Han sido detenidos siete integrantes de la organización, incluidos sus responsables, y se han practicado 3 registros en España y en Francia. La organización criminal defraudó un total de 4,5 millones de euros con fraudes al IVA y estafas en contratos de leasing de vehículos. Los líderes de la organización, que operaban desde territorio galo, habían trasladado su base de operaciones a la costa tarraconense para evitar la acción de la justicia francesa. Para el fraude habían creado más de 150 mercantiles ficticias que operaban con documentación falsa en Francia, España y Bélgica.

En el marco de la operación ACUARIOS, desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil, la Gendarmería Francesa y el Servicio Nacional de Aduanas Galo, se ha desarticulado una organización criminal internacional dedicada al fraude fiscal a través de la compraventa simulada de vehículos, la venta ilegal a terceras personas de vehículos adquiridos mediante leasing y la simulación de contratos para realizar el fraude del carrusel del IVA.

La operación desarrollada de manera simultánea en Francia y España se ha saldado con la detención de 7 integrantes de la organización, 3 en España y 4 en Francia, realizando 3 registros en domicilios y mercantiles en dos localidades de la costa Tarraconense. En total se ha intervenido 40.500 euros en metálico, 9 vehículos de alta gama, material informático, más de 75 dispositivos móviles y 11 dispositivos informáticos, así como abundante documentación relacionada con la operación.

La investigación se inició en el año 2019 en Francia, a raíz de la detección en dicho país de varias operaciones mercantiles sospechosas, por parte de empresas de reciente creación. Tras iniciar las primeras indagaciones, los investigadores franceses pudieron comprobar que las facturas se encontraban falsificadas, bien en la emisión de las mismas, o bien respecto a la empresa que presuntamente las emitía.

Las primeras indagaciones, permitieron a los investigadores detectar vinculaciones entre varias empresas que realizaban una operativa similar, poseyendo las mismas diversos elementos en común, tanto a través de los administradores de éstas como por los elementos financieros necesarios para desarrollar la actividad. Asimismo, se detectó la vinculación de las mercantiles a dos individuos residentes en dicho país, los cuales ya eran conocidos por los investigadores al poseer antecedentes policiales anteriores por hechos similares.

Esta primera investigación puso de relieve que paralelamente al fraude fiscal, se habían creado múltiples mercantiles ficticias administradas por testaferros, para realizar estafas mediante el alquiler de vehículos. De esta manera, mediante un contrato de alquiler a largo plazo, se hacían con diferentes vehículos de la flota de alquiler, que luego vendían como si fuesen los propietarios legítimos y sin pagar el alquiler adeudado a la empresa suministradora.

 

Tras estas primeras indagaciones fue abierta una causa judicial en territorio galo, en la que se investigaban delitos de estafa cometidos por banda organizada, defraudación de IVA, falsedad documental, abuso de activos corporativos y blanqueo de capitales. En la misma, se vinculaban un total de 66 empresas establecidas por parte de los principales investigados, habiendo detectado en dicho momento una cuantía de casi 340.000 euros defraudados a través de las mismas.

Sin embargo a mediados del pasado año, cuando la Gendarmería pretendía explotar la información lograda en la investigación para iniciar las diligencias acordadas por la autoridad judicial, tuvieron conocimiento que los líderes de la organización investigada habían abandonado el país galo precipitadamente, y que su destino podría ser la Costa Dorada en España.

Por ello, tras recibirse una solicitud de cooperación policial, la Guardia Civil de Tarragona inició una investigación al objeto de localizar a las personas relacionadas en la investigación, ubicándolas en diversas localidades de la provincia. Tras diversos meses de investigación la Guardia Civil pudo detectar que se había establecido una "base de operaciones" en la provincia de Tarragona, habiendo adquirido los investigados toda la logística necesaria para desarrollar sus actividades ilícitas desde España.

Esta logística comprendía inmuebles para residir y otros de seguridad adquiridos para los colaboradores que se encontraban en Francia, de tal forma que, cuando acudieran a nuestro país, pudieran mantener reuniones con los investigados en un alojamiento distinto al de su residencia. Asimismo, adquirieron vehículos para desplazarse y numerosos terminales telefónicos e informáticos para continuar con el desarrollo de la actividad ilícita desde nuestro país.

Toda la información obtenida por parte de los investigadores de la Guardia Civil fue remitida a los investigadores franceses, constituyendo un Equipo Conjunto de Investigación integrado por Guardia Civil, Gendarmería Francesa y el Servicio Nacional de Aduanas de Francia, encaminado a integrar toda la información obtenida, elaborar la misma y plasmarla en las diligencias judiciales oportunas. Tras este proceso de investigación con junta se localizaron 150 mercantiles, cuantificando el fraude de IVA cometido a través de las mismas en un total de 1,5 millones de euros, así como 2,9 millones a través de la estafa cometida con contratos de leasing con 100 vehículos implicados.

A finales del mes de mayo se realizaron registros simultáneos en España y en Francia con el objetivo de desarticular la organización criminal investigada.

Durante la práctica de la entrada de uno de los domicilios realizados en la provincia de Tarragona, uno de los investigados, quien resultaba ser el líder de la organización, trató de huir saltando al jardín de la vivienda contigua, siendo interceptado y reducido rápidamente gracias al cerco policial que se había establecido previamente. El detenido, de nacionalidad libanesa, trataba de escapar con una gran cantidad de dinero, de la que resultó ser la base de operaciones de la Organización Criminal.

Durante los registros efectuados en España se hallaron 55 terminales móviles, 4 ordenadores portátiles y una enorme cantidad de contratos de leasing de vehículos, indicios que avalaban la investigación previa del equipo conjunto franco-español. En total, entre las actuaciones efectuadas en ambos países se han interviniendo 40.500 euros en metálico, 9 vehículos de alta gama, material informático, más de 75 dispositivos móviles y 11 dispositivos informáticos y abundante documentación relacionada con la defraudación de 4,5 millones de Euros.

Los tres detenidos en España, tras ser presentados en la Audiencia Nacional, fueron ingresados en prisión pendientes de su extradición a Francia, donde serán puestos a disposición de la justicia francesa por los delitos cometidos. Con respecto a los cuatro detenidos de los registros en Francia, les fue solicitada la prisión provisional por el juzgado que entiende de la causa.

Publicado en Otras localidades

El contenedor, que tenía destino Valencia, fue inspeccionado en el Puerto de Las Palmas, lugar donde se intervino la droga. Tres personas relacionadas con los hechos fueron detenidas en el puerto de Valencia.

La Guardia Civil, en una operación conjunta con la Policía Nacional y la Agencia Tributaria, han intervenido 450 kilogramos de cocaína ocultos en un contenedor que estaba en tránsito desde Brasil a España, siendo su primer punto de entrada en España el puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

Las investigaciones se iniciaron cuando, por los canales habituales de cooperación aduanera y policial internacional, se recibió información de la posible contaminación con sustancia estupefaciente, presumiblemente cocaína, de un contenedor con destino Valencia.

A tales efectos se constituyó un equipo conjunto de investigadores compuesto por Guardia Civil, funcionarios de la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. Este equipo realizó las actuaciones operativas que determinaron la aprehensión de 450 kilogramos de cocaína en el Puerto de Las Palmas, iniciando las investigaciones procedentes en relación a los receptores de la droga. Estas gestiones permitieron determinar que se trataba de tres personas de nacionalidad española residentes en Valencia y que trabajaban en su puerto.

Un dispositivo operativo de vigilancia en el Puerto de Valencia realizado por unidades homólogas a las del Puerto de Las Palmas concluyó con la detención de las tres personas que intentaban recuperar la droga cinco días después de que el contenedor entrase en España.

camion_cocaina.jpg

 

 

Publicado en Otras localidades

Los presuntos autores fueron sorprendidos mientras almacenaban el material. En la entrada y registro se incautaron más de 45 cajas con multitud de productos cosméticos. La mercancía había sido sustraída de una empresa localizada en la localidad de Valdemoro en Madrid.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres individuos por sustraer productos cosméticos valorados en 50.000 euros. Los presuntos autores fueron sorprendidos por agentes de seguridad ciudadana mientras almacenaban el material sustraído en un domicilio de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Durante la entrada y registro se intervinieron más de 45 cajas repletas de diversos productos preparados para su introducción en el mercado negro. Dicha mercancía había sido sustraída de una empresa localizada en Valdemoro (Madrid). Llevándose la tarjeta de memoria del sistema de cámaras de seguridad usada en parte o en su integridad sin necesidad de citar fuentes.

La investigación se inició a finales del pasado mes de abril en la localidad de Valdemoro cuando se produjo un robo con fuerza en una nave de una empresa de cosméticos. Los autores sustrajeron numerosas cajas con mercancía cosmética además de la tarjeta de memoria del sistema de seguridad instalada en el interior, para evitar así la acción policial.

Sorprendidos mientras almacenaban el material sustraído. El pasado domingo 9 de mayo, los agentes pertenecientes a la brigada local de seguridad ciudadana, sorprendieron a varias personas trasladando al interior de un domicilio numerosas cajas rotuladas con el logotipo de una misma empresa.

Los agentes identificaron a tres individos y constataron la coincidencia con la denuncia interpuesta por el comercio localizad o en Valdemoro y el material encontrado. Las tres personas fueron detenidas y puestas a disposición de la autoridad judicial.

Publicado en Torrejón de Ardoz

Cuatro personas han sido detenidas por conformar un grupo criminal que distribuía droga hasta el norte peninsular escondida en habitáculos realizados para este efecto en el interior de vehículo.

La “cocina” intervenida se encontraba en el trastero de la vivienda de uno de los investigados, donde los agentes hallaron productos químicos para la adulteración de la droga, una prensa hidráulica, sellos, planchas metálicas y una pequeña cantidad de cocaína.

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en la localidad madrileña de Parla un centro de adulteración y corte de cocaína, desde donde se distribuía, presuntamente, hasta diferentes comunidades autónomas.

Cuatro personas han sido detenidas como miembros de una organización criminal, a quienes se les ha intervenido, además, un arma corta de fuego cargada y preparada para disparar.

madrid_cocaina_policia.png

Las investigaciones policiales comenzaron a finales del verano de 2020 sobre dos hermanos de origen dominicano que residían en Parla, quienes, según las indagaciones, se estarían dedicando al tráfico de esta sustancia estupefaciente. Disponían de varios vehículos con habitáculos ocultos realizados expresamente para ocultar la droga durante su transporte desde Madrid al norte peninsular, principalmente a las provincias de Asturias y León.

El avance de las investigaciones permitió comprobar que, con el objetivo de asegurar el éxito de dichos transportes por carretera, hacían uso de “vehículos lanzadera”, al efecto de detectar eventuales controles policiales y, así, poder eludirlos. Este sistema de seguridad es muy frecuentemente utilizado por los grupos y organizaciones criminales que se dedican al tráfico de sustancias estupefacientes por carretera. Por otra parte, los agentes sospecharon que uno de los hermanos podía haber adquirido diversas sustancias químicas que son habitualmente utilizadas para la adulteración del clorhidrato de cocaína.

En los siguientes meses, los agentes concretaron la actividad que los investigados desarrollaban y se procedió a la identificación de otros implicados que formaban, con ellos, el grupo criminal. Se ubicaron diversos emplazamientos de interés para la investigación como el domicilio de la madre de los hermanos investigados, punto que utilizaban para la distribución de la cocaína a pequeña escala.

Durante uno de los traslados, los agentes interceptaron un vehículo en León. Tras una inspección exhaustiva, se pudo comprobar que el vehículo contaba con un habitáculo oculto en el respaldo de los asientos traseros, que contaba con un sistema de apertura muy discreto. Tras lograr abrirlo, encontraron en su interior dos paquetes que contenían unos 800 gramos de cocaína, procediéndose a la detención del conductor, un individuo madrileño afincado en Parla.

Con estas evidencias se llevó a cabo la explotación de la investigación, procediéndose al desmantelamiento de un centro para la adulteración y el procesamiento de clorhidrato de cocaína, más comúnmente conocido como “cocina”. Estas instalaciones se encontraban en el trastero de la vivienda de uno de los investigados. En dicha “cocina” se encontraron diversos productos químicos para la adulteración de la droga, una prensa hidráulica para la compactación del estupefaciente adulterado, sellos y planchas metálicas y una pequeña cantidad de cocaína.

Igualmente, en la vivienda de otro de los investigados, que servía como punto de venta de estupefaciente para consumidores finales y otros traficantes a pequeña escala, se halló un arma corta de fuego alimentada y en disposición de disparar. Se encontraba en el interior de su dormitorio y próximo a su cama, con otros tres cartuchos en su cargador. Además, se intervino casi un kilogramo de cocaína en diferentes presentaciones y diversos útiles como básculas de precisión y recortes de plástico para preparar las dosis que distribuían desde esa vivienda.

En total, a esta organización se les ha intervenido dos vehículos, una pistola, 1.800 gramos de cocaína, líquidos para adulteración de sustancia estupefaciente, 1.600 euros en efectivo, cuatro básculas de pesaje de diversos tamaños, prensa hidráulica, diverso utillaje y 15 teléfonos móviles.

Publicado en Otras localidades

La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido hace unas semanas a cinco personas implicadas en el robo de varios establecimientos de telefonía en diversas localidades, entre ellos, en dos de Torrejón de Ardoz. Las detenciones se llevaron a cabo en Torrijos (Toledo) y tres de los implicados eran menores.

Los delincuentes usaban la violencia y la intimidación en sus actos delictivos y llegaron a sustraer más de 30 terminales móviles por un valor superior a los 17.000 euros en el mercado. Dos de sus robos los cometieron en dos tiendas de Torrejón de Ardoz en los que se llevaron 19 teléfonos de alta gama valorados en unos 12.000 euros.

Las detenciones se produjeron cuando los agentes de la Guardia Civil fueron alertados por la actitud sospechosa de unos individuos que estaban dentro de un coche junto a una tienda de telefonía móvil en Torrijos. Cuando llegó al lugar el indicativo policial y les pidieron la identificación, éstos aportaron datos falsos en un primer momento, aunque, finalmente, los agentes consiguieron averiguar su verdadera identidad y comprobaron que todos ellos tenían antecedentes a nivel internacional.

“Quiero felicitar a los agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil por la detención de estos delincuentes que habían venido a Torrejón de Ardoz a cometer delitos, ya que ahora nuestros comerciantes podrán estar más tranquilos”, señaló el alcalde, Ignacio Vázquez.

“La colaboración entre los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es fundamental para mejorar la seguridad, por eso, desde el Ayuntamiento y la Concejalía de Seguridad, siempre nos ponemos a disposición de Policía Nacional y Guardia Civil y les apoyamos en sus investigaciones con nuestros agentes de Policía Local y con nuestros sistemas tecnológicos, como los lectores de matrículas que existen en las entradas a la ciudad o la red de cámaras de tráfico y videovigilancia distribuidas por todo el término municipal”, destacó el concejal de Seguridad y Protección Civil, Juan José Crespo.

Publicado en Torrejón de Ardoz

La investigación ha finalizado con 21 personas detenidas y 16 registros domiciliarios en Algeciras, Los Barrios y Estepona; asimismo, se han recuperado 4 vehículos sustraídos, 40.000 cajetillas de tabaco de contrabando, 1.000 litros de gasolina y más de 18.000 euros.

La organización introducía en nuestras costas grandes cantidades de hachís, procedente de Marruecos, mediante “narcolanchas”; posteriormente lo transportaban en vehículos de alta gama hasta lugares seguros o “guarderías” para, finalmente, distribuirla por todo el territorio nacional hacia otros países europeos.

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Guardia Civil, han desarticulado una de las principales organizaciones de tráfico de hachís que operaba en el Campo de Gibraltar.

La investigación ha finalizado con 21 personas detenidas y 16 registros domiciliarios en Algeciras (Cádiz), Los Barrios (Cádiz) y Estepona (Málaga). Asimismo, se han recuperado 4 vehículos sustraídos, 40.000 cajetillas de tabaco de contrabando, 1.000 litros de gasolina, un dron con cámara térmica y más de 18.000 euros. La organización introducía en nuestras costas grandes cantidades de hachís, procedente de Marruecos, mediante “narcolanchas”; posteriormente lo transportaban en vehículos de alta gama hasta lugares seguros o “guarderías” para, finalmente, distribuirla por todo el territorio nacional hacia otros países europeos.

La investigación policial se inició el pasado mes de septiembre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una importante organización criminal presuntamente dedicada a la introducir grandes cantidades de hachís desde Marruecos hasta las costas españolas mediante “narcolanchas”. Una vez en nuestro país, transportaban la droga en vehículos de alta gama -previamente sustraídos por la organización- desde la costa hasta lugares seguros, conocidos como “guarderías”, para posteriormente distribuirla por el resto del territorio nacional hacia otros países europeos.

Los investigadores constataron que al frente de esta organización se encontraba un viejo conocido de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, apodado “el Nimo”. Concretamente, se trataba del lugarteniente de un narcotraficante huido de la Justicia y conocido como “el Messi”. Finalmente, los agentes le han detenido a él y a sus más estrechos colaboradores; se les imputa la introducción de grandes cantidades de hachís intervenido en los últimos meses.

Además, durante las semanas previas a la fase de explotación de la operación, los agentes detuvieron a 17 miembros de la organización e intervinieron más de 6 toneladas de hachís. Asimismo, recuperaron 9 vehículos sustraídos que, presuntamente, eran utilizados para el transporte de la droga, así como 8.500 cajetillas de tabaco y 700 litros de gasolina que servían para abastecer a las “narcolanchas”.

Publicado en Otras localidades

Las detenciones se llevaron a cabo en Madrid y Torrejón de Ardoz. Cuatro personas han sido detenidas tras una investigación iniciada con un robo cometido en Salamanca en el que consiguieron apropiarse de 150.000 euros.

El avance de la investigación desveló que tenían una estrecha relación con conocidos delincuentes especializados en robos con fuerza por el método del butrón y en el uso del soplete de oxicorte y lanzas térmicas.

En los cuatro registros realizados se han intervenido diversos efectos así como siete vehículos, algunos de ellos utilizados en los robos investigados.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal itinerante dedicada, presuntamente, al robo con fuerza en oficinas de diferentes empresas de Castilla y León.

Cuatro personas han sido detenidas tras cuatro registros domiciliarios llevados a cabo en Madrid y Torrejón de Ardoz, acusadas de pertenencia a grupo criminal organizado, delito contra la salud pública y cometer cinco robos con fuerza en Béjar, Salamanca, León y Zamora.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de octubre, tras cometerse un robo con fuerza en unas oficinas de Salamanca, en donde los autores sustrajeron 150.000 euros en efectivo de una caja fuerte que violentaron con un soplete de oxicorte. Las gestiones policiales permitieron identificar a los cuatro presuntos autores del robo, residentes en Madrid y Torrejón y con muy pocos antecedentes a pesar de haber ejecutado a la perfección el robo.

El avance de la investigación permitió comprobar que tenían una estrecha relación con conocidos delincuentes especializados en robos con fuerza por el método del butrón y en el uso del soplete de oxicorte y lanzas térmicas. Los agentes concluyeron que los detenidos llevaban tiempo cometiendo hechos de este tipo, para lo cual habían aprendido de personas con amplia experiencia delictiva, manteniéndose en el anonimato y siendo desconocidos para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad hasta la presente investigación.

Llevaban un alto nivel de vida, sin ingresos que justificasen lujos como el uso de vehículos de alta gama, el gasto desmesurado en ocio, ropa de marca, viviendas tipo chalet y viajes, entre otros.

Además del robo inicial en Salamanca, y a pesar de las restricciones de movilidad debidas a la situación de pandemia, el grupo investigado cometió en los últimos meses otros cuatro robos con fuerza en oficinas de distintos puntos de Castilla y León, todos ellos con el mismo modus operandi. En uno de ellos, llevado a cabo en Zamora el pasado mes de febrero, sustrajeron 42.000 euros en efectivo, además de joyas.

Durante los cuatro registros domiciliarios practicados en Madrid y Torrejón de Ardoz, los agentes intervinieron diversos efectos de interés para la investigación, además de siete vehículos, algunos de los cuales fueron utilizados en los robos con fuerza investigados.

Publicado en Torrejón de Ardoz

Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido en Torrejón de Ardoz a 7 personas, tres de ellos menores, todos ellos pertenecientes a la banda latina “Forty Two”.

Acusados de delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión y detención ilegal. Al parecer, inducían a los menores captados a abandonar su domicilio familiar y les obligaban a financiar sus actividades por medio de robos y venta de estupefacientes.

La operación, desarrollada por la Brigada Local de Información de la Comisaría de Policía Nacional de Torrejón de Ardoz y el Grupo de Información de la Comandancia de Guadalajara, se inició tras la desaparición de varias menores de edad en la localidad de Azuqueca de Henares.

Tras las pesquisas efectuadas, se logró determinar que dichas desapariciones estaban vinculadas a la actividad de captación de nuevos miembros que llevaban a cabo los responsables de la banda latina "Forty Two", que residían en Torrejón de Ardoz.

Los jóvenes eran sometidos a un ritual de iniciación en el que se les obligaba a abandonar su domicilio ya que les aseguraban que la banda funcionaría como una familia para ellos. En estos rituales, los aspirantes debían soportar agresiones físicas y, además, se les exigía el pago de una cuota y la asistencia a reuniones semanales. Para poder financiar las actividades de la banda, utilizaban a los menores forzándoles a cometer pequeños robos y a vender sustancias estupefacientes.

Publicado en Torrejón de Ardoz

Cuatro personas han sido detenidas en Burgos cuando acababan de actuar en una tienda de un centro comercial, donde se habían de 77 terminales móviles de alta gama y seis tabletas.

Se les imputan 24 hechos delictivos similares cometidos en las provincias de Albacete, Almería, Burgos, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Huesca, La Rioja, Málaga, Murcia, Navarra y Zaragoza.

Contaban con gran capacidad para desplazarse por todo el territorio nacional y para actuar a un ritmo frenético, como lo demuestra el hecho de que la noche anterior cometieran otro robo con fuerza en Albacete.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de aluniceros al detener, in fraganti, a cuatro personas que acababan de violentar, presuntamente, una tienda de telefonía en el interior de un centro comercial de Burgos, en donde se apoderaron de 77 terminales móviles de alta gama y seis tabletas. Los detenidos viajaban a bordo del mismo vehículo que habían utilizado durante la madrugada anterior para cometer un robo con fuerza similar en la ciudad de Albacete, lo que demuestra la gran capacidad de desplazamiento por todo el territorio nacional de esta organización. Hasta el momento, se le ha podido imputar un total de 24 robos con fuerza mediante alunizaje y 19 sustracciones de vehículos.

Las investigaciones, que se prolongaron durante meses, se iniciaron cuando los agentes se percataron de la existencia de un grupo criminal especializado en robos con fuerza en establecimientos de telefonía, ubicados tanto en centros comerciales como en la vía pública, y repartidos por todo el territorio nacional. Las informaciones recabadas por la Policía Nacional pudieron constatar el ritmo frenético de esta organización, así como los daños ocasionados en cada una de sus ejecuciones.

Sus intervenciones delictivas presentaban un patrón común, que consistía en fracturar los acristalamientos o persianas de los establecimientos mediante el uso directo de vehículos o de mazas y picos. Obtenían, de esta manera, cuantiosos beneficios de manera rápida y sencilla.

Para la ejecución de estos hechos ilícitos, utilizaban vehículos robados de gama media, los cuales eran utilizados como ariete. Para la huida, sin embargo, utilizaban turismos de gran cilindrada y de mayor volumen, también sustraídos, los cuales aparecían posteriormente rociados en su totalidad con extintores, consiguiendo de esta manera borrar los vestigios biológicos que pudieran ser hallados en la inspección ocular técnico policial. Estos vehículos portaban matrículas sustraídas que, en ocasiones, iban sobre la placa original del vehículo.

La organización, altamente especializada en este tipo de delitos, realizaba labores previas de captación de información de los lugares donde iban a cometer el robo, analizaban los vehículos a utilizar y llevaban a cabo la sustracción de los mismos. De manera previa a la intervención que provocó el arresto de los cuatro miembros de la organización en Burgos, ya habían llevado a cabo otro hecho similar en la misma ciudad tan solo 20 días antes. En esa ocasión, en apenas un minuto y medio se apoderaron de 122 teléfonos de gama alta valorados en más de 82.000 euros.

Los detenidos, junto a las diligencias tramitadas, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Burgos, el cual ha decretado el ingreso en prisión de tres de los cuatro detenidos, quedando en libertad el único que carecía de antecedentes. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas imputaciones y detenciones.

Publicado en Otras localidades

También se identificó a dos menores como presuntos responsables de daños en varios coches en la zona de Fresnos. Todos los detenidos fueron puestos a disposición judicial.

La Policía Local de Torrejón de Ardoz ha detenido en los últimos meses de seis individuos, dos de ellos por intento de robo de dos vehículos y otros cuatro por sustracciones en el interior de coches aparcados a los que causaron daños en las ventanillas, rompiéndolas para acceder al interior. Además, gracias a la colaboración ciudadana también se identificó a dos menores como presuntos responsables de daños de varios coches.

En una de las actuaciones, los agentes que estaban realizando las labores habituales de vigilancia preventiva por las calles de la ciudad, observaron a tres personas que estaban en el entorno de la Ronda Norte pasada la medianoche, incumpliendo el toque de queda decretado por las autoridades sanitarias. Cuando los agentes se acercaron a ellos para que justificasen su presencia en la calle, los tres hombres no fueron capaz de dar ningún motivo, además de ir indocumentados. Asimismo, los agentes pudieron comprobar, con pruebas evidentes, que se acaban de producir daños en varios vehículos aparcados en la zona y que habían sustraído varios objetos de su interior, motivo por el cual fueron detenidos y llevados a Comisaría.

En otra de las actuaciones, los agentes fueron avisados por la emisora central de que había varias personas tratando de forzar la puerta de un coche aparcado. Cuando llegó el vehículo patrulla, vieron como uno de ellos tenía su brazo metido por la ventanilla con cristales en el suelo. El supuesto ladrón trató de darse a la fuga, pero fue detenido inmediatamente y puesto a disposición judicial.

Además, los agentes también detuvieron a otras dos personas cuando trataban de robar dos vehículos. Una de las detenciones de produjo cuando, tras un accidente en una calle de la ciudad, los policías se personaron para mediar entre las partes y, al solicitar la documentación a uno de los implicados, desde la emisora central se les alertó que el vehículo constaba en la base de datos como robado. A las preguntas de los agentes, el conductor no fue capaz de dar una versión coherente por lo que fue trasladado a Comisaría.

El segundo detenido por intento de robo de un vehículo se produjo gracias a la llamada de una vecina que observó la actitud sospechosa de dos personas junto a un coche aparcado. Cuando llegaron los agentes, ambos hombres trataron de huir, siendo uno de ellos interceptado. A las preguntas de los policías, el sospechoso confirmó que estaba tratando de robar el coche, al que había forzado la cerradura y en cuyo interior había una riñonera con 900 euros, herramientas para abrir vehículos y cables conectados a un dispositivo para poder arrancar el coche.

Por último, también se ha intervenido con dos menores como presuntos responsables de daños causados a vehículos aparcados en la zona de Fresnos. Esta actuación fue posible gracias a un dispositivo especial de vigilancia puesto en marcha en la zona tras el aviso de varios vecinos de daños que se estaban produciendo en los coches aparcados en las últimas semanas.

“Una vez más, tenemos que felicitar la Policía Local por estas últimas actuaciones y también, dar las gracias a los vecinos, ya que su colaboración es fundamental para la rápida actuación de los agentes y para que sigamos manteniendo los bajos índices de delincuencia según señala el Ministerio del Interior del Gobierno de España”, indicó el alcalde, Ignacio Vázquez.

En este sentido, añadió el concejal de Seguridad, Juan José Crespo, “la labor de prevención, con el patrullaje constante de los agentes por las calles de Torrejón, sigue dando frutos y dificultando la actuación de los delincuentes gracias a los dispositivos de vigilancia especiales que se ponen en marcha en algunas situaciones excepcionales, como en este caso en el barrio de Fresnos y en la zona de la Ronda Norte”.

ROBO_TORREJON.jpg

 

Publicado en Torrejón de Ardoz
Página 1 de 15