"Seres Modélicos. Entre la naturaleza y el laboratorio"

"Seres Modélicos. Entre la naturaleza y el laboratorio"

La exposición "Seres modélicos. Entre la naturaleza y el laboratorio" explica la investigación desarrollada con siete organismos modelo y como llegaron a ser ‘estrellas’ de la ciencia.

¿Qué tienen en común un ratón, una mosca y una bacteria?, en principio pueden parecer organismos poco vistosos, incluso molestos, pero lo cierto es que gracias a ellos se conoce mucho mejor cómo funcionan los seres vivos y además ayudan a desarrollar investigaciones muy relevantes, como el estudio del desarrollo embrionario y del sistema nervioso, el conocimiento de las causas del envejecimiento, o la formación de tumores.

La exposición tiene como protagonistas siete especies entre las más utilizadas por la comunidad científica como modelos de los seres vivos: una bacteria del intestino humano, la levadura de la cerveza, un gusano minúsculo, una planta considerada como mala hierba, un pez de acuario, la mosca de la fruta y el ratón de campo.

Todos tienen un ciclo de vida corto y son abundantes, dos de las características que los han llevado a tener vidas paralelas entre su hábitat natural y los centros de investigación.

Detrás de cada una hay una gran historia, llena de curiosidades y de hitos científicos, y esta muestra trata de resumirla contando cómo y dónde viven, cómo y cuándo llegaron a ser objeto de estudio en los laboratorios y qué investigaciones se desarrollan en la actualidad con su ayuda.

La exposición estará hasta el 18 de marzo en la Casa de la Cultura del municipio madrileño.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Rutas por la Naturaleza en Alcalá de Henares

    Desde el 14 de marzo y hasta el 14 de junio se realizarán rutas por el río Henares, los Cerros, Descansaderos, Lagunas, Rutas Verdes Saludables y Ruta de la Cigüeñas

    El próximo sábado 14 de marzo dará comienzo un nuevo programa de rutas guiadas por la naturaleza en Alcalá de Henares, que se iniciará con la Ruta de las Cigüeñas. Hasta el próximo 14 de junio se realizarán un total de 25 rutas, en las que se podrá conocer el patrimonio natural de la ciudad: fauna, zona de especial conservación (río Henares), flora, zonas ZEPA (estepas cerealistas), infraestructura verde, o Ruta de las Cigüeñas, entre otras.

    El Ayuntamiento de Alcalá de Henares apuesta claramente por promocionar el conocimiento de los valores naturales del municipio y los beneficios que tienen en la calidad de vida. Sensibilizar sobre la importancia de contribuir a su conservación y mejora es un objetivo básico para alcanzar como sociedad los Objetivos de Desarrollo 2030 que plantea Naciones Unidas, en los que se reconoce la importancia de abordar a la vez la lucha contra la pobreza, el cuidado del planeta y la disminución de las desigualdades.

  • Un laboratorio de mutantes, escenario del XI Pasaje del Terror de Orusco de Tajuña

    La Asociación Cultural El Peral organiza, desde 2007, uno de los pasajes con más visitantes del sureste madrileño, el Centro Cultural de la localidad se convierte en el epicentro de una epidemia los días 31 de octubre, 2, 3 y 4 de noviembre.

    “Año 2018, la seguridad del laboratorio de experimentación secreto de Orusco de Tajuña se ha visto vulnerada. Un virus que provoca mutaciones en todos aquellos seres que tengan contacto con él ha sido liberado por un doctor en uno de sus ataques de locura”. Con esta apocalíptica narración se presenta el XI Pasaje del Terror de la localidad madrileña que, durante los  31 de octubre, 2, 3 y 4 de noviembre, convertirá el Centro Cultural del municipio en un laboratorio de mutantes.

    Sólo los más valientes se atreverán a entrar en el laboratorio para encontrar un antídoto contra un virus que ya ha hecho estragos en el interior del centro. Una aventura a lo largo de un laberinto de un centenar de metros en el que los visitantes irán descubriendo los horrores de una epidemia que afecta a humanos y animales.

    Científicos locos, malformaciones, mutantes y mucho trabajo para recrear uno de los pasajes del terror más concurridos del sureste madrileño, por el que, sólo en la pasada edición, pasaron más de 600 personas dispuestas a disfrutar del terror.

    Detrás de este pasaje está un equipo de 30 personas de la Asociación Cultural ‘El Peral’: Montadores, electricistas, maquilladores, diseñadores de escenografía, taquilleros y actores que dan vida a este laboratorio de mutantes.

    “En esta edición hemos apostado por la tecnología para hacer del pasaje algo sorprendente”, explican desde la organización. Pese a ello, el laberinto, que se renueva totalmente cada año, supone un desafío por su construcción artesanal que se prolonga durante varios días y que incluye trampas y pasillos con recovecos no aptos para claustrofóbicos.

    Desde las 21 horas, los más atrevidos podrán recorrer el Pasaje del Terror. Además, al finalizar cada sesión, habrá una discoteca para los jóvenes. Una alternativa de ocio que también ha pensado en los más pequeños. Ellos serán los protagonistas, el domingo 4 de noviembre, cuando el Pasaje encienda sus luces y muestre su cara más amable a los niños. Sólo los más valientes se atreverán a arriesgar su vida para salvar la Humanidad.

  • Desmantelados dos laboratorios de cocaína en Nuevo Baztán y Pinto

    La Policía Nacional ha detenido a nueve presuntos miembros de un grupo de narcotraficantes y se ha incautado de 745 kilos de cocaína, y una parte (355 kilos) viajó desde Panamá hasta Lisboa oculta en piñas en un cargamento de una empresa de importación de fruta usada como tapadera.

    Durante la operación han sido desmantelados dos laboratorios ubicados en las localidades madrileñas de Pinto y Nuevo Baztán, donde se manipulaba el estupefaciente.

    Este cuerpo policial ha informado este jueves en un comunicado que la organización adquiría la cocaína y la almacenaba en una vivienda de seguridad en Terrassa (Barcelona) donde permanecía por un breve período de tiempo hasta que era transportada a los laboratorios de Madrid, donde era procesada y distribuida.

    Entre los detenidos hay dos hermanos de nacionalidad colombiana que lideraban el grupo, que se da por desarticulado, y uno de ellos era el encargado de realizar estos viajes a Madrid por carretera cada quince o veinte días con la droga.

    En el marco de esta actuación se han realizado seis registros en los que se han intervenido más de 400.000 euros, dos prensas hidráulicas, diversas básculas de precisión, tres envasadoras y diversa documentación relacionada con la actividad ilícita.

    La investigación se inició a principios de abril cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización, integrada mayoritariamente por ciudadanos colombianos y liderada por dos hermanos, dedicada al tráfico de cocaína.

    El avance de las gestiones policiales llevó a la localización de varios domicilios en Madrid capital que eran utilizados como laboratorios clandestinos y "ventanillas" de distribución en los que residían los miembros de la organización.

    A finales de noviembre, los investigadores tuvieron constancia de que los narcotraficantes iban a realizar un nuevo viaje para la compra de droga, por lo que prepararon un dispositivo para la interceptación del vehículo que regresaba de Barcelona.

    Tras la inspección del automóvil los agentes hallaron 40 paquetes de cocaína, de forma cilíndrica y de un kilogramo cada uno, ocultos en un habitáculo bajo la rueda de repuesto y detuvieron al conductor.

    A raíz de este operativo se realizaron seis registros en los domicilios utilizados por los miembros de la banda, en la provincia de Madrid y en Terrassa y se localizaron 350 kilos de cocaína almacenada en varias maletas en una furgoneta aparcada en el garaje del inmueble de Terrassa.

    En esta vivienda se detuvo también a cuatro individuos, tres de ellos de origen colombiano y otro venezolano, y se intervino diversa documentación relacionada con empresas de importación de fruta que podrían formar parte del entramado empresarial utilizado para la importación de la cocaína a España.

    Una vez analizada esta documentación, los investigadores comprobaron que el estupefaciente podía entrar en la Península a través de una empresa de importación de fruta que era utilizada como "tapadera", y que transportaba cargamentos de piñas por vía marítima desde Panamá con destino al puerto de Lisboa.

    Los agentes solicitaron la colaboración de la policía portuguesa para interceptar nuevos envíos y revisaron dos cargamentos de fruta que llegaron al puerto lisboeta con cinco días de diferencia: en total, los investigadores localizaron 355 kilos de cocaína en el interior de piñas que previamente habían sido vaciadas y rellenadas con cocaína envasada en cilindros recubiertos con cera amarillenta.