La Policía Nacional detiene en Madrid a un presunto depredador sexual infantil que trabajaba como profesor en un colegio

La Policía Nacional detiene en Madrid a un presunto depredador sexual infantil que trabajaba como profesor en un colegio

El arrestado, de nacionalidad inglesa y que también ejercía ocasionalmente de cuidador de niños a domicilio, falsificó el preceptivo documento que acredita la carencia de antecedentes de delitos sexuales, requisito imprescindible para trabajar con menores

Aprovechó su condición de docente para tener acceso a las víctimas y ganarse la confianza de los padres, pudiendo generar, de esta manera, una enorme cantidad de material que difundía en foros ocultos de temática pedófila alojados en los repositorios de la red TOR

Los agentes han empleado complejas técnicas de tratamiento de la imagen para conseguir identificar a algunas de las menores que aparecían en los videos, y para eludir los anonimizadores y encriptados que el arrestado utilizaba para proteger los archivos pedófilos

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a un peligroso depredador sexual infantil que, presuntamente, utilizaba su condición de docente en un centro educativo de la capital para abusar de los menores.

Han sido identificadas 36 víctimas, todas ellas de edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años. El arrestado, de nacionalidad inglesa, también ejercía ocasionalmente de cuidador de niños a domicilio, y utilizaba foros ocultos de temática pedófila en la red TOR para difundir el material que él mismo generaba y obtener otras imágenes generadas por terceros.

Las investigaciones policiales comenzaron a principios del año 2020 gracias a la cooperación y coordinación entre especialistas dedicados a la lucha contra la explotación sexual de menores en Internet y a la identificación de víctimas. En este caso fue el Servicio de Policía de Queensland, en Australia, quien detectó la comisión de un delito de distribución de material relativo a la explotación sexual de menores en foros de temática exclusivamente pedófila de la red TOR, y cuyo autor, con una alta probabilidad, podría localizarse en España.

Tras la recepción del material, compuesta por multitud de fotografías y vídeos que mostraban a diferentes menores siendo víctimas de explotación sexual, se inició una ardua tarea por parte de la Policía Nacional para lograr la identificación de los lugares donde se pudo haber generado todo el material. El avance de la investigación permitió esbozar uno de los escenarios donde se pudo haber grabado gran parte del material pedófilo, planteándose la hipótesis de que pudiera tratarse de un centro educativo ubicado en Madrid, ya que las víctimas parecían ser alumnas de primaria de un colegio.

Análisis sobre todo el personal que trabajaba en el centro educativo
Una vez determinado el centro, los agentes analizaron todo el personal que allí trabajaba ya que desconocían el cargo que el presunto autor pudiera poseer. Paralelamente a estas gestiones se continuó analizando el material distribuido, empleando para ello todas las herramientas forenses al alcance y logrando averiguar que las imágenes habían sido tomadas con un terminal telefónico que contaba con un sistema operativo inglés.

Intentando encontrar un nexo de unión entre el centro educativo, el personal del mismo y el sistema operativo del teléfono móvil, los investigadores analizaron escrupulosamente las fotografías que no pertenecían al escenario educativo ya localizado. Para ello, los agentes estudiaron numerosas ubicaciones a través del análisis de planimetrías, catastros y comparación de imágenes por satélite, entre otras técnicas.

La suposición de que el autor fuera un docente era lo más probable debido a la enorme cantidad de material producido utilizando diferentes menores. Este volumen de víctimas únicamente se podría explicar si el autor tuviera esta condición, la cual, sin lugar a dudas, era aprovechada para acceder a los niños. No obstante, en una primera indagación, ninguno de los potenciales autores tenía antecedentes judiciales ni policiales por hechos semejantes. Esta circunstancia provocó que se profundizara en el estudio de la filiación de todos ellos por una posible falsificación dolosa de los datos por parte del verdadero autor.

Finalmente, los policías lograron individualizar en un profesor de nacionalidad inglesa, el cual había cambiado su filiación tal y como se sospechaba, y al que le constaban antecedentes en Reino Unido por hechos de idéntica naturaleza a los investigados. Concretamente había sido condenado en su país de origen a una pena de dos años de prisión por posesión de imágenes de explotación sexual infantil, además de una sanción económica como indemnización por daños y perjuicios.

Los expertos tuvieron que emplear complejas técnicas de tratamiento de la imagen para conseguir, inicialmente, parte de la filiación de tres de las menores que aparecían en algunas imágenes y vídeos. En este estado de la investigación se localizó el domicilio del sospechoso y, de forma urgente, se solicitó la preceptiva autorización judicial para llevar a cabo el pertinente registro.

Ante la gravedad de los hechos acaecidos, y con la finalidad de salvaguardar la intimidad y la indemnidad sexual de las menores, se estableció un dispositivo operativo de extrema urgencia que permitiera asegurar su detención. La práctica del registro resultó extremadamente compleja desde un punto de vista técnico, ya que el detenido utilizaba diferentes anonimizadores y técnicas de encriptación y ocultación que impedían el acceso al contenido alojado en los dispositivos hallados en su domicilio. A pesar de estos impedimentos técnicos, se logró localizar algunos de los archivos que dieron origen a la investigación, siendo necesario un estudio más profundo de los dispositivos.

Durante el registro, los agentes también localizaron varios documentos falsificados, los cuales fueron empleados por el detenido para entrar en España y para conseguir empleo como docente simulando tener un nombre diferente al verdadero y pasando desapercibido ante las autoridades.

Han sido incautados diez efectos informáticos que, tras un dilatado y minucioso proceso de análisis forense, permitió extraer un gran volumen de material. Tras su análisis, fueron identificadas 36 víctimas de edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años de edad, y se pudo averiguar que el detenido, además de sus funciones como docente, también habría trabajado de cuidador de niños a domicilio. Tras el análisis del material intervenido, se ha podido acreditar la comisión de presuntos delitos de abuso sexual a menores y descubrimiento y revelación de secretos.

Sobre el autor

Webmaster @SucesosHenares

Obtengo la mejor información diaria para mantener informados a todos los vecinos del Corredor del Henares.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • La Policía Local de San Fernando detiene a una persona por negarse ha realizar el control de alcoholemía

    Los agentes de la policía local de San Fernando de Henares procedieron en la pasada noche a la detención del conductor de un vehículo por negarse a someterse a la pruebas de alcoholemía, a ello se le suma la investigación por un presunto delito contra la seguridad vial.

  • La policia de Coslada identifica y detiene al autor del destrozo provocado en la entrada principal del Ayuntamiento

    Hace un mes, la entrada del Ayuntamiento de Coslada sufrió un ataque que provocó la rotura de una de las paredes de cristal que forman parte de su acceso principal. Desde ese primer momento, Policía Local y Policía Nacional trabajaron de manera conjunta para esclarecer el incidente. Ahora, dichas pesquisas han dado sus frutos.

    Los hechos se remontan a la mañana del sábado día 10 de abril, cuando se tuvo conocimiento del acto vandálico en cuestión. Desde casi ese mismo instante, se procedió a asegurar la zona para evitar daños personales en un punto por el que, durante los días laborables, acumula mucho movimiento de personas. Esa misma mañana, además, empiezan las investigaciones partiendo del primer dato constatado: no aparecen objetos que pudieran haber sido utilizados para fracturar la luna.

    Descartadas otras motivaciones, y ante lo que parecía un hecho vandálico, se procedió al visionado del sistema de video vigilancia instalado en la zona. En las imágenes se puede apreciar como ese mismo día, hacia la 01:50 horas de la madrugada, tres jóvenes se encontraban frente al Ayuntamiento cosladeño. En un determinado momento, uno de ellos, tras ocultar su rostro, se aproxima a la entrada principal y de dos patadas rompe la luna.

    cristal_roto_ayto_coslada.jpg

    Tratando de localizar al autor, la Policía Local de Coslada procedió al análisis de cada una de las intervenciones llevadas a cabo esa misma noche. Entre ella, destacaba una que afectaba, precisamente, a tres jóvenes. Se produjo sobre las 00:30 horas y la misma consistió en su identificación y propuesta de sanción por vulneración del toque de queda y consumo de alcohol en la vía pública.

    Siguiendo esa línea de investigación por parte de la Policía cosladeña, tras comprobar todas las imágenes de seguridad, uno de los agentes que actuó en la intervención antes mencionada, reconoce al autor material de los hechos, como uno de los denunciados tanto por el vestuario, como por su complexión física.

    La colaboración y coordinación entre cuerpos y fuerzas de Seguridad (Policía Local y Policía Nacional), ha sido fundamental a la hora de realizar las averiguaciones que han llevado a la localización y posterior detención del responsable de los daños.

    Hay que señalar que, de todo lo actuado, se da cuenta al grupo de policía judicial del Cuerpo Nacional de Policía. Esto ha sido así debido a que los daños ascienden a más de 500 euros, por lo que podría constituir un delito. Finalmente, el citado grupo que continuó con las pesquisas, concluyó el operativo con la detención del presunto autor hace tan solo unos días.

  • La Policía de Torrejón detiene a un varón tras propinar puñetazos y patadas a su perra

    La Policía Nacional ha detenido a un joven de 28 años que presuntamente propinó patadas y puñetazos a su perra, de poco más de un año, en Torrejón de Ardoz. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles a las 22:00 horas, cuando varios vecinos alertaron a la Policía Nacional al ver a un hombre golpear a su perra propinándole puñetazos y patadas.

    Esta actitud violenta del joven hacia su perra era algo frecuente, por lo que los residentes decidieron denunciarlo a las autoridades. Al lugar acudieron varios agentes, quienes localizaron al hombre que, en un primer momento, trató de impedir que los policías comprobaran el estado del animal.

    La perrita, que se llama Freya, es una mezcla de labrador de un año y un mes, cojeaba y tenía trasquilones en el pelaje presumiblemente de los golpes recibidos. Finalmente, los agentes detuvieron a este hombre como presunto responsable de un delito de maltrato animal. La Policía Nacional ha quitado la custodia de la perra al joven a la espera de la decisión judicial