientes en España. La operación ha sido desarrollada en las provincias de Cádiz, Cuenca, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla, Tarragona y Valencia.

Agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y de la Agencia Tributaria han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico internacional de cocaína a gran escala. Han sido aprehendidos 2.065 kilogramos de cocaína y han sido detenidas 12 personas a las que presuntamente se les acusa de introducir notorias cantidades de cocaína en España.

narcotrafico.jpg

Las investigaciones se iniciaron a principios del pasado 2020 sobre un núcleo de individuos asentados en las provincias de Murcia y Sevilla dando lugar a la identificación de una organización criminal cuya finalidad era crear un tejido empresarial de apariencia legal, importando carbón vegetal entre Sudamérica y Europa para poder introducir, sin ser detectados, grandes cantidades de cocaína en España a través de los principales puertos españoles.

Con ese objetivo, la organización comenzó su actividad a través del Puerto de Barcelona, llegando a introducir decenas de contenedores del referido carbón.

Una vez que los contenedores llegaban a Barcelona, eran trasladados a una nave que la organización había alquilado en Tarragona, para que, posteriormente, algunos de los investigados se encargaran de realizar la descarga de la sustancia estupefaciente.

Tras varios meses, como consecuencia de las limitaciones derivadas de la pandemia del coronavirus y con el objeto de dificultar el control aduanero, los investigados se vieron obligados a cerrar dicha vía de entrada, teniendo que generar toda la infraestructura y logística nuevamente en el Puerto de Algeciras desde mediados de abril.

Durante los siguientes meses se pudo identificar plenamente a todos los componentes de la estructura criminal, estando liderada por dos familias cuyos principales miembros se encontraban en Brasil y Paraguay, desde donde gestaron toda la operativa de la importación de la cocaína.

El siguiente escalón estaba conformado por individuos que creaban empresas con la intención de simular un tráfico de mercancía legal con productos como carbón, arroz, melaza o productos sanitarios, muy demandados en la actual crisis sanitaria.

Estos últimos se encontraban afincados en Sevilla y operaban en las localidades de Marbella, Algeciras, Cádiz y la propia capital andaluza. Los líderes de la organización incluían testaferros en todas las empresas con el fin de ocultar la verdadera identidad de los mismos y obtener abundantes beneficios tras la introducción de la mercancía.

El nexo de unión entre la cúspide de la organización y la rama empresarial se consolidó en Valencia con una experta en blanqueo de capitales que canalizaba el dinero de la organización para capitalizar la operación de narcotráfico, diversificando sus métodos de actuación y ocultamiento con el uso de criptomonedas.

Esta persona era garantía de éxito, pues muchas mafias de países del este de Europa y de Sudamérica recurrían a sus servicios debido a la facilidad de ocultar el dinero originado con el tráfico de drogas, armas o la trata de personas, y darle salida para seguir financiando el crimen organizado al más alto nivel.

Debido a la alta especialización de la organización, fue necesaria la intervención de más de cien líneas telefónicas por parte de los agentes, así como numerosas vigilancias y seguimientos por numerosas provincias españolas. También fue necesario el análisis de casi 200 contenedores importados desde los puertos de Brasil y Paraguay hasta España.

40 toneladas de carbón sirvieron para ocultar la droga. Al tener la organización capacidad para operar en los puertos de Barcelona y Algeciras, se hacía muy difícil adoptar cualquier medida sobre las importaciones por el peligro de frustrar la investigación y ser descubiertos. Así, tras un análisis exhaustivo, se procedió a la apertura de uno de los contenedores que la organización había importado desde Paraguay hasta el Puerto de Algeciras, hallándose en su interior un total de 63 fardos que transportaban 2.065 kilogramos de cocaína, los cuales se encontraban ocultos entre 40 toneladas de carbón, con la clara intención de dificultar su localización.

Finalmente, se llevaron a cabo un total de 16 registros en domicilios, despachos profesionales y establecimientos, procediendo a la detención de doce personas y a la investigación de otras tres, habiéndose emitido, además, órdenes internacionales de detención para los ahora imputados, y que se encuentran pendientes de responder ante la autoridad judicial competente.

Publicado en Otras localidades

La Policía Local de Coslada logró frustar estos días atrás la comisión de un acto de vandalismo en uno de los puntos más importantes y utilizados por los vecinos y vecinas de la ciudad, el Parque del Humedal.

A primera hora de la noche, agentes de ese cuerpo que se encontraban realizando labores de prevención de actos delictivos, observaron como 4 individuos que portaban una mochila accedían al perímetro del considerado pulmón verde de Coslada. Dicho recinto estaba cerrado, así que los individuos se introdujeron en el interior del Parque a la altura de la calle Sáhara Occidental, tras saltar la valla.

En ese instante, los policías locales solicitaron el apoyo de un segundo patrulla y accedieron al interior del espacio natural. Al cabo de 15 minutos aproximadamente, los funcionarios localizaron a los cuatro jóvenes en las inmediaciones del Naturalario, donde procedieron a su identificación.

Dos de ellos, en ese momento estaban consumiendo sustancias estupefacientes que les fueron intervenidas y por las que se extendió un Acta denuncia por infracción de la Ley Orgánica 4/2015 de 30 de marzo. Asimismo, se incautaron de 25 botes de espray de pintura que guardaban en la mochila.

Cabe destacar, que la Policía Local de Coslada ha intensificado en el último mes y medio el Dispositivo de Seguridad puesto en marcha desde el inicio de la actual crisis sanitaria. El objetivo fundamental del mismo es prevenir actuaciones de incumplimiento de las medidas fijadas por las autoridades competentes para hacer frente a la pandemia.

Publicado en Coslada

El Ayuntamiento de Villalbilla ha dado cuenta de las actuaciones de la Policía Local durante el mes de noviembre.

La Policía ha identificado, filiado y presentado diligencias ante la Guardia Civil a tres personas de su municipio, que abrieron una decena de vehículos y accedieron a su interior.

Por otro lado, han identificado, filiado y presentado diligencias ante la Guardia Civil a una persona de su municipio, autor de diferentes daños, entre ellos roturas de retrovisores a vehículos estacionados en la vía pública.

Los propios agentes agradecían la colaboración de los vecinos, ya que, en ambos casos, les avisaron sobre los actos que se están realizando y ello les posibilitó identificar a los autores.

Las diligencias y los expedientes que se están derivando de las mismas, las están realizando desde la Guardia Civil.

Publicado en Villalbilla

Han sido recuperadas 10 máquinas mini-escavadoras, con una valoración estimada de 584.800 euros. Los delitos se cometieron en las provincias de Madrid, Toledo y Ávila. La operación se realizó conjuntamente con Policía Municipal del distrito de Vallecas de Madrid.

La Guardia Civil de Toledo, junto con la Policía Municipal de Madrid del distrito de Puente de Vallecas, en el marco de la operación KULLA, han desarticulado un grupo criminal organizado dedicado al robo con fuerza en las cosas, especializado en la sustracción de maquinaria especial de construcción, más concretamente mini-excavadoras, en la zona centro del país.

El modus operandi consistía en trasladar las máquinas sustraídas a parajes apartados de la población, dónde tras retirarles los dispositivos GPS y pasados unos días eran vendidos a receptadores.

Paralelamente, la Policía Municipal de Madrid tenía conocimiento de un grupo de al menos tres personas, afincados en su demarcación policial y que podrían estar dedicándose a este tipo de delito.

Puestas en contacto ambas Unidades, se inicia una colaboración conjunta con el objetivo de aunar esfuerzos en la investigación de dicho grupo delictivo.

La sustracción de la referida maquinaria se cometió en localidades de Toledo, Ávila y ocho localidades de la provincia de Madrid.
Este tipo delictivo había creado alarma en el sector de la construcción, toda vez que esta maquinaria es muy pretendida en el mercado negro con destino al extranjero, principalmente a países de economías emergentes, árabes y del este de Europa.

Con toda la información y pruebas en su poder reunidas, a mediados del mes de octubre, integrantes de la UOPJ de la Guardia Civil de Toledo durante la fase de explotación de la Operación Kulla, con la colaboración de la Policía Municipal de Madrid, logran interceptar a los autores cuando se disponían a tomar un camino en el que habían sido recuperadas varias máquinas anteriormente.

Ante este hecho, se procede a la detención de los tres integrantes del grupo, como autores de 14 delitos de sustracción de vehículos, siendo recuperadas 10 máquinas mini-excavadoras, cuantificando su valoración en unos 584.800 euros. Asimismo, están siendo investigadas otras ocho personas por delitos de receptación.

detenidos_vallecas_2.jpg

Publicado en Otras localidades

La Guardia Civil ha detenido en Velilla de San Antonio una banda de jóvenes, cuatro españoles y un uruguayo, acusada de cometer múltiples robos y acciones delictivas. Se trata de cinco jóvenes, cuatro menores de edad, que robaban efectos en trasteros y viviendas de la localidad para posteriormente ponerlos a la venta en un portal de internet a bajos precios para darles una rápida salida.

La operación, denominada Portal pop, ha sido desarrollada por agentes del área de Investigación de Mejorada del Campo y se inició el pasado mes de julio tras constatar que se habían perpetrado varios robos con fuerza en trasteros, patios de viviendas unifamiliares y vehículos de Velilla de San Antonio.

En estos asaltos los ladrones consiguieron sustraer 13 bicicletas, valoradas en una 7.000 euros, una cachimba y diversas herramientas.

Las pesquisas permitieron conocer que estos objetos estaban siendo comercializados -a un precio muy inferior al del mercado- en un portal de venta entre particulares de internet, según informa el instituto armado.

El pasado martes 24 de noviembre los agentes detuvieron a cinco jóvenes, cuatro de ellos menores y el otro de 18 años. Cuatro son españoles y uno de origen uruguayo y todos son vecinos de Velilla de San Antonio.

Fuentes de la investigación han explicado que no tienen constancia de que este grupo fuera el que testificó ante la Guardia Civil por su relación por la paliza mortal el pasado 13 de noviembre a Iván, un vecino de la localidad, por el que se detuvo ya a una persona que ha ingresado en prisión.

Sin embargo, estos jóvenes cuentan con diversos antecedentes policiales por delitos cometidos con violencia o intimidación sobre las personas, además de por actos vandálicos en la localidad.

También han sido denunciados en alguna ocasión por consumo de drogas en la vía pública.

Los agentes han logrado la recuperación de dos bicicletas y de una cachimba que sus legítimos propietarios ya han reconocido sin ningún género de dudas. A los detenidos se les imputan seis delitos de robo con fuerza en trasteros y viviendas, un robo en interior de vehículo, un delito de hurto y un delito leve de amenazas.

Publicado en Velilla de San Antonio

El grupo delictivo contaba con naves y desguaces en Torrejón de Ardoz, Parla, Fuenlabrada, Alcobendas y Humanes, lugares hasta donde trasladaban los coches robados para despiezarlos.

Se ha detenido a 7 personas y se han recuperado 64 vehículos y piezas de otros 209 vehículos que, junto con los medios electrónicos intervenidos para cometer los ilícitos, superan los 2.300.000 euros.

La Guardia Civil, en el marco de la operación “Gran Manzanal” ha desarticulado una organización delictiva especializada en el robo de vehículos y su posterior despiece y que operaba a nivel nacional.

Se ha detenido a siete hombres, de origen español, magrebí, rumano y paraguayo, por los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal, robo continuado de vehículos, ocupación de bienes inmuebles, defraudación de fluido eléctrico, receptación y desobediencia grave a agente de la autoridad.

El líder de la red es un empresario español que regentaba negocios legales que nada tenían que ver con el mundo del automóvil.

La investigación se ha desarrollado en dos fases, iniciándose la primera el pasado mes de marzo, cuando el Grupo de Investigación y Análisis del Sector de Tráfico de Madrid detectó que había un incremento significativo de portes de piezas y elementos esenciales de vehículos sospechosos, pese a encontrarse decretado el estado de alarma.

El análisis de la documentación permitió conocer que algunos de estos portes estaban realizados por personas con antecedentes policiales por tráfico ilícito de vehículos, hecho que hizo saltar las alarmas de que estas personas estuvieran nuevamente dedicándose a la actividad ilícita.

Los portes los realizaban utilizando autorizaciones como trabajadores, lo que les permitía la movilidad por todo el territorio nacional sin restricciones en furgonetas y camiones alquilados previamente por los cabecillas y para los que utilizaban cartas de porte y albaranes falsificados por “empresas pantalla” que finalmente resultaron estar dirigidas por el líder de la organización.

El avance de la investigación permitió llegar hasta una nave situada en la localidad madrileña de Fuenlabrada, lugar donde los agentes encontraron numerosos vehículos de alta gama que estaban siendo despiezados y que figuraban como sustraídos.

A raíz de las gestiones realizadas en torno a esta nave se descubrieron otras cuatro más en Parla, Alcobendas, Humanes y Torrejón de Ardoz, hasta donde la organización trasladaba los coches una vez que los habían “enfriado” en zonas alejadas del lugar de donde los habían robado.

Su zona de actuación en cuanto al robo de los vehículos era la periferia de Madrid, principalmente en la zona sur, habiendo cometido gran cantidad de hechos delictivos en Alcorcón, Pinto, Móstoles, Valdemoro, Leganés y Getafe. También es significativo el número de robos llevados a cabo en los municipios toledanos de Illescas y Seseña.

Publicado en Torrejón de Ardoz