Se dedicaban a la sustracción de vehículos en el territorio nacional, falsificaban su documentación y números de bastidor; posteriormente se vendían en países de la Unión Europea. Hay 3 personas detenidas, se han incautado 9 vehículos y el resultado patrimonial defraudado y puesto a disposición judicial asciende a cerca de 350.000 euros.

robo_coches.jpg

La Guardia Civil y la Policía Municipal de Madrid, en el marco de la Operación Panaserra, han desmantelado una red criminal a nivel nacional, dedicada al robo de vehículos, para su posterior manipulación y venta en diferentes países de la Unión Europea.

Hay tres personas detenidas acusadas de falsedad documental, receptación, contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal. Se han incautado un total de nueve vehículos y el resultado patrimonial defraudado y puesto a disposición judicial asciende a cerca de 350.000 euros.

Las investigaciones se iniciaron en noviembre de 2018 y se creó un equipo de trabajo conjunto para la vigilancia de los implicados que falsificaban la documentación y “maquillaban” los vehículos para su venta.

El principal cabecilla de la organización encargaba a otro grupo la sustracción de los vehículos de una marca concreta a los que, posteriormente, manipulaban los elementos identificativos y fabricaban una documentación falsificada, que después utilizaban para la venta de los mismos.

La primera fase de explotación se ha llevado a cabo en Madrid, Leganés y Toledo y se han registrado cinco domicilios, dos guardamuebles y una gran nave en la que ocultaban diferente material y efectuaban la manipulación de los vehículos. También se han inspeccionado tres establecimientos, abiertos al público, relacionados con la organización.

En los registros se ha intervenido gran cantidad de documentos falsificados como 51 permisos de circulación, 15 stickers de ITV, 81 stickers de diferentes landers para las placas de matrícula, 43 sellos oficiales y dos 2 sellos-tampón, todos ellos de Alemania.

Además, se han incautado 18 permisos de circulación de Austria, 10 certificados de matriculación de Dinamarca, dos permisos de circulación en blanco de Bulgaria, 16 permisos de circulación españoles en blanco, 15 tarjetas de Inspección Técnica de España y un Certificado de Registro de ciudadano de la Unión Europea.

En uno de los registros también se encontró un paquete de unos 280 gramos de cocaína mezclado con Metanfetaminas.

Se les ha incautado, además, diferente material con el que eludían a las fuerzas policiales y simulaban llaves, inhibidores de frecuencia por satélite, geolocalizadores de última generación, lectores y clonadores de tarjetas magnéticas, dispositivos de seguimiento GPS, lectores de OBD, y 311 tarjetas magnéticas en blanco, llaves de vehículos dobladas y sus espadines vírgenes, gran cantidad de documentación personal de los integrantes de las trama a nombre de terceras personas con diferentes identidades, cheques en blanco, pagarés, teléfonos móviles y una troqueladora de uso mecánico para la confección de placas de matrículas.

Se han intervenido también numerosos útiles para la manipulación de los números de bastidor y para la falsificación de la documentación de vehículos. Ha llamado la atención de los investigadores la gran cantidad de material para la falsificación de documentos oficiales, destinados a vehículos y a personas, equipos informáticos, plastificadoras de documentos, hologramas en blanco, impresoras, tintas etc.

Así mismo y debido a la gran cantidad de documentación que resta por analizar y los equipos informáticos incautados hasta el momento, se les puede relacionar con la sustracción de más de 1.000 vehículos, distribuidos por toda Europa.

Publicado en Otras localidades

16 personas detenidas en Madrid, Barcelona, Málaga y Reino Unido, y se ha intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

En esta operación han sido detenidas nueve personas en Madrid, dos en Barcelona, otros dos en Málaga y tres en Reino Unido; y se han intervenido 1.044 kilogramos de cocaína, 3 pistolas, 100.000 euros, 6 vehículos y decenas de blackphones.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con autoridades policiales y judiciales de Estados Unidos, Colombia y Gran Bretaña, han desarticulado dos organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico de cocaína a escala internacional.

https://www.policia.es/videos/images/i_20190623_1.jpg

Los agentes han detenido a 16 personas en Madrid (9), Barcelona (2), Málaga (2) y Reino Unido (3), y han intervenido más de una tonelada de cocaína que iba a ser distribuida en España y Reino Unido.

La investigación se inició el pasado mes de julio de 2018 cuando la Policía Nacional, al tener conocimiento de la llegada a nuestro país de uno de los representantes más destacados de un grupo de narcotraficantes colombianos. Este individuo, presuntamente, estaba ultimando los preparativos para hacer llegar una importante cantidad de cocaína a España.

La investigación permitió comprobar cómo esta persona, de origen colombiano, contaba con los contactos y la infraestructura necesaria en España para hacer llegar la sustancia estupefaciente a nuestro país. Junto a él, dos de los máximos responsables viajaron hasta distintas ciudades de la provincia de Pontevedra para negociar una posible vía de entrada del estupefaciente. Poco después, a principios del mes de agosto del pasado año, se detectó nuevamente la presencia del líder del grupo en Pontevedra, esta vez acompañado de otra persona que se había establecido como delegado de otro grupo –británico- que había constituido una sociedad criminal con el grupo del investigado para aprovisionar de cocaína su país.

Las estrategias de los dos grupos eran muy diferentes. El líder de los colombianos únicamente viajaba a España para coordinar la llegada y entrega de la droga a sus clientes, mientras que el británico, sin embargo, se encarga de preparar y coordinar toda la recepción y posterior distribución de la parte correspondiente a su grupo.

Los movimientos de los investigados se intensificaron al aproximarse la fecha de llegada del estupefaciente, detectando los agentes cómo, desde mediados del mes de abril de 2019, los integrantes del grupo colombiano llegaban a la capital madrileña para alojarse en distintos hoteles de lujo con el fin de no levantar sospecha sobre los verdaderos fines de su viaje. Finalmente, los investigados acordaron que la entrega de la droga se realizaría en un área comercial de Leganés. Una vez que la droga estuvo en poder del grupo del británico los agentes detuvieron a los ocupantes de los vehículos e intervinieron los automóviles.

Al mismo tiempo, en la ciudades británicas de Londres, Windsor y Dorset se procedía a la detención de los miembros de la organización que controlaban la operación desde aquel país.

En cuanto a la organización colombiana, a pesar de que el acuerdo alcanzado con los hombres que almacenaban la droga estaba cerrado, mantuvo estrictas medidas de seguridad en torno al lugar de la entrega. Una vez comprobado que el parking se hallaba despejado y libre de control policial, el jefe de la organización ordenó a sus hombres que trasladasen la cocaína hasta el lugar fijado. En ese momento, los agentes detuvieron a todos los miembros del grupo criminal, y comprobaron que la furgoneta que conducían almacenaba una muy importante cantidad de cocaína. Por último, los agentes invervinieron 100.000 euros y 10 kilogramos de cocaína en el domicilio del chófer de uno de los responsables de la organización.

Los investigados habían diseñado un novedoso sistema para la ocultación de la droga, instalado en un doble fondo del maletero y en los bajos del vehículo, que se activaba por un complejo sistema de imanes que impulsaba un sistema hidráulico para levantar la base del maletero tras la que se escondía el estupefaciente.

Publicado en Otras localidades

Los agentes han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos, cuyo valor total asciende al millón de euros. La organización criminal estaba compuesta por ciudadanos búlgaros especializados, algunos de ellos en la sustracción de vehículos y otros en la falsificación de sus elementos identificativos.

Utilizaban un novedoso sistema de falsificación, ya que la documentación y las placas de matrícula eran alteradas en países del extranjero, fundamentalmente en Suecia, y posteriormente enviadas a España para falsificar los elementos identificativos de los vehículos y dotarlos de una apariencia de legalidad.

Agentes de Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada a la sustracción de vehículos todoterreno de lujo. Además, han detenido a nueve personas en Gupúzcoa (1), Calatayud (4), Alcobendas (1) y Madrid (3), y han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos cuyo valor asciende al millón de euros.

La organización criminal estaba compuesta por ciudadanos búlgaros especializados, algunos de ellos, en la sustracción de vehículos y, otros, en la falsificación de sus elementos identificativos. Utilizaban un novedoso sistema de falsificación, ya que la documentación y las placas de matrícula eran alteradas en países del extranjero, fundamentalmente en Suecia, y posteriormente enviadas a España para falsificar los elementos identificativos de los vehículos y dotarlos de una apariencia de legalidad.

Los investigadores detuvieron a uno de los conductores de la organización en Guipúzcoa, cuando intentaba abandonar España con un vehículo sustraído que portaba una placa de matrícula de Suecia. Poco tiempo después recuperaron un vehículo de alta gama que había sido sustraído en Madrid, logrando la identificación de sus autores. A partir de entonces, y tras varias gestiones, los agentes comprobaron que la organización sustraía los vehículos en la Comunidad de Madrid, principalmente en el distrito de Hortaleza y en la zona de Pozuelo. Además, consiguieron recuperar varios de los coches que habían sido sustraídos y que la organización tenía “enfriando” en diversas calles de la capital con las placas de matrícula falsificadas.

Los especialistas en falsificación de la organización utilizaban un novedoso sistema. Recibían del extranjero la documentación y las placas de matrícula, fundamentalmente de Suecia, que habían sido falsificadas allí. A continuación, con el “kit” que habían recibido, alteraban los elementos identificativos del vehículo sustraído (número de bastidor y placas de matrícula). De esta forma, el coche robado obtenía una apariencia de legalidad que permitía entregarlos a los conductores de la organización, quienes finalmente lo trasladaban fuera de España. Además, para evitar ser descubiertos durante el proceso, se desplazaban a zonas despobladas, en las que la vigilancia resultaba muy difícil, y llevaban a cabo las falsificaciones.

En la última fase de la investigación, los agentes detuvieron a los integrantes de la organización e intervinieron numerosos útiles destinados a facilitar la sustracción y falsificación de los vehículos. Entre los efectos intervenidos se encuentran: dispositivos electrónicos de última generación para el robo de coches, documentación y placas de matrícula falsas, un fracturador y extractor de bombines, y stickers y números de bastidor para falsificar el VIN de los vehículos.

Publicado en Otras localidades

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco jóvenes como presuntos autores de más de 25 robos con fuerza cometidos en fruterías de los municipios de Coslada y San Fernando de Henares en el mes de abril. Los jóvenes, que acumulan un amplio historial delictivo, podían llegar a asaltar entre tres y cuatro comercios en una sola noche.

Dos de los detenidos fueron arrestados mientras cometían uno de los robos al ser sorprendidos "in fraganti". Los jóvenes arrestados, con un amplio historial delictivo, podían llegar a asaltar hasta tres y cuatro establecimientos en una noche.

La investigación se inició a mediados del mes de abril cuando comenzaron a recibirse en la Comisaría de Coslada-San Fernando numerosas denuncias de propietarios de fruterías que al abrir sus comercios se encontraban con los cierres y verjas de seguridad forzadas, y con todo el interior revuelto. Uno de los dueños de varios establecimientos llegó a denunciar hasta ocho robos en sus tiendas, tres de ellos, cometidos en una misma noche.

La banda, apodada por los vecinos de Coslada y San Fernando como "los fruitis" al ser el objeto de sus robos las fruterías de ambas localidades, llegó a actuar entre tres y cuatro veces por noche, lo que había generado una gran alarma social entre los residentes de las zonas.

Los individuos forzaban la persiana o el cierre de seguridad de los establecimientos, sustraían el dinero del cambio que quedaba en el cajón de la caja registradora y ocasionaban cuantiosos daños en el mobiliario de la tienda y en el género que en ella encontraban, tirándolo al suelo y dejándolo no apto para el consumo.

Los agentes lograron la detención de dos de sus miembros cuando fueron descubiertos "in-fraganti" forzando los cierres de una de las tiendas, logrando la identificación y posterior detención de los otros tres. El mayor de ellos, con un amplio historial delictivo por delitos contra el patrimonio, fue enviado a prisión quedando el resto en libertad.

Publicado en Coslada

Los agentes han arrestado a ocho personas a las que se les imputan 128 delitos de daños y más de 4.000 metros cuadrados afectados por las pintadas. Realizaban estudios previos y adoptaban fuertes medidas de seguridad, ocasionaban daños en verjas perimetrales de seguridad y puertas de entrada para acceder a los lugares en los que se encontraban los trenes.

Al principal investigado, a quien se le atribuyen más de 500 pintadas en la ciudad de A Coruña, se le intervinieron armas de fuego y una placa de policía simulada, entre otros efectos, en un registro realizado en su domicilio.

https://www.policia.es/videos/wmv/20190611_1.mp4

Agentes de Policía Nacional han desarticulado tres grupos de grafiteros que pintaban en trenes y vagones en distintas localidades del norte de España. Han detenido a ocho personas en A Coruña (2), León (3), Madrid (1), Miranda de Ebro (1) y Burgos (1), a las que se les imputan 128 delitos de daños por un valor de más de 556.000 euros y más de 4.000 metros cuadrados afectados por las pintadas. Los detenidos, que realizaban estudios previos y adoptaban fuertes medidas de seguridad, ocasionaban daños en verjas perimetrales de seguridad y puertas de entrada para acceder a los lugares en los que se encontraban los trenes. Además, al principal investigado, a quien se le atribuyen más de 500 pintadas en la ciudad de A Coruña, se le intervinieron armas de fuego y una placa de policía simulada, entre otros efectos, en un registro realizado en su domicilio.

La investigación se inició en marzo del presente año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la acción de tres grupos de grafiteros en distintas localidades de Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria. Asimismo, observaron que uno de los investigados, que firma con el tag “COAS”, era un activo grafitero al que le constaban distintas detenciones por hechos violentos.

Este individuo apareció en un periódico gallego como el grafitero que sistemáticamente deslucía los muros de la ciudad de A Coruña, llegando a pedir el ayuntamiento ayuda a la fiscalía al verse incapaz de frenarlo.

Los tres grupos de grafiteros actuaban de manera reiterada y sistemática realizando grafitis en trenes y vagones de RENFE de distintas localidades del norte de España. 

Agentes de La Coruña detuvieron a dos de los investigados, uno de ellos el que firma como “COAS”, a los que se les imputa un total de 70 delitos de daños por un valor de 215.640 euros. Otros tres fueron detenidos en León, y un cuarto en Madrid; a éstos se les imputan 38 delitos de daños por un valor de 209.080 euros. Finalmente, los agentes de Burgos y Miranda de Ebro detuvieron a otros dos de los investigados, a los que se les imputan 20 delitos de daños por un valor de 131.496,74 euros. Esto se traduce en un total de 128 delitos de daños por un valor de 556.217 euros y 4.367 metros cuadrados afectados.

Los agentes constataron que los detenidos realizaban estudios previos y adoptaban fuertes medidas de seguridad. Comprobaban si existía la presencia de vigilantes de seguridad o dispositivos técnicos de vigilancia en los lugares a los que pretendían acceder. Además, actuaban en zonas fuera del alcance de las cámaras de vigilancia, o durante la noche, y cuando no tenían más remedio que exponerse ocultaban su rostro con gorros, bufandas o verduguillos tipo militar.

Todo ello con el único objeto de no ser reconocidos, motivo por el que ha resultado difícil su identificación. Asimismo, para acceder a las instalaciones, finales de vía, cocheras o talleres en los que se encontraban los trenes a pintar, ocasionaban daños en verjas perimetrales de seguridad y puertas de entrada.

Publicado en Otras localidades

La Policía Nacional ha detenido en San Fernando de Henares a un menor de 14 años y a un joven de 22 años, acusados de agredir sexualmente a una chica de 14 años, el fin de semana pasado durante una fiesta ilegal de cumpleaños.

Los hechos sucedieron en una nave industrial abandonada de la localidad madrileña de San Fernando de Henares. La menor de 14 años llamó a la Policía explicando que había sido agredida sexualmente.

La llamada se produjo a las 04.00 horas del domingo, aproximadamente, según informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los agentes acudieron al lugar, y encontraron que se estaba celebrando una fiesta ilegal de cumpleaños. Tras recabar varios testimonios, arrestaron al menor de edad y a un joven de 22, ambos de origen rumano.

Los detenidos están acusados de presuntos autores del abuso. El chico de 14 años fue puesto a disposición de la Fiscalía de Menores y quedó en libertad y el mayor de 22 años ingresó en prisión.

Durante la operación se han detenido a 44 personas y se han realizado 34 registros en Italia y España en los que se han intervenido 2744 kilos de hachís, 72.525 euros en metálico, 12 armas de fuego y 14 vehículos, entre otros efectos. La organización tenía previsto un plan de fuga de una prisión española para un cabecilla de la organización ‘Ndrangheta´.

Entre los arrestados hay un funcionario de prisiones que colaboraba con los narcotraficantes italianos que ya estaban en prisión. Se han realizado un total de 34 registros domiciliarios en España e Italia donde se han intervenido 2.744 kilogramos de hachís, 2,5 kilogramos de marihuana, 72.525 euros en metálico, 12 armas de fuego y 14 vehículos, entre otros efectos.

1.jpg

La investigación se inició en marzo de 2016 cuando los investigadores detectaron contactos en la provincia de Málaga entre ciudadanos italianos y los cabecillas del clan de los Castañas. La colaboración con la policía italiana determinó que se trataba de un conocido grupo criminal asentado en el país transalpino, los ‘Ndrangheta´ de Calabria.

La organización estaba dirigida por un miembro de la ‘Ndrangheta, con domicilio en Sotogrande (Cádiz), que ejercía de intermediario entre el suministrador de la droga y el resto de miembros de la organización en Italia.

El hachís era trasladado desde España hasta diferentes países de Europa, principalmente a Italia. La droga era escondida en el interior de camiones de empresas de transporte, en ocasiones entre mercancías perecederas y en otras entre mobiliario.

2.jpg

En junio de 2018, tras la huida de un miembro del clan de los Castañas del hospital de Algeciras, los agentes llevaron a cabo la primera fase de explotación de esta operación. Las primeras detenciones se produjeron en un hotel rural de Jimena de la Frontera (Cádiz) por el que pagaban más de 8.000 euros mensuales.

En una segunda fase del operativo, desarrollado el pasado mes de abril, los agentes procedieron a la detención de nueve personas en las localidades de Los Barrios, Algeciras, Guadiaro, Marbella, Torremolinos y Málaga, y de otras cuatro en Italia.

A los arrestados se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, y falsificación de documento público.

3.jpg

 

Publicado en Otras localidades

Entre las piezas arqueológicas recuperadas destacan por su importancia una escultura femenina de la época romana similar a las que se hallan en el Teatro Romano de Mérida y una punta de palmela de la época Prehistórica. El material arqueológico intervenido alcanzaría un valor superior a los 500.000 euros en el mercado negro aunque su valor histórico es incalculable según los peritos que han analizado las piezas.

c.jpg

En la operación se han detenido a 4 personas y se han investigado a otras 9 personas. En el marco del Plan para la Defensa del Patrimonio Histórico, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) en coordinación con la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga han desarrollado las operaciones denominadas “Colum” y ”Patred” donde se ha detenido a 4 personas y se han investigado a otras 9 más y se han intervenido más de 3.700 piezas arqueológicas en distintas localidades de Málaga, Córdoba y Tarragona.

El material recuperado abarca diferentes épocas como la Prehistoria, Íbera, Romana, Medieval y Visigoda, destacando por su valor, singularidad, y buen estado las siguientes piezas:

Escultura togada sedente femenina de la época romana, y con paralelo en el Teatro Romano de Mérida.
Contrapesa de prensa de aceite de la época Ibero-Romana.
Hacha plana de la Edad de Bronce.
Pieza de cobre arsenicado, punta de palmela, época Prehistórica/Calcolítico.
Piezas de telares de la época romana.
Hebilla visigoda, puntas de flechas romanas y visigodas.
Vasija funeraria romana.
Monedas de bronce y plata romanas.

b.jpg

En diciembre de 2016 se inició la operación “Colum” cuando se detectaron en la localidad de Ronda (Málaga) la presencia de varios restos arqueológicos arquitectónicos (fustes) de origen romano. Algunas de estas piezas, según los arqueólogos oficiales, eran similares a las que existían en la antigua ciudad romana de Acinipo (Ronda) en el siglo I d.C y otras situadas en la zona del término municipal de Cabra (Córdoba).
Continuando con las investigaciones, se pudo constatar que restos similares (columnas), habían sido adquiridos a varios anticuarios de la provincia de Málaga y estaban siendo utilizados como decoración ornamental en unos jardines de un establecimiento hotelero.

Fruto de la investigación realizada sobre esas transacciones se comprobó que los anticuarios habían confeccionado unos documentos fraudulentos de cesión y compraventa con el objetivo de enmascarar la ilegalidad de las piezas con las que se estaba traficando comercialmente, algo totalmente prohibido debido a la protección especial que tienen los restos arqueológicos, los cuales son considerados bienes de dominio público, siendo inalienables, imprescriptibles e inembargables, y por lo tanto careciendo de validez y efecto cualquier negocio jurídico.

Identificada la procedencia concreta de esas columnas se procedió a la entrada y registro del domicilio de unos anticuarios en la localidad de Antequera (Málaga), donde se intervinieron un total de 60 piezas (columnas, basas, bustos, etc.). También se realizaron inspecciones y registros en otros anticuarios de Antequera, Marbella, Estepona (Málaga), y Cabra (Córdoba) donde se intervinieron 2 piezas más.

Igualmente, se pudo constatar que uno de los anticuarios de Antequera tenía un pequeño museo que era completamente ilegal al carecer de la correspondiente autorización de la Administración de Cultura de la Junta de Andalucía, recuperando otras 42 piezas arqueológicas.

Paralelamente a estos hechos se inició la denominada operación “Patred” ya que los investigadores detectaron como existía un tráfico ilegal de material arqueológico a través de internet.

Fruto de esta investigación se ha podido intervenir 436 piezas (numismático, bisutería, etc.) en Torremolinos, 3.166 piezas (basas, numismático, bisutería, etc) en Lucena, 1 ánfora en Pizarra, y 1 ánfora en Tarragona.

El valor económico del total de las piezas recuperadas superarían los 500.000 euros en el mercado negro, si bien hay que destacar que el valor histórico es muy superior al económico, ya que cualquier dato de la distribución de los materiales durante la excavación es importante para poder realizar investigaciones del mismo y para ampliar conocimientos sobre sociedad, comercio, etc., de esa época.

Por ello, el valor de las piezas procedentes del expolio cuya extracción ha provocado la destrucción total o parcial del yacimiento, es superior al valor de mercado, puesto que ha podido destruir el contexto arqueológico en el que se localiza la pieza perdiendo de manera irremediable la información histórica que el yacimiento contenía.

Una vez intervenidas y recuperadas dichas piezas han sido trasladadas al Museo de Antequera para su custodia, conservación y peritaje, donde han podido ser analizadas en profundidad por un técnico de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

Los detenidos e investigados han sido puestos a disposición judicial por la supuesta comisión de los delitos de receptación de material arqueológico procedente de expolio y de tráfico ilegal de bienes arqueológicos pertenecientes al Patrimonio Histórico Español.

a.jpg

Publicado en Otras localidades

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas que estaban a punto de apoderarse de todo el patrimonio de una mujer de 84 años con trastorno cognitivo, logrando su confianza para aislarla de su familia y amigos con la intención de vender su casa y retirar todo su dinero.

Según ha informado Jefatura Superior de Policía de Madrid, los arrestados, tres hombres y una mujer, crearon un "entorno de falsa amistad" sobre la víctima aprovechándose de su estado mental.

La mujer, entre dinero en metálico y el valor de su vivienda, disponía de un patrimonio valorado en 300.000 euros y fue su entidad bancaria la que alertó de retiradas sospechosas de dinero en efectivo en un corto espacio de tiempo.

En el momento de la detención, los agentes se percataron que los arrestados tenían un poder notarial para lograr la adjudicación de la vivienda, denominado "poder ruinoso", situada en el barrio de Aluche para ponerla a su nombre con la intención de ponerla en venta.
Uno de los arrestados, de nacionalidad española y de 80 años, ha relatado a la Policía Nacional que conoció al hermano de la víctima de la apropiación indebida hace 20 años y los agentes sospecha que, en connivencia con el resto de detenidos, estableció un plan para apoderarse de su patrimonio por su estado mental. A dos de ellos se les impuso una orden de alejamiento sobre la víctima.

La investigación se inició a finales de marzo, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de ciertos movimientos inusuales en la cuenta bancaria de la anciana, pues había aumentado "considerablemente" los reintegros "muy por encima del promedio normal que venía realizando la mujer".

Varias averiguaciones permitieron comprobar que la mujer presentaba problemas cognitivos y que, tras ser "aislada" de su entorno familiar y social, fue ingresada en una residencia por los presuntos autores.

Éstos, posteriormente, la iban a recoger al centro para acudir a la entidad bancaria donde tenía los ahorros y realizar reintegros de dinero del que se apoderaban, comprobando que la suma superaba los 10.000 euros en efectivo.


En la detención, llevada a cabo el pasado jueves, descubrieron que los arrestados habían cambiado la cerradura de la vivienda de la víctima y habían conseguido ese poder notarial para adjudicarse el piso y poder venderlo. De hecho, en el momento de la detención se disponían a formalizar la escritura a su nombre.

En la operación se detuvo a cuatro personas -tres hombres y una mujer-, a los que les fueron intervenidas una cartilla bancaria de la víctima, dinero en efectivo, así como escrituras de autotutela sobre la mujer y una fotocopia de su documento nacional de identidad.
Finalmente fueron puestos a disposición de la autoridad judicial, quien decretó una orden de alejamiento de dos de los presuntos autores sobre la víctima y revocó los poderes notariales que habían obtenido.

Dos de los arrestados son de nacionalidad española y de 60 y 80 años respectivamente. También se procedió a la detención de un varón argentino de 56 años y una mujer de nacionalidad alemana de 38 años.

Publicado en Otras localidades

Presuntamente, los cuatro detenidos forman parte de una organización de narcotraficantes que introducían la droga vía marítima, a través de embarcaciones que hacían escala en Huelva. Desde allí era trasladada por carretera hasta Madrid, lugar donde era recepcionada por los miembros encargados de su distribución.

La cocaína viajaba en “caletas” fabricadas en el interior de vehículos para su ocultación. Entre los detenidos se encuentra el líder de la organización quien viajó expresamente desde Colombia para supervisar el trasvase de la droga.

https://www.policia.es/videos/images/i_20190416_1.jpg

El estupefaciente fue transportado desde Huelva hasta la capital madrileña en vehículos “caleteados” –con compartimentos preparados para su ocultación-, siendo el aparcamiento de la estación el lugar donde se realizaría el traspaso.

Entre los arrestados se encuentra el líder de la organización, quien se desplazó desde Colombia para supervisar personalmente la operación alojándose en un hotel próximo a la estación.

Agentes de la Policía Nacional han abortado el pase de unos 150 kilos de cocaína que se iba a realizar en la madrileña estación de Atocha. Presuntamente, los cuatro detenidos forman parte de una organización de narcotraficantes que introducían la droga vía marítima, a través de embarcaciones que hacían escala en Huelva. Desde allí era trasladada por carretera hasta Madrid, lugar donde era recepcionada por los miembros encargados de su distribución. La cocaína viajaba en “caletas” fabricadas en el interior de vehículos para su ocultación. 

Tras varias gestiones, los agentes comprobaron que la red investigada había enviado un cargamento de cocaína oculta en un habitáculo del casco de un barco portacontenedores que navegaba regularmente desde Colombia hasta Europa, realizando parada en Huelva. Era tal su grado de profesionalidad, que para la extracción de la droga contaban con buzos especializados a su servicio.

Una vez que el estupefaciente se encontraba en España, era transportado hasta Madrid para su traspaso a los miembros del grupo encargados de la distribución. El traslado se realizaba en vehículos con “caleta” o huecos estancos fabricados en el interior para ocultar la droga.

Los investigadores detectaron que el pase de la droga se iba a realizar en las inmediaciones de Atocha, por lo que se estableció el correspondiente dispositivo operativo en la zona detectando al líder de la red, quien se había desplazado expresamente desde Colombia para supervisar los pormenores de la intervención alojándose en un hotel de las inmediaciones.

Los agentes comprobaron que el principal investigado entregaba las llaves de un vehículo a otro individuo quien, presuntamente, se encargaría de su recogida y posterior ocultación. Dos horas más tarde, otra persona distinta se acercaba hasta el aparcamiento de la estación para recoger el turismo y emprender la marcha, momento en el que los agentes le interceptaron y arrestaron. A continuación eran detenidos los otros integrantes que se encontraban en la zona.

Tras inspeccionar el vehículo, los policías detectaron un compartimento expresamente elaborado y preparado para el transporte de la droga que ocultaba 58 paquetes de cocaína, localizando además otro turismo con 77 paquetes más en las inmediaciones.

En total se han aprehendido 135 paquetes de cocaína que contenían unos 150 kilos de cocaína así como unos 2500 euros destinados a pagar una parte del transporte.

Publicado en Otras localidades